IZQUIERDA, IZQUIERDA, IZQUIERDA, a veces derecha, IZQUIERDA


Este no es un post político. Ni si quiera es un post social, por mucho que pueda engañar el título... este es un post sobre mi, sobre mi infancia, y sobre las circunstancias de mi vida.

Porque hoy, aquí, y ahora, quiero confesar que... soy zurda.



El zurdo más famoso del mundo, Ned Flanders.


Pero zurda, zurda. Zurda zurdísima. Zurda que te cagas. Zurda de esas que el lado derecho del cuerpo lo tienen sólo y exclusivamente para equilibrar.



Sí, amigos, la bella Jolie también es zurda, zurda, zurda.


Supongo –no lo sé porque no me acuerdo- que soy zurda desde que nací, porque no recuerdo haber utilizado la mano derecha jamás hasta bien entrada la edad prepúber, gracias, sobre todo, a que mi madre se negó rotundamente a que las monjas del colegio me “corrigiesen” lo que ellas consideraban “un defectillo”.



El hombre más rico del mundo, Bill Gates, es zurdo también.


Mis padres habían hablado con el médico, preocupados por mi tendencia a la izquierda, y el pediatra, uno de esos médico con mil años de experiencia pero que en los 80 decidió reciclarse y volver a estudiar, les dijo que a mi no me pasaba nada “su hija es zurda, señores, pero eso no es ni malo, ni bueno. Es, y punto. Seguramente, si los estudios están en lo cierto, será más torpe que la media en motricidad, pero dentro de lo normal, pero también más espabilada en temas de comprensión oral”.


Y el más listo del mundo, Albert Einstein, también lo era.


No sé si los estudios estaban en lo cierto, pero conmigo acertaron 100%. No sé hacer el pino, pero a los dos años decía “no obstante, sin embargo” con absoluta naturalidad.

El caso es que, como el médico les aseguró que ser zurda no afectaría a mi vida cotidiana, pero que, sin embargo (lo veis??), corregirme sí podía llegar a suponerme un trauma, mis padres prohibieron terminantemente a las monjas que me atasen la mano izquierda a la espalda, una práctica muy corriente allá a primeros de los ochenta.


Marilyn era zurda también, además de miope perdida.

Las monjas no tuvieron más remedio que hacerles caso, y así salí yo. Zurda, digo.

El caso es que, como en el colegio, al menos en mi época, se empleaba mucho aquello de los ejemplos para el aprendizaje, me pasé media infancia escuchando aquello de “la derecha es la mano con la que escribes”, lo que derivó en terribles problemas de lateralidad... sigo teniendo que pensarme dos veces cuál es la derecha, como en la vida misma... igual ser zurda es una avance genético para prepararnos para la política que se nos viene encima... pero vamos a centrarnos, que me desvío, y ya dije al principio que este no era un post político.


El duro de Hollywood por excelencia, Bruce Willis, es zurdo perdido.

Mis padres, progenitores preocupados y centrados en nuestra educación, notaron mi desconcierto con respecto a las diferencias entre izquiera y derecha –posicionalmente hablando-, y optaron por hacerme consciente de mi propia “zurdez”. Así que, desde que tengo uso de razón, soy consciente de que soy zurda, “porque la mayoría de los niños escriben con la derecha, pero tú no, tú escribes con la izquierda”.



... y uno de mis ídolos de juventud, el malogrado Kurt Cobain


Ser zurda no me ha supuesto ningún problema, la verdad. Abro las puertas, ventanas, neveras y latas con total normalidad –estas últimas con más ensayos, pero vamos, que reto conseguido-; corto con las tijeras como todo el mundo, jamás me ha supuesto ningún inconveniente en esta vida, y, ya semi adulta, incluso adapaté voluntariamente mi vida a los diestros: utilizo el cuchillo como ellos, y toco la guitarra como una diestra, porque aprendiendo así me garantizaba que, si en medio de una actuación se me rompía una cuerda, cualquiera podría prestarme la suya.



Barak Obama es zurdo también... a ver si va a ser vedad que somos mayoría y no lo sabemos...


Mi “zurdez” no ha hecho mi vida diferente, ni me la ha complicado, salvo en dos momentos muy concretos de mi vida: me costó un huevo aprender a jugar al billar, porque es jodidísimo encontrar un maestro zurdo –y eso que en mi pandilla somos mogollón, de hecho, más zurdos que diestros.. ahora que lo pienso igual nos olemos o algo...-, y cuando tenía 9 años por poco me mandan a un colegio para superdotados por error.

Sí, sí, habeis leido bien. A los 9 años estuve a punto de terminar confinada en uno de esos colegios surrealistas para niños listísimos, en el que a buen seguro lo hubiese pasado fatal, porque yo no era listísima, era zurda, y punto.

Todo fue culpa del psicólogo del colegio. Al pasar a segundo grado de EGB (tercero, cuarto y quinto), el colegio le pedía al psicólogo que nos hiciese una sencilla evaluación para determinar nuestra madurez mental, nuestra adapatación social y cuatro cosillas más. Consistía en un par de test ridículos (cuáles son tus tres mejores amigas, tu color favorito, si el camino hay un muro, lo saltas o lo rodeas... esas cosas), y un par de pruebas que se hacían de forma individual en su despacho.



Las manos más rápidas y prodigiosas, las de Hendrix, eran zurdas.


Y allí estaba yo, metro veinte de zurda delante de un señor medio calvo que tenía una sierra de cartón en una mano y una pelota de espuma en la otra.

“A ver, bonita, coge esta sierra y corta la mesa a la mitad”.

Parece fácil, ¿verdad? Pues probad vosotros a cortar una mesa con una sierra de cartón... Y que conste que a mi, lo que más me preocupaba, era no equivocarme. En esa etapa era más consciente que nunca de que era zurda, porque a esa edad es a la que el resto de los niños se dan cuenta de que tú usas la otra mano, así que, para no cagarla, pregunté.

“¿Y con qué mano la corto?”

El señor no dijo nada, anotó algo en su cuaderno, y yo corté la mesa con las dos manos –por si acaso-.

Acto seguido aquel señor medio calvo me tendió el balón de espuma.

“Dale una patada muy fuerte a este balón”, dijo.

“¿Y con qué pierna quiere que se la de?”, respondí yo.



Castro es zurdo, y además nos señala, que está feísimo


El psicólogo no dijo nada, anotó algo en su cuaderno y yo le di la patada al balón con todas mis fuerzas y con las dos piernas, una primero, la otra después... por si las moscas.



Y la novia de América, Julia Roberts, es zurda también.

Una semana después, el consejo escolar llamó a mis padres para comunicarles que su queridísima hija mayor era superdotada, según el psicólogo. A mis padres les dio un hari y, cuando se recuperaron, acudieron a la reunión alucinados y completamente convencidos de que había habido algún error... y efectivamente, así había sido.

Cuando el psicólogo les explicó a mis padres que yo, actuando muy por encima del nivel que se esperaba de una niña de 8 años, había preguntado con qué mano o pie debía hacer algo, mis padre se descojonaron de risa.



Este es uno de mis favoritos... no tenía ni idea!!! Clinton es zurdo!!!

Nuestra hija no es superdotada, es zurda”, aclararon “y como es consicente de que lo es, y de que a veces, para hacer ejercicios sincronizados con otros niños, por ejemplo, en gimnasia, debe usar la otra mano, o el otro pie, se ha acostumbrado a preguntar”.


...y fin de mi periodo como superdotada. Para lo único que he desarrollado unas dotes superiores a la media es para meter la pata y para beber cerveza... y poco más. Pero creo que mis padres lo prefirieron así, y desde luego yo también... qué aburrimiento hubiese sido tener que estudiar en un colegio donde el más tonto hacía derivadas... esas que yo jamás supe hacer.



SUENA EN MI I-POD: Pues es que hoy me he levantado con actitud de viernes, y con el recuerdo de mi fin de semana en Madrid en la cabeza, así que... ¿Qué tal un poco de Alaska?... un clásico, por ejemplo, “Ni tú ni nadie”, que le viene al pelo al post, oye, porque 32 años después, sigo siendo zurda, amigos. Es lo que hay,

21 comentarios:

Peka´s World dijo...

MIra María ser zurda es fantástico!!! lo mio es aún peor, a día de hoy soy INCAPAZ de distinguir entre izquierda y derecha, que cuando voy de copiloto en el coche es desesperante porque digo cosas del tipo "ve por ahí" levantando una de las manos como si el que conduce me estuviera viendo..... no te imaginas el trauma que tengo!
Un beso

Naïf dijo...

Jajajajaja, cómo me he reído... A mí me pasaba revés, quería ser zurda con todas mis fuerzas, y practicaba, practicaba... pero nada.
Y sí, eres superdotada, al menos para hacernos reír, que es la mejor de las superdotaciones.

baballa dijo...

mary te echaba de menos, qué bien escribes jodía! me ha chiflado lo de a lo mejor nos olemos o qué!!!
Besos

Pepito Grillo dijo...

Incluso hay quien dice que los zurdos son más inteligentes...
Yo soy de los que opinan que simplemente son más adaptables y sufridos. Por aquello de que muchas cosas estan adaptadas para ser utilizadas por diestros, y ellos se tienen que buscar la vida con mayor asiduidad.

María dijo...

Peka´s, somos dos!!! Jajajajaj, soy de la de "a tu izquierda... a tu otra izquierda!" jajajaja

María dijo...

