LAS ENORMES PERO IMPERCEPTIBLES DIFERENCIAS ENTRE "ÉL", "ELLA" Y "NOSOTROS"

Cuando estudiaba, mis profesores, que supuestamente eran muy sabios y muy listos, me dijeron que, si quieres saber lo que significa de verdad un concepto, tienes que consultar el diccionario de la Real Academia Española. Lo que la RAE diga, es ley.

Y la RAE dice que…

Machismo:
1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.
Feminismo:
(Del lat. femĭna, mujer, hembra, e -ismo).
1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.
2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

Y yo, que soy una defensora a ultranza de la igualdad –que no del ser idénticos, ojo-, considero que esta diferencia de acepciones es el primer síntoma de que, señor@s, nuestro mundo sigue siendo endémicamente “machista”.

Porque si, teniendo igual origen, machismo es la predominancia del macho, el feminismo debería ser predominancia de la hembra. Por eso a mi no me gusta decir que soy feminista.

Es verdad. Somos diferentes. Generalizando –porque de estas cosas sólo se puede hablar generalizando. Hablar de casos concretos es desmenuzar demasiado el problema-, los hombres suelen vivir menos años que las mujeres, tienen mayor tendencia a la calvicie y a las enfermedades cardiovasculares, por ejemplo, aunque ellas –nosotras- tenemos mayor propensión a las depresiones, por ejemplo. También es cierto que, por norma general, la complexión física masculina es más fuerte y robusta, y la femenina algo más ágil y elástica. Obviando las evidentes diferencias físicas, claro.

Fuera de esto, no hay diferencias reales. Eso de que las mujeres somos más sensibles y los hombres más decididos es un rol. Un concepto aprendido e interiorizado desde hace tanto tiempo, que ya ha pasado a ser parte de nosotros mismos. Y eso nos incluye a nosotras.


Actualmente, y por fortuna, muchos de esos roles “supuestamente” femeninos o masculinos se han roto. Y no sin sufrimiento, que conste. A nadie le parece ya raro ver a un hombre cocinar o a una mujer colocar una estantería, por ejemplo.

Sin embargo, seguimos viviendo en un mundo “machista”, que separa los sexos como posiciones irreconciliables.


No voy a hablar del hecho de que las mujeres cobremos menos por el mismo trabajo –cosa que sucede- o de que se nos contrate menos para un puesto directivo en igualdad o incluso superioridad curricular.

Hablo de ese machismo atávico, endémico, que todos, y digo todos incluyéndome, llevamos dentro.

Ese machismo que nos impulsa a creer que, cuando una mujer y un hombre sentados juntos piden un refresco y un gin tonic, el gin tonic es para él.

Ese machismo que obliga al camarer@ a darle la vuelta, o el recibo de la Visa a él, cuando es ella la que ha pagado.

Ese machismo que nos hace pensar que cuando un hombre suelta un piropo a una mujer entre su grupo de amigos –un piropo agradable, algo no ofensivo- es un caballero y un ligón, y que cuando eso mismo lo hace una mujer está más salida que el pico de una plancha.

Ese machismo que impulsa a mi abuela a creer que soy una mujer completamente desnaturalizada, porque no recojo el plato de mi padre, ni el de mi hermano, ni el de mi novio, cuando comemos todos juntos.


Ese machismo que nos incita a mirar de forma curiosa a la mujer que bebe una caña o un café sola en la barra de un bar, pensando que seguramente espera a alguien, y que sin embargo nos hace considerar normal esa misma circunstancia en un hombre.

Ese machismo me preocupa. Me preocupa mucho, porque me parece mucho más complicado de atajar que aquel que es evidente y no “circunstancial”, como la desigualdad laboral o salarial.


Yo vengo de una familia muy atípica para la época. A mediados de los ochenta, mi madre tenía un cargo directivo muy importante, un sueldo que duplicaba el de mi padre y mucha mano para las chapuzas caseras. Mi padre siempre hizo la cena, y las camas los domingos. A mi no me parecía raro, pero la vida me ha enseñado que, desgraciadamente, sí lo es.

Una vez, hace muchos años, un taxista me llamó puta (literalmente) después de que, ante su pregunta de “¿Qué hace usted tan sola por las calles?”, le confesase que había bajando a dar una vuelta y a tomarme una caña mientras leía el periódico. Me bajé del taxi y ni si quiera le pagué.

Años después, un compañero de trabajo –al que luego llegué a llamar amigo, todo sea dicho- me dijo que tenía claro que algo raro debía pasarme porque no era normal que con mi edad -23 años entonces-, mi carácter y mi físico no tuviese pareja. Le pareció muy raro que yo le dijese que esa misma máxima era reversible, y aplicable a él mismo, quien tampoco tenía pareja en ese momento.


Quizás precisamente por esa sensibilidad especial que tengo hacia el tema –me muevo en un mundo lleno de hombres en el que pocas veces me he sentido discriminada… pero alguna sí-, leí con especial atención el artículo de Elvira Lindo firma en el Elle de junio.

Ella, una mujer a la que admiro porque ha sabido ser madre, amante y profesional, sin ser ninguna de todas esas cosas en exclusiva; una mujer a la que envidio por haber sabido reconocer que, en un momento dado, su pareja –la que forman dos personas, no “la otra persona”-le importaba más que el “qué dirán”, y por eso se mudó a más de 10.000 km, porque le dio la gana; esa mujer, que escribe un artículo magnífico contra el machismo, defiende las “cuotas de paridad”.

Y yo, lo reconozco, tengo una inmensa y terrible duda existencial al respecto de esa ley que obliga a que las mujeres estén representadas en igualdad numérica –que no condicional- en las empresas y los gobiernos.

No me gusta esa ley, porque me hace creer que tendremos inútiles de ambos sexos gobernando, mandando, dirigiendo.

No me gusta esa ley, porque la discriminación no se cura con discriminación, aunque la llamemos “positiva”. No es una mancha de mora.

No me gusta esa ley, porque del mismo modo que no me gustaría que me dijesen “Mire, no la contratamos porque tiene usted la regla una vez al mes”, tampoco me gustaría escuchar “Sra. N., está usted contratada porque tiene tetas”.

