Y YO CON ESTOS PELOS

Una vez escuché decir a Leonor Walting, en una entrevista concedida en el ya fenecido “Lo + Plus”, que estaba segura de que todas las mujeres tenían problemas con el pelo, y que eso era lo único que la consolaba en sus crisis capilares.

Ese día me di cuenta de que no estaba sola en el mundo.





Servidora se ha pasado media vida escuchando eso de “tienes un pelo estupendo”. Y supongo que si por “estupendo” la gente entiende “fuerte y agradecido” debe ser verdad, porque con la mil perradas que le he hecho en mis menos de 30 años de vida, es una milagro que todavía no me haya quedado calva.

Vereis, cuando era niña, tenía una larga melena castaño oscuro con reflejos color chocolate, llena de ondas naturales, pero disciplinada y muy brillante. Mi madre me peinaba con trenzas, coletas, media-melena, cola de caballo… y siempre lucía igual de mona.




Pero un buen día, sin razón aparente, a mi madre le dio un jamacuco de los suyos –es que mi madre era muy dada a los cambios radicales así, de pronto. Algún día os contaré esa historia-. Fuimos a la peluquería a la que iba entonces –“Disney”, se llamaba, qué dechado de imaginación, por Dior- y le pedí a la peluquera que me cortara la melena en una media melenita larga, como la que entonces llevaba la presentadora de mi programa favorito –que no recuerdo quién era-.





La peluquera hizo lo que yo le había pedido, pero a mi madre, al parecer, no le convenció demasiado el resultado. Me veía “mayor” (¿cómo se puede ver mayor a una niña de 6 años?). Así que, como no podía pedirle que me volviese a pegar los mechones cortados –las extensiones no estaban ni pensadas en 1985-, le pidió a la peluquera que siguiese cortando… un poco más… un poco más…

Cuando me miré al espejo tenía el pelo más corto que mi padre, y me vi taaaaaaaaaaan horrorosa, que no paré de llorar hasta que llegamos a casa de mi abuela. Y ni aún entonces me calmé. Me metí debajo de la mesa camilla y lloré amargamente hasta que me quedé dormida. No le hablé a mi madre en una semana.





Creo que ese fue el comienzo de mi extraña relación con mi pelo.

Después de aquello, la cosa ya nunca volvió a ser la misma. Pero afortunadamente mi cabello es sano y fuerte y crece muuuuuuuy rápido. Mi melena volvió a su ser, y así estuvo, oscilando entre la media melenita y la melena larga hasta los 15 años.






Eso de que “no hay 15 años feos” lo dijo alguien que no me conoció a mi entonces.

Cuando tenía 15 años estaba en plena crisis existencial, y mi pelo decidió acompañar a mi alma. Se volvió graso y rebelde, duro… y no había forma de hacerlo entrar en vereda. Fueron los años de “Sensación de Vivir”, de la falta de personalidad, del automatismo gregario… y supongo que fue todo eso lo que me impulsó a cortarme un flequillo terrible que convirtió mi cara redondita en una luna llena en toda regla, a parte, por supuesto, de llenarla de granitos.




Recuperé mi ser capilar un añito después, y mantuve mi media melenita de niña buena hasta que, en diciembre de tercero de BUP, un alien me poseyó… pero esta vez fue un alien bueno.

Estaba yo en casa, con mi madre, viendo la televisión. Serían las 6 de la tarde, más o menos. Y mientras yo ojeaba con pereza el libro de historia y mi madre se tomaba un café, vimos con estupor que en Telecinco emitían un anuncio de “Médico de Familia”, en el que salía una Lidia Bosch ideal con su pelo cortito. Mi madre me miró, yo la miré… y bajé a la peluquería inmediatamente.

A la mañana siguiente la mitad de la clase ni me reconoció.






Ese corte de pelo marcó mi vida, y lo digo completamente en serio. Me volví una mujer más segura, y consecuentemente más feliz, más sexy… si es que me miraba al espejo y me gustaba!!!, por primera vez en mi vida.






Desde ese momento, y hasta la actualidad, he pasado por todo tipo de fases, que más o menos se resumen en:

.- A los 17 descubrí la coloración no permanente –aquella que venía en espumas, que duraba dos días- y pasé una etapa super divertida probando todos los colores del mundo. Los rojizos eran los que mejor me quedaban, sin duda.

.- A los 18, terminando COU, me dió un arrebato y me planté mechas cobrizas. Juré que no volvería a hacerlo y he mantenido mi promesa. Fue un error como un castillo.

.- A los 19, en mi primer verano universitario, me entraron ganas de cambio… y me corté el pelo como un chico –parece que mi infancia no me hizo escarmentar…- Me arrepentí amargamente hasta que empezó a crecer.