Naif, superdotada para hacer reir a la gente... bueno, no me lo había planteado... igual tengo futuro en el club de la comedia!! jajajaajjaja

María dijo...

Baballa, gracias!!

Lo de los zurdos que se huelen es una teoría de lo más válida, creeme... mi mejor amigo es zurdo, y en una pandllla de 10 personas, 6 somos zurdas... algo habrá! jajaja

María dijo...

Pepito Grillo, creo que hay zurdos listos, zurdos idiotas, y zurdos normales... igualito que los diestros. Pero lo que sí está científicamente demostrado es que nuestros cerebros funcionan "de otro modo", razonamos las cosas de otra manera, aunque no necesariamente mejor.

Lo de ser más adaptables... puede ser, aunque en mi caso ya digo que yo no he tenido que adaptarme a nada, de verdad, no he sentido nunca que ser zurda me lo pusiese más difícil.

nine dijo...

Lo de que pensáis de un modo distinto me lo creo, aunque a mi me encantan ver cómo un zurdo hace las cosas, mi padre y el santo lo son y da un poco de yuyu verlos con el martillo o la taladradora, y mira que estoy acostumbradísima. Y lo de cortar el jamón al revés!!

Pilar dijo...

Tú tienes excusa para no saber cual es la derecha y la izquierda, yo solo puedo alegar que el día que lo explicaron en Barrio Sésamo estaba en el parque.

besos

kinuki dijo...

Yo también soy zurda,y a mucha honra.A mi hijo de 7 años en el antiguo colegio,su profesora le decía que con la mano izquierda no,que con la otra...Ya no está en ese colegio,gracias a Dios,pero le cuesta mucho escribir,y lo hace con la derecha.Bueno ,que me lio,que la historia es larga y tiene tela...Bsos.

Zusy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zusy dijo...

María me encanta leerte, lo hago aquí en México, mi país natal, la verdad de la vida es que no recuerdo ya como llegue a tu blog; y la otra verdad es que no puedo dejar de visitarlo.

Como decimos aca "Me matas de risa" me alegras el día, me la paso súper cuando te leo.

Y sobre los zurdos, tengo una prima que cuando le preguntas cómo le gustan los hombres, responde "Zurdos" dice que son las personas más interesantes.

Abrazos de México D.F.

María dijo...

Ninne, te entiendo, mi madre no soportaba verme en la cocina, se ponía mala viéndome cortar, remover y trocear con la otra mano!

María dijo...

Jajajajaa, Pilar, conozco más de un diestro que se perdió ese capítulo, tranquila, no estás sola! jajajaja

María dijo...

Kinuki, eso es lo que mis padres quisieron evitar a toda costa. Es una lástima que esa profesora no comprendiese que no es un defecto, es una característica, como ser alto, o bajo, o rubio, o moreno.

María dijo...

Zusy! Que guay que me sigas desde tan lejos!!

Pues nada, un beso enorme para tí y otro para tu prima, que me parece lo más! qué gracioso lo de los hombres zurdos, jajajajaja

MEL dijo...

ay María, jajajjajajaja choca esos 5!!! con la mano que tú quieras que hago a todo... yo soy zurda, zurda, de las zurdas de toda la vida y guapa y lista, claro, pero con los años me he convertido en ambidiestra, uso ambas para muchas cosas, pero creo que ha sido por mimetizarme con el ambiente, de ahí mis grandes problemas para centrar la derecha y la izquierda. La gente se parte, menos mi marido cuando voy de copiloto, dice que mejor me duermo y pone el gps...

Paula dijo...

Aqui otra zurda mas!!!! Menos para cortar la carne, que asi no tengo que soltar el tenedor...... O para usar el ratón del ordenador.......es fantastico poder seguir navegando mientras hago las anotaciones con la otra mano!!!
Eso si, de pequeña como tu, el lio de la mano con la que escribo aun me dura, asi que para mi esta la derecha y......la otra derecha y las uso como mejor me viene.
Otro planteamiento infantil fue el siguiente, a quien votar de mayor? Porque si yo era zurda, tenia que votar a izquierdas????
Besitos siniestros........o diestros, como mejor ge vayan!!!,

chivisol dijo...

Como siempre un placer leerte, me encanta ser zurda , es curioso como la gente le extraña verte escribir o hacer algo con la otra mano como si fuera una proeza, cuando me preguntan suelo contestar que soy zurda también para leer ,jajajaja, probar el 90 % pican .

Laira dijo...

Tu entrada es buenísima, me he reído mucho, te lo agradezco. Puedes proclamar al mundo que eres una zurda orgullosa.
Si quieres puedes pasarte por mi blog y darme tu opinión.
http://lairaconira.blogspot.com/
1 beso combustionado.