Pero después de leer el artículo de Elvira Lindo la duda me corroe… ¿es esa ley de paridad un mal menor? ¿Una discriminación necesaria para alcanzar una igualdad real?

Me gustaría creer que no. Que la verdadera forma de atajar el machismo endémico es recurrir a la ley. Crujir con enormes y suculentas multas y condenas a los empresarios que discriminen a la mujer. Crear más guarderías y colegios gratuitos que ayuden a la conciliación familiar, y enseñar a los hombres –a algunos hombres- que los hijos son también de ellos. Enseñarnos a nosotras mismas a valorar nuestra opinión personal por encima de convenciones sociales: no se es más o menos “moderna” y liberada por trabajar fuera de casa, o por no hacerlo. Eso debe ser una opción personal. En ambos sexos.

Pero lo que de verdad me preocupa es… ¿ese machismo atávico, el que nos impulsa a poner el gin tonic frente al hombre y el té verde frente a la mujer, puede curarse con leyes?

De hecho… ¿puede curarse?



Edito: para aclarar que no considero que esas actitudes machistas de las que hablo sean conscientemente machistas. Creo que se trata de costumbres aprendidas y precisamente por eso me molestan mucho, porque no nos damos cuenta de por qué lo hacemos/decimos/pensamos.

151 comentarios:

MEL dijo...

Vengo del blog de Ely, y ahora qué te digo? ODIO SER MUJER... a veces!!

Tienes razón María, hemos avanzado mucho pero la solución es, a mi modo de ver, imposible. Nunca seremos iguales empezando porque somos muy diferentes y siempre lo seremos.

Además, particularmente me encanta que me cedan el paraguas cuando llueve, que me presten su chaqueta cuando tengo frío o la echen en un charco para no mancharme las sandalias... (si, he visto muchas películas).

Te confieso que trabajo solo con hombres, nuestros Clientes son todos hombres y yo soy la reina... mmmmmmmm

BACCI dijo...

Hombreeeeeeeeee, hablando del rey de roma.... Ayer mi marido me comentaba que después de muchos meses viendo un anuncio de "For Lady", había visto q era una tienda de electrodomésticos, que "que fuerte ¿no?", sinceramente no son esas muestras de "machismo" las q me preocupan , lo q si me preocupa es q sea sólo en esas en las q se fijan. Queridín que sea yo sola la q pone lavadoras no es superfuerte????? Q sea yo la unica q deje el trabajo si mi hijo está enfermo y q por ello se considere q las mujeres son peor opción para una empresa no es superfuerte???

Es superfuerte q por igualdad entiendan "déjale pagar a ella o pagais a medias" , "en las leyes o discursos dí todo en masculino y femenino" ... que pérdida de tiempo y, aunque no es q sea santo de mi devoción, por una vez desee q Hilary fuera presidenta, por favor exijo una prueba, una mujer con cabeza al PODER!!!!!!!!!!! y no es por ser femenista pero lo otro lo hemos probado ya durante muchoooo tiempo.

Ahhh,besos wapa ¿qtal la escapada??

María dijo...

Mel, yo es que no soporto ciertos gestos, porque no los encuentro galantes, sino protectores, y yo no necesito que me protejan: necesito que me quieran y que me respeten.

De todos modos, no hablo tanto de esos gestos considerados de "educación", sino de aquellos que realizamos sin darnos cuenta. Como lo de la bebida, o lo de la cuenta.

María dijo...

Bacci, evidentemente es más preocupante que cobremos menos por el mismo trabajo, pero me parece más fácil atajar eso con leyes duras y una justicia eficaz, que atajar aquello que "pensamos" de forma incosnciente.

Y sí me parece fuerte que sea siempre la mujer la que deje de ir al trabajo si el niño se pone malo, o la que tiene siempre la lavadora. Será porque en mi casa no pasó eso nunca. Se turnaba, y punto.

MEL dijo...

Mujer, yo también quiero que me quieran y que me respeten, pero si además me ahorro un buen resfriado pues mira, que me protejan, eh? no te olvides que llevo mechas!!

María dijo...

jajaja, Mel, ,o de las mechas lo cambia todo!!!!

Chica, no sé, yo no lo puedo evitar. A mi hay cosas que me repatean el higadillo. Si hace frío y me prestas tu chaqueta, pues genial, pero si tú tienes frío yo tb podré prestarte la mia, y no pasa nada, ¿no?

pinkocha dijo...

Hecho verídica, ayer mismo. Un comercial pregunta por "el jefe". Le digo que no está, que estoy yo, "la jefa", si le vale. Me responde que ya volverá cuando este mi MARIDO.
Punto uno: era un comercial de productos de alimentación, y la cocinera soy yo, así que tenía que haber hablado conmigo (ni se molestó en preguntar).
Segundo: ¿de dónde coño saca que él es mi marido? ¿una mujer no puede ser socia de un hombre en un negocio sin ser su esposa?
Y así miles de veces al día, con lo cual llega un momento que te haces femninista por cojones (y eso que no me gusta la palabra feminista).
Respecto a las cuotas, ya leeré el artículo de Elvira Lindo, pero de entrada no lo veo buena idea. Lo que dices tú, no me gustaría que nadie tuviera la oportunidad de echarme en cara que estoy ahí por ser mujer. Eso, y que a mí lo que me solucionaría la vida no son las cuotas, sino más guarderías, bajas de maternidad a nivel europeo...

BACCI dijo...

Jejejje pa empezar deberíamos hacer una especie de "catequismo" para repartir, algo divulgativo con dibujitos y tal, tipo:

1.- Que abras un paraguas si llueve y lo aguantes = detallista
2.- Que dejes los platos y ya los fregarán: machista
3.- Q me alcances algo a lo q no llego: detallista
4.- Q no quieras ayuda para prgramar el dvd: ......

y así a ver les damos pistas jeje

María dijo...

Exactamente eso es a lo que me refiero, Pinkocha!!!!

Ese tipo de detalles, de "que opina tu marido"... me ponen de una mala leche que npuedo con ellaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Y en el caso de ese comercial, madre mia que falta de profesionalidad, es que es para matarlo, leñe!!!

Y estoy de acuerdo, a mi no me vale que me "metas" con calzador en un puesto. Yo quiero tener la seguridad de que, si valgo, y no me aceptan por ser mujer, tendré cómo defenderme. Y quiero poder ser madre sin tener que dejar mi trabajo -o perderlo-, y quiero guarderías y colegios, y una baja decente, y que si un jefe me llama "niñata" le pueda meter un puro de cagarse. Eso quiero

María dijo...

Bacci, me parece que pones unos ejemplos perfectos, porque además todos ellos son reversibles.

Es decir: tengo una amiga mucho más alta que su marido. Pues, cuando llueve, evidentemente, el paraguas lo lleva ella... es que sin, enconrbados los dos, vaya cuadro.

Y sí, que por ser más alto (o alta) me alcances algo, es un detalle.

Pero que te creas que no sé programar el video por ser mujer, es de idiotas!!!

VIVI dijo...

Hola María,
Yo soy directiva de una empresa en la que el 95% de la plantilla son hombres. Me ha costado muchos años demostrar que puedo ser mejor directiva que cualquiera de ellos y que los trabajadores lo entiendan. (por cierto no cobro igual que los demás directivos porque soy mujer y necesito más flexibilidad de horarios para también poder ser madre de mis hijos).La ley de paridad en el trabajo es imposible en mi empresa, es una empresa del ámbito de la metalurgía donde el 97% de los trabajadores son hombres, ojala pudieramos tener más mujeres trabajando¡¡¡ de verdad te lo digo.
La igualdad entre hombres y mujeres es imposible, creo que aún nos quedan un par de siglos para alcanzarla y la culpa es nuestra, de las mujeres, porque cuando llegamos a puestos de responsabilidad en lugar de comportarnos como mujeres nos convertimos en el más agresivo de los hombres para que el resto no nos pise (es muy difícil ser mujer y mandar). Cuando consigamos ser relamente mujer y también buenos jefes habremos ganado la batalla.
Besitos
Vivi
http://viviag.blogspot.com

María dijo...

Vivi, todo lo que cuentas es verdad.

Yo trabajo en un ámbito muy masculino. Se da por hecho que en esto de la comunicación las mujeres somos buenas trabajadoras... pero no se nos permite dirigir equipos, por ejemplo, porque se nos considera "blanditas". Y a mi eso me repatea.

Tengo una amiga, por ejemplo, que trabaja con reducción de jornada porque quiere tener las tardes libres con sus hijos -y se lo puede permitir, evidentemente-. Veo lógico que cobre menos por ello.

Lo que no veo lógico es que seamos siempre nosotras las que renunciemos al ascenso laboral por la familia. En su caso, ella tiene un puesto normal que tampoco le apasiona, y él ya tenía un puestazo cuando fueron padres.

Yo siempre me pregunto, ¿qué habría pasado de haber sido al revés? ¿Él habría pedido reducción de jornada para evitar pagar a una guardería todo el día? ¿O la habrína pagado? ¿O ella habría renunciado a sus aspiraciones profesionales?

Ely dijo...

Sabes cual es para mi el comentario mas machista? El de una mujer cuando dice "mi marido hace las tareas de casa igual que yo eh¡"... Su marido tambien dice lo mismo? No, porque se presupone que la mujer limpia. Es como cuando te dicen "tengo un montón de amigos gays, no tengo nada en contra de los gays", pues mire usté yo tengo un monton de amigos humanos, y no todos los humanos me gustan.
un buenísimo artículo. Enhorabuena

María dijo...

Ely, muchas gracias.

Es verdad, a mi uno de los comentarios que más me molesta es ese de "mi marido me ayuda mucho con la casa"...¿cómo que te ayuda? ¿la casa es responsabilidad tuya?

Pues no, es de los dos, y los hijos también. Es que ese tipo de cosas me joden sobremanera, de verdad.

Y lo de los gays da para un post aparte... ¿qué es eso de "me encantan los gays"? ¿Que son, como los goffres, que saben todos igual? Te encantará el gay que conoces -o los que conoces- que serán super majos, pero hay de todo, como entre los heteros, los bi, los catalanes, los rubios...

Dulce dijo...

Enhorabuena por el blog.
Que razón tienes.

María dijo...

Dulce, muchas gracias

Anónimo dijo...

Te leo mucho, pero nunca habia comentado, sin embargo hoy, no lo puedo evitar...fantastico articulo, suscribo cada una de las verdades q has dicho...la ley de la paridad es lo mas discriminatorio q he oido en mi vida...eso significará q habrá alli muchisimos hombres ineptos para cumplir el cupo.quiero una ley de paridad para rubios, gente con gafas y gente a la q le guste el chocolate.lo realmente importante es q se preocupe el gobierno de q a igual responsabilidad/atribuciones,igual sueldo, q es lo q en la practica no se cumple...y q las bajas por paternidad empiecen a existir...besitos, tete

Anónimo dijo...

http://lo-dice-diana-aller.blogspot.com/2008/05/miedo-al-feminismo.html

FAUNA dijo...

Mi marido que por maschismo (mea culpa)no colabora demasiado en casa, eso sí, la plancha es suya cien por cien y normalmente recoge a los niños del cole y los lleva a natación, pues delante de las otras madres parece que tenga al lado a Superman, que yo lo quiero mucho pero vamos que tampoco es pa tanto, que mientras el esta con los niños en la pisci, yo estoy en casa recogiendo y preparando la cena.Cuando lleva alguno de los niños al pediatra, la buena señora siempre le pregunta por mi y que porqué lo mando a él: Sra. pues no voy yo porque no puedo o no quiero y yo no mando a nadie, él va a llevar a sus hijos, leñe. Bueno como esto podría no parar, y eso que somos una pareja bastante convencional, no quiero ni pensar las que teneis puestos por encima de algunos hombres, etc. debe ser la releche, en fin una pena.

Beatriz dijo...

hoy, leyendo los comentarios, poco tengo que discutir.
Desde luego que alguien piense que una mujer si es jefa es porque está casada con el jefe, que alguien por ser mujer cobre menos, etc...es simplemente INJUSTO, PALETO Y OBSOLETO. (sé que muy real en muchos ambitos).

Y la lucha contra semejantes atrocidades no la considero feminista sino de derechos humanos mínimos.

Respecto al tipo de detalles que María plantea, insisto en mi posicion de ayer, las normas sociales y la etiqueta me gustan, me divierten y me parecen de "cultura general". Y jamás me he sentido menospreciada al recibir una muestra de galantería, sino todo lo contrario.
No, no ,y no, a mi no me entra el ataque, ni me duele la tripa por mas detalles que tenga un señor conmigo o porque me llamen señorita, a mi me saca de mis casillas que me digan "eh, tu!" "pss, chavala" "oye, maja" etc...eso si que me chirria, es que ni me doy por enterada, vamos!

Ayer tras discutir el tema aqui, al volver a casa iba mirando a las diferentes mujeres con las que me cruzaba..y no encontré a una sola que me pareciera inválida, débil, ni digna de lastima, por lo que imaginé a señores cediendoles el paso, a camareros llamandoles señoritas y pense que nunguna podria sentirse despreciada por ello porque en su actitud estaba claro que de inferioridad frente a los hombres irradiaban cero!
Yo es que debo ser la mas feminista de todas, porque tengo tan clara la valia femenina que ni siquiera concibo que alguien dude de sus capacidades.

María dijo...

Teté, di que sí, y una ley de paridad para gordos... y cuando sean mayoría, una para delgados, y otra para... yo que ´se... para zurdos!!!

Es que es algo completamente artificial!!!

María dijo...

Anónimo, perfectamente explicado.

María dijo...

Fauna, lo del pediratra de tus niños, por ejemplo, es de juzgado de guardia... ¿cómo que "mandas" a tu marido? ¿Es que los niños no son suyos también?

En cuanto a lo de la casa... yo tengo la suerte -ahora sé que es una suerte- de convivir con un hombre que antes ha vivido solo, así que considera la casa tan suya como mia, así que hacemos lo mismo... bueno, lo mismo no. Él cocina, porque cocina que te mueres, y yo me encargo de la ropa, porque me da la gana y me encanta mimar mis trapitos... y de paso los suyos.

Pero es verdad, la mayoría decimos que "nos ayudan", cuando no es ayuda, es un reparto de tareas que son de ambos!!!

María dijo...

Beatriz, jajajaja, oye, que en eso soy como tú!!! Ni una mínima duda tengo de mi valía, mira tú!!!!


jajajjaja

En lo de los detalles sí discrepamos, aunque sólo en parte. A mi me molesta el fondo, no las formas!!!

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...

Maria, jajaaa, no lo dudo, es que a ti tampoco te imagino empequeñecida ante un tío...que quieres que te diga, a menudo es cuestion de actitud, y esta desde luego condicionada por nuestra educacion.

A mi es que si un tio intenta menospreciarme por ser mujer, a quien directamente veo inferior es a el por ser tan imbecil, pero nunca a mi misma!
Yo es que me he criado entre mujeres de rompe y rasga...y asi he salido, claro! como para sentirme inferior a nadie.

BACCI dijo...

Lo que me repateó en mis comienzos laborales fue q en las entrevistas me preguntaran si "tenia planes de tener familia" y a mi marido nunca le preguntaran por el tema en cuestión. Obvio q las mujeres parimos (estarían ellos en este mundo sin nosotras??? noo) , también lo es q los niños no nacen pudiéndose cuidar solos pero también es cierto q nadie a hecho nada para equipararnos a europa en el tema de horarios. Y oiga, por suerte tengo capacidad para "perder una hora para ir al pediatra y aun así sacar el trabajo"

BACCI dijo...

Por cierto q he empezao la saga de "LA BODA" jaajjajajj

Lucy dijo...

Estoy de acuerdo con todas vosotras, pq me he visto en muchas de esas situaciones.
Mi novio y yo queríamos coger un bar de copas, traspasado. Hablamos con el chico para quedar, ver el local y tratar el tema. Cuando el chico podía quedar, mi novio no podía y le dijo, pero va mi novia que ese día no trabaja. Pues la respuesta fue... "No, da igual, quedamos otro día y tratamos el tema ", tocate las narices!! Que gente....
Mi novio vive con sus padres y limpia los cristales, el polvo, tiende la ropa, pasa la aspiradora....el y su padre mientras su madre trabaja. Por sus trabajos tienen otros turnos y les cuadra estar por la mañana en casa. No ayudan a la madre, sólo hacen parte del trabajo de la casa
Ah! y sube los bajos de los pantalones y le quedan perfectos! Se educó en Suíza.....tendrá algo que ver?

Mer dijo...

Me ha encantado el artículo maría. No sé si la ley es la solución, creo que la solución es educar a nuestros hijos varones como hombres respetuosos de las mujeres y de los otros hombres. Hablamos mucho, pero después somos las primeras que les decimos:"Nene, te preparo la vianda?" Hay que cambiar de actitud desde el principio...

En mi caso lo estoy sufriendo en carne propia. Me lancé al frelanceo (valga la redundancia) junto a mi socio. No me extiendo, pero para reflejar la frustación, tenemos un cliente que cada vez que llama dice: me pasas con el jefe? Y cada vez yo le digo, perdona, con quien?" y así y así cada vez...a mi manera, lo estoy educando :-D

besos!

Perla Negra dijo...

Buenísimoa artículo, María.

A mí me hace mucha gracia cuando la gente dice que hoy en día hay igualdad entre hombres y mujeres. ¿Por qué? ¿Porque los 2 trabajan? ¿Porque el hombre “ayuda” en las tareas del hogar? La que tiene que soportar que le pregunten en una entrevista de trabajo si piensa tener hijos es la mujer, la que tiene que llevar al niño al médico es la madre, la que tiene que pedir el día libre si el niño está enfermo en casa es la madre y así podría seguir hasta el infinito. La mayoría de los hombres que conozco (incluido el mío) quieren tener hijos, pues señores, yo quiero un contrato pre-nacimiento del bebé que claramente indique que el cuidado del niño es RESPONSABILIDAD de los 2. En caso de incumplimiento, me presentaré ante la justicia. He dicho.

Perla Negra dijo...

Respecto al artículo de Elvira Lindo, no lo he leído pero el tema de las cuotas, es un asunto muy delicado que puede ser analizado desde diferentes perspectivas. A priori, la medida no es adecuada ya que, como tú dices, te podrán echar en cara que estás ahí por ser mujer pero por otro lado partimos de la base de que efectivamente la igualdad brilla por su ausencia en las altas esferas, por lo que en definitiva se trata de manera desigual una situación que de partida también es desigual.

El 90% de los puestos de responsabilidad están ocupados por hombres, ¿significa eso que el 90% de los hombres están más capacitados que las mujeres? Claro que no. Lo ideal serían más guarderías, ayudas para la conciliación, leyes más duras contra la discriminación, etc. pero mientras eso llega está la ley de paridad. ¿Pero el fin justifica los medios?

Beatriz dijo...

hay una gran parte del machismo que proviene directamente de las mujeres.
si os dais cuenta siempre en todos los comentarios, la liberacion de la mujer se basa en que para empezar trabaje fuera de casa.
yo una vez mas, reivindico la importancia y el valor tremendo de la tarea del ama de casa (no es mi caso, apunto).
si la sociedad valorase de verdad la tarea de educar unos hijos y de gestionar un hogar, quizás ambos miembros de la pareja pelearían por este "puesto", o la sociedad prestaría mas apoyo a quien la realice.
sin embargo, la actitud mas habitual es considerar que aquellas mujeres (en este caso) que las llevan a cabo, son cudadanos de segunda y se les trata como tales.

Perla Negra dijo...

El trabajo que hace un ama de casa tiene un valor incalculable y no me refiero sólo a la parte puramente laboral sino a la tarea de educar a los hijos y conexionar la familia.

Yo muchas veces me pregunto cuánto habrían tardado los hombres en asignarse un sueldo si, en vez de las mujeres, fueran ellos los amos de casa.

Beatriz dijo...

perla negra, totalmente de acuerdo.

María dijo...

Beatriz, te contesto a los dos comentarios juntos poerque me parece que tienen mucho en común:

Tienes mucha, pero que mucha razón.

No se es más mujer, ni más realizada por trabajr fuera de casa. Eso es cierto.

Yo no respeto mucho que una mujer encuentre su realización personal en cuidar de su familia, pero no es mi caso, y eso no me convierte en menos mujer, ni en menos femenina.

Es lo que decíamos en general, que todas esas cosas deebn ser una opción perfectamente válida, en ambos sexos!!!

María dijo...

Bacci, a mi me hicieron firmar un documento -completamente ilegal por otro lado- en el que decía que si me quedaba embarazada me podían echar y aquí paz y allá gloria... lo genial es que a mi chico, que trabajaba en la misma empresa, no le hicieron firmar nada... mira tú...

María dijo...

Lucy, como Pinkocha!!! madre mia como anda el patio.

Pero qué coño pasa, que si tienes tetas no sabes hacer negocios??? O es que tienen miedo de quedar embelesados cuando les hablemos, como las sirenas???

Madre mia!!!

María dijo...

Mer, por lo que veo está la cosa muy malita en el terreno laboral.

Yo trabajo con mi chico en mi segundo empleo, y tengo, en teoría, y tengo, en teoría, un cargo superior al suyo... y sí, me he encontrado gente así. Es lo que hay

María dijo...

Perla Negra, leo tus comments y me parecen tan sensatos -incluído el contrato pre.nacimeinto- que estoy por convencerte para que te presentes a presidenta del gobierno.

Mi voto ya lo tienes, oye!!

María dijo...

ACABO DE DETECTAR QUE HE ESCRITO

"Yo no respeto mucho..."

LO QUE DEBERÍA PONER ES

YO RESPETO MUCHO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Beatriz dijo...

maria, supongo que en tu ultimo comentario respondiendome se te ha colado el "no" en la frase "Yo no respeto mucho que una mujer encuentre su realización personal en cuidar de su familia", verdad?

Beatriz dijo...

jajaja, cruce de mensajes!!

juajuaa

Beatriz dijo...

no te habrá delatado tu subconsciente, no????


jaja, estoy mala hoy, jiji

María dijo...

Beatriz, nooooooooooooooo, en serio... que es algo que me da mucha rabia, que se menosprecie la labor de las personas -hombres y mujeres- que trabjan en/por/para su familia.

En eso no tengo otro remedio que darte toooooooooooooda la razón del mundo.

Ana dijo...

Yo tengo un cargo de responsabilidad en un sector puramente masculino: la construcción. Afortunadamente cada vez hay más mujeres, pero queda muuuuchísimo por hacer, pero mucho. Además soy joven, 28, y aparento menos, por lo cual, al principio de conocer a la mayoría de proveedores, subcontratas...etc, no digo todos porque dos o tres ¡! se salvan, lo primero que piensan es: la niñata ésta que me va a mandar a mí!...Eso es una realidad, por muchas leyes de paridad que pongan. Tienes que poner de tu parte, ser muy trabajadora y que ellos lo vean, ir con humildad (aunque también sacar el caracter cuando toca, si no te comen, que es preferible cabrearlos y que piensen que eres una niñata a que te tomen por tonta) y, normalmente, comienzan a respetarte (saben que al final eres su jefa, quien les paga o quien los contrata...). Pero tienes que demostrar más que un hombre para que te respeten, eso es innegable e injusto. Al principio renunciaba incluso a pintarme o arreglarme (yo, que siempre he sido y soy muy femenina...) porque se fijaban en mi aspecto, y tampoco era bueno. Cada día fuí siendo "más yo", hasta que se han acostumbrado. Ya no se extrañan de verme andar con tacones por la obra (cuando se puede, claro) igual que con las botas de obra cuando las condiciones lo requieren, o igual que compañeros mios van con traje de chaqueta.
Lo de "quiero hablar con el jefe", "sí, dime", "no, con el jefe", "soy la jefa"...ufff...millones de veces. Y aunque también influya la cultura, hay presonas "muy cultas" que tienen un machismo más arraigado y peligroso, del que no se "reeduca" ni se quita, ni porque te vean trabajar ni porque lleves jersey de cuello vuelto...
En fín, buenísimo María...no terminaría de escribir.

Beatriz dijo...

que estaba de coña, Maria!! jaja, me ha hecho mucha gracia!

en serio, yo creo que en el apoyo a quienes se dedican full time a su familia creo que hay un pelín de hipocresía...en seguida se escapa un "¡maruja!" y la sociedad está llena de tópicos contra ellas.

yo de verdad creo en que las mujeres tienen "per se" que tener las mismas oportunidades laborales que los hombres, pero "algo" importante ha perdido la sociedad sin un miembro dedicado al 100% a la familia. Estoy segura.

María dijo...

Ana, quiero más comments!!!

Me ha encantado cómo lo has contado, porque además mi mejor amigo es ingeniero de caminos y me cuenta muchas veces que en su promoción, sus compañeras -muchas, porque ya son muchas- han tenido problemas de adaptación en las obras porque las tomaban por el pito del sereno.

Si eran agradables, las toreaba, si eran duras, las llamaban "niñatas"... es difícil y muy tedioso tener que demostrar constantemente el doble que otra persona del otro sexo, sólo por tener tetas, así de claro.

María dijo...

"yo de verdad creo en que las mujeres tienen "per se" que tener las mismas oportunidades laborales que los hombres, pero "algo" importante ha perdido la sociedad sin un miembro dedicado al 100% a la familia. Estoy segura."

Beatriz, me ha encantado como lo has expresado.

Eso de no poner "sin la mujer dedicada a la familia" me ha parecido muy correcto, y a eso me refería, a que no tiene por qué ser la mujer. Cada caso será cada caso.

Mi suegra es ama de casa full time. Y es la mujer más fuerte, segura y alucinante que he conocido después de mi madre. No creo que un ama de casa sea una maruja.

Pero es verdad, hay mucha hipocresía en eso.

Beatriz dijo...

...no disimules Maria, a ti lo que te ha gustado ha sido lo del "miembro"!!

jaja, ya te he dicho que tenia dia tonto hoy...

un abrazo

Mer dijo...

Estoy de acuerdo con lo que comentan de ser ama de casa. Me encantaría haber tenido la posibilidad de quedarme en casa y realizar otro tipo de vida.

En mi mundo ideal trabajaría media jornada y ganaría lo suficiente como para quedarme en casa el resto del día y poder tener hijos.

Si ya no somos feministas ni machistas

QUE SOMOS?
Si alguien propone algún tipo de asociación, me apunto

María dijo...

jajaajjajajaja, Beatriz!!!!!!

Vale, lo confieso... yo tb tengo el día idiota!!!!

María dijo...

Mer, yo creo que en general somo personas... ¿nos podemos asociar con eso?


Ves, yo en cambio no dejaría de trabajar para ocuparme de mi familia "full time", salvo que fuese necesario. Pero esos diferentes puntos de vista no nos convierten en más o menos mujeres, creo yo.

Perla Negra dijo...

Ja,ja,ja María, gracias por el cumplido!! Lo que se ha perdido la política conmigo....

jose_airam dijo...

Vayaaaaaa!!menudo post!muy bueno,sí señor.
Yo creo que desde la aceptación de las diferencias entre nosotros podremos conseguir el respeto.

Yo en mi casa he tenido dos ejemplos claros:mis abuelas.
La paterna,machista y víctima de sí misma y de su entorno durante toda sus vida.6 hijos y un marido que la han tratado siempre como a una esclava.Y esto es tan grave que todos mis tíos y mi padre son machistas y la vida familiar no siempre es buena.

Por otro lado,mia buela materna.Se casó a los 30,tuvo solo una hija,mi madre,después de viajar cuando ninguna mujer lo hacía,de dedicarse a aquello que le gustaba(moda,danza,...)y de ser una mujer totalmente independiente.
Y claro,¿como hemos salido nosotros?Pues mi hermana tiene 28 años,un puesto de jefa(y pongo jefa a posta)de proyectos en una importante farmaceútica en un departamente integrado solo por mujeres(y que a mí no se me ocurre cuestionar si están preparadas o no)y no tiene pareja ni se plantea tener hijos.
Además mi madre,mi hermana,mi tia y mi prima acaban de llegar de un viaje a jordania que han hecho solo ellas.También estuvieron en nueva york,suiza...
Pues mi madre todavía piensa que su madre fue una egoísta,haciendo ella lo mismo que hizo mi abuela en sus días.

Sinceramente,creo que las mujeres sois vuestras propias enemigas,por no hablar de las feministas que si las dejas pasar antes de pasar tu te dicen de qué vas.

Es una cuestión de educación.Y pensemos:¿quién nos ha educado a todos tradicionalmente?las madres,osea,mujeres.Yo no soy machista pese a tener un modelo masculino que si lo es(también es cierto que en mi padre se juntan varios factores,que si bien no justifican nada,si afectan,como ser militar).No soy machista gracias a mi madre,y considero obsoleto cualquier rol asignado a los sexos.Soy hombre y me gusta la moda y los coches Y????

Lo que me da asco,y siento ser tan claro,es la violencia de género,mate quien mate;la discriminación en los sueldos(acaso los modelos masculinos cobran tanto como las modelos???)y las feministas,término que considero totalmente denigrante,que ven atisbos de machismo hasta en el fondo blanco de un blog y que consideran la discriminación positiva como un daño colateral.¿¿Imaginamos un ministerio de igualdad en la opción sexual que discriminara a los heterosexuales en los consejos de administración?? a mi me suena tan ridículo como las cuotas.

Bueno dejo de escribir,que menuda tesis he soltado...

María dijo...

Chema, el primer hombre el comentar!!!

Ole, ole y ole!!!

No puedo estar más de acuerdo contigo en todo, como de decía a Beatriz, a mi lo de los gestos "galantes" no me molesta en sí mismo, sino en su trasfondo.

Y sí, todos somos hijos de nuestro tiempo y de nuestras circunstancias, y de las condiciones en las que nos hemos criado.

Creo, como tú, que las diferencias existen y deben superarse.

Y, como tú, creo que matar o maltratar a tu pareja debería tener la misma pena, tengas tú pene o no.

Sí señor, un gran comment!!!

Ana dijo...

Eso es precisamente! Por tener tetas y no renunciar a ellas, sin que, además, querer que babeen a tu paso!! Que están trabajando y tú también, y te tienen que respetar en todos los sentidos.

Yo también soy ingeniera (incluso con lo de ingeniera tienes que defenderlo: no ingeniero, que en mi título pone INGENIERA, que no me lo invento, que si no a mí me daría igual, pero es que existe, no es como periodista y periodisto, es que ingeniera existe), agrónoma. Recién salida de la carrera trabajé en un estudio de ingeniería realizando proyectos - sentadita en mi mesa con mi ordenador, bastante cómoda - y a los dos años dí el paso a obra, porque se aprende muchísimo y te formas de una manera más completa. Sabía que iba a ser difícil, pero también enriquecedor...

El primer día me tendrías que ver: yo, con mi jersey de cuello vuelto, mis botas de obra y mi casco, en una obra que estaba en plena cimentación, lloviendo y había un barrizal...con un montón de ferralla (tubos de hierro finitos de cimentación) sobre la que hay que andar¡! y unos 30 tíos mirándome (y pensando, por supuesto, ésta se cae, ésta se cae - lo cual no pensarían de un chico, y si se cae, se ríen CON ÉL, y punto pelota)...creía que me moría, para que te voy a mentir. Pero algo dentro te dice: a pisar fuerte; si te caes, te levantas, pero muy dignamente; cabeza alta; y a trabajar, que para eso te has preparado y a que trabajen ellos, que para eso te pagan...Y, no me caí...(ni me he caído tras casi tres años, de momento).

También es importante el respaldo de tus jefes (todos hombres...) que te digan: "el que te mire mal, a la calle". Al principio lo ves muy fuerte, y dices, ¿pero cómo van a hechar a nadie por mí?. Luego te das cuenta de que ganando tú en seguridad y hechándole una simple mirada al que se esté pasando, no hace falta más, al final eres tú la que los intimidas (porque realmente, eres tú la que tienes la sartén por el mango, pero de eso la primera que te tienes que convencer y no sentir mal eres TÚ MISMA).

Algo gracioso (que no tendría por qué ocurrir y espero que pronto deje de pasar), que todo el mundo alrededor de la obra me conoce...llegas a un sitio (bar, que también de hombres generalmente, tienda - incluso de chinos -, etc) y te dicen: hombre, ¡¡la niña de la obra!! - cuando me lo dijo un chino en perfecto español la semana pasada, no daba crédito...

María dijo...

jajaja, Ana, la anécdota del chino es de juzgado de guardia, jajajajajaja

Yo creo que es cuestion de tiempo que en ciertos sectores se acostubmren a la presencia femenina, pero ayuda, y mucho, que las que ya estais ahí tengais mucha seguridad en vosotras mismas.

Lo de las botas, el barro y la ferralla le pasó a una amiga de S. (el ingeniero del que hablaba), pero esa sí se calló. O mejor dicho, se quedó descalza porque las botas se le hundieron en el barro y salió sin ellas.

Al ver cómo la miraban todos, como con sonrisita, soltó

"No, si ya sabía yo que tenía que venir con los tacones, que es con lo que sé andar bien. Bueno, qué, ¿sseguimos la visita, no? XXX, tráeme otras botas del almacén, por favor".

Y claro, XXX, flipando, salió con el rabo entre las piernas a por las botas.

Nadie la ha vuelto a mirar raro en la obra!!!

Anónimo dijo...

Ay María, lo que planteas es cuestión del paso del tiempo, el camarero de toda la vida, está "acostumbrado" a servir el cubata al hombre, porque antes la mujer no bebía como ahora...Eso no es preocupante a mi parecer, porque no se hace con "machismo", es costumbre.

Por otra parte, no te encanta que te abran la puerta, que te dejen pasar primero, que te inviten...?, me encanta la galantería y la conquista,,y si a mi un chico me dice.."pagamos a medias"...te aseguro que no tiene nada que hacer conmigo.

Una cosa son los derechos- deberes, y otras que somos mujeres y hombres.
Mi marido nunca plancha, el pobre lo ha intentado por activa y por pasiva,,..pero no logra hacerlo bien; pero yo a su vez, nunca limpio los coches ni paso la aspiradora.

Creo que no se trata de un 50%, ni de blanco y negro, hay contrastes, y mil colores más.

Admiro a Elvira Lindo, y no comparto su artículo, sería decir "que el fin justifica el medio" y me niego, la igualdad se tiene que conseguir de otra forma y no por una "paridad obligatoria".

Un besito
Asturiana

Celia dijo...

Hola! Enhorabuena por el post. Te has explicado muy bien.
Yo también tiemblo cada vez que oigo lo de la "cuota de paridad" por ley... me parece peligroso.. porque no es justo que se elija a una mujer por ser mujer. Deberían verse personas (independientemente del sexo) y elegir para un cargo aquella persona que esté más preparada y pueda hacerlo mejor, sea mujer u hombre.
Sin embargo... creo que puede ser un mal menor para hacer que nuestra sociedad reaccione y cambie...
A nivel profesional, no me he sentido discriminada y eso que mi actual cargo lo obtuve estando embarazada de 8 meses!!! aunque tuve que renunciar a un mes del permiso de maternidad... y cambiarlo por media jornada. No me quejo porque creo que soy afortunada. Aunque la mayor parte de las veces que mi hija se ha puesto enferma he tenido que ser yo la que pida días libres para cuidarla.
Como "curiosidad" decir que yo voy al gimnasio a la hora de comer y puedo ir cuando mi marido puede recoger a la niña de la guardería y ocuparse hasta que yo llego. Pues muchas mujeres me han dicho que tengo mucha suerte e incluso me han criticado... en cambio, si el que no estuviera a la hora de comer fuera mi marido.. estoy segura de que no lo verían nada raro!!
Definitivamente, todavía hay que cambiar.... espero que en generaciones futuras se consiga...

Vistiendo a Candela dijo...

Que bueno el tema del post María.
En mi opinión la culpa del machismo la tienen las mujeres; la culpa del machismo la tiene mi abuela cuando mandaba a mi madre ( que por cierto ella siempre se nego y eso se notó después en mi casa ) y sus hermanas servirles el desayuno en la cama a sus hermanos, la culpa del machismo la tiene mi tia ( la cual no se nego a servirles el desayuno a sus hermanos) que como no trabaja fuera de casa ( pero si dentro, y de que manera ) pues decide que ella debe hacer todo incluso las camas de sus hijos ( que por cierto son mayores de 30 años), la culpa del machismo la tienen parte de mis amigas cuando dicen que sus parejas les ayudan con el niño, con la lavadora, etc cuando el hijo y la casa que yo sepa es de los dos.
Mi abuela tiene más de 80 años así que no va a cambiar su forma de pensar y actuar pero mis amigas rondan los 30 y eso es lo triste.
La mujer que educa a sus hijos en igualdad de condiciones sea hombre o mujer, así y sólo así se podrá erradicar este comportamiento.
Creo firmente que es la única solución a esto, no creo que ninguna ley lo pueda modificar ni tan siquiera ayudar siempre y cuando las mujeres no cambien el chip de que en este mundo no estamos para servir a nadie.
Y por cierto odio la palabra feminista que creo tiene un significado erroneo.

Enhorabuena por el post María.

nine dijo...

no he leído el artículo, pero desde luego, lo de la Paridad es complicado, porque no creo que sea la herramienta idonea. Si quizás ayudará a romper el techo de cristal, pero otra forma de hacerlo y en mi opinión más efectiva es eliminar las trabas que la sociedad va poniendo en el camino de las mujeres a la hora de conciliar. Cómo, con horarios europeos (mi oficina cierra a las nueve de la noche!!!!!!), flexibilidad, mirar la producción más que estar encerrada frente al ordenador, nada de despidos porque te quedas preñada, más guarderías y colegios públicos...
de lo de quedarse en casa en trabajar, el problema viene cuando se convierte en una elección casi forzada porque no hay manera de conciliar y económicamente no compensa trabajar si tienes que pagar a alguien que se quede en casa, además de perderte la infancia del bebé. Me parece fantástico si es una elección totalmente libre, pero no nos engañemos, en otros casos no lo es.

Beatriz dijo...

Nine, estoy de acuerdo con cada auna de tus palabras.

Pero tambien pasa al contrario, y mucho muchísimo. el mundo está lleno de mujeres que tienen puestos de trabajo de mierda, que les llenan cero y les "realizan" un pimiento, y que lloran en los baños de las empresas porque han dejado a su hijo de meses en la guarde con fiebre porque no hay mas remedio! La mayoría de la gente no trabajamos por gusto, tampoco esa es una eleccion libre.
Y hay que oir a los "machitos" cuando ven a 2 señoras tomando un café a media mañana entre recado y recado (en el mismo bar que estan ellos, claro!) comentarios tipo ; "míralas, como reinas, hay que joderse con las amas de casa"! Hay ya muchos hombres que obligan a trabajar a su mujer "donde y como sea" antes de que se queden cuidando hijos y casa.

El mundo laboral es la panacea para la liberacion de la mujer..., no nos engañemos.

Beatriz dijo...

queria decir.
EL MUNDO LABORAL NO ES LA PANACEA...!!!

Lara dijo...

Wauuuu, peazo post que te has marcado ehh!jeje.La verdad es que tienes razón en todo lo que dices...me ha hexo gracia lo de la abuela,porque mi abuela es =,sobre todo en cuestión cocina y demás!Muyyy fuerte lo del taxista me has dejado alucinada!
Yo creo que estas cosas no cmbiarán,al menos de aki a...5 años?fíjate cuanto tiempo ace que ya no estamos así y más o menos sigue igual,al menos en pensamiento.Aunque creo que poco a poco se nos va yendo eso de los roles de hombre y mujer!

BESOSS

Lu dijo...

Llego tardisimo!!!! Pero eso de que te metan en un puesto con calzador me saca de mis casillas!!!!
Yo creo que si vales, vales y si no nó, pero por porcentaje.... en fin ahi empiezo a dudar de que la persona valga....
Un besin

Anónimo dijo...

He leído todos y cada uno de los comentarios, y no podían ser escritos en ningún otro pais.
Por desgracia en España el Feminismo es pecado mortal, el machismo solo es venial.
Soy FEMINISTA estoy orgullosa de ello soy exactamente igual que un hombre, igual de lista, de estúpida,de mala, de rápida..
Un dia decidí irme de mi pais, porque después de trabajar largos años en mi Dpto. Universitario, yo no era mas que una zorra manipuladora con ideas de ascenso.
Fue mi mas dura y mejor desición,hoy con 37 años tengo mi propia Cátedra, investigo para la privada, tengo pareja, me maquillo, doy clases con falda, y con escote, soy una docente respetada en mi comunidad.Ejerzo de mujer como me parece mas oportuno. Sé que mis hijos heredarán un mundo mejor, yo me estoy encargando de ello.

Perla Negra dijo...

Beatriz, yo en cambio sí pienso que un trabajo remunerado es básico para la mujer.

Quedarse en casa a trabajar es una opción respetable pero en mi opinión te deja en una situación parecida a la que estaban nuestras abuelas y muchas de nuestras madres (salvando las distancias, obviamente), es decir, dependiendo económicamente de un hombre.

Este es un factor que puede pesar mucho en caso de plantearte una posible ruptura, de hecho antes muchas mujeres seguían con sus maridos por este motivo. Hoy en día, aