EL DILEMA DE LOS INTERESES CRUZADOS

Hoy no voy a hablar de trapitos, ni de mis adorados zapatos de tacón. Tampoco voy a escribir nada relacionado con ningún famoso, ni con el mundo de la cultura… Vamos, que igual este post os compensa saltároslo.

Pero yo no puedo evitar escribirlo, porque creo que este tema empieza a ser un debate francamente interesante.

En Coruña el botellón, esa reunión de jóvenes en las plazas y calles, supuestamente entorno a una botella, comienza a ser un problema.


Y como para analizar los hechos hay que conocerlos, os lo cuento todo desde el principio:

Aquí el botellón ha existido siempre, y el que esté libre de mini de plástico que tire la primera piedra. Pero lo cierto es que las aglomeraciones de gente de estos últimos meses comienzan a ser preocupantes, porque más de dos mil personas en una plaza rodeada de casas pues quieras o no, montan ruido.

Los vecinos protestan –y no digo yo que no tengan razón- porque la fiesta se prolonga hasta altas horas de la madrugada. Ya no se trata de tomar una copa “antes de salir”. Es que así es como se sale. Además muchos de los grupos acompañan su particular encuentro con música a todo volumen. Por no hablar de la cantidad de basura que se acumula.

Los jóvenes protestan –y no digo yo que no tengan razón- y argumentan que la calle es de todos, que los precios de los bares son excepcionalmente abusivos, y que encima en muchos de ellos te arriesgas a que te cuelen pis de mono en lugar de whisky. Y añaden que si el ayuntamiento colocase contenedores suficientes, recogerían la basura que generan.

Personalmente encuentro este problema extremadamente complicado de resolver. Por un lado los vecinos tienen derecho a dormir, por el otro, los jóvenes tienen derecho a divertirse.

Se ha planteado la posibilidad de una ordenanza municipal que prohibiera beber en la calle, lo cual no me parece ninguna solución. Cuando se trata de lidiar con adolescentes la prohibición es siempre un error.

Ayer por la noche salí a cenar con mi chico y unos amigos, y terminamos debatiendo el asunto en profundidad.


¿MI SOLUCIÓN?

Mi solución pasa necesariamente por el diálogo.
Y el diálogo implicaría cuatro conversadores: por un lado los vecinos, por el otro los “botelloneros”, el ayuntamiento como mediador y, desengañémonos, los hosteleros como cuarto poder.

Quizás acotar zonas céntricas donde no haya vecinos –se me ocurren parques y plazas donde no hay residencias- y dotarlas de contenedores y patrullas policiales sea una posible solución.

La otra, por ejemplo, controlar muy de cerca de los hosteleros, prohibir los precios abusivos y desde luego vigilar muy pero que muy de cerca la calidad del género.

Pero no todo el mundo está de acuerdo conmigo, así que abro la veda

¿CÓMO SOLUCINARÍAS VOSOTROS ESTE CONFLICTO DE DERECHOS?

P.D.: Servidora se va de fin de semana a las montañas lucenses, así que… hasta el lunes!!!

16 comentarios:

lamari dijo...

yo he sido botellonera, y ahora que soy vieja y pelleja estoy en contra del botellón.
Desde el momento en el que es una manifestación expontánea, organizarlo sería aberrante. Crear botellonódromos es un absurdo,si yo fuese adolescente me negaría a participar en una pantomima del género.
Una cosa es tomarse algo en la calle mientras haces tiempo para entrar en tu bar guay, y otra muy distinta es la burrada de concentrar a jovenzuelos descerebrados a beber y mear en un recinto o en un área delimitada.
Por otro lado el botellón genera un hábito del consumo del alcohol peligroso, porque se bebe demasiado al ser tan barato.
El botellón ha degenerado, y los jóvenes botelloneros con las caras deformadas en lo que parece un san fermín de todos los fines de semana me dan miedecito.
No todos son así, pero la ley está para contemplar a la mayoría. Que los jovenzuelos se lo curren para divertirse, que se busquen la trampa, que agudicen su ingenio, que se monten locales o que se independicen a la edad que deberían.
Pero BASTA DE BOTELLÓN.

nawja dijo...

Si los cubatas fueran más baratos no habría botellón. Así de simple.

Anónimo dijo...

Pues debate complicado, si. Aquí en Pontevedra tenemos el mismo problema. Como tu bien dices todos tienen parte de razón. Prohibirlo no es la solución desde luego. Habilitar sitios para para el botellón....creo q tampoco. Pienso que la solución la pueden tener los hosteleros. Los precios de las copas son abusivos en todos los locales. Quién puede pagarse con 18-20 años las copas del fin de semana? Si no tienes un trabajo es imposible! Yo tengo 24, hasta hace poco era botellonera. No todos los findes, sólo de vez en cuando. Dejábamos todo limpio y recogido aunq creo q éramos los únicos.
Creo q hosteleros y ayuntamiento pueden llegar a un acuerdo para la solución.

Besos y pásalo muy bien el Lugo!!
Lucy

María dijo...

Oye, pues mira, veo que he creado un debate chuli, chuli!!!

Yo creo, como Nawja, que si las copas fuesen más baratas y menos malas el botellón, aunque no desapareciese, sí se reduciría muchísimo.

Aún así, también creo que Lamari tiene razón en lo que al tema de la salud pública se refiere. Pero eso, creo yo, no se soluciona erradicando el botellón, sino enseñando a la gente a beber.

María dijo...

Anónimo, nos hemos cruzado.

En mi caso yo he sido botellonera durante muchos años y:

.- No me tajaba hasta caer muerta
.- Jamás un vecino me llamó la atención por el ruido. De hecho nos saludaban.
.- Siempre recogía la basura.


Yo "botelloneaba" porque:

.- Las copas eran caras en los bares -aún lo son, pero ahora tengo dinero-.
.- Porque eran malas -aún lo son, permo mi hígado está más entrenado.

Creo que obligar a los bares a bajar los precios abusivos y controlar la calidad puede ser una posible solución.

Aizkora dijo...

uy complicado debate...
yo he sido botellonera (aun lo soy) de forma muy esporadica y la verdad es que no soy bebedora habitual, pero bueno, yo tb opino.
bajar el precio de las copas no es una solucion real, es la ley de la oferta y la demanda, piden 6 E por copa (o 10, o 12...) por que la gente lo paga, si los locales estan llenos (al menos los que yo conozco) y la gente consume, pues evidentemente no van a cobrar menos... no interesa. ademas el ayuntamiento no puede (no digo que no deba o que no fuera bueno) limitar el precio de las copas, pq esto es el libre mercado, asi que se pone el precio que acada uno le viene bien.
sobre lo del garrafon, ahi no opino pq no lo se, ya digo que soy de poco beber alcohol, pero vamos, una buena inspeccion a tiempo con una buena sancion daria ejemplo, que manden a sanidad y a consumo a inspeccionar los bares de la zona y arreando, no?
encerrar a los chavales en un botellodromo pues no serviria demasiado pq simplemente no irian, y desde luego poner vigilancia en un parque de botelloneros no daria mas que dolores de cabeza, pq a nadie le gusta que le vigilen, y ya la tenemos montada.
los botelloneros, salvo excepciones, son muy desconsiderados, hablamos de adolescentes, no tienen medida y beben hasta reventar, vomitan everywhere, mean everywhere y rompen cristales tb por todas partes sin importarles que luego tu vayas a pasear a tus hijos (o sobrinos, o a tu perro, o a ti misma) y corran un serio peligro de salud.
en fin, lo he pintado muy negro, pero es la realidad.
en los pueblos de alrededor se hace lo que porpone lamari, los chavales alquilan locales o se vas a las afueras, dd aun n hay viviendas, y alli hacen botellon.
yo siempre recojo, pero nunca he hecho botellon en casco urbano, aqui esta prohibido y funciona, los vecinos duermen, los chavales beben, pero eso si, se tienen q ir a las afueras del pueblo, pq si no multon al canto.
de momento funciona, y para mi, es la unica solucion.
ale, me he despachao agustito :-)

María dijo...

Lo de las afueras no lo veo factible en una ciudad como Coruña, porque dependerían del coche y eso provocaría:

1.- Que no fuesen hasta allí.
2.- Que fuesen y volviesen en coche, con el consecuente peligro para ellos mismos y para los demás.

Aizkora dijo...

nosotros es que siempre hemos sido muy raritos, y uno se llevaba el coche y no bebia.
en serio!!
:-9
feliz finde por las montañas, muas

Mer dijo...

Yo tengo botellón abajo de casa cada noche, y te prometo que nunca he visto nada mas decadente, (además de que me llegaron a agredir al querer entrar en mi casa). Creo que la historia pasa por mostrar que es una sociedad responsable, adulta y hay oportunidades para todos. Menos borracheras habría, y mas gente trabajando y diviertiéndose de otra manera.

Importante: Mientras uno se está emborrachando, hay otro que está sacando un software impresionante, una colección de ropa, o se está hartando de vino, pero del bueno.

Pd: Aclaro que si bien no era botellonera, porque no se llamaba así donde vivía, nos hemos ido siempre y mucho, de fiesta y como dices: sin molestar a los vecinos, ni vomitar, ni hacer el idiota, ni dejar todo hecho un asco).

Buen finde a todos!

Lara dijo...

Pues yo que he sido y a veces sigo siendo botellonera haría más bares para "hacer botellón".Al menos en zgz existen bares específicos dónde se va a beber y la bebida por eso no es nada nada cara. vale que te saldrá mejor si la cmpras en un super,xo vaya...así ni pa unos ni pa otros!entiendo a los vecinos,xo también entiendo a los jóvenes!


BESOSS

Miss B dijo...

jajaja yo estuve en ese botellón de la plaza de azcárraga!!!

es que mi primo es teenager y le acompañamos hasta allí. las niñas vestidas como de gala para luego caerse por el suelo borrachas, los niños embrutecidos. de repente, una cosa que me dio mucho miedo, que se ponían a gritar todos juntos sin motivo alguno, como una manada. no se si era porque veian a algún policía.
yo igual soy una carroza, carreta carrozona, pero el botellón que hacía yo era igual de cochino pero un poco más hippy. esto es mucho más agresivo. y me da rabia sobre todo en esa plaza porque era mi plaza favorita de coruña, hasta que ha sido invadida por el botellón.

no se si hay solución. en madrid lo prohibieron y todavía hay resquicios, pero por lo menos no en las plazas principales. por lo menos que lo controlen en el centro y que no dejen que se creen esas aglomeraciones.

FAUNA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jose_airam dijo...

Pues yo creo que la gracia está en la variedad.Yo hay findes que voy de botellón,y aquí en madrid si que lo tenemos prohibidísimo(de hecho,pronto me prescribe una multa por hacer botellón).A mi hay findes que me apetece estar en la calle con mis amigos,sin tener la necesidad de escuchar la música a decibelios imposibles y no aguantar aglomeraciones.Pero también hay otros findes que quiero entrar en un sitio y pago las copas que me apetecen.
El problema yo creo que está en el consumo de alcohol de los jóvenes,y no en el problema de molestar a los vecinos.Que ya sé que se les molesta,pero si se llevara el botellón a las afueras se solucionaría ese conflicto y se crearían otros.
Y yo no se lo que pasará en otras ciudades,pero en madrid solo se va a por lo jóvenes.Y me explico.En parques como el tierno galván,el del oeste,en la casa de campo o en cualquier parque de barrio están a las 5 de la tarde inmigrantes y mendigos bebiendo sin esconderse y emborrachándose.Y están a la luz del día,en unas horas en las que los parques están llenos de niños y dejan la misma basura que el resto.Y nadie dice nada...
Chema dixit

María dijo...

Caramba, reconozco que vuestra aportaciones me parecen fascinantes!!!

Veo que en el fondo todos somos capaces de entender la difícultad que lleva implícita tratar con una sector, el adolescente, que es contestatario por propia definición.

Venga, proponed soluciones!!!

lamari dijo...

a mí me encanta lo de la prohibición, me gusta que los jóvenes que quieran ser malos se lo tengan que currar, como dice miss b no hay nada más atroz que el botellón de ese de ahhahahhahahhahhhaaha con voz estomacal.
Yo vivo en pleno centro de Madrid, en una calle con bares y no soporto el fenómeno berrido.

Anónimo dijo...

A ver, yo soy de botellon a mis 28 tacos y la mayoria de las opiniones que he leido hablan de problemas como la suciedad y el comportamiento de los jovenes, a ver la suciedad al menos en Granada no era un problema, porque el servicio de limpieza municipal dejaba las plazas donde se hacia botellon como los chorros del oro a las 6 de la mañana, en cuanto al comportamiento de los jovenes, pues que quereis que os diga, por lo que describiis gritos, niñatos que se ponen gallitos.... eso no es culpa del alcohol sino de los jovenes que realmente son asi los 7 dias de la semana aqui los llamamos tronis, chaniris... enfin creo que todos sabemos de lo que hablamos niñatos con la moto preparada con su buen tubarro, con los pelos de punta y escupiendo en la calle cada dos pasos. Aqui en Granada no se ven tanto ya que Granada es una ciudad universitaria, tenemos 200000 habitantes y 85000 universitarios asi que los jovenes civilizados son mayoria y los niñatos se van a las discotecas de los pueblos del cinturon. Tengo que decir que tras muchos años de quejas vecinales el ayuntamiento opto por habilitar un espacio para hacer botellon, el famoso botellodromo, y he de decir que ha sido un exito total, porque esta cerca del centro pero en un sitio donde no se molesta a nadie y ademas acondicionado con servicios, contenedores, policia.... en fin yo voy todos los fines de semana y tengo que decir que no he visto nunca gente vomitando, ni problemas mas alla de los que hay en cualquier disco. En cuanto a lo del precio de las copas en los bares, yo creo que no es ninguna solucion, ya que yo, al menos, hago botellon no por el precio de las copas sino porque es el momento de la semana de quedar con mis amigos para hablar un rato y hacer vida social, alli esta todo el mundo y al final siempre nos encontramos con algun conocido que no veiamos desde hace.... ademas de conocer gente nueva. En fin como veis yo soy pro-botellon ya que en mi caso es como una tradicion ya son mas de 12 años de botellon y no me he vuelto ningun alcoholico ni nada parecido, siento la parrafada pero es un tema que me interesa, un beso.