DECO-OBSESSION

Anoche mi chico y yo invitamos a una cena en casa a un amigo. Fue una cena distendida y de conversación, en la que inevitablemente terminamos hablando de mi visita a las rebajas de ayer tarde.

No os asustéis, que no voy a hablar de colas interminables, ni de locura fashion en los probadores, ni de tirones de pelo a la busca y captura de la mejor de las prendas.

No, lo que a mi amigo y a mi chico les resultó curioso de mi visita a las rebajas es que fui a comprar… toallas.


Sí, habéis leído bien. Toallas. Y no porque no tuviéramos, que sí teníamos. Ni si quiera porque estuviesen echas polvo, que algunas sí, pero otras están nuevas. Yo me planté en Zara Home ayer tarde para comprar toallas porque una de las manías más terribles que tengo es que me pone muy nerviosa que las cosas no hagan juego.

Cuando nos mudamos, adoptamos todo tipo de toallas y juegos de nórdico y sábana. Algunas nos las regalaron. Otras las compramos –baratitas, porque entonces no teníamos un duro- y el resto simplemente las acogimos.



Con el resto de las cosas de la casa sucedió exactamente lo mismo. Teníamos un sofá cama –que aún conservamos por si alguien pide asilo político, algo que sucede con bastante frecuencia- tremendamente incómodo y con un estampado terrible –ahora cuenta con una bonita funda en azul tinta-. La vajilla sencillamente daba terror. Los vasos es caso aparte, porque todo el mundo nos regaló vasos. Parecían creer que éramos alcohólicos, o simplemente asegurarse el recipiente en las fiestas que, evidentemente, se han ido sucediendo.

El caso es que, según ha ido pasando el tiempo, hemos ido mejorando la estética de la casa.



Ahora tenemos un sofá comodísimo y super vanguardista. Y las sábanas hacen juego con los nórdicos. Ni una bajera blanca más, lo juro. La vajilla de peras y flores –qué terror, señor- ha sido sustituida por una vajilla de porcelana blanca cuadrada, preciosa y muy moderna. El salón cuenta con nuevas estanterías para los cientos de libros y discos que atesoramos. El cuarto de baño tiene ahora un enorme espejo de acero, un mueble de cajones precioso y hasta una báscula de cristal. Hemos cambiado los colgadores. Y hasta hemos comprado un cuadro –mi regalo de reyes- que hará las veces de cabecero de cama, una de esas cosas que siempre he querido tener.

Pero las toallas seguían como siempre. Y cada mañana, la mirarme al espejo, me encontraba con una sucesión de colores y texturas que no soportaba, Una amarilla, otra con cenefa de flores azules, una más blanca…



Y ayer me dije “se acabó, ha llegado el momento de que nuestra casa cumpla la mayoría de edad”. Me lié la manta a la cabeza y me hice con cuatro juegos dobles de toallas (dos de ducha, dos de lavabo, una de suelo), de algodón rizadito y super jugoso. Son lisas, enormes, esponjosas y de colores vivos. Y las adoro.



Pero a mi chico y a mi amigo les ha parecido super curioso que unas toallas me puedan parecer la mejor compra posible en rebajas. Para ellos, una toalla es una toalla. Y si no hacen juego, da igual.



La conversación de anoche me ha hecho reflexionar. Porque siempre he sabido que soy maniática, y que la estética me importa mucho, pero anoche llegué a plantearme que lo mismo estoy mal de la cabeza y ni lo sé, oye.



Y lo digo porque…

.- No soporto que, al poner la mesa, los platos, vasos o cubiertos no hagan juego.
En casa hay más de un juego, y cuando la mesa la pone mi chico, los combina indiscriminadamente. Yo prefiero poner los dos vasos del mismo juego, los platos de la misma vajilla, y los cubiertos con el mango del mismo color.


.- No soporto que las sábanas bajeras sean de un color incombinable con el del edredón. Ya sé que no se ven, pero yo las veo. Es algo así como lo de la ropa interior. No se ve, pero yo sé que las tengo.


.- No soporto que los cojines y mantas del sofá no tengan nada que ver con el resto de la decoración del salón. Los he ido escogiendo poco a poco, a medida que iba encontrando los adecuados.


.- No soporto dormir con cualquier cosa. Mi cajón de los pijamas está lleno de pantaloncitos con camisetas a juego, camisones ideales y coulottes de colores. Eso de dormir con la camiseta vieja no es para mi.


Después de analizar todo esto, y de que mi chico y me mejor amigo me mirasen con cara de “estás loca pero te queremos igual”, he empezado a plantearme…

…¿SE PUEDE SER UNA FASHIONISTA DE LA DECORACIÓN?


¿ES NORMAL DARLE TANTA IMPORTANCIA A LOS DETALLES DE UNA CASA?


¿SOY UN BICHO RARO POR HABERME FUNDIDO EL PRESUPUESTO REBAJIL EN TOALLAS?

41 comentarios:

Uma dijo...

Mariá: eso es fundamental! es estupendo que te ocupes de la estetica de la casa porque eso contribuye al equilibrio mental.LA estetica es necesaria, si no acabaremos comiendo de las latas y usando de ceniceros las latas de Coca cola.La mesa debe estar puesta bonita, la cama debe apetecerte meterte en ella.!Yo he pedido toallas por Reyes! y de Zara Home ...es muy sano eso que haces,Equilibrio estetico= equilibrio mental..(buen olor en casa, detalles, flores)

marta dijo...

Tu lo que eres es una perfeccionista la mar de molona. Cuidas los detalles como lo hacen UMA y Deluxe y son unas de las cosas que más admiro de ellas xq no solo lo hacemn pensando en ellas sino para ofrecerselo a los demás y eso dice mucho de las tres

teiddana dijo...

Para nada eres un bicho raro María. Lo que pasa es que a los chicos esas cosas les dan igual. A mí también me encanta la decoración y la ropa de casa, sobre todo las sábanas (Agatha Ruiz de la Prada, Benetton, Pernas, Zara Homme...) que sean de colorines y muy alegres.

María dijo...

Uma, qué alegría me da saber que no soy la única!!!

Yo lo veo como tú. Aunque paso
poco tiempo en casa por motivos laborales, me gusta la sensación de mirar a mi alrededor y ver cosas que me gusten.

Soy uan ferviente creyente en eso de que el entorno marca el carácter y el estado de ánimo.

María dijo...

Marta, qué bonito eso que dices!!!

Me gusta la idea de que los demás agradezcan "mentalmente" eso de que nuestra casa sea bonita.

Esta nochevieja hicimos una fiesta en casa, y vino gente que nunca antes había estado en ella. Una chica que se dedica a la decoración de interiores alabó el salón... y yo estaba tan orgullosa que no cabía en mi!!!

María dijo...

Teiddana, nuestra ropa de cama es como la tuya, de colores vivos y brillantes. Y me gusta la sensación que provoca, como de vitalidad.

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BACCI dijo...

maría ¿quieres redecorar mi ropa de casa?????. me pasa como a tí con las toallas y ahora mi cuñada me ha regalado un mantel q no pega ni en coña con mis platos (e matel naranja con rayas d colores y mis platos blancos cuadros con una amapola roja en todo un borde) uff

María dijo...

Bacci, oye, yo encantada. Pero que además lo digo de verdad.

Tú dime el presupuesto, el estilo que te guesta, y yo te lo encargo todo, que a mi lo de decorar la casa me vuelve loca.

El mantel tiene salvación!! el naranja y el rojo no son tal terribles si directamente abusas de ellos. Prueba a poner servilletas rojas, como la amapola, y vasos con rayas rojas y naranjas (en Pórtico lo tienes, el juego de 6 a menos de 10€). Ya verás como no queda tan mal.

Raquel dijo...

Las toallas son fundamentales! Ay, cúantas casas he visitado, maravillosamente puestas y que tenían unas toallas llenas de manchas de lejía, y tiesas como la mojama!!

María dijo...

Ay, Raquel, lo de las toallas tiesas es superior a mis fuerzas!!!

Mi suegra, por ejemplo, que son muchos en casa, las coloca todas con la misma cenefa -que me parece que queda monísimo-, blancas impolutas y super suaves, que yo no sé con qué las lavará, porque a mi no me quedan así!!!

Y luego está mi abuela, que le regalas cien toallas ideales, pero ella sigue usando una de cuando Franco era Corneta, con un color indescriptible y como con relieve... y amojamada, más que una momia egipcia... no lo entiendo!!!

Vistiendo a Candela dijo...

Ay María como me reconocí en tu post de hoy, a mi me pasa exactamente igual que a ti en todo lo que describes, tengo fundas de nórdico que no uso porque no tengo bajera a juego, y me pone emferma cuando vamos a cambiar las sabanas de la cama y mi chico aparece con las fundas de almohada de un juego, la bajera de otro y la funda de otro!!!! cuando le pregunto si le parece normal combinar así? me dice que estoy completamente chiflada.
Cuando me fuí a vivir con el nos regalaron infinidad de toallas y manteles cada cual más feo, fíjate que me compré un mantel en Pórtico y era el único que usaba hasta que me fuí haciendo con más.
Despues de este rollo que te solte entenderas que no eres la única loca?¿?¿ y que se puede ser una fashionista de la decoración.
Un bico guapisima.

thesil dijo...

No te preocupes esas manías y otras de ese estilo las tenemos muchas. En mi caso, mi chico también es maniático en este sentido pero claro hay que tener en cuenta que su trabajo está muy relacionado con el interiorismo.
Besos

María dijo...

Ay, por dios que alivio.

Candela, en serio que yo cuado veo que me mira con esa cara de "qué locas estás, nena", me quedo muerta.

Ayer con el tema de las toallas la conversación fue más o menos así:

EL: ¿Y por qué has comprado tantas?

YO: Porque ahora todas las toallas que estén colgadas en el baño harán juego.

EL: ¿y entonces qué pasa, que las echamos todas a la vez a lavar, y ponemos otro juego?

YO: Pues claro, como con las sábanas, ¿o a caso lavamos la bajera un día y la de la almohada otro?

ÉL: Y qué más dará que una toalla sea verde y otra amarilla

YO: A mi no me da igual, me gusta verlas conjuntadas

ÉL: ¿Pero tú miras mucho las toallas o qué?

YO: Lo sufieciente como para que me importe que sean bonitas y hagan juego.

ÉL: Estás como una cabra.

MI MEJOR AMIGO: Estás fatal... pero bueno, hay manías peores, supongo.

YO: ¿¿¿¿¡0'00000''00''''''????

María dijo...

Thesil!!! Por fin un chico con las mismas manías que nosotras!!!

VOGUE dijo...

Te entiendo perfectamente, a mi me pasa igual. La semana pasada nos gastamos en Zara home un dineral en sabanas negras (un puntazo, no se que me dio, cuatro mantelitos individuales de mesa, un juego de toallas blancas, con sus borlitas colgando (seguro que las viste), una panera.

Que rara seria una chica fashionista, que pasa de su casa. Es necesario crear un hogar, y esos son los detalles que te hacen sentirte bien en ella.

Besotes!

María dijo...

Vogue, pues tienes toda la razón del mundo. Un hogar es una casa, pero llena de detalles. Y no me refiero sólo a detalles "estéticos" (que también)... quiero decir que cada cosa tiene su historia.

Cambiar el sofá fue una decisión cara e importante. La tomamos juntos y es "nuestro sofá". Lo escogimos, lo disfrutamos... y con el resto igual!!

Yo ayer le decía: si me importa que el coulotte haga juego con el sujetador (que sólo los vemos tú y yo), como no me va a importar que las toallas sean bonitas, si todo el mundo que venga irá al baño!!!

IBI dijo...

jajja me ha encantado leerte nena!! jajaja!!

es normal no te preocupes que no necesitas ir al medico a mirartelo ejjeje.

a mi también me mola tener a conjunto todo!

María dijo...

Ibi, yo ya sabía que tú eras de las mías!!

Si ya se te ve en tus fotitos, que tú eres de detalles

aunqueyonoescriba dijo...

pues anda que no tiene que molar dar un paseo por tu casa.
Yo soy un desastre lo asumo, pero reconozco que cuando voy a una casa me fijo en esos detalles, que me encantan aunque yo no sea capaz de llevarlos a cabo

María dijo...

aunqueyonoescriba: Hombre, pasear, pasear, no sé si podrías, porque es un apartamento no demasiado grande... pero puedes pasarte cuando quieras!!

Yo me reconozco admiradora de los detalles. Siempre tengo un jarrón con bambú y ambientador en el mueble de la entrada, y kleenex en cada habitación de la casa, en sus cajitas de colores, prar que no se vea la fea caja de cartón que los contiene.

En el salón hay una cajita de madera con caramelitos de colores para que todo el mundo pueda cojer cuando quiera...

Yo creo que lo que pasa es que me encanta ser la anfitriona...
dios mio, soy una maniática!!1

Aizkora dijo...

yo reconozco que tb soy una maniatica de la decoracion, pero en los platos soy una rara: mis suegros tienen platos (todos bueno) que compran en una tienda que vende platos sueltos de juegos que se les decabalan y me encanta!!! no tienen dos platos iguales, y eso me chifla!! luego lo demas, si, perfectamente puesto, pero los platos a lolococo!!
un besote

María dijo...

aizkora, es que a veces depende mucho de cómo sepas combinarlos.

Yo por ejemplo tengo "media" bajilla de Sargadelos, que me regaló el propio Isaac Díaz Pardo, fabricada a base de restos de colecciones.

Los platos tienen todos la misma forma y estilo, pero diferentes dibujos, y te aseguro que la mesa queda ideal si los colocas sobre un mantel de colores fuertes y con copas o vasos lisos y minimalistas.

Lo importante es que no sea algo "dejado". Que esté pensado con cariño para que "quede bonito".

Aizkora dijo...

claro! son todos de formas muy parecidas pero cada uno con su estampado diferente (desde rosas hasta barcos pasando por todo lo que te imagines) con un mantel de un solo color y copas lisas (que es como suele ir) queda muy bonito!!

_noe_ dijo...

Y qué hacemos con todos esos regalos (algunos feos de narices)??? Ainss...que penita dejarlos ahí en el trastero, no?? A nosotros nos dan el piso este año y estoy llenita de cosas regaladas, heredadas o "pasadas" de familiares y amigos que tendré que tener a mano para el día que ellos vengan!!!!!Por lo menos para ese día, no?? Ojalá pudieseis ver la salsera que me regaló mi abuela...
Bikos!!
Por cierto, hace ya tiempo que te leo, pero hoy se me ha dado por escribir... es que la decoración me vuelve loca!!!

María dijo...

Noe, gracias por el comment!! Deja más!!

Yo los regalos los agradezco enormemente, y, si puedo escaquer el cambio con frases del tipo "es que tengo uno ya muy parecido" o "el tamañao me va fatal", lo hago.

Si no hay más remedio que quedártelo... bueno, pues a un estante del armario de la cocina, y cuando venga la visita lo sacas... y mientras, escondidito, que no perturbe la paz zen de tu hogar, jejejeje

lamari dijo...

no estoy nada de acuerdo contigo!!!!!!!!!!
en los tiempos modernos es todo tan barato que que las cosas hagan juego, es el equivalente a llevar bolso, zapatos y pañuelo y diadema del mismo color. Yo me he propuesto todo lo contrario. Poco a poco iré sustituyendo mi vajilla por platos cada uno de su padre y de su madre, y pienso hacer con todo lo demás lo mismo.
Y en cuanto a las toallas, rub lleva una para la playa de ¡barcrlona 92!, y habrán pasado un montón de años en las que ha sido un pobre mísero... pero ahora es el más molón de la playa!!!!.

María dijo...

Dí que sí, qué coño!!!

Mari, Rub es lo máximo. Ahora que se lleva el eterno retorno, su toalla de la playa es todo un acontecimiento social, fijo!!!

Y que conste que a mi me parece bien que pongas los platos diferentes... reconozco que es una manía mía, no de los demás.

Rebeca dijo...

No eres un bicho raro, y si lo eres...¡Ya somos dos!!! Yo tampoco soporto que las cosas de la casa no combinen. Yo combino la sábana bajera con la funda del edredón, por supuesto, pero a su vez lo combino con mi pijama y las toallas del baño. Que se le va a hacer, serán manías, pero a mí me sale instintivo.

Besos

María dijo...

Rebeca, eso es exactamente a lo que me refiero. Me encanta la sensación de entrar en una casa y sentir que ha sido "pensada" para ser exactamente como es.

Yo el pijama no lo coordino con los edredones porque mi ropa de cama suele tener varios solores, porque es estampada... pero procuro tb que si el edredón es verde, el pijama no sea rojo... definitivamente soy una maniática.

pinkocha dijo...

Ay, lo del mantel de Pórtico de "Vistiendo a Candela" me suena, porque yo es el úinico que uso, los demás son los tí`picos regalos y herencias que no pegan para nada. Y yo lo siento, pero estoy de acuerdo contigo en que se puede y se debe ser fashionista en esto de la decoración. A mí es un tema que me encanta, además creo firmemente que tu casa es un reflejo de tu personalidad,así como tu refugio, así que, obviamente, tiene que ir acorde con tus gustos y hacerte sentir cómoda.
Yo llevo un año en el piso nuevo y aún está sin acabar por lo que dices tú, prefiero ir poniendo poco a poco cositas que me convenzan y no sacar toda la morralla acumulada en ochenta mil mudanzas y hale!
Otro post súper divertido, gracias, nena.

María dijo...

Pinkocha!! Gracias por los piropos!!!

A mi me encanta eso de ponerme a decorar, de ir comprando cositas poco a poco... cuando nos mudamos -hace ya tres años, madre mia- compramos lo imprescindible, y luego hemos ido añadiendo cosas, sustituyendo otras... este año, con una entrada extra de dinero que tuvimos, nos agenciamos todo un baño nuevo -bueno, sólo muebles y eso, pero vamos, nuevo-, y mil cosas para el salón.

Mi siguiente inversión quiero que sea una buena televisión, pero con esto de vivir con un "gráfico" no le vale cualquiera, y la que le gusta "de calidad de imagen" es más cara que un piso en Alcobendas, así que tendrá que esperar.

NOS VEMOS ESTA NOCHE!!!

mala dijo...

jejej genial el post!

no eres para nada rara, de hecho miranos todas iguales! menos lamari que también tiene su razón!

hace dos años tire toda la vajilla de cristal opacado que sale en cuentame y que ahora es retro! jajaja

a mi me pasa que me encanta tener la ropa de la cama blanca y las toallas del baño blancas también!

pero luego tengo el baño de arriba que lo tengo en tonos de blanco a negro pasando por gris, me dio la neura y le puse cuadros rojos y azules, y ahora las toallas las tengo todas a juego, o negras o jaspeadas, o rojas o azules, no las tengo todas a la vista, pero si las tuviera irían genial con el baño. ni loca meto unas que no peguen!! jejej

la toalla de tu abuela yo la conozco! jajaja

un truco para que te queden suaves... los primero lavados hazlos sin suavizante! así no dejarán nunca de secarte, y usa siempre jabón líquido!

yo adoro zara home!!

lo que no consigo es que me queden blancas blancas, con el tiempo van cogiendo como manchas pero creo que es por que el mueble es de teka y suelta aceite o algo. Pero vamos yo no sufro por eso, cuando las veo que no estan como nuevas las tiro y compro otras!! yo tambien me he gastado verdaderos dinerales en rebajas!!!

con las vajillas me pasa igual, tengo la de diario y la de arreglados y son las dos lisas y blancas! y si pongo vasos en la mesa o copas, no soporto que no sean del mismo juego!

besossssss

María dijo...

Mala, ya veo que tú, de las mias.

yo opté por la ropa de casa de color para evitar precisamente que amarillease o se volviese gris, algo que me pasaba con la blanca aunque la cuidase muchísimo.

Yo creo que es porque no es como una camisa. Una toalla o una sábana tiene que aguantar mucho más roce de la piel, y el contacto con productos cosméticos constante (restos de jabón, cremas, ...) y por eso amarillean antes.

Me alegra saber que no soy la única que tiene una abuela con toallas de cartón!!!

Rro dijo...

Jajajaajja!!! me encantas!!

Yo estoy también como lcoa con la decoración este año. he rehecho todo en mi entorno, he movido todo, guradado , sacado y vuelto a guardar... estoy histérica!!!! al menos no me he fundido la tarjeta-.. algo es algo!!

María dijo...

rro, el momento "redecora tu vida" pasa por la mia cada 4-6 meses, aproximadamente, y aunque suele dejarme exahusta -y algo mermada en ahorros- lo agradezco mucho.

A mi me encanta reordenar las cosas, comprar detallitos que cambien el entorno,... esas cosas.

Bilbao-sansebastian-sisters dijo...

jajaja, me parto!!
me ha encantado tu post!! tu chico y amigo no me sorprenden.. por aqui conozco a otro que es igualito.
en fin, que cuando uno tiene su casita le gusta ponerla mona mona y que todo haga juego, asi que te entiendo perfectamente!! es como los muebles, no se puede mezclar nuevos modernos con viejos horripilantes no??
eso si, a mi las toallas nuevas no me secan bien y sueltan pelusilla... me da una rabia...
besos guapa

María dijo...

bilbao-sansebastian-sister: Yo las toallas las lavo dos veces antes de usarlas, para que sequen bien. Me da mucha rabia no poder estrenarlas recién compradas, pero...

Lara dijo...

Yo que aun no tngo casa propia no puedo opinar muxo sobre esto,pero los 4 años que he vivido fuera te aseguro que todo esto lo cumplía a rajatabla, y x culpa de kien???de mi madre,of course,que parece que no puede comer si los cubiertos no son iguales y la vajilla no hace juego!Y a mi me encanta, claro que sii!!!!

BESSSOS

María dijo...

Lara, el tiempo que pasamos viviendo fuera por estudios sirve de ensayo para que comprobemos en nuestra propia carne cómo seremos cuando nos independicemos totalmente. Y todo apunta a que tú serás de las mias, jejejeje

Anónimo dijo...

yo formularía otra pregunta: ¿cómo es posible que alguien tan estéticamente horrible pueda presumir y vanagloriarse de ser una tipa estilosa?
sólo una palabra que la define:
cutre.