.- A los 20 ya no me convencía el corte de los 16, así que probé con uno más cortito, tipo bob, con flequillo largo de lado, tapándome un ojo. Me quedaba idea, pero era incomodísimo, sobre todo las mil quinientas horas que pasaba en la facultad. Volví a mi media melenita corta, qué le vamos a hacer.

.- A los 21 empecé mis primeras prácticas y gasté mi primer sueldo en un abrigo de cuero –que aún conservo y que es sencillamente perfecto- y una sesión de belleza que incluyó manicura, pedicura y peluquería. Me encantaba aquel corte bob sin flequillo teñido de rojo “fuego de otoño”. Estaba sencillamente espectacular –lo que ligué ese verano-.

.- A los 22, de regreso a los estudios y sin un duro, dejaba que mi amigo Somo me cortase el pelo a cambio de unas cervecitas… y lo hacía bien, el tio. No es que fuesen mis mejores años capilares, pero los he tenido peores.

.- A los 23 quise probar cosas nuevas… y decidí recuperar la emoción del color y probé con el morado, con el azul, con el rojo, con el fucsia… renovarse o morir, vamos. Fue una etapa divertida, y no me quedaba mal, aunque ahora no me vería, la verdad.

.- A los 24 empecé a trabajar –en tv- y mi melena pasó a ser un “problema de empresa”. Mi jefe me quería rubia, y lo consiguió. Mi mejor amigo dijo ese día que no sabía si me parecía más “a una actriz porno o a una puta de barrio”. Volvía a mi moreno oscuro esa misma noche, y mi jefe no me echó. Debe ser que tampoco era tan importante.






En los 3 años siguientes el largo y corte de mi melena variaron de forma reiterada pero sutil, hasta que, hace dos años, con la melena ya descontroladamente larga –para mi, se entiende-, decidí pedir hora en la peluquería y arriesgar.

Había visto una foto de un corte de pelo que me apetecía tanto, tanto. Un bob corto francés, despejado en la nuca, pero con los laterales más largos, enmarcando el mentón, y flequillo recto pero largo, lo que posibilitaba retirarlo en caso de querer variar.


Logré hacerme entender, y fue el verano más sexy de mi vida. Qué bien me veía con aquel corte de pelo.

Duró un suspiro.

Un mal día de pelo me hizo cometer uno de esos errores de difícil reparación. Me levanté “despeluchada”, y en lugar de pedir hora para lavar y peinar, la pedí para cortar, en otra peluquería que no era ni la de mi Breo ni la de mi Emilio… y la cagué con todo el equipo. Me dejaron un casquete rollo “cortado a la taza” que daba terror, y que no logré volver a dejar en su sitio.




Hace seis meses, con el cabreo por montera, corté por lo sano y obligué a Breo –ante su estupor- a cortarme el pelo al 2. fue una decisión radical, pero en aquel momento no había otra opción.

Hoy, dos años después de ese error, mi bob con nuca despejada, largos laterales enmarcando el rostro y flequillo largo ha vuelto a su ser… y me encanta!!! Para darle algo de vida le he puesto un baño de color brillo cereza que va fenomenal con mi color natural, y cuido mi melena con champú Kerastase, mascarillas de Marlies Moller y productos de styling de Got2Be, amén de ser fiel a mis planchas de Ghd para el flequillo.



Ah!!!, Y he decidido no volver a ser infiel ni a mi peluquero ni a mi corte, y mucho menos ante un “mal día de pelo”.



¿Y VOSOTR@S? ¿CÓMO LLEVAIS EL PELO?

¿HABEIS COMETIDO ERRORES IMPERDONABLES?

¿CÓMO LO CUIDAIS?

58 comentarios:

Girl From Lebanon dijo...

Buah, el pelo...practicamente he pasado por las mismas etapas que tu, incluyendo el rapado, el bob, el color (lo mio era el negro), y ahora llevo un peinado despeinado corto comodísimo y que por lo que se ve, me favorece. Pero creo que a todas el pelo nos trae por la calle de la amargura.Bss.

BACCI dijo...

Yo aún no he perdonao a mi madre cuando , con 15 años me convenció que el corte a lo chico me quedaría de fábula y muy chic. ¿Y la peluquera??? Porque no nos dijo en ese momento es q no era lo más adecuado para mi pelo medio rizado y con clara tendencia a encresparse??? Pasé un año tirando de gomina, espero haberme deshecho de todas las fotos q podrían testificar sobre esa etapa. Eso sí, la coleta q me cortaron aún la guardo cual torera y el color tan ideal lo he vuelto a conseguir con T (vueeeeelve)

besos wapa (Anda pon fotito ni q sea por detras de tu corteeee)

BACCI dijo...

Por cierto, aclararlo con agua fría multiplica su brillo por 100 y, si eres castaña tirando rojiza, alguna vez sumérgelo después de lavarlo en una palangana con agua fría y un chorro de vinagre (si es vinagre de manzana mejor, no os preocupeis q cuando se seca no huele a vinagre), también es genial para el brillo

katmos dijo...

La peluquería Disney de que hablas no sería Walt Disney en la c/Médico Rodríguez, porque es a la que fui yo, hasta que me dió vergüenza sentarme con niños tan pequeños y que me dieran una piruleta al acabar de cortarme el pelo.
En cuanto a las fases del pelo yo también pasé por muchas (algunas acertadas y otras penosas), y también siempre me han dicho que tengo un pelo maravilloso que, en mi caso, quiere decir mucho pelo, porque después no lo tengo ni liso, ni rizado, tengo un montón de canas (por eso empecé a teñirlo muy pronto). Lo he tenido corto, muy cortito, corto sin xeito, largo, media melena, con fleqillo, sin flequillo, con mechas, con reflejos, color violeta, pelirrojo, castaño oscuro, y ahora mismo, lo tengo corto (pero un corto con estilo), y un color castaño cobrizo y, estoy contenta, porque es muy cómodo para peinarlo y cuidarlo, y la mayor parte de la gente dice que me hace más joven y me queda bien, y yo también me encuentro bien (que al final es lo más importante).

María dijo...

Girl from Lebanon, si ya lo decía al principio, al final en esto sí que nos parecemos todas!!!

María dijo...

Bacci, es que aún no tengo foto!!! He logrado lo que quería hace tan poco que aún no hay pruebas, jajajaja

Le pediré a P. que me saque una esta noche. Aún tiene que crecer un poco, pero al menos el corte y el color ya están!!!!

María dijo...

Katmos!!!!!!!!!!! Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Era esa!!!! jajajajajaj

Recuerdo las piruletas perfectamente!!!

Yo canas no tengo ni una... aún...

Celia dijo...

Hola! Me ha encantado tu post. Creo que todas hemos pasado por muchas etapas con el pelo. Para mí las peores han sido en las que mandaba mi madre... Yo tengo el pelo castaño claro y muy rizado. Cuando tenía 9 años mi madre decidió que le daba mucho trabajo peinármelo y le dijo a la peluquera que me lo cortara a lo chico. Qué horror! Nunca he odiado tanto a mi madre por hacerme eso! Recién cortado aún, pero a medida que iba creciendo y todavía no era lo demasiado largo para que se me viera el rizo.. aquello fue terrible, qué cabeza, qué pelos...
Eso sí, con 13 años me planté y dije que ya me sabía peinar. Llegó hasta mi poder la espuma y por fin, mi pelo rizado estaba como yo quería.
Hace unos años, descubrí que si me lo escalaba me quedaba mejor. Y encontré a mi peluquera a la que he seguido allí donde ha ido. Últimamente unas mechas le dan vida. Ahora, mi peluquera me ha tentado para que me haga un alisado manual... no sé, a lo mejor pruebo.
Eso sí, lo mejor es cuidarse el pelo con un buen champú, mascarilla, espuma etc. Y con el verano, cuidado con las piscinas, sol, playa....
En fin, que me ha gustado tu post y que voy a visitarte más a menudo!

trapiello dijo...

Lo del pelo fatal,antes me atevia con todo tipo de cortes,pero ahora lo llevo largo y ya esta,lo malo es el color,es tan dificil poer un castaño pero con muchas tonalidades,pues llevo dos años intentandolo y nada,el otro dia me dejaron de color negro(pero negro cutroso de tinte buahhh),no podia parar de llorar!!!,y me fui a mi pelu de toda la vida a ver que hacian conmigo,no se que color tengo actualmente!!!

Betty B. dijo...

Yo tambien he tenido todo tipo de peinados, desde el corto a lo Isabel Gemio ( te acuerdas?) a largo larguisimo. Desde tintes negros azabaches hasta mechas rubias platino, pasando por todo tipo de cobrizos y violines. De pequeña tenía el pelo lacio, pero despues de hacer la comunión y de que mi madre me lo mandase cortar como un chico (veo que todas hemos pasado por ese trauma)para evitar tirones, me creció el pelo ondulado. Hace unos años tuve una crisis por estres y ansiedad y se me cayó muchisimo el pelo, despues de muchas ampollas y vitaminas parece que ahora está mejor más fuerte, pero vuelve a ser lacio.
Ahora lo llevo largo, castaño oscuro, natural y sin flequillo que no me pega nada porque tengo una frente muy pequeña (en mi blog en el post "sin que sirva de precedente" hay algunas fotillos, pa que quede constancia).
Un beso guapa.

