TAN DIFERENTES, TAN IGUALES



“Es guapo"

Eso es lo segundo que pensé al ver las imágenes de Andrés Behring, el psicópata (porque tiene que ser un psicópata, qué otra explicación si no?) que hace unos días desató el terror en Noruega.

Es un terrorista.

Y es guapo.



Este monstruo fue capaz de disparar a sangre fría a más de 50 personas porque pensaban "diferente"

Dos conceptos, que, no tengo ni idea de por qué, en mi cerebro chocaban, se enfrentaban, parecian absolutamente incompatibles.


Osama Bin Laden, la primera imagen que se le viene a la mayoría a la cabeza al hablar de terrorismo


¿Qué diferencia hay entre este loco rubio de ojos claros y porte aristocrático y e radical islámico de tupida barba y ojos oscuros? ¿Qué separa a este asesino de los que aparecen, con corte de pelo kiote y mirada firme en los carteles “Se Busca” de la banda ETA?

Por dentro, pocas o ninguna. Diferentes “cuasas”, pero idénticas ideologías únicas y separatistas que no contemplan la posibilidad de “el otro” como entidad. Y, desde luego, el mismo chip fundido en el cerebro que permite a lo que en algún momento fue una persona planear friamente el asesinato de decenas de sus semejantes por el simple hecho de “ser diferentes”.

Y, sin embargo, es cierto que no son iguales. Y no lo son porque a este monstruo concreto le protege la más poderosa de las máscaras humanas: la belleza.



De Juana Chaos, el ejemplo de terrorista de ETA que más rápido he recordado

Estamos programados para amar lo bello. La imagen, el sonido, el olor... lo que podemos percibir de un simple vistazo, sin mirar más allá, es nuestra primera toma de contacto con la realidad que nos rodea, y nuestro cerebro, deficitario y simple, procesa esas sensaciones como absolutas.

Amamos lo bello. Las personas guapas, las voces armoniosas, los gestos rítmicos, los olores agradables, nos hacen sentirnos bien y, automáticamente, los encasillamos en nuestro personal departamento mental de “buenos”.

La imagen cuenta, eso nos han enseñado y eso hemos aprendido... y no está mal. Sólo que a veces somos demasiado simples, y asimilamos sin prudencia que alguien bello es buena gente, que las personas que hablan con voz pausada y suave son tranquilas y sosegadas... y no es necesariamente así, porque, amigos, las apariencias engañan.

Ayer, tomando algo con unos amigos, comentábamos el horror noruego y todos convenían conmigo que les había asombrado, sorprendido, más bien, que el asesino sin conciencia autor de la masacre fuese un hombre tan atractivo, tan rubio, tan alto y tan bien parecido. Alguien que, de habernos cruzado por la calle, habríamos elogiado. Qué cosas tiene la vida, ya veis.

¿Qué diferencia a este terrorista de los demás? Nada, en esencia, aunque todo, en realidad, sencillamente porque este loco no encaja con la imagen de asesino sin corazón que nos hemos creado.

Porque las apariencias importan, pero también engañan... es lo que tiene ser humanos.




SUENA EN MI I-POD: Esta vez es el turno del rock, chicos. Este fin de semana Santander celebra el In Festival con la presencia de The Jayhawks y Eli Paperboy Reed... y estaré allí, por supuesto!

22 comentarios:

Ely dijo...

nada les diferencia, y les acerca una terrible palabra: Terrorista. Da igual de que lado venga, da lo mismo si odian el islam o odian occidente, ambos matan por sus creencias. cuando el 11M la gente prefería que fuese ETA que AlQuaeda porque es un enemigo conocido, que tienes "controlado", ahora la gente hubiese preferido que fuese AlQuaeda porque tienen una imagen que te hace sentir seguro en tu desconfianza. Lo que tenemos que aprender es a no ser xenofobos ni racistas, porque: 1) seríamos como estos monstruos. 2)Cualquiera puede hacernos daño

Ely dijo...

Y discrepo un 150% en que amamos lo bello y confiamos en las personas bellas, armoniosas y esto que dices. Creo que la envidia, los celos, la falta de autoestima o la inseguridad, hace que una persona bella nos haga ponernos a la defensiva con ellos

Natalia dijo...

Coincido con mi hermana en que la verdadera diferencia está en los ojos del que los mira; pero como dice Ely (es que en el fondo decís lo mismo en este punto) por dentro son todos asesinos y terroristas. Ninguna causa merece una masacre, ni una sóla vida asesinada por ella. Pero a veces parece que los que matan por causas que nos resultan lejanas son más asesinos que los que nos pillan cerca, y no es así.
Personalmente no me gusta este hombre, y probablemente Bin Laden sea atractivo en su cultura y su país (a mi me resultaba un hombre "interesante", hablo del aspecto físico)... supongo que es todo cuestión de gustos, de costumbres... yo misma critiqué enormemente a Obama por su discurso tras el asesinato de Bin Laden... parece que si el que dice "hemos demostrado que somos poderosos y podemos hacer lo que queramos" (incluso cargarnos a uno que nos estorba, y esto es cosecha propia) va con traje y corbata es menos temible y lleva más razón que si lo dice uno con turbante... Coincido con mi hermana en que parece que por ser un hombre bien parecido nos cuesta más odiarle, pero a la vez como dice Ely el exceso de belleza... uf!! Mirad los estereotipos de vampiros, por ejemplo (y saltándonos de tema radicalmente)!!!!

Natalia dijo...

por cierto... no es Breivik el apellido?? Behring es segundo nombre...creo

marta dijo...

Yo también discrepo, a mi lo último que se me vino a la cabeza al ver la foto es que fuera guapo o que no tuviera cara de "malo". Es tan horrible lo que ha hecho que lo único que veo es que solo puede ser un loco y un psicópata para hacer lo que hizo. En estos casos yo me pregunto por qué si tampoco le gustaba el mundo y tan horrible le parecían los diferentes, no se mató él para acabar con su sufrimiento en vez de acabar con la vida de tanta gente joven. Como un Dorian Gray me parece una persona tan espantosa que solo puedo ver lo podrido por encima de su máscara.

Doda Vázquez dijo...

Dicen que el diablo es bello porque si no, ¿a quién engañaría?

María dijo...

A ver, ciertamente la gente "guapérrima" nos provoca cierta desconfianza, pero la gente "bella" no, y hay cientos de estudios que demuestran que las personas estamos predispuestas a confiar en la gente más atractiva.

Efetivamente, este tío es un monstruo, pero a mi me ha llamado la atención lo mucho que me sorprendió su aspecto... soy un poco botijo...

Doda, qué gran frase! Eso es lo que yo quería expresar!

marta dijo...

Si yo entiendo lo que quisistes decir, pero es que en este caso me parece tan terrible lo que hizo que soy incapaz de ver el el atractivo de su aspect

Cruela dijo...

Bueno hija juro que no te leí antes de escribir mi post de hoy...
como siempre estamos en sintonía... es hombre es un monstruo pero tiene cara de pasajero del Mayflower, sí esos puritanos que se subieron a un barco para hacer las américas y a la larga se hicieron Wasp...
cómo sospechar de ellos...
nos olvidamos que a veces el mal está en tu propia casa, a Isaac Rabin le mató un extremista judío sin ir mñas lejos...
en fin que nos olvidamos que las apariencias engañan como se títula mi post de hoy
besos

María dijo...

Marta, te comprendo,pero reconozco que a mi se me desencajó el departamento del cerebro encargado de reconocer a "los malos"

Cruela!!! jaajajaj... siempre hemos estado conectadas, es un hecho!!

QuietBrown dijo...

¡Hola!

Otra que discrepa del concepto belleza. Quizá escama más la pinta de "rubio noruego normal", que no sea, efectivamente, un árabe. El pueblo noruego, sin embargo, está dando ejemplo de entereza, aumentando su solidaridad y simpatía, precisamente, ante los inmigrantes. Y como decís, los extremos se atraen, se juntan en un punto en el que los dos son irracionales. El terrorismo islámico da más miedo porque está más extendido, más mediatizado y politizado. Contra la amenaza de la ultraderecha no se hace -casi- nada porque, a primera vista, no son violentos de forma masiva, y ahí ha estado el fallo de los servicios secretos noruegos, que no supieron verlo a tiempo. Dicho lo cual, "OsLOVE" =)

Anónimo dijo...

Pues a mí me parece frío y feo....así de claro.

Pilar dijo...

El mal es feo, negro, oscuro y contrahecho y si te descuidas enano y zurdo. Si te paras y lo piensas es absurdo pero muchas de nuestras reacciones son semiautomáticas y ahí, sin pensar, nos pillan.

Un saludo

Ángeles dijo...

Reconozco que cuando vi la foto por primera vez también pensé en que era un hombre bello.
Ciertamente los seres humanos estamos biológicamente preparados para reconocer la belleza, la simetría, la armonía porque eso es justo lo que buscamos al aparearnos desde un plano inconsciente. Por eso tendemos a relacionar belleza y bondad aunque hay mucho de aprendido en todo ello.
Por otro lado es curioso que cada vez que veo su imagen mi percepción cambia porque la información ha roto el arquetipo (supongo que con el tiempo acabará siendo una especie de retrato de Dorian Gray inverso: su retrato no cambiará pero sí lo hará la percepción de la negrura interna que ya somos capaces de ver.

Por cierto, María, lo del "corte de pelo kiote" para referirte al típico y horrible corte de pelo vasco no lo había oído nunca. He googleado y sólo te encuentro a ti.
Please, aclaration!!

Besos

María dijo...

Ángeles, jajajajaa, es una expresión coruñesa que define al malote de barrio, jajajaja, no me había dado cuenta de lo restringida que es hasta ahora!!

Natalia dijo...

será una megafrivolidad, pero ¡está operado!!!! Acabo de oírlo en el telediario y me he acordado de este post.
Creo que el hecho de guapo o feo no impacta tanto, creo que simplemente a veces es más "fácil" odiar a aquellos con los que no te identificas en absoluto, que son distintos e incluso lejanos... parece que a veces es más fácil temer a un negro, o a un hombre vestido de árabe, que temer a un "semejante" (hablo en aspecto). A mí a veces me pasa, y no me gusta porque sé que es algo xenófobo, pero no puedo evitarlo... recuerdo una vez en un autobús de Madrid a Coruña (hace como 10 años!!!)que me tocó al lado de un hombre árabe, con túnica, iba rezando algo extraño y súper nervioso... y fui todo el viaje paranoica perdida!!! En cambio, nunca me ha chocado ver a una viejecilla rezando el rosario, o si veo a un señor santiguarse al subir a un avión no pienso "dios mío, va a volarnos en pedazos!" (que no quiero decir que si veo a un moro lo piense!!! el hombre este es verdad que se comportaba a mis ojos de forma "extraña")... es triste, pero es así.
BTW... estoy con Marta, si el mundo te apesta, no intentes liberar a la humanidad de la mierda, gracias pero a lo mejor algunos vivimos "felices" en él.

Zusy dijo...

María, Gracias!!! ya te extrañaba. Qué digo??? que tocaste palabras sensibles en la diversidad del pensamiento: "belleza", "maldad" y otras que son primas de las anteriores.

Es por eso que tu blog es particularmente atractivo para mi y me atrevo afirmar que para todos los que pasan por él.

Nos sorprendes con los temas de los que hablas y te aplaudo que generes comentarios que se contradicen entre si, porque eso significa que tus palabras nos han hecho reflexionar sobre nuestros propios pensamientos y definiciones, lo cual representa el peso de tu texto y la variedad de tu blog, nos haces reír, nos haces pensar, nos haces poner comentarios que difieren.

Así que muchas gracias por tomarte el tiempo de plasmar tus pensamientos en letras que en perfecta armonía, compartes con nosotros.

Te mando un fuerte abrazo desde México (D.F.)

Anónimo dijo...

estoy viendo a Teté Delgado en la tv, y me recuerda UN MONTÓN a ti! no seréis familia??

María dijo...

No! Pero sí que tenemos un aire, desde siempre!

Natalia dijo...

qué bonito el comentario de Zusy!!!

María dijo...

Cierto, Zusy, muchas gracias!!

isbl dijo...

"Lo bello es siempre amado". Eurípides. Las Bacantes.