PEQUEÑAS GRANDES COSAS QUE ME HACEN FELIZ

No sé cómo anda la cosa en vuestras vidas, pero en la mía el otoño se ha instalado con fuerza ayer lunes.

Han bajado notablemente las temperaturas, anochece bastante antes y llovizna.

A pesar de que desde que vivo con mi chico el otoño no me parece tan deprimente –la idea de quedarme en casa acurrucada en el sofá viendo una peli es más agradable con él a mi lado, claro- sigue pareciéndome una estación algo tristona, que, a mayor abundamiento (my grandma dixit), este año ha hecho coincidir su entrada con una época hormonalmente nefasta.

Por eso, y a instancias de mi buena salud mental, he decidido elaborar la lista de

ESAS 16 PEQUEÑAS COSAS QUE TE HACEN SENTIR BIEN, INCLUSO AUNQUE SEA OTOÑO

1.- Sentarte en el sofá con una buena copa de vino y el último Vogue.


2.- Dedicar una tarde entera a limpiarte el cutis, arreglarte las uñas y mimarte en general.


3.- Cambiar de perfume. Esto incluye ese momento tan agradable de la búsqueda del aroma perfecto para tu piel.


4.- Calzarte unos zapatos maravillosos porque sí.


5.- Quedarte dormida en brazos de tu chico mientras ves una película.


6.- Comenzar un libro por puro aburrimiento y descubrir en la página 10 que te emociona, te encanta, te atrapa.


7.- Quedar para tomar un café con unas amigas y cotillear sin piedad.



8.- Que alguien te agradezca el trabajo bien hecho.



9.- Que un amigo se acuerde de ti y te llame sin motivo alguno.


10.- Pasar por delante de un escaparate y encontrar “esa camisa” que viste a esa chica que tan bien viste… a un precio más que aceptable.



11.- Que un hombre guapo te mire y te sonría por la calle.


12.- Rescatar un modelito de la pasada temporada y comprobar que te sienta genial.




13.- Salir a tomar algo cualquier tarde y encontrarte que tanta gente conocida y querida que se re haga imposible no prolongar la noche.


14.- Una partida de trivial, pictionari, movies o cualquier otra variante con la pandilla de amigos. Si es en dos bandos, más divertido todavía.




15.- Que alguien te diga lo guapa que eres, lo mucho que te quiere, o simplemente te bese.


16.- Que alguien te haga un regalo, simplemente porque sí. Aunque sea un detalle pequeñito, como preparar una comida que te guste mucho o regalarte unos bombones.


Este es mi listado básico, pero se me ocurren mil cosas más que hacen la vida diaria un poquito más agradable.

¿CUÁL ES VUESTRO PEQUEÑO SECRETO PARA LA FELICIDAD? ¿QUÉ PEQUEÑAS COSAS OS HACEN SENTIR BIEN?

29 comentarios:

La Divina dijo...

Hi sweet,

Una vez more un post vibrante, íntimo y genial. Me encanta leerte, y en ocasiones me pregunto cómo me puedes apasionar tanto siendo absolutamente distintas.

Adoro el comienzo del otoño, las parties pre-navideñas, el no morir de calor por las streets, multiplicar por tres el número de prendas que puedo llevar...

Vale, lo confieso, la única estación del año que detesto es el Verano, especialmente en Spain.

Thanks por ser como eres, tu sensibilidad es sencillamente exquisita.

Besis, take care.

María dijo...

Divina, no sabes cómo me alegra verte por aquí!!!

Of coruse, darling, somos mega distintas, y yo creo que en eso reside el encanto de leernos. Adoro tus post porque siempre me resultan pequeñas novelas apasionantes.

Creo que lo que verdaderamente tenemos en común you & me, y desdel uego casi tod@s los demás bloggeros de este crículo, es que somos ante todo gente APASIONADA.

kisses & more, darling!!!

La Divina dijo...

For el amor de God, gracias a you por regalarnos tus posts, me confieso mega adicta a ellos. Y me temo que yo ademore de apasionada soy vehemente, lo que me lleva en ocasiones a visitar aristas de la life un tanto borderline.

Sabes que te adoro, y me encanta que seamos tan diferentes así podemos nutrirnos la una de la experiencia de la other. Thanks, and more besis.

P.D.: Cuidado, que no somos lesbianas en absoluto, aunque al less yo opino que son las more inteligentes, puesto que no hay nada más divino que nosotras y ellas se aman entre ellas.

lucus augusta dijo...