MEL dijo...

Te entiendo tanto... pero tanto TANTO...

Lo primero que meto en la maleta cuando salgo de viaje, aunque sea una noche, es mi secador de pelo ultramegaprofesional, mis planchas Ghd y mi cepillo redondo, el resto es secundario, hasta la ropa!!!

Puedo ir sin marido pero sin secador? NIDECOÑA!!

MEL dijo...

y que no me diga nadie, mujer, si en el hotel hay secador!! o una amiga, Mel, pichin, si yo tengo secador!! JAAAAAAA! solo quiero el mío, es mi tesoro!!

NUT dijo...

Yo no soy de arriesgar con el pelo..., alguna vez me corté más de la cuenta, y me ví fatal, así que desde entonces, voy a lo seguro, melena larga a capas que es con lo que mejor me veo!!

Lu dijo...

bufff, el ultimo error fue el corte que llevo ahora mismo. Lo tipico por no ir al habitual me lo cortaron fatal!!! Mire que le dije al tio ( bastante atipatico por cierto) que tengo el pelo rizado y que lo tuviera en cuenta.... pues nada, un desastre!!! Y así un monton de veces, porque no tengo paciencia, digo quiero cortar y tiene que ser ahora mismo...
Un besin

Pru dijo...

Por Dior!!! Acabo de descubrir que soy la mujer más sosa del mundo en lo que al tema pelos se refiere. Has cambiado tanto? Jaja, yo ni siquiera me he puesto unas mechitas. Cambiaba de corte cuando mi madre era la que hablaba con la peluquera; a los 13-15 ya lo dejé largo pero me lo cepillaba y, teniendo en cuenta que soy rizosa, imagínate que horror, todo el pelo electrizado y sin forma, fatal, qué edad más mala, hija, jaja. A los 16 descubrí el corte a capas, la espuma para el pelo y que sólo debía desenredarlo con él mojado, cepillos fuera!! Y a partir de ahí... incapaz de renunciar a mi melena. Lo máximo que he hecho ha sido llevarlo cortado en pico y alisármelo (dos horas tardaba!! jaja) y en los últimos dos años poner flequillo lateral... nada más!! Y sigo con mi color natural desde que nací, vamos. Ahora tengo tentaciones de cortarlo en plan Carrie Bradshaw en la 5ª temporada de Sexo en Nueva York, para llevarlo rizadito (es que todos los demás ejemplos que se me ocurren lo llevan liso), pero no sé, tengo miedo de que me quede fatal, y después de tantos años con melenón... creo que lloraría, jajaja.
Eres una valiente, María.
Besazo!

Maria dijo...

yo tambien soy muy sosa en cuanto al pelo, o mas que sosa diría clásica y poco arriesgada. mechitas rubias y corte de media melena desfilado en varias capas.
cada vez q he cambiado algo me he arrepentido y asi como estoy más o menos estoy a gusto conmigo misma que es de lo que se trata no?
eso si, si tuviese menos cantidad de pelo, no se engrasase tanto y fuese mas rapido peinarmelo... sería perfecto.
besos de maryfandy

Anónimo dijo...

Pru, me encanta Carrie en esa temporada!!! Además, una amiga se lo cortó así, como de media melena y un poco de flequillo ladeado ¡y le queda ideal! De todos modos, ella es que tiene unas ondas muy suaves y por eso no se le abulta. Porque no sé como será tu rizado, pero el mío es aplastado por arriba y con tirabuzones que empiezan ya casi hacia la mitad, así que no me atrevo a ese corte por si se me queda en plan repollo.
Por cierto, yo creo que el momento 13-14 años fue desastroso para todas. En mi caso coincidió con un rizado encrespado, el aparato y unas pintas de marimacho injustificables. Después, aparte de mejorar indudablemente mi estilo de ropa ,descubrí la espuma, el agua de peinado, las mascarillas y el flequillo.
A las que tengan el pelo yo, con ondas o tirabuzones (no se os ocurra hacerlo si tenéis el rizo pequeño, que se lo he visto a una amiga y parecía un caniche)os recomiendo alisaros sólo las puntas y si tenéis, el flequillo. Queda genial, muy chic y se tardan 5 minutos. También queda muy chic si te pones cabeza abajo, te vuelves a levantar y sujetas rápidamente el resultado con un par de horquillas estrátegicas. De nuevo las puntas un poco alisadas y separadas y si caso medio flequillo hacia atrás, dejando el extremo cayendo por la sien (esto es lo más parecido al "despeinado pija" que he logrado hasta ahora, y no queda nada mal).
P.D. Lo del chorro final de agua fría es muyyy cierto.
Besos, ¡y a ver si nso enseñas una foto del corte!
Mirash

ampa dijo...

bufff te entiendo en todo lo que has dicho. Lo que mas rabia me da, es que justo la temporada que mejor corte, y color llevo, voy y la cago otra vez, y otra, y otra... y asi siempre.

nine dijo...

jejeje, qué recuerdos me ha traído este post. Yo he jugado mucho con el corte,pero poco con el color, una de las pocas cosas de mi que siempre me ha gustado, aunque tuve un momento mechas castañas.
Yo he tenido el pelo lacio y fino, y desde hace unos años, se me cae mucho en verano (stress, calor, etc) el caso es que uso muchas ampollas, vitaminas, mascarillas, y ahora está mejor.
del corte, y después de llevarlo largo larguísimo me lo corté como un chico con 17 años y lo tuvo así más o menos hasta los 22 cuando cambiamos el pelo y yo, gracias a dior, y desde entonces va de la media melena a los hombros, pero sin estridencias. Ahora sí, todavía estoy en la búsqueda de mi cha´pú ideal, no encuentro ninguno que me cuadre del todo, porque tiene que ser anticaída, para cabello graso, muy suave porque se me descama el cuero cabelludo y para cabellos finos, complicado ¿verdad? y lo último, cómo es posible que se me esté ondulando a estas alturas del cuento??????????

María dijo...

Celia, bienvenida!!!

Veo que casi todas hemos pasado por esa etapa en que nuestras madres nos "trasquilaban" sin piedad... aunque parezca cruel, me consuela saber que no estoy sola!!

María dijo...

Trapiello, no sé por qué, pero parece que a la mayoría de los peluqueros el color castaño se les resiste muchísimo... o les queda apagado, o les queda rojo, o le ponen demasiadas mechas... sé lo que es, creeme.

María dijo...

Betty B., el traume "madre trasquilona" parece generalizado. Y mira que a casi ninguna niña le queda bien ese corte. A una mujer depende, pero a una niña!!!

María dijo...

Mel, no sabes cómo me he identificado!!!

P. no comprende por qué siempre viajo con el secador. Y mira que es un secador normal, no es demasiado espectacular... pero es que lo tengo dominado!!! Temperatura perfecta, accesorios perfectos... sé cómo va y me deja el pelo estupendo.

Sólo prescindo de él en viajes "a monte", de los que por cierto hago muuuuuuuuuy pocos.

En los demás, me lo llevo a todos. Me da igual ir al Ritz que a casa de mi hermana. Mi secador es más importante que la ropa interior!!

María dijo...

Nut, a mi lo que me pasa es que me puede la impaciencia. El día que tengo un "mal día de pelo" me entra la neura, y tengo que cambiar!!!

María dijo...

Ay, Lu, veo que la impaciencia une nuestros desastres capilares.

Yo aprendí la lección, lo juro, después de ese "mal día de pelo" en el que acabé con mi maravilloso bob perfecto y super favorecedor... nunca más!!! lo juro!!!

María dijo...

Pru, no es cuestión de ser sosa, mujer, es cuestión de encontrarte.

Tú te ves bien, y cómoda, y por eso no te da por ponerte mechas verdes... lo mio, más que arriesgar, era deseo de cambio!!!

María dijo...

Ah!!!

Pru, sí, prueba con ese corte!!!

He visto tus fotos, tienes el pelo ondulado pero no "rizado" en el sentido estricto, yo creo que te quedará genial!!!

Pero si quieres una opinión más profesional, escríbele a Lorena Morlote, en su blog de www.elle.es, que seguro que sabe asesorarte

María dijo...

Marifandy!!!

Yo siempre he envidiado tu melena y la de M.P. Largas, sedosas... cuando te lo cortaste en media melena no tenía muy claro que tal sería el resultado... y resultó espectacular!!

A mi me parece que ese largo te hace más joven, y es versátil, y tienes el pelo sano, así que no pidas más, acaparadora!!!

María dijo...

Mirash, las pintas de marimacho a esa edad no son injustificables, son algo así como el callo que te sale en el dedo corazón de escribir: poco estético pero un trauma necesario por el que hay que pasar, jajajajaja

En mi pandilla siempre decimos que fuimos a mejor... porque a peor era muy jodido!!!

María dijo...

ampa, no eso sí que no!!!

Alcémonos y digamos NUNCA MÁS!!!

A partir de ahora ,seremos fieles a nuestros peluqueros, a nuestro tinte y a nuestro corte perfecto!!!

María dijo...

Nine, yo era de las de Loreal de toda la vida, pero en mi última crísis, cuando tomé la determinación de ser fuerte, hice caso a Breo y me pasé a Kerastase... MADRE MIA QUÉ DIFERENCIA!!!!

Si no encuentras el champú perfecto ni en Kerastase ni en Mariles Möller, prueba en una farmacia. Te los fabrican a medida en muchas, y no es demasiado caro!!!

Anónimo dijo...

pues yo he de decir que, aunque soy bastante atrevida en otros aspectos de mi vida (moda, relaciones personales, trabajo...)
en cuestiones capilares soy una auténtica cobarde.
nací siendo un niña rubita de melena lisa y, a mis 34, soy una mujer de melena rubia y lisa que tiene una niña con una melena rubia y lisa.
a veces creo que he innovado un montón y me corte 8 cm de pelo y además me capeo y NADIE se da cuenta de mi "supertransformación".
No se por qué le tengo este apego a mi melena pero no me imagino con el pelo de otra forma.
bueno, a veces me lo recojo ja, ja.

así que cuando veo personas como tú que se cambian el peinado, el color, el corte... alucino me parece lo más.
si me dices que te has recorrido a nado el estrecho de Gibraltar, no me pareces más valiente.
Un saludo
Yolanda

María dijo...

Jajajaja, Yolanda, por dios, que exagerada, jajajaja

Ayer me encotré con un amigo de la infancia al que veo mucho y hablábamos de que no habíamos cambiado casi nada, y me decía: "Tu estás igual, salvo que te has cambiado el pelo entre 1.000 y 1.500 veces"... y es cierto...

PERO...

Y es un pero muy grande, este amigo es de los pocos que notan esos cambios!!! Por eso te entiendo cuando dices que nadie te nota cambios que para tí son radicales.

Hace un año, tratnado de compensar mi "terror" de pelo, me planté extensiones... llevaba una semana con ellas cuando una amiga lo comentó delante de mi mejor amigo y de mi novio... que se asombraron porque NO HABÍAN NOTADO MIS 10 CENTÍMETROS DE MÁS EN LA MELENA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

aunqueyonoescriba dijo...

ufff soy un desastre con mi pelo... no hago grandes cambios y tampoco tengo lo que se dice un pelo estupendo... pero mi peor error sin ninguna duda fue el flequillo a los 15, porque entre lo tosco y rizado que tengo el pelo, la poca maña que me doy para alisarlo, y mi piel grasa... es resultado era todo un poema... nunca más he vuelto a tener flequillo...

Pru dijo...

María, tienes razón, digo rizado, para decir que no es liso, vamos, pero es que mi pelo es raro! Según me seca lo tengo más rizado, pero a medida que pasan las horas se estira solito y me quedan tirabuzones y ondulaciones (que reconozco que es cuando más me gusta). Por eso no sé como me quedaría el corte de Carrie... bueno, yo lo medito y te cuento, jiji. Besos!

Moi dijo...

yo pensaba que era la más cambiante de los pelos del universo pero veo que tú me ganas y todo!

en fin, que yo tenía que hacerte una consultita respecto a tu post anterior. estaba pensando en hacer como tú y hacerle una revisión muy severa a mi armario pero me da PAVOR. te has arrepentido? aunque sea mínimamente?

Anónimo dijo...

Yo también fui a Walt Disney!!!!! que me decís del peluquero siniestro que habia allí,era mirarlo y saber que te iba a hacer una escabechina, que miedo daba el condenado. Lo mio con los pelos es de traca, lo ha tenido corto, largo, bonito, feo... Hace unos días me hice la prueba del alisado japonés, porque siempre lo he querido tener liso, pero tendré que esperar un poco porque tengo restos de otros alisados y las puntas no me absorben el producto, es que pasé de tenerlo muy rizado a ondulado encrespado, vamos como una oveja, y lo de raparme no me convence, la verdad.
El mejor corte me lo hicieron en londres hace un par de años, fue carísimo pero era el corte de pelo ideal. Después, en una peluqueria muy conocida de coruña, fui a que me cortaran las puntas y acabé con un lado más largo que otro y llorando durante dos días, parecia una llama.

En fin esto empieza a ser demasiado largo...

Besitos guapa

Noish

María dijo...

Aunque, yo odiabna el lfequillo, luego volví a probar y ... violá!!! a lo mejor deberías volver a probar

María dijo...

Pru, busca un peluquero de confianza y pregúntale su opinión, a ver qué te dice

María dijo...

Moi, no me he arrepentido NADA DE NADA!!!

La única pega es que ahora tengo ganas de salir a comprarme más cosas... será ver el armario tan despejado, jajajaja

María dijo...

Noish, eso de los cortes horrorosos en peluquerías conocidas me suena...

Fue en una peluquería muy conocida y bastante cara donde terminaron con mi magnífico bob... me dejaron un corte rollo tazón muy extraño, que encima era desigual. Yo no sé qué manía tienen algunos peluqueros con dejarnos un lado más largo que el otro!!!!

Lucy dijo...

Ufff el pelo.....
Lo tengo rizado, pero no rizo cerradito... De peque mi madre me lo alisaba con el cepillo pero luego...tb me lo corté cortito. Ufff que horror!! (tb consejo de mi madre). jajaja Ahora lo llevo largo, rizado con espuma pero aun así...se encrespa todooooo.
Que valiente eres con los cambios, yo sacando ese supercorte, siempre igual con mis capas...

Ahora ya me estoy cansando de mi peinado... pero no sé... me quedaré igual seguramente, no soy tan valiente!

Un beso.

María dijo...

Lucy, el pelo tiene una ventaja sobre cualquier otro cambio estético: es fácilmente reversible por un precio asequible.

Si cambias todo tu armario, lo tendrás "jodido" para volver a los orígenes sin dejarte una pasta, pero unas extensiones que arreglen el peor de los cortes no valen más de 150€

At´révete

María dijo...

Hola María!

Descubrí tu blog hace poquito y no puedo dejar de leerte...me enganchó que somos tocayas y de la misma ciudad...

Seguí leyendo...y me encanta como escribes! Tanto por el fondo como por la forma.

Y no me he podido resistir a dejar un comentario al leer una mención a la peluquería Walt Disney de Juan Flórez...jajajajaja, cuanto daño ha hecho entre las actuales treintañeras coruñesas!

Y el tema de hoy, los pelos...yo la verdad es que soy poco arriesgada: tengo una melena muy abundante, ondulada (malísima y dificilísima hasta que encontré a la peluquera adecuada), que llevo larga y muy capeada...que no requiere secador, ni productos de styling, ni nada...odio el secador después de pasarme la preadolescencia y adolescencia intentando estirarme mi media-melenita-de-niña-buena. En cuanto al color, pues en mi línea clásica: he llevado mechas, más finas y más gruesas, en colores que van desde el castaño al cobrizo...y ahora llevo mi color natural, moreno, que me gusta mucho y mientras no tenga canas me parece que así lo tendré...Me encuentro en una fase de conformidad con mi pelo y mi estilismo capilar.

Vaya rollo que he soltado!

Enhorabuena por tu blog!

María dijo...

María, que casualidad: tocayas, de la misma ciudad y de la misma quinta!!! Y encima de crías íbamos a la misma peluquería!!! jajajaja

Muchas gracias por los piropos, niña, que me hac en mucha ilusión.

Si has encontrado tu color ideal, tu corte ideal y tu peluquero ideal... NO LOS SUELTES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Te lo dice la voz arrepentida de una experiencia fallida en un "mal día de pelos", jajajaja

Beatriz dijo...

Ay, Maria, yo eternamente con melenón! tengo muchísimo pelo, castaño (de niña mucho mas clarito) y ahora como medio España, con mechas, unas temporadas mas rubia y otras como ahora mas oscura. pero SIEMPRE, melenón.
Soy de las que esta convencida de que un dia de mala cara se disimula fenomenal con la melena voluminosa al viento y gafas XXL!
De pequeña tenía verdaderas pesadillas pensando en como lo iba a llevar cuando fuera mayor. En esa época no había madres con pelos naturales, todas iban a la pelu semenalmente, con "casco" perfecto y yo solo pensarlo moría!

Pero ahora, seré vieja de 1000 años y seguiré fiel a mi look. No soy nada sin mi melena!
Admito que no me gustan nada los cortes muy definidos, el look "de peluqueria" no va conmigo.

Alucino con tu osadía, que valiente!!! a mi me debe faltar seguridad en mi misma a manta!!

Anónimo dijo...

Madre mía, después de leer todos los comentarios me siento consolada. No sabéis la de veces que me soltaron mis amigas: "Andrea, ¿tú te peinas por las mañanas?". Y yo, realmente fastidiada: "no, me suelo peinar sobre las 3 de la madrugada, por eso a estas horas la cosa ya está un poco descontrolada". Lo sé, contestación ironica de las malas, pero es que molesta bastante que yo, con mis pelos rizados hasta hace poco indomables y mis 20 minutos de intento de domesticación diarios, tuviese que soportar esos arrebatos de sinceridd (que por cierto, como tú ya dijiste en un post, está sobrevalorada).
Ahora después de los truquillos que conté en el otro comentario, he conseguido imponerme e incluso querer a mi pelo. Además, prefiero mis tirabuzones naturales, que esos alisados de peluquería con las puntas para fuera o los indefinibles recogidos de muchas de las de mi quinta, que parece que una cigüeña ha anidado en sus cabezas.
En fin, dos testamentos por post son más que suficientes, ¡pero es que este tema da mucho de sí!
Mirash

Vistiendo a Candela dijo...

Lo mio también tiene tela, cuando era pequeña, hasta los 9, mi madre, que por cierto no tiene ni idea de peluqueria, me cortaba el pelo como a un chico, ya te puedes inmaginar la cantidad de escaleras que me dejaba, a partir de los nueve años me dejé melena y de vez en cuando me cortaba el flequillo.A los 21 me corte el pelo muy cortito y puse mechas rojas, despues de unos cuantos años lo deje crecer y me puse mechas rubias ( la peor decisión que tome acerca de mi pelo).Durante toda mi estancia en Londres lo deje al "aire" mas que nada porque eran más de 75 Libras.
A mi vuelta... tu ya conoces el resultado que creo que es acertado.

Por cierto te acabo de mandar un mail.
Bicos.

lamari dijo...

yo lo que he descubierto con el pelo, es que no es tan importante, hasta el punto que a mi novio no le gusta mi actual peinado, y me da igual.
al fin y al cabo siempre crece.
Lo que nunca se debe hacer es llevar corte de pelo de tendencia... aún contra tu propia cabeza.
ESO ES UNA HORTERADA....
nos converte en mujeres en serie, a parte de víctimas de las ensoñaciones de un peluquero visionario.
Mi consejo es no experimentar con los colores, y con los cortes que recuerden a animales vivos.

Anónimo dijo...

Hola Maria, siempre te leo :)
Una preguntita, al final de tu post pones k te alisas el flekillo, me podias decir k plancha tienes? es k kiero comprarme una y ninguna de mis amigas tiene y total si voy al Corte Ingles o x ahi y pregunto me van a recomendar cualkiera.

Gracias :)

M. dijo...

Genialísimo post, como siempre :)
Yo pasé también mi etapa radical de casi-raparme estando en BUP, luego la etapa asqueante de dejármelo crecer, y luego.....descubrí el amoroso mundo de los flequillos *le salen corazoncitos por las orejas* Creo que es lo que más varío, porque tintes nunca me he dado.... (a pesar de que tengo alguna cana suelta, me da penita echarme tintes!!)

Besos linda!!

María dijo...

Beatriz, de falta de seguridad nada. Ojalá hubiera sido yo tan segura como para no cometer el error del trasquilón de mi bob.

A mi me hubiera gustado tener un melenón... pero no me veo!!! Lo he tenido, pero no es ni de lejos la época en que mejor me he llevado con mi pelo.

No sabes la envidia que me das.

María dijo...

Joder con tus amigas, Mirash!!!

La verdad es que, como decía mi padre, mal de muchos, epidemia. Al final va a ser que todas hemos tenido épocas olvidables con los pelos.

María dijo...

Vistiendo a Candela, a mi tu corte me parece muy favorecedor, a parte de que el pelo te brilla que es una pasada.

María dijo...

Lamari, no puedo estar más de acuerdo contigo. Recuerdo una etapa en que yo seguía con mi pasión por el pelo en corte bob -es que es el que más me favorece- y todo el mundo me daba el coñazo para que me dejase melena "porque se lleva más"... qué pesadilla!!!

Por no hablar de la etapa "champiñón", allá en la pre-adolescencia, en que todas llevábamos aquel desfavorecedor corte en media melena "seta" que tan flaco favor hacía a nuestros rostros.

Es verdad, hay que olvidarse de tendencias y buscar más un corte propio

María dijo...

Anónimo, no suelo usar las planchas nada más que en el flequillo y en los mechones laterales, para dejarlos más lisitos. El resto lo seco sin brushing ni nada, con el secador y boca abajo para darle algo de volumen.

Mis planchas son una Ghd con placas de cerámica intercambiables -unas pequeñas, que son las que uso, y otras grandes, para el melenón que no tengo-. Son carillas, pero son maravillosas.

Otra buena opción más asequible son las de Elite Look, creo que son de rowenta. Dan buenso resultados, también tienen placas intercambiables y no llegan a los 50€.

Espero haber sido de ayuda!!!

María dijo...

M. es que un flequillo puede ser la solución para nimar un corte anodino.

Eso sí, cada cara tiene el suyo, y no hay que fiarse de los cortes de otras porque el resultadop uede ser mortal de necesidad.

josh y lola dijo...

Jajaja lo que me he reído con tu post, me siento muy identificada.En mi última crisis capilar me corté el pelo a lo chico y cuando empezó a crecer (fuerte y rizado) no había gomina que lo dominase.Un saludo.