DÓNDE ESTÁ HERODES CUÁNDO SE LE NECESITA, EH???



No comprendo por qué Herodes no resucita.




En serio, lo digo de verdad. A ver, es que en la Biblia resucita todo dios –nunca mejor dicho- para repartir luego justicia a diestro y siniestro. Pero a Herodes nadie le ha dejado levantarse para cumplir con su misión, y creedme cuando os digo que debe estar retorciéndose en su tumba, gritando como un poseso y arañando la tierra, vamos que sí…

Y vaya por delante que a priori los niños –los de los demás- me encantan. Tan gracioso, tan divertidos, tan ocurrentes, tan… jodidamente ruidosos!!!

Comprendedme, no es que sea una psicópata en potencia –bueno, no del todo-, pero es que llevo una temporada que parece que el karma se empeña en convencerme de que algún tipo de fuerza superior trabaja a destajo día y noche sólo y exclusivamente para que a mi me de un hari cada vez que veo un niño menor de 5 años, dotándole, o bien de unos pulmones sobrehumanos, o bien de un instrumento de tortura en forma de juguete hiperruidoso.

Todo comenzó hace unas semanas. Mi hermana me había pedido un pequeño favor, quería que llevara a la redacción de un periódico un álbum de fotos concreto, para un reportaje, así que pasé por casa de mis padres a recogerlo. Con la tonteríaa se me hizo tarde: ya no me daba tiempo a acercarme a casa a comer, pero todavía quedaba media hora para mi cita con el periodista, así que pensé que estaría bien acercarme a un centro comercial cercano y comer algo ligero.

Me senté en la cafetería y pedí un sándwich mixto y una coca-cola… y antes de que el camarero me trajese mi pedido, una mujer entró en el local. Empujaba un carrito de bebé y llevaba en brazos a un infante que lloraba como si el planeta fuese a explotar en unos minutos… parecía tan desconsolada la criatura que su llanto angustiaba… angustiaba de verdad.

La señora se sentó justo a mi lado, y acto seguido pidió un café con leche… yo trataba de concentrarme en el sandiwuch, pero aquel bebé no paraba de llorar pegadito a mi oreja, y su madre lo arrullaba sin parar… y sin resultado alguno. La buena mujer sorbía poco a poco el café, y el bebé lloraba, lloraba, lloraba…

Aún me quedaba un trocito de sándwich, pero la verdad es que preferí pedir la cuenta, porque las pocas neuronas que me quedaban estaban empezando a fallarme, y no me apetecía demasiado perder los papeles, así que, con aquel llanto impenitente en mis oídos llamé al camarero… y fue precisamente en ese momento cuando la mujer, al verme, se giró y preguntó.

“Perdona, ¿te vas a quedar mucho tiempo?... es que verte con esa cara de angustia me está poniendo nerviosa”

Os juro… os juro que la habría matado. Su bebé llevaba media hora destrozándome los nervios y la poca calma que me quedaban, pero ella era la angustiada. Me marché, entre estupefacta y sorda, y creí que sería un caso aislado, hasta que…

Hasta que este sábado tuve que ir a Compostela por trabajo. Es año santo, por si alguien no lo sabe, y las calles están rebosantes de turistas de todo tipo y condición. Militares, viejos, pandillas de adolescentes, monjas… y de todos ellos, de todos los visitantes del día, me tuve que ir a sentar justo al lado de la peor.

Compostela es un hervidero de chuminadas turísticas. Hay catedrales en miniatura, azabachería variada, brujas de plástico, tazas tazones y cuncas de vino, camisetas… pero el peor invento del hombre en cuanto a imaginería turística se refiere es allí el rey. Estoy hablando, por supuesto, de la gaita de juguete.

La gaita de juguete es un instrumento demoníaco destinado a taladrar el cerebro de los seres humanos por vía auditiva, gracias a su sonido entre chillón y enervante, que te deja sordo y de paso tarado para toda la vida. Y era, además, el juguete elegido por mi vecinita de mesa, una niña de unos 6 años a la que por poco ahorco con e fol de la gaita.

La niña venga a soplar… sopla que sopla, pita que pita… y la madre venga a decirle “para mujer, para un poco”… pero ella no paraba, ni un poco ni mucho… tengo ese sonido infernal grabado a fuego en el tímpano, os lo juro.

Escapé como pude de Compostela, con Eels a todo trapo por la autopista para evitar que ese sonido se reprodujese en mi subconsciente, y al llegar a Coruña quedé para tomar una caña con S.

Me senté en la terraza elegida, pedí una caña… y con ella m trajeron una niña de dos años que montó una perrencha descomunal porque… pues sencillamente porque sí… sus padres la miraban estupefactos, no sabían que hacer. Acabaron tan alucinados que decidieron cargar a la criatura en la sillita y abandonar el lugar. Supongo que temían que el resto de los clientes nos lanzásemos sobre la niña para descuartizarla… normal.

Total, que cuando S. llegó le conté cómo, en las últimas semanas, había descubierto que el instrumento de tortura más terrible que he padecido es un niño, y, descojonado de la risa, aseguró que el problema era mío “porque te sientas siempre al lado de gente rara”.

Yo me niego a creer su tesis, y por eso escribo este post, segura de que recabaré apoyos. Decidme que vosotros también habéis padecido este mal, o os juro que empezaré a convocar aquelarres para resucitar a Herodes… y a mi lado parecerá Gandhi, os lo advierto!




SUENA EN MI I-POD: “Mr E´s Beautifull Blues” es mi tema favorito de Eels. Está en su disco “Daisies of the galaxy”, que me grabó mi amigo A. Hace ya casi una década, y que he recuperado hace poco gracias a que mi coche sólo reproduce cds (bueno, ahora también mi I-pod, porque la tecnología avanza que es una barbaridad, oye)

80 comentarios:

Ely dijo...

Alucino con la que te "pidio" que te fueses, alucino... eso jamas me pasó y mira que decir jamás a mi edad... es mucho tiempo! porque ya sabes que estoy en esos años en que la gente, o sea... marta, me dice que "fulani de mayor quiere ser como tú" , mira mira... me voy a poner a llorar y a gritar, sientate a mi lado

María dijo...

Jajajajaja... Ely, yo me siento a tu lado cuando quieras, pero si te pones a gritar y a llorar te mato, eh, te-ma-to!!!

Yo también quiero ser como tú de mayor, más que nada porque pareceré jovencísima!!! jajajajaja

Ely dijo...

Bueno mujer, pues que se siente Pablo y le toco la gaita...

María dijo...

Jajajajajaja... fijo que se presta voluntario, jajajaja

Ely dijo...

mira que es amplio el vocabulario español, da para jugar y jugar

Pilar dijo...

A mi me encantan los niños, fundamentalmente recién comidos, oliendo a Nenuco y muy contentos, y en caso contrario dormidos o con sus padres, lejos muy lejos.

Aún recuerdo una cena en un restaurante carísimo y super romántico donde había invitado a cenar (para ir abriendo boca) a un de los hombres más interesantes que conozco, mesa para dos, velas, rumor de olas, brisa marinera y al lado, pero justo al lado se sientan un par de parejas jóvenes con dos carritos y un niño de un par de añitos.

Todo lo que cuente es poco, no sabía si beber más deprisa o simplemente salir de allí antes de asesinar a alguien (empezando por las relajadas madres y los cachazudos padres) al salir murmurando: San Herodes Bendito, me contestó el maitre: Ven con nosotros, ya!

Y encima a mi acompañante mi "ictericia con los niños" le pareció poco natural.

baballa dijo...

Bien como madre te diré que la culpa no la tienes tu, te sientes donde te sientes siempre hay un niño gritando creeme, la culpa no es de los niños, ellos gritan, lloran, cantan y siempre, siempre tienen una tía(abuela) en mi caso que como venganza les regala el juguete más ruidoso, el más preguntale a mary..... LA CULPA ES DE LOS PADRES.... los padres no educan, les da igual, pasan les basta con un para mujer, estate quieto fulano...cuando lo que hay que hacer salir por patas para no molestar y poner al niño en su sitio!!!
Así que ya sabes a quien tienes que odiar.....
A LOS PADRES PETARDOS!1!,
En cualquier caso tienes mucha mucha razón!!
Besos

Mqr dijo...

jajaja herodes se kedo corto!! yo tngo un iman para q lloren a mi lado ufff no puedo

bsss

María dijo...

Pilar, vaya nochecita!!! Tía, yo demando a los padres por couitus interruptus!! jajaja

María dijo...

Baballa, como madre que sé que res te agradezco doblemente el comment, porque CREO FIRMEMENTE QUE LA CULPA ES DE LOS PADRES!!!!

A ver, los bebés lloran "porque sí", eso ya lo sé sin que nadie me lo explique... pero, por ejemplo, en el primer caso, y con la perra que traía el bebé, yo ya no hubiese entrado en la cafetería, me habría ido directamente a casa.

María dijo...

Mqr... a mi normalmente se me dan bien, pero, como dice Baballa, los niños "bien educados"... los otros no se le dan bien a nadie

MARIETA dijo...

Yo sinceramente también creo que la culpa es de los padres... A mi hijo que no se le ocurra montar follón, pobret... Y de bebé a no ser que estuviese enfermito (y ya no me iba entonces de cafetería) solía estar limpito, comidito y atendido.
El tema es que esas madres se sientan tan tranquilas con su pitillo y su café y les importa un pito que su niño moleste... ya están acostumbradas a oirles llorar y no los cogen en brazos ni los acariñan ni de coña para que no se "acostumbren".
No soy la mejor madre del mundo, pero a mi niño le he dado mimos cuando los necesitaba y como dicen mis amigos hoy por hoy "Es que a Antón se le puede llevar a cualquier sitio", claro que nos tenemos que marchar al acabar de cenar o al terminar una gala, pero él se viene como siempre con sus papás... Y Dios le libre de dar el coñazo a nadie!!

Ely dijo...

Marieta, digamos que has tenido suerte. Hay niños llorones, a los que sus padres quieren, alimentan, limpian y miman, y siguen llorando... No siempre la culpa es de los padres, los niños aunque niños, tienen cada uno un caracter. María ha tenido malas casualidadeds, pero seguro que otras veces se ha sentado al lado de niños tan buenos que ni se enteró

María dijo...

Claro, a ver, los niños son personas, pequeñitas pero personas, y a veces "tienen un mal día"...

Cuando digo que la culpa es de los padres no me refiero a que los niños lloren por eso.

Tal y como yo lo veo, hay dos casos:

1.- Hay niños que montan pollos porque efectivamente están fatal educados, y sus padres no han sabido enseñarles a comportarse. Es el caso de la niña de la gaita. Era mayorcita, sabía que molestaba, pero, como era una niña, seguía haciéndolo porque así llamaba la atención. En este caso, su madre no supo pararla, porque era más cómodo seguir sentada tomando café y diciendo cada poco "para un poco, mujer", sin si quiera mirarla.

2.- El otro caso es cuando el niño es todavía pequeño, y llora sin motivo aparente. En este caso, llora, y punto. Pero puedes hacer dos cosas; o lo que hizo la primera madre, o sea, nada, y seguir con tu vida como si los gritos de tu hijo no fuesen contigo ni con el resto de tus compañeros de restaurante; o lo que hizo la segunda, que es levantarte y marcharte de un lugar cerrado cuando ves que la perrecha de tu niño es imparable.

Mirad, tengo una amiga que tiene un bebé de meses que, al parecer, llora mucho (cólicos). Cuando quedamos todos juntos ella insiste en que sea "de terraceo". ¿Por qué? Pues porque sabe que su hija puede tener un ataque de "berrinche" en cualquier momento, y si estás en una terraza al aire libre molestas mil veces menos que en medio de una cafetería de 25 metros cuadrados!!

Ely dijo...

Ya María, pero a veces la situación no es tan solo la que estás viendo en ese momento y no disculpo eh! que sabes que yo con yael soy sargentito... A mi me pueden los niños insolentes, maleducados y desobedientes, ahí los padres juegan un papel fundamental. El caso de la gaita se arregla quitandole la gaita y punto.
Si tienes un bebé, por que no puedes ir a tomarte un café y fumarte un cigarrito si eres fumadora? Igual el niño en un momento dado se pone a llorar y se calla, o está inconsolable... en la mayoria de los casos quien se estresa es la madre eh! probablemente lleves noches maldurmiendo, y has aprovechado un rato para salir de casa y cuando te sientas se pone a llorar... y por qué se tiene que ir???? a ver, hay adolescentes megamolestas, menopausicas insoportables, viejas rosmonas y treintañeras gilipollas.
No me gusta el tono de Marieta - lo tenia que decir, lo siento- en plan que bueno es mi niño y que malas madres son el resto, porque mañana tiene otro hijo y no sabe como será! si ya entre gemelos, son uno distinto del otro!

Ely dijo...

Ah ah y a lo que iba con la de la gaita, que oye! igual la niña era insoportable y su madre una parsimonias, pero... a veces ya vienes quemada y cansada de amenazarla, reñirle, etc y claro... cualquiera se atreve a levantarle la voz a un niño en publico, con tanto tolai que ve un maltrato en menos de nada!

María dijo...

Mujer, que sí, que no digo yo que no... pero reconozcamos que si tu hijo está montando un escándalo -era un escándalo, que hasta los camareros flipaban- por mucho que te apetezca tomarte el café igual no es el momento, no??

Con los bebés lo disculpo más, porque es más complicado controlarlo, pero si el niño tiene ya una edad... la gaita a la basura y asunto arreglado. Mi madre lo hacía conmigo, conste, y la adoraba.

Ella dijo...

Chica, yo también tengo un imán de esos. Sin ir más lejos, mis vecinos (pared con pared) son tres pequeñajos que gritan y arman un jaleo... Cuando vivía en España, en el piso encima del nuestro había una pareja joven que gritaba y discutía muchísimo, y las niñas pequeñas hacían lo propio. Los gritos y llantos eran tan fuertes y taaaan desgarrados, que realmente parecía que las estaban descuartizando (como poco). Un día llamé a la policía que fue a comprobar qué pasaba. El padre cuando me pilló por la escalera, me echó una bronca... Encima. Si es que manda narices. (En este caso la culpa sí era de los padres, he dicho)

Cruela dijo...

Yo me acuerdo del bochorno que pasaba cuando mi E se agarraba un berrinche... su especialidad era el carrefour,.. se tiraba literalmente al suelo y lloraba porque no la dejaba tocarlo todo (tenía unos 2 años, una edad temible).
Una vez en la caja le di en la mano y se puso a llorar más y encima la cajera me miraba como si yo fuese una maltratadora... qué bochorno pasé...
en Bélgica la gente no entra en bares con niños pequeños porque si se ponen a llorar te linchan los demás padres que van solos.. eso sí aceptan perros y a veces no sé si no es peor
Besos

MEL dijo...

Y en los aviones, María? yo no sé cómo me lo monto pero siempre, SIEMPRE, me toca el niño de turno en el asiento de detrás, con las consiguiente pataditas y subidas y bajadas de bandeja... ahora, cuando elijo asiento, prefiero el de la última fila, si un día tengo un accidente de avión ya sabeis dónde viajo...

A la de la gaita el remedio más eficaz hubiese sido decirle a su madre, esta niña promete, chupa la gaita como nadie!! le saca la barby del bolso y asunto arreglao.

Anónimo dijo...

Como se nota que la mayoria no teneis niños!
Es verdad que hoy en dia los niños estan muy mal educados (pero no me extraña si te fijas en el tipo de padre que abunda), y en el primer caso que comentas de la madre que te pregunto cuando te ibas hay para darle no una sino dos bofetadas, pero tambien es verdad que ser madre es ,a veces , muy duro y cuando tienes un bebe son pocas las veces que puedes ir a tomar un cafe, estas cansada, pasas mucho sueño y tampoco es qüestion que cuando el niño llore tengas que salir corriendo con el cafe a medias.
Estoy deacuerdo con Ely hay cosas que molestan mas.

Helena

Anónimo dijo...

Pufff... tema complicado. Yo he odiado con todas mis fuerzas los niños gritones y llorones. Cuando descubres que tienes un "anticristo" en potencia (limpito, comidito, atendidito, bien educadito...) se te ponen los pelos de punta.
También he sufrido el llevármelo de un centro comercial como si lo estuviese secuestrando, montar un pollo descomunal porque... por qué? no lo sé, que te sientes a comer en un restaurante y que no quiera estarse quieto.
Supongo que el que haya coincidido con nosotros en ese momento habrá pensado que "vaya madre/padre que tiene!!!", pero te puedo asegurar que mi hijo es bueno, me hace caso (todo el caso que hace un niño de 5 años porque son sordos selectivos), cariñoso, listo, simpático, gracioso, estupendo,... no te jode!!!
Ruth

Celia dijo...

Te entiendo perfectamente y eso que soy madre de una niña y de un bebé de pocos días. El ruido que pueden llegar a hacer es inversamente proporcional a su tamaño. El llanto de un niño es la cosa más angustiante del mundo....Reconozco que muchas veces me he sentido superada y eso que soy la madre. Así que me imagino el punto de vista de alguien ajeno.
También es cierto, que cuando estás fuera de casa y el ruido que hacen tus hijos puede molestar al resto de personas, es tarea de los padres hacer algo...

María dijo...

A ver, voy a aclarar una cosa:

No es que yo crea que todos los niños son el anticristo, ni que todos los padres son medio lelos, pero hay momentos en los que los berrinches se hacen excesivos.

Comprendo que la madre que veía llorar a su hijo desconsoladamente sufría mucho, pero desde mi punto de vista eso no justifica que nos "tortures" a los demás. Claro que tiene derecho a tomarse un café... y yo, y en esas circunstancias no podía.

¿Hay cosas que molestan más? No lo dudo, pero no porque me moleste que me pisen voy a tolerar que me pellizquen. No sé si me explico.

E insisto: niños sí, perfecto, y son niños, a veces gritan, a veces lloran , no pasa nada... pero no puedes permitir que tu hijo monte ese pollo en un lugar donde estamos muuuuchos más y quedarte tan ancha.

Anónimo dijo...

Mietras no pongan carteles de prohibido la entrada a niños te tendras que aguantar i si no te tomas el cafe en tu casa.
A mi me puede molestar alguien que fume en una cafeteria o en un restaurante, pero me aguanto y la verdad es que molesta una barbaridad.

Olga

María dijo...

Olga, no sé si estoy del todo de acuerdo.

A mi me molesta que se fume a mi lado, sé que es legal, y me aguanto... pero si en un restuarante alguien pegado a mi se enciende un cigarro mientras como, le pido que lo apague.

Pues con esto, igual.

Es una cuestión de civismo.

No tengo NADA en contra de que los niños estén en los bares, cafeterías, etc, etc... COÑO!! QUE YO TAMBIÉN FUI NIÑA!!

Pero si me ponía correr entre las mesas me madre me lanzaba una mirada que me paralizaba al instante. Ese es el quid del que hablo, y no otro.

Anónimo dijo...

Aclaraciones, no sé si son necesarias:
Que mi hijo a veces parece el "anticristo" lo digo yo jejej...
"Permitir montar el pollo", pues yo consentirlo no lo consiento, pero hay momentos que no sabes como pararlos, nacen sin manual de instrucciones y, como dice Ely, a ver qué haces y cómo porque la gente es muy gilipollas.
Que cuando no se puede estar en un sitio, no se puede, por supuesto. Te cuento, en un restaurante cenando, estábamos unos 15, a la hora de los cafés y la copa levantábamos la voz, pues había allí una familia con un BEBE en un carro, eran como la una de la mañana, diciendo que teníamos muy poca vergüenza por estar riéndonos a carcajada limpia, que no dejábamos dormir al BEBE, tócate los huevos!!!
Ruth

María dijo...

Hombre Ruth, lo que te decía antes, es que es cuestión de civismo.

La familia que te tocó a tí tenía muy poca vergüenza. Es la una de la mañana y estás en un restaurante, no el salón de tu casa.

Evidentemente no voy a "cabrearme" porque de repente un niño se ponga a llorar... joder, es que los niños lloran, es lo que hay. Pero si a la criatura empieza a darle vueltas la cabeza, es el momento de que sus padres se hagan cargo de que los demás "comensales" no tiene por qué aguantar el berrinche de su niño.

Es cuestión de encontrar el punto de equilibrio: ni se debe prohibir la entrada de niños, ni de debe permitir que "molesten" al resto de los clientes, así de sencillo

Perla N. dijo...

Es que en los bares y restaurantes debería haber zona de "con niños" y zona de "sin niños" o directamente un cartel que ponga "prohibido animales y niños".

Ah! Y en los trenes deberían tener su propio vagón, viajaríamos todos mejor: los pequeños jugando y chillando a grito pelao, los padres tranquilos porque no molestan a nadie y los demás pasajeros felices de la vida y relajados. Pordios, que es una tortura hacer un viaje con un niño a lado...

Se nota que los adoro, eh?

pinkocha dijo...

Ay, María, cómo te entiendo... Mi vecina venía a cenar con su bebé, y cuando se cogía una perrencha salía a dar la vuelta a la manzana y volvía cuando se había calmado un poco. Mi cuñada, lo mismo (aunque mi sobrino creo que no lloró más que dos veces en su vida).
No se trata de niños o adultos, yo si voy con un amigo que molesta por lo que sea (porque va pedo, por ejemplo) lo agarro y me lo llevo de donde estemos.
Por cierto, os recuerdo el día que se pusieron a cambiar un pañal en la mesa de al lado...

MEL dijo...

Es que a ver, solo porque sean niños no tienen derecho a todo, solo faltaría, a veces molestan, como molesta mucha gente, pues se les dice y punto, pero es que hay padres/as que te dicen, déjale, es un niño... ostias, y yo un adulto y me están tocando los cojones, que a mí no me tienen por qué hacer gracia ni gustar, que no estoy en la jaula de las bolas, que estoy cenando tranquilamente en un restaurante...

Ruth, me parece supercoherente lo que dices, y si tu niño a veces es el anticristo, LO ADORO desde ya! jjajajjajaa

No sé quién ha dicho lo de que hay pubs en los que no dejan entrar a niños, yo lo he visto en Inglaterra y me parece perfecto, en algunos sí que dejan, tienen su zona, pero no molestan a los que están tan ricamente saboreando su pinta y charlando de lo poco que llueve este año, no sé, es cuestión de civismo, no molestar al prójimo...

Pinkocha, dime que no es cierto...

QuietBrown dijo...

Jur, María, ¡vaya tema! El anterior no te lo comenté para no enfadarme (más), pero en este entro, jajajajaja. Una vez dije delante de unos amigos que a mí no me parecía mal que ciertos restaurantes, hoteles, etc. prohibiesen la entrada de niños, sobre todo si son carísimos y buscas ciertas cosas -intimidad, tranquilidad, exclusividad- y la gente me miró fatal, jajajajaja. En fin... creo que hay que tener entendimiento y voluntad, pero por las dos partes, tanto los que van con el niño como los que no tienen por qué sufrirlo, ¿no? Por cierto, muy buena la madre-cara-de-angustia, jajajaja,
¡un besote!

Noa dijo...

Pink sí que me acuerdo, sí. Para más inri era una de esas cafeterías de "diseño" y mientras nosotras tomábamos una copa, la abnegada madre cambiaba el pañal encima de una silla. Y, sí, la cafetería en cuestión tenía baño.

Mi cuñada tiene un bebe de 7 meses y si se le da por ponerse folklórico en un sitio público, se levanta, le da un paseo y vuelve a entrar.

María estoy contigo, lo más importante es que todos seamos tolerantes y cívicos.

MARTINA dijo...

No se, creo que no se trata de encontrar posturas extremistas.

Maria no se trata de prohibir la entrada a los niños en un restauratne, pero tampoco se puede evitar a veces que "molesten".

Soy madre, (se nota), el patio está lleno de padres que no educan, pero el llanto de un bebé, a veces es inevitable..!! y si entras en una cafeteria, y el niño se pone a llorar..y no se calla, ¿vas a salir de la cafeteria? y si la madre, necesita ese café?, y si está diluviando fuera?..

Yo tuve ese caso el otro sábado, el llanto fue de un recien nacido por los cólicos, diluviaba fuera.. !! que iban hacer?!!, pues simplemente, que debemos ser solidarios, a mi me recordó mi epoca con la niña...!!

Yo me tome el café, y pensaba para mis adentros... yo ya pasé esa etapa..!! que alivio!!.. y es que lo pasamos muy mal, porque tuve una llorona que no dormia nunca..

Otras cosas son peores... como el humo del cigarrillo de al lado, o el voceras sin educación gritando ..!!

Si algún día eres madre,ya verás como la perspectiva,,cambia y mucho.

Noa dijo...

No soy madre (creo que por mi comentario es evidente) y no entiendo ese sentimiento que las que sí sois madres decís. Martina pides respeto, pero tú no lo das, me explico, argumentas que los niños lloran (cosa normal y que, en principio, no molesta a nadie) y que si la madre se quiere tomar un café, pues que los demás se fastidien, porque es madre y necesita ese café. Y eso no es respeto, Porque una cosa es un lloro y otra es que el niño se ponga a chillar como un descosido y que la madre se tome su café y los demás aguanten el berrinche.

Yo soy fumadora y si en algún sitio no puedo fumar,pues no lo hago. O si se puede y molesto, lo apago (y a lo mejor necesito ese cigarro porque he tenido un día durísimo o fuera diluvia).

El quid de la cuestión es tratar de molestar lo menos posible, tanto a niños, padres como usuarios de lugares públicos.

María dijo...

iluvia? Pues vas al baño con el niño.

¿La madre necesita ese café?... Y yo necesito poder escuchar a mi interlocutor.

No hablo de prohibir nada, hablo de respeto. No hablo de una llantina, hablo de un berrinche en toda regla. Y no lo comparo con nada (el cigarrillo me molesta ni más ni menos... simplemente de otro modo)

Es cuestión de civismo. si el niño llora, pues llora, ya lo sé, pero en mi círculo cercano no conozco ninguna madre que ante un berrinche de campeonato se termine el café con parsimonia. Se lo bebe de un trago y trata de calmar al bebé paseándolo, llevándolo al baño,... lo que sea.

Es cuestión de respeto. Respeto que un niño llore, pero que monte el número no. También respeto que alguien hable alto, pero no que vocee.

María dijo...

Anda, mi comment sale cortado!!!

Quería empezar diciendo:

"Marieta, no estoy del todo de acuerdo, es una cuestión de civismo, no de maternidad.

Diluvia?..."

Y luego seguir... ains...

fiorella dijo...

El término medio ante todo. Lo que me resulta un tanto difícil de entender es que una madre/padre pueda tomarse el café o lo que sea con el hijo llorando al lado. Mis hijos fueron niños como todos, con llantos en público y en privado y motivos varios según la edad. Concuerdo contigo María, es un tema de respeto y también de educación.

Anónimo dijo...

Yo también soy madre y necesito tomarme un café, estar con mis amigas, relajarme... pero precisamente por eso porque lo primero de todo soy madre, no antepongo mi bienestar a que mi hija esté pasando un berrinche en una cafetería. Nos vamos de allí y en paz.
En un momento así no está cómodo ni el niño, ni los padres ni los demás.

un saludo

Yolanda

Ely dijo...

hoy ha sido una cafeteria, un avion, un restaurante... mañana un niño llora en la calle, y que? Que todos hemos sido niños y todos seremos viejos... y en edades intermedias tambien hay mucho escandaloso

Noa dijo...

Ely, de acuerdo. Pero una cosa es llorar y otra es cogerse un berrinche de aquí te espero. Y por supuesto que hay veinteañeros maleducados, pero no estamos hablando de este segmento.

Mira, me imagino que ser madre es complicado, pero no creo que tengamos que pagarlo los demás, además tu eres la primera que si tu hija se porta mal la regañas. Y de eso se trata, de educar, aunque es evidente que a un bebe lo máximo que puedes hacer es levantarte y tratar de calmarlo. Y sí, no sabes lo que jode tener aun niño al lado en un avión.

Por cierto, que tal????

Ely dijo...

mira, tu no sabes lo que es tenerme a mi sentada al lado en un avion, por ejemplo... me parece tremendas algunas cosas que leo, es que me he encontrado con algunos adultos que pueden dar gracias que el asesinato no es legal, porque con los niños aún queda esperanza de que maduren, cambien, pero con los adultos ni esperanza ni gallardon
Fatal, me pusieron un circuito electrico

Ely dijo...

Es que parto de la base, que yo, mujer adulta, soy insoportable! Y conste! que cuando me fui de luna de miel y ya era madre, quise un sitio sin niños, porque buscaba relajarme y tal, pero una cafeteria, un avion, un restaurante... joder eh, joder

Noa dijo...

Circuito eléctrico???????? Madredelamorhermoso.

Ely, que haya adultos insoportables no lo discuto, pero hay niños que te dan ganas de hacerte una ligadura de trompas.
Si tu en avión me molestas (y te digo a ti como adulta) te lo digo educadamente, ahora en vuelos 9, 10 y hasta 14 horas con un niño tocándote la moral y los padres dormidos en su asiento, eso no, eh, no.

maba dijo...

estoy muy de acuerdo con Elly, hay padres para todo pero también hay hijos que no sabes cómo tratarlos porque no te puedes ni imaginar que tu propio hijo sea así

en mi caso personal, cuando daniela era pequeña (que me tocó modelo Nenuco, comía y dormía pero eso no era cosa de educación, nació así y espabiló al andar) los pocos berrinches que tuvo yo lo pasaba tan mal que me daba igual dejar el café por la mitad entero o el bolso encima de la mesa)me iba por patas

pero muchas veces no sabes cómo cortarlo, o no tienes los medios, o es que ni siquiera entiendes qué está pasando

y sí estoy muy a favor de que haya hoteles donde no se permitan niños, como que haya hoteles más tipo "familiar" donde no hay que pedir perdón porque la niña chapotea en la piscina (no hablo de tirar agua sobre los demás, ojo) o porque corre, o porque se ríe porque muchas veces la gente se pone el modo Herodes ON... y tampoco es eso

besos

María dijo...

Pues eso, lo que os digo, término medio.

No puedes prohibir que un niño llore (coño es que eso es evidente, no??), pero sinceramente, no me imagino a ninguna de las madres que conozco zampando despreocupadamente en medio de una cafetería mientras la criatura se desgañita.

Otra cosa es que el niño llore, de llorar "normal"... pues él llora como yo hablo alto o me río, o como otro estornuda... no es cuestión de ser niños o adultos, es civismo.

No me importa que el de mi lado estornude... pero me parece de una mala educación atroz que suelte uno de esos estornudos hiperventilados soltando moco y todo en medio de un restaurante... coño, es que no es lo mismo!!

María dijo...

Maba!! Es que acabas de darme la clave con esta frase tuya:

" la niña chapotea en la piscina (no hablo de tirar agua sobre los demás, ojo)"

Claro!!! Es que no es ni parecido!!!

Si me voy a una piscina o a la playa, y un niño chapotea, o salpica... pues eso, chapotea, o salpica, y punto. Pero si se dedica a coger cubitos de agua y lanzármelos a mi (sí, lo he vivido), me cabreo. Y creo que es razonable.

A ver, por ejemplo, en mi trabajo vienen muchas veces madres con sus hijos. Hay niños que, por ejemplo, alargan la mano y cogen los caramelos que hay sobre la bandeja de recepción, o se encaprichan con el fluorescente amarillo... pues me parece normal. Pero hay otros (plural) que abren la puerta del despacho y se me sientan en la silla de al lado a revolver los papeles que tengo sobre el escritorio... y sus madres fuera charlando, no os creáis que se preocupan. Esa es la ENORME diferencia!!

Ely dijo...

Eso maria, no es por el niño, es por el padre-madre. Entonces... niño sí, padres... NO

María dijo...

Jajajajajajajajajaja... bueno, yo diría "personas humanas sí, ciborgs disfrazados de personas no", jajajajaja

QuietBrown dijo...

Jajajajaja, Ely, "prohibido padres en este recinto", ¿te imaginas? Estoy de acuerdo con María en el término medio, ni un extremo ni otro. Vale que mi ejemplo de restaurantes "sin niños" es en casos muy concretos, ¡no hablo de hacerlo en todas partes! Siempre con educación y sentido común podemos entender casi cualquier cosa, ¿no? Por ejemplo, los niños de mi vecina, que a veces son el anticristo. Son un encanto, pero la madre más, porque alguna vez me ha dicho en el ascensor que si hacían mucho ruido, que si molestaban... Y mi respuesta ahí es "son niños, mujer, es normal". Si los niños arman escándalo y encima ella se queja de algo que haga yo, por ejemplo, pues la tenemos liada, pero como las dos entendemos la "vida" de la otra, no hay problema alguno =D

Anónimo dijo...

Aghhh! Menos mal que alguien, al igual que yo hago cada vez que cruzo el Obradoiro -o cruzaba, porque me he mudado a Coruña ciudad, pero vivía en Santiago-, invoca a Herodes. Lo que debería estar prohibido son las dichosas gaitas. Que yo creo que a quien se las regala a los niños, en represalia, habría que encerrarle con el infante en cuestión (y la gaita, of course) en una habitación y tirar la llave.

Pienso, como muchos de vosotros, que el problema está en los padres más que en los niños. Si el niño empieza a montarla y es incontrolable, toca pirarse, para que el resto de la gente pueda disfrutar su comida (copa, café, bocata, compañía, lo que sea) en paz. Y punto.

Mira que me gustan los críos, pero me pongo fundamentalista con esto, lo siento.

Susana

Ely dijo...

cuando alguien me cae mal y llega el cumpleaños del hijo/a, siempre... SIEMPRE le regalo un tambor, una flauta, un microfono, algo así, por joder

María dijo...

Jajajaja... Ely, yo a mi ahijada le regalé un piano como el de Big pero más pequeño... no sé si cuenta como instrumento de tortura, jajajaja

pinkocha dijo...

Yo es que me iba a extremos tipo "niño corriendo en patinete por el restaurante" (verídico) y cuando atropelló a un señor y este le riñó, el padre casi le rompe la cara porque "es un niño, desgraciado".
Por supuesto, la culpa es de los padres, así que el post debería titularse "odio a lo padrs gilipollas".

María dijo...

A esos extremos me refería yo también, Pinkocha, no al caso "niño que llora porque tiene hambre, o niño que juega y se le cae el coche de juguete de la mesa"... esos casos son NORMALES, evidentemente

Rubencito dijo...

María, eres demasiado buena. A mi sí me retasen como esa madre a ti, me quedo por joder aunque pierda 1 avión!
Me parece que la señora esa sólo miraba en una dirección: hacia su ombligo!
Y ya que no fumo, me pensaría lo de "soltar otros gases"
Un saludo

Anónimo dijo...

Bueno, bueno...es que aqui se estan mezclando dos temas muy distintos. Por un lado los niños malcriados, con padres que pasan de todo, que pueden ver que el niño te esta molestando y no les dicen nada y si encima lo dices tu se ponen como fieras aludiendo que son niños (el problema, pues, es de los padres que no saben educar ni poner a sus hijos en su lugar)y por otro lado tenemos a los niños, que valga la redundancia niños son.
yo tengo dos de 2 i 4 y la verdad es que a veces no se como pararlos cuando voy sola con ellos, y tengo que ir, por ejemplo al supermercado, pero no dejo de ninguna manera que hagan lo que les apetezca ni moleten a los demas.
Y, si, tambien me molesta si alguna noche puedo ir a cenar con mi pareja ,sin ellos, tener niños por ahi dando la brasa.

Laura

MEL dijo...

Ely, joder, que estamos hablando de extremos, eh? niños malcriados, que cada día son más. Tampoco es cuestión de mandarlos a la hoguera a todos ni que sean en plan pueblo de los malditos, pero un poco de educación. Que no son los niños, que son los padres, pues vale, voy comprando un fumigador de padres hijoputas... pero molestar, molestan, a mí por lo menos. Soy intolerante? pues igual sí...

Ely dijo...

es que creo que todos molestamos en un momento dado, que mi hija ha sido llorona de bebé y si en un café me piden que me vaya porque llora, es que fliparia, del mismo modo que he flipado que a maria la invitaran a irse porque la angustiaba el llanto de un niño

pinkocha dijo...

¿No hubo un artista que dijo que del escenario tienes que retirarte cinco minutos antes de que te echen? Pues eso... No creo que haya que llegar al extremo de echar a nadie, todo el mundo debería darse cuenta de la diferencia entre "incordiar un poco" y "romper los cojones".

María dijo...

Eso es exactamente lo que quería decir, que hay un diferencia bastante clara entre "un poco pesado" e "insoportable de cojones".

MEL dijo...

Yo jamás le pediría a nadie que se fuera, antes me voy yo, y en verdad entiendo que muchas veces los padres se encuentran impotentes ante lo que hace un hijo, pero eso no quita para que me molesten.

Yo molesto, y mucho, una vez me llamaron la atención en un avión porque iba comiendo pipas con una amiga. Me dijo el tiarraco de delante, os quedan muchas pipas? es que me molesta muchísimo el ruido... Dejamos de comerlas, por supuesto, y nos abrimos un paquete de maíces...

Anónimo dijo...

Noa, tu apagas el cigarro, dime dónde coño está el botón off de los niños.
Vas en un avión, en un tren y a tu hij@ le da un flus de esos de qué leches pasa?! Que paren que nos bajamos o, como con el melendi, que de la vuelta el avión, mejor, si tienes hijos no salgas... venga... un poquito de por favor...
Mel, jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajaj... me imagino la cara del buen señor jajajajaja....
Ruth

La de la tiza dijo...

Yo tengo la impresión de que estamos perdiendo un poco el respeto a los demás, vamos a lo nuestro. (Juro que nunca pensé que iba a decir esto, creí que era patrimonio exclusivo de mi madre, será la edad).
Dicho lo cual, a veces ocurren imponderables. Mi heredero no daba nunca guerra pero recuerdo con horror un viaje Madrid-Mallorca que se lo pasó llorando todo el tiempo y, una vez en la isla, una tarde consiguió desalojar de una plaza concurrida de Manacor a toda la flota de taxis, que debieron preferir perder el negocio que soportar los berridos del tierno infante.
¿Qué haces en esos casos? Yo hubiera querido donarlo a la ciencia para que lo estudiaran, incluso cedérselo temporalmente al primer transeúnte que pasara, regalárselo a la azafata o al piloto, pero en ese momento no era operativo. Aguantamos el tirón y pedimos disculpas.
Lo que sí hago ahora, cuando me encuentro en situaciones similares, es darle gracias a la providencia de que el roro no sea mío.
Y cada año, por su cumpleaños, me hago un regalo. Para celebrar que no estoy de parto.

Anónimo dijo...

El probelma basico es q hay padres q ven a sus hijos 2 dias a la semana y no se sienten capaces de decirles q no a nada, xq total los ven solo 2 dias, no??? el problema esq los niños son muy listos y saben aprovechar las flaquezas de los padres, eso va haciendose una bola muy gorda y llega al punto de que son niños despotas, intolerantes, mal educados y muy exigentes...Una vez q el niño llega a ese punto los padres ya ni saben q hacer estan perdidos del to.....Antes eso no ocurria, yo tengo 27 años, si yo armaba escandalo mi padre me miraba y con solo eso me bastaba para saber q mi comportamiento estaba pasando la linea de soportable a insoportable y q podia ganarme un sopapo...ahora eso es impensable xq?? xq vamos hombre das un sopapo a tu hijo y como te descuides te denuncian, te quitan la custodia y hasta te meten en el calabozo....q conste q no digo palizas, ni creo q se deba educar a base de ostias, pero mi padre me dice siempre una gran verdad y "esq mas vale dos ostias a tiempo q luego lamentar de x vida" y eso es lo q le pasa a la mayoria de los niños q dos ostias a tiempo y punto....se acabaron las tonterias...en cambio a los bebes pues soy de la opinion q se les perdona todo xq son eso bebes sin conocimiento no es lo mismo un niño de 5 años q ya sabe lo q esta bien y lo q esta mal....

Pilar dijo...

María, mira si la has liado buena que hasta te ha cambiado la cara, jaja!!

María dijo...

Jajajajaja... Pilar, de verdad que pretendía ser un post humorístico, irónico y divertido, no uno polémico!!! jajajaja

Anónimo dijo...

De acuerdo con el anónimo. El último pollo que montó mi aspirante a "anticristo" por la calle fue hace como un mes, no le compramos lo que él quería.
Terminó gritando que estaba harto de nosotros, que no nos quería volver a ver y que éramos muy malos lo más fuerte que podía.
Cuando llegué a casa metí en su mochila del cole, delante de él, un pantalón, camiseta, calcetines y calzoncillos. Le dije que esa era su maleta y que si no le parecía bien lo que había que se fuera, lo saqué al rellano de casa. Tiene 5 años, sabe lo que está mal y lo que está bien, pero intentan llegar más lejos.
A los pocos días una niña por la calle iba gritando JUGUETEEEEEEESSSS JUGUETEEEEEEESSSS.... Mi hijo me miró y me dijo "mamá, yo ya me aguanto las ganas de hacer eso"
Reto conseguido, de momento.
Ruth

pinkocha dijo...

¡Ruth, enhorabuena, jaja! Qué grande, eso se lo hizo mi madre a mi hermana pequeña, tenías que ver el disgusto que tenía, sentada en el rellano con su maletita...

María dijo...

Jajajaja... Ruth!!! Eso sí es una lección!!! jajajaja

Mi hermana era muy desordenada y una vez mi madre le metió todas las cosas en bolsas de basura y se las dejó en el descansillo... pero no tuvo el mismo efecto, sinceramente, jajaja

Cruela dijo...

Ruth qué bueno

Una vez mi hija me la montó por no se qué razón y me decía quiero ir con papa a la oficina no quiero estar contigoooo, así que también la saqué de casa y la dije ala vete... la estaba mirando desde la mirilla y la pobre era tan pequeña que no conseguía llamar al ascensor, al rato vino y me dijo, no pueeedoooo no llegó al botón y además tengo hambre, ¿puedo volver a casa?, no volverás a chillar entonces?¿- no por favor déjame entrar que te quiero mucho....
jajaja si es que hay que ser fuerte porque sino te comen, son como los animales huelen el miedo

Besos

Natalia dijo...

Tal como yo lo veo, para aquellos que decís "es que es un niño y los niños lloran", el problema precisamente no es el niño y que llore: son los padres pasotas.
A mi me encantan los niños, he cuidado muchos, trabajo con ellos a diario y me encantaría tener al menos dos.
Cuando voy a mi escuela tengo que viajar en tren, y el tren de vuelta hace recorrido Alicante-Madrid, yo lo cojo en Alcázar a las 10:30 y llego a Madrid a las 11:40. Entiendo que las madres/padres que viajan con niños y que vienen desde Alicante, con casi 6 horas de viaje encima, están hasta las pelotas de sus hijos, pero eso no es excusa para ponerse los cascos a todo volumen y dejar que su hij@ campe a sus anchas por el tren, dando golpes, gritos y patadas... y si encima le dices al niñ@ educadamente que tenga cuidado (forma fina de pedirle que te deje en paz) te llaman la atención!!!! Es SU hijo, no el mío, ellos estarán cansados, pero yo también, y no tengo porqué aguantar su mala educación. Entiendo que un bebé llore, y en el tren no tienen a dónde ir, o incluso que hay niños inquietos, pero cuando yo he viajado, por ejemplo, con mis alumnas pequeñas en bus (y hablo de niñas de 4 añitos), o cuando van al teatro a ver baile, he tenido que armarme de paciencia y jugar con ellas, entretenerlas, enseñarles a no molestar... y no soy su madre! No concibo a los padres que tienen hijos como quien se compra un perro, y pretenden ponerlos en modo automático cuando ellos no pueden más (y entiendo que muchas veces sucede esto).

Natalia dijo...

Otra anécdota:
Cuando fuimos a Fuerteventura de vacaciones había una familia que, por lo que parecía (recuerdo elucubrar con mi madre durante una semana -mi madre era para estas cosas muy peliculera-) era una familia de segundas nupcias: una madre con 2 niñas mayores de su primer (o segundo o tercer, eso no podíamos deducirlo) matrimonio, un un niño algo más pequeño que parecía ser del padre sólo, y un bebé que sí parecía de los dos.
El hotel en que estábamos era un hotelazo, con la playa al pie, piscina, y excursiones. Por si alguno no conoce Fuerteventura, os diré que es un lugar precioso, pero no hay mucho más que hacer que descansar y tomar el sol.
Así que tal como yo lo veo, y como lo veíamos todos con los que lo comentábamos, es un sitio ideal para ir A) en plan romántico y tranquilo o B) en plan familiar (como íbamos nosotros) a descansar.
Pues bien, esta familia se van de vacaciones juntos, pero pasan de sus hijos olímpicamente; se llevan a la niñera, que no tenía más de 18 años, y que desayuna, come, cena y está con los niños (en otra mesa, en otras tumbonas, en otro sitio) mientras los padres se "relajan"... yo no lo entiendo. Los niños (que además por lo que escuchamos iban durante el año a un internado) demandaban atención de sus padres, a los que no veían durante el año, y hacían cuanta cafrada se les ocurría para llamar su atención... y ellos tomando el sol. A mi me dan pena.
Mi tía, que es maestra, siempre cuenta cuando les propusieron abrir el comedor del cole a las 7 de la mañana para dar desayuno a los niños cuyos padres se tenían que ir a trabajar... y mi tía, lógicamente, no entiende porqué ella, que sí puede dar el desayuno a sus hijos, tiene que dejar de estar con ellos por la mañana para que los hijos desatendidos de otras personas desayunen a las 7 de la mañana cuando tienen cole a las 9:30!!!!!!! Es que ni siquiera es bueno para el niño, que necesita sus horas de sueño. Y yo eso lo tengo muy claro: si no puedes tener un hijo (porque no tengas capacidad para mantenerlo en cualquiera de los aspectos -económico, emocional...-) no lo tengas.
Los niños no vienen con manual de instrucciones, de acuerdo, pero el sentido común de los adultos parece que lo sortearon en rifas y no todos lo tienen. Los padres, la mayoría de las veces, son los culpables.

favole16 dijo...

Lo de los niños en pleno berrinche y los padres bien tranquilorros sin molestarse en que se callen puedo soportarlo, aunque no entenderlo, en cafeterías, en la calle, en terrazas y hasta en centros comerciales. Vale, son niños, lloran, chillan, hacen ruido. Tienen más disculpa que determinadas adolescentes. Pero donde no soporto esa dejadez paterna es en espacios cerrados dedicados al ocio y la cultura, como cines, teatros, catedrales, museos y exposiciones. Y llevo años viviéndolo. Así que por supuesto que apoyo la idea de resucitar a Herodes. Por los niños y por sus padres.

María dijo...

Sister!!! Es que no te puedo dar más razón, es complicado, pero es una cuestión de responsabilidad: o la tienes, o no.

Que sí, que los niños cansan, que el padre "no puede más"... pero yo tampoco!!! Y no es mi responsabilidad!!

Anónimo dijo...

Pues a mi -que aclaro que NO tengo hijos- me molesta aguantar a los de los demás. Si voy a un restaurante que me sopla 80 euros por cubierto, no me apetece tener en la mesa de al lado a una niña de 5 años haciendo sonar el pito de su juguete constantemente y los padres sin decirle ni pío. Voy al restaurante a disfrutar de la comida, a poder hablar en voz baja con mi pareja y aún así poder oirla, y ¡que narices! los niños que los aguanten sus padres, que si tiene un mal día el pequeño que sea el padre al que le fastidie la comida y se vaya a su casa si no es capaz de controlarle, y no a mi que no tengo ninguna responsabilidad sobre el tema. Y que conste que me gustan los niños, que algún día los tendré y que serán MI responsabilidad y no la de los demás. ¡Ah! y lo del restaurante es real, me ha pasado.
Tengo una amiga con cuatro hijos que después de mucho tiempo sin poder hacerlo, una noche consiguió colocarlos y salir a tomarse una copa. Allí un par de crios de otros le estaban jorobando la noche saltando y gritando a su lado y llamó la atención a sus padres, ya que, como es normal, ella se había aguantado con los suyos hasta que había encontrado la forma de salir para estar un rato tranquila y no entendía porqué tenía que aguantar ahora a los que no eran de su responsabilidad.
Creo que fundamentalmente, es un problema de respeto hacia los demás.
Ana.

Anónimo dijo...

Todos nos creemos que lo hacemos, o lo haríamos, mejor que los demás. Yo voy com mi hijo y procuro que no moleste, pero seguro que, visto lo visto, a amargado la vida a mas de una. A veces llego con él a un sitio y no puedo entrar porque hay mucho humo, no puedo ir con la silla por la acera, porque hay coches aparcados, no puedo dejarlo caminar en el parque porque hay caca de perro no puedo subirlo en los columpios, porque los han roto los adolescentes haciendo botellón...
En fín, que si tú tienes que llamar a Herodes, yo debería llamar a Hitler??
Por supuesto que hay gente muy maleducada y que no respeta nada, pero salvo niños endemoniados con padres despreocupados (que los hay) tenemos que ser mas tolerantes.

Anónimo dijo...

pues mira, yo, antes de decidir ser madre (con 35 agnos), me lo pensè muchìsimo. es una gran responsabilidad!!! y no puedes hacer como muchas parejas que me dicen: nena, ten el segundo, que se crìan solos!!! y una mierda como una catedral!!! mi hija tiene siete agnos, va al colegio y os reproduzco "perlas" de las otras madres: mi hijo ha vomitado esta magnana, pero como no tiene fiebre lo he traìdo al cole... (a la semana ha tenido virus intestinal toda la clase); bueno, he visto piojos en la nena, pero ya el sàbado le harè el tratamiento?!?!?! (mientras tanto, la nena en el cole contagiando piojos, porque, mira, que no son tan peligrosos como dices tù!!!); yo trabajo y mi hija està superfeliz con la tata (atenciòn: la tata es una sudamericana o rumana-no voy en plan racista-que no ha ido al colegio, generalmente ha salido de una vida de mierda y vas tù y le dejas a tus hijos, toma ya, pa que los eduque bien, di que sì, y encima malpagadas!!!), los nignos no se bagnan todos los dìas que les da dermatitis?!?!?!?!?! bueno, mi hijo pega en el cole, pero como todos, anda que son cosas de nignos, si vieras en casa, es que se matan, pero luego se quieren mucho eh??!!??! y asì tengo millones de historias... y a mì me dicen que yo soy rara... para mì es INCULTURA, IGNORANCIA e INTOLERANCIA, en pleno siglo XXI, toma ya!!! las consecuencias ya las sabeis: nignos diabòlicos, maleducados, folloneros, malos, bulistas... mi hija tiene amigas, con 7 agnos, que ya dan miedo!!! pero la culpa es NUESTRA, de los padres, porque cuando decides serlo tienes que tener bien claro que TU VIDA CAMBIA PARA SIEMPRE y que tienes unas RESPONSABILIDADES para con tus hijos que antes no tenìas. es como el que decide ser soltero: con todas las consecuencias, con aspectos positivos y negativos. o el vivir en pareja conlleva cierto tipo de renuncias. y ser padre, seamos adultos, implica RENUNCIAS del tipo ir a tomar el cafecito con el cigarrillo y demàs,lo podrìas dejar para cuando sea posible. sobre todo porque fumar delante de ellos "no es lo màs". yo fumaba antes de ser madre, dos paquetes al dìa. pues mi hija no tiene mi imagen fumando porque lo dejè por ella, porque ellos se merecen todo. hay millones de opciones para hacer con los nignos, tenemos que respetar sus horarios, educarlos y ser padres responsables y si no te gusta, NO LOS TENGAS!
marìa.

Anónimo dijo...

Mi marido es maestro de escuela... y vamos, para llorar. A los padres no les preocupa en absoluto si los crios aprenden o no, ni si se comportan o no, les importa que el comedor empiece el 1 de septiembre (cuando ni las clases empiezan aun) que por que no hay servicio de desayunos tb a las siete de la manana, que hay campamento de verano, navidad y semana santa y que haya muchas actividades extraescolares despues de clase... yo opino que si tanto te molesta el crio en casa, pues mira, no tenerlo es la mejor opcion.

Anónimo dijo...

Buf, ya sé que hace una eternidad desde el último comentario pero ¡¡No me puedo resistir!!. Yo soy de Mallorca y aquí los niños en su mayoría son de la piel de Barrabás. He visto niños gritando por gritar, ya mayorcitos, nada de bebés, en centros comerciales abarrotados de gente. Niños probándose la ropa de Zara de mayores, por jugar. Una niña jugando a "dibujar un muñeco de nieve en el suelo" (ya sabéis subir y bajar los brazos y las piernas tumbada en el suelo) en una mesa llena de jerséis de una tienda. Niños berreando y hablando en una sala de cine con la película en marcha. Y podría seguir así hasta mañana. Y todos al quejarme me responden el tan maNIDO "son niños" que ya empiezo a pensar que es como si dijesen "son tontos", porque a un niño, hasta donde yo sé, se le educa, se le riñe y se le castiga.