BÉSAME MUCHO



El rouge labial es el nuevo negro.

Esta es mi nueva máxima vital, fruto de una larga consideración y de meses de deliberación personal. Y viviré aferrada a él hasta que me de otro rauto, que me imagino que tardará lo mismo que tardan todos los rautos de mi vida: poco.


Sexy, divertido y vibrante. Es mi nuevo lema de estilo, no sin rojo de labios

Y lo más gracioso de todo, lo verdaderamente divertido, es que nunca he sabido pintarme los labios!!! Llevo maquillándome desde los 14 años, y llevo sin salir de casa con la cara lavada ni se sabe cuántos años. Acumulo una cantidad considerable de potingues en el armarito del baño y hasta sé pintarme el rabillo del ojo con cierta precisión. Pero en todos esto años a penas he debido tener unas tres o cuatro barras de labios, y casi todas en tonos claros, neutros o rosados.  Así que nada hacía prever que me fuese a dar por el morro rojo… pero así es.

Todo empezó hace un par de años, cuando compré una barra fucsia intenso de YSL para nochevieja. Me pinté los labios con ella y de repente me encontré arrebatadora… pero en mi día a día la veía inapropiada y poco práctica, así que volví a mi color suave de siempre, que casi era un cacao con brillo.

Este es exactamente el rosa que tengo en casa. Queda espectacular, aunque no es apto para tímidas.

Entonces, un año después, Chanel sacó su rouge Coco, que me enamoró al instante, y compré una barra en color frambuesa. Monísima. Ideal. Perfecta… Pero me la ponía solo cuando me arreglaba, para salir y esas cosas. Y eso que en el mes de mayo me entró la neura francesa y quería ser etérea y con el morro pintado todo el rato, pero ni con esas.

Y entonces me fui a Madrid con Ely y Pinkocha, y entramos en la tienda MAC de Fuencarral. Y allí estaba: luminosa, vibrante, intensa, un lipstick en color rojo anaranjado que me enamoró. Me lo llevé, claro.

Este es el color al que me refiero. Es suave e hidratante, pero no pringoso, y se adapta bastante bien. 

 Ya me estaba arrepintiendo de mi compra –“al final no la voy a usar, verás, me va a dar pereza ponérmela, luego me veo muy puesta, demasiado arreglada, si es que no sé…”- cuando mi amigo Luiscar vino a Coruña a bailar con mi sister y sus compañías (aprovecho y meto cuña publicitaria, no os perdáis al Joven Ballet Attitude y a la Compañía La Mínima).

Luiscar es un gurú de la moda para mi, es así y punto. Y allí estábamos, tomando un mojito y hablando de moda, y de repente, va y me suelta la gran frase “hay que ser como Blair Waldorf, sin miedo al overdress”. Y vi la luz.


Este rojo de labios de Chanel es perfecto para ir muy muy marcada, y pese a ser líquido aguanta bastante bien. El efecto es de muñeca de porcelana.

Overdress rules, amigas mías. Y vale para todo eh, que puedes ir muy estupenda y muy producida con un vaquero y una blusa, porque esto es cuestión de complementos y actitud, al 50%. El resto es imaginación.


Mi favorito en todo el universo rouge, el Lady Danger de MAC. Maravilloso. El Russian Red y el Ruby Woo también son preciosos, aunque más clásicos, uno más intenso, con tonos granates, y el otro en tono frambuesa.


Un labio rojo –o rosa intenso, o frambuesa- se hace besable. El gesto de pintarse los labios me parece sexy, femenino y poderoso. El rouge adecuado puede hacerte olvidar un mal día al instante, y es el cosmético más vendido en el mundo, sobre todo en épocas de crisis, porque te cambia el aspecto por poco dinero de forma inmediata. Y la idea de besar y dejar huella –sutil, siempre sutil- me parece lo máximo.

Así que ahora vivo feliz como una perdiz, pegada a mi barra de labios… bueno, a mis barras, porque desde que en junio decidí que el rouge era el nuevo negro, me he hecho con unas cuantas. Sigo apostando fuerte por las permanentes de MAC, que duran muchísimo y tienen un precio maravilloso, pero tengo un par de Dior estupendas, y por supuesto las de Chanel en rojo, inigualables.


Para retocarte una y otra vez, porque es super hidratante y el color es maravilloso, el Serum Rouge Dior en fucsia intenso. Glamour en estado puro.

Me las pongo con todo: vaquero y blusa, vestiditos, faldas, bota plana, bailarina, taconazo… el truco, para mi, es evitar la excesiva formalidad. Producida sí, pero avejentada no. Así que si llevo un vestidazo super ideal, procuro que el zapato, o el bolso, contrasten lo suficiente. Y si me planto vaquero, entonces, más rojo que nunca. Así siento que elevo el outfit al infinito pese a ir de tirada total.  En mi caso particular el corte de pelo ha ayudado, porque ahora sí que no me veo sin algo de maquillaje, entre el flequillo rocker y el color más oscuro, siento que la cara se me desdibuja sin ese toque.

Y no, no he renunciado a marcar el ojo. Ya os he dicho que ahora vivo una etapa “overdress rules” en la que nada es demasiado si lo sabes combinar.

Ale, ya he confesado mi última manía para afrontar el otoño con buena cara. ¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestra última obsesión estética? ¿Qué truquito os hace sentir mejor con vosotras mismas?



SUENA EN MI I-POD: Pues en este caso, “I´m on the Edge of Glory”, lo último de Lady GaGa, porque es lo que han bailado los chicos del Centro de Danza y Artes de Madrid en el Flashmob organizado con motivo del Día de la Movilidad en Moncloa. Os dejo el video para que veáis que en mi familia hay talento –al margen del mío para pintarme los morros, que oye, algo es algo-.




21 comentarios:

Pepito Grillo dijo...

Como buen friki soy un tanto "tirado", no se ni me preocupa combinar la ropa, acostumbro a dejarme barba de una semana y no he cambiado de peluquero desde crio. Pero en cuanto me echo una rociada de mi Jean Paul... me siento otro. El resto de colonias que he llegado a tener fueron regalos, en cambio esta no podido evitar comprarla en cuanto la he olido. La pega es que se trata de una colonia unisex y mi hermana me la "roba".

Marta dijo...

Hola guapa!!! Sabes qué? Soy peluquera y esteticién y desde hace dos años y medio por un accidente tuve que pasarme a la venta de producto de peluquería y belleza profesional, así que solo trabajo con marcas conocidas por los prefesionales del sector vamos, que además son las que suelo usar...y te diré que después de leer tu post estoy por salir un ratito de mi tienda y escaparme al Arenal sin que nadie me vea a por esa barra de chanel Roja!!! Deverían contratarte o mandarte un pack por la promoción gratuita que les haces!!! (No es coña, a mi una vez me lo hicieron los de Nespresso por la adoración que les concedo!!) jajajjaa. En serio, eres estupenda!!! Me encanta este blog, no se la de veces que te lo repetiré pero vete preparando!!! Un besote y feliz fin de semana!!! Muaccckkk

Pilar dijo...

Todo es un poco más posible con los labios pintados de un buen rojo, timidez ¿para qué?

Chanel, siempre ;)

María dijo...

Pepito Grillo, es que los olores también son muy importantes a la hora de hacernos sentir "producidos"... yo, por ejemplo, si voy "de día a día" no soy capaz de ponerme el perfume que uso cuando me arreglo (Poison, de Dior), y sin embargo, si me quiero sentir arreglada, no puedo ponerme el más suave (Miss Dior Cherie), porque me siento "desnuda"... cosas mias!

Y sí, las mujeres tendemos a robar el perfume de los hombres, porque nos encanta como huele en nuestra piel!!

El tuyo, concretamente, me parece un super acierto! Adoro ese olor!!

María dijo...

Marta, qué envidia de trabajo!! Adoro los potingues!!!

Las que tengo de Chanel me chiflan, pero mis favoritas, con diferencia, son las de MAC, duran una barbaridad y están genial de precio!!

María dijo...

Pilar, con los morros rojos y un tacón el mundo está a mis pies... aunque él no lo sepa! jajajaja

La gata dijo...

Hola! Es la primera vez que comento por aquí, aunque te leo desde hace tiempo... Y es que, me he sentido tan identificada con lo que cuentas!
Yo también llevo años maquillándome, además, con bastante maña. Poco a poco he ido mejorando mi técnica, hasta el punto de que no había cosa que se me resistiera, ni la raya del ojo hecha con eye-liner líquido... Nada, excepto el rouge.
Como tengo los labios finitos y la boca pequeña y soy tan tímida, siempre me veía rara con un tono rojo. A veces, me pintaba tan mal que parecía que había estado comiendo espaguetis boloñesa, así que me lo quitaba enseguida y volvía a mi gloss transparente o a mi barra rosita claro.
Hasta que un día me dio el puntazo y me compré el Russian red de MAC (Confieso: lo compré por la cantante, una que es así de friki). Lo compré por impulso y cuando me lo puse la primera vez, me arrepentí y pensé: 20 euros tirados a la basura. No me lo voy a poner, me va a dar corte, me voy a ver demasiado pintada...
Pero un día, decidí echarle morro (y nucna mejor dicho), y me lo puse para ir a trabajar.
Impacto total, claro. Y todo el mundo diciéndome lo guapa que estaba y lo bien que me quedaban los labios rojos...
Y desde entonces, me he hecho muy fan del rouge. No para todos los días, pero sí de vez en cuando.
Ahora he jubilado el Russian Red y me pongo el Barcelona Red, también de MAC.
Y es cierto: un rojo de labios te hace sentir sexy y ultrafemenina.
(Por cierto, llevo ya tiempo con el run-run de comprarme el Rouge Coco.... Pero es que es tan caro!)

Saludos! :)

QuietBrown dijo...

Me uno a la causa. El otro día, por primera vez, me pinté los labios bien rojos para ir al trabajo. Guau, pensé cada vez que me vi en el espejo, me encanté. Sabes que ando en una época algo perdida y reafirmar los morros es una manera de subrayar también que los buenos tiempos volverán.
Gracias por esta entrada, prometo nuevo 'rouge' para hoy mismito...
Ah, a mí me chiflan los de Chanel, tuve un Dior en brillo espectacular y los mates de Make Up Forever, de venta en Sephora. Y no, no me pagan =P
¡Besos!

María dijo...

La Gata, efectivamente los de Chanel baratos no son, pero son untosos y agradables al tacto en el labio... decídete! Verás qué bien!

Quiet, sabes que soy una defensora a ultranza del "mens sana in corpore sano", creo firmemente que para sentirnos bien por dentro tenemos que querernos por fueram y pintarse el morro ayuda! Vaya si ayuda!

... y, desgraciadamente, a mi tampoco me pagan... ¿deberíamos pedirles comisión? Estoy por enviarles una copia del post...

Ely dijo...

no voy a opinar, porque todo lo que puedo decir sonaría demasiado presuntuoso, pero maquillarse y no pintarse los labios, no es maquillarse. Y perfilar siempre, y no digais que no! que perfilar no es hacerlo de marrón oscuro, es dibujar el labio, corregir o perfeccionar y que la barra no se mueva, y y y que no iba a opinar

María dijo...

Jajajajaja, Ely, es que, aunque parece muy facilón y todo eso, pintarse BIEN los labios es muy complicado y lleva su tiempo!

Ángeles dijo...

María, creo que ya te he dicho alguna vez que cuanto más te leo más te quiero, jajaja. Tienes la capacidad de dejarme con la boca abierta (y siempre pintada).

Yo siempre me maquillo y podré salir de mi casa sin cartera, sin llaves o en zapatillas, pero seguro seguro seguro que llevo los labios pintados.

Y de rojo. Y no veas lo que me costó verme así, tan "femme fatal" a diario y entre semana. Pero fue llegar un día a la sala de profes y decirme un compañero al que adoro "hoy estás para que te besen y te besen sin parar" y se me hizo la luz.

Alguno de tus rojos ya los tengo, otros me los apunto. Este mes caen.

Mil besos.

Cruela dijo...

Mi suegra usa el Rouge de Chanel y como ya no se digna en moverse del sofá para ir de compras se lo tengo que comprar yo y nunca me devuelve el dinero... para discrepar a mi no me gusta el rouge en mi misma, creo que no me queda bien... quiza sea impresión mía, soy más de fuschia....
Besos

Zusy dijo...

Maria, lo admito, siempre he querido pintarme los labios rojos, y siempre me ha dado temor; pero no después de este post.

Así que en cuanto me paguen me voy por rojo Mac

Sophie Carmo dijo...

Pues yo lo he intentando y nada, lo único que he conseguido un discreto gloss en color cherry Bs

orzan0007@gmail.com dijo...

Hola guapa: hace unos días te crucé por un pasillo del super, tú celular en ristre y yo con prisas como siempre; creo que somos algo vecinas. La cosa es que hoy apareció en EL PAÍS un blog fascinante que escribe una moza londinense y que está bárbaro y pensé que podía encantar. No sé si lo conoces, te envío el enlace. Besiños y que te guste


http://www.stylebubble.co.uk/

Anónimo dijo...

Hola, te quería preguntar cómo se llama el tono del pintalabios de YSL que pones al principio del post, porque me ha encantado. Gracias! I.

María dijo...

Es el nº 19 de Pure Ruoge

Natalia dijo...

Me gusta me encanta me requetechifla!!! MUAK (léase muak, véase marca de labios en rouge!)

isbl dijo...

Pero por supuesto! Mari, tú y yo en lo de potingues no nos parecemos nada; me pinto poquísimo, no sé -literalmente- ponerme las sombras de ojos ni el maquillaje ni mucho menos el corrector de ojeras famoso. Por eso el pintalabios notable y el rimmel te arreglan el día siempre! (y si me apuras sin rimmel, que luego me olvido y acabo siempre ojo mapache). Rojo mejor. Siempre mejor. El día que te lo pones es un punto de inflexión en algo y funciona. Me encanta cómo lo has expresado.
¡Viva el rouge!

Cirugia Plastica Cali dijo...

Nunca le había puesto tanta importancia al labial hasta que leí este articulo, mu bueno e realidad.