Llegar a casa después de trabajar y quitarme la ropa y ponerme cómoda, mis zapatillitas, mi pijamita y batita y hacerme una cena rica, plantarme en el sofá y ver la tele o conectarme a internet o simplemente hojear la última revista que me haya comprado; ir de compras y encontrar un trapito sexy ideal para el próximo finde; arreglarme, maquillarme, sin prisas, disfrutando de verme en el espejo y decir bien!; despertarme el sábado sabiendo que es sábado y puedo hacer lo que me de la gana; tener un plan superapetecible en perspectiva y disfrutarlo ya en la mente; ver una película que me impacte y recordarla para siempre; sentirme deseada y mimada; acostarme con la conciencia tranquila. Qué tal? y sólo para empezar!

Loca por las Compras dijo...

Me encantan esos pequeños placeres que tan bien describes: sentarme en una terraza de la plaza de Segovia a tomar café, después de las clases (hce un par de añitos ya), pasear por la calle y sonreír a un conocido sólo de vista (no esos pelmazos que te paran), llegar al portal de casa justo cuando empieza a llover... cientos de cosas que son las que salvan un día, en realidad.

Ahora mismo tengo el Cuore estilo esperándome en el sofá y, como tengo un puntito de pécora, espero que pongan verde a Scarlett en alguno de sus estilismos. Hasta las mujeres perfectas tienen fallos, ¿no?

jose_airam dijo...

Vaya,a mime encanta leer los blogs y llegar a casa y ver los comentarios a mis posts.Me gusta hablar,muuuucho,de todo y con quien sea.Y debatir de algún tema controvertido.
Pensar que algo no te va a quedar bien y que te siente como un guante.
Cenar en la calle.
La navidad,el momento de decorar la casa rústica de mi madre con la ayuda de mi abuela y abrir los regalos el día de reyes.
Irme de cañas con gente y taparme con una manta en el sofá.
Divina,yo también odio el verano!!
Besos!
(y gracias por los ánimos maría)

pinkocha dijo...

Encontrar justo lo que buscabas, y que aún encima sea barato, releer tu libro favorito y que te guste aún más que la primera vez, descubrir a los 28 que tienes las piernas bonitas, pasear por la Ciudad Vieja un día de lluvia y darte cuenta de que vives en la ciudad más bonita del mundo.

Rro dijo...

Jo María, casi se me saltan las lágrimas tontamente por emoción de esos momentillos... yo suscribo y comparto todos con cero pegas!

A mí los momentos otoñales no sé bien si me provocan melancolía, tristeza o ñoñería... pero sé que estoy más sensible seguro. Efectivamente camuflarme del frío acompañada de mi novio no tiene precio, y es de mis sensaciones preferidas...

A mí me encanta llegar a casa, quitarme los zapatos, ir a la cocina, ponerme un vinito y sentarme a charlar con algún hermano mío o con mi madre de lo que sea... siempre me sacan sonrisas porque son amorosos y eso me hace super feliz!

Además estoy contigo en que cualquier detallito que no te esperas (llamadas, regalitos, notas...) cualquier cosa, me hace hiper feliz!! Cuando mi novio duerme en mi casa, y como siempre se levanta mcho antes que yo... el día que me ha dejado un mensajito en el espejo me hace tantísima ilusión que sé que sólo por eso el día ya merece la pena!!

Jo, paro porque me enrollo pero estas cosas (y en pleno otoño) me ponen súper tierna...

Me ha encantado tu post, en serio!!

María dijo...

Chicos!!!

Qué bonito todo lo que decis!!!

Me parece genial descubrir que estos "momentillos" salvadores no son exclusivos de mi familia!!!!

Ayer descubrí otros dos, que ni si quiera se me habían pasado por la cabeza:

1.- Salir de un concierto bajo la lluvia y de camino al coche tropezar con una tasca literalmente perfecta en la que terminé cenando entre risas y buen vino con mi chico.

2.- Contarle a mi chico que me quiero dar un "capricho" (quiero una agenda electrónica) y que él se ofrezca a ayudarme a escogerla... y al final termine pagándola!!!

BACCI dijo...

1.- q mi niño venga corriendo,me abrace y me diga q me quiere

2.- Acurrucarme en la cama con mi marido y hablar y reir (tapados xa no despertar al gordito) hasta las tantas.

3.- despertarme unos minutos antes q mi niño y poder estirarme a gusto

4.- Antes de casarme, ahora es imposible, sentarme delante de la ventana a oscuras y ver una tormenta.

mala dijo...

hummmmmmmm creo que todas habeis dicho algo que ha mi me apasiona! ya lo he dicho mil veces el otoño es mi temporada! me encanta todo lo que este tiempo conlleva! me encanta salir de casa abrigada pero sin abrigo, me gusta levantarme y ver el suelo mojado por el rocío, me encanta el sonido de la lluvia, me encantan las mantas!! jeje, adoro el momento de poner el edredón que huele a recién salido del tinte! me gustan los días nublados! por que sí porque el otoño es genial, pero no tanto como tu!

gracias por tus postS!

besosssss

María dijo...

Jo, Mala, qué guay verte de nuevo por aquí!!!!

Ves, otra de esas cositas que me encanta!!

Gracias!!

Lucy dijo...

A mi también me encanta el otoño. Me gustan esos días que casi hace frio pero al sol se está de maravilla sintiendo ese calorcillo en el cuerpo mmmmm
Las tardes de lluvia en el sofá con la mantita...

Me encantan tus post, siempre muy interesantes

Besiños

aunqueyonoescriba dijo...

Yo llevo fatal el comienzo del otoño, sobretodo este año que no me ha dado tiempo a pasar calor, Gracías por recordarme que SIEMPRE, hay pequeñas grandes cosas que nos hacen sonreir

nüSh... dijo...

No puedo estár más de acuerdo

Aizkora dijo...

yo soy muy de invierno asi q yo no noto el cambio de estacion, salvo por mi lesion en la espalda q se vuelve contra mi en esta epoca...
a mi me encanta despertarme un rato antes de q toque el despertador y estar ahi, calentita, debajo de mis mantas, pensando y medio soñando aun...
me encantan las duchas calentitas, las aprecias mas q en verano q todo te da calor... me gusta hasta secarme el pelo!
me encantan los abrigos y las botas altas, eso hace q me preste mucho mas esta estacion...
y por ultimo me encanta ver llover, mojarme, ir al capo a pasear y resbalar los pies entre las hojas...
en fin, soy fan de esta estacion, asi q animo, q hay muchas cosas buenas en ella!
y en ti ;-)

Mer dijo...

lo que te sonria el chico guapo por la calle me llegó al alma...Es tan cierto..!

Una pequeña cosa que me encanta: comprar el diario el miercoles, que viene el suplemento de cultura y leermelo de pi a pa tomando un café con leche y un croissant (si es integral, mejor). besos! :-)

María dijo...

A mi no es que no me guste el otoño, es que me pone un poco como melancólica el cambio.

Pero luego la estación en sí me gusta, sobre todo porque me encanta la vidilla cultural -conciertos, exposiciones, coloquios...- y en otoño son mucho mejores y más abundantes.

Otra cosa que me chifla: que te pille el chaparrón de camino a casa, entrar, y darte una larga ducha caliente... es algo super agradable.

Y otra cosa mas: cuando empiezan a celebrarse fiestecillas "pre-navideñas". Eso de "como en navidad no tendré tiempo, mejor quedamos ahora". Me chifla!!!!

teiddana dijo...

¡Cuántas cosas agradables!, afortunada la que pueda hacer dos o tres de ellas. A mí si me gusta el otoño, aunque al final lo más importante es la situación personal, si es buena te da igual la época del año.

lamari dijo...

la verdad es que sólo encuentro placer en las cosas pequeñas...
no hay cosas grandes en mi vida,vaya por dios.
desayunar en el bar de los manolos de mi barrio los sabados y domingos con el periódico.
cantar la cabecera de los soprano
tener reuniones en el centro de madrid y darme un paseo un rato antes con la ciudad vacía en un día de diario.
darme abrazos con la gente...
deberíamos escribir todo esto en nuestros respectivos en un post deddicado a ello...
sí, si

nine dijo...

el otoño es mi estación favorita, también contrapuesto al verano que me agota.
Empieza a hacer frío, pero todavía el sol calienta. Me gusta taparme con el edredón los sábados por la mañana, sin agobios, y que mi chico me avise cuando el café ya está listo.
El olor a tierra mojada en la casa de mis padres, a humedad después de un chaparrón, el aire limpio que llena mis pulmones.
Tumbarme en el sofá con mi chico de la mano y la perra a los piés, disfrutando de una buena peli.
El olor de las castañas. El tacto de una bufanda en el cuello
Salir a ver a los amigos, y compartir unas risas, y las salidas a los Montes de Málaga para comer en los días de sol, pero con el viento fresco... Tantas cosas....

Beatriz dijo...

Hola María,

actualmente vivo como a 10.000Km de casa, asi que me hace muy feliz...

cuando oigo la voz de mis sobrina que me pregunta, tía cuando vuelves?
cuando tengo un e-mail de mi hermana, contandome pequeños cotilleos que nos encantan..
cuando hablo con mi madre y me cuenta que ha hecho arroz al horno, y siento que casi lo saboreo..
Cuando leo el espacio de alguna amiga y veo que me ha dedicado un album de fotos...

Sabes desde la distancia, hay millones de cosas que me hacen sentir bien..leer tu blog también

María dijo...

Beatriz, no sabes la ilusión que me hace contribuir un poquito aunque sea a que alguien sea algo más feliz.

Yo tb he vivido lejos de mis seres queridos, y cuando estás en esa situación hay una cosa que puedes vivir que nadie más puede: el regreso. Ese momento es icnríble, aunque solo sea para unos días. Es alucinante, en serio, disfrútalo!!

Felisberto Ruiz dijo...

Super emotivo el post y no me habia dado cuenta de esos pequeños detalles. Comparto la idea con 3,5,10,12 y 15. En fecto de tus emjores posts. Abrazos!

lola dijo...

Hola, soy nueva por aquí, me ha gustado mucho el post, y es que los pequeños detalles son los que dan sabor y valor a la vida. Aquí, vivo en Canarias, no tenemos muchas diferencias climáticas, pero trasladando las pequeñas cosas a los fines de semana, me encanta acurrucarme con mi marido en el sofá y ver una película, incluso a veces comparto su pasión por el fútbol, a fin de cuentas él se queda muchas veces compartiendo conmigo películas o series que se que no le gustan en absoluto, o darnos un paseo por la avenida, y cuando llueve, cosa que sucede muy de vez en cuando, me encanta ver resbalar el agua por los cristales.
Saludos!!

unrinconcitoenelmundo dijo...

Estas si que son cosas por las que merece la pena levantarse por las mañanas!!! A mí me encanta quedar una vez a la semana con una graaaaan amiga mía, irnos a almorzar y no dejar de ver ropita durante toooda la tarde.
¿Qué hay de la vuelta a casa? ¿De cuándo ya no vives en la misma ciudad que tu family? Me encantan los reencuentros en Málaga con mis papis, mi perro y mis amigas. En verano aún me gusta más volver a casa porque me esperan días de playita, q anda q no se echa de menos aquí en los madriles...
Y ya que empieza el frío, me resulta simplemente genial saberme protegida de la lluvia metida en casita, y oírla caer mientras me acurruco en la cama.
Y por último pasar las tardes con mi chico me vuelve loka!!!

Besis y genial tu blog!!!

nawja dijo...

Me ha encantado el post, es genial!

Me quedo con que te agradezcan el trabajo bien hecho, eso lo veo esencial.

Y salir sin ningún plan especial y encontrarte con alguien con el que pasar una noche largaaaa ¡me encanta! Son las mejores noches!

Un besito

M. dijo...

Madremía, qué post tan gráfico y qué bonito y cómo me ha encantado :D

Añado la gastronomía típicamente invernal: los purésdeverduras calentitos, las sopas calentitas, las castañas asaditas, las setas!!! *yum yum* Y disfrutarlas en buena compañía :)

Usar abrigos!! y chaquetas!! y cuellos altos!! y bufandas!! botas bonitas!!viva la ropa para los días fresquitos!!

Ir al cine con tu partenaire,cargados de palomitas y chocolate negro, y al salir cenar agusto en un sitio con calefacción mientras afuera hace un frío de muerte.

Las duchas calientes que te dejan la piel roja (que le den por saco a la flaccidez, JA!!), el vapor del cuarto de baño, envolverse en albornoz y toallas para secarse y estar así un ratito mientras lees una revista/libro chachis.

Ay, cuantas cosas....

Saludiños!!

Jackie O. dijo...

jo, pues yo me siento solísima en otoño. lo que más me gusta es darme un baño caliente y encender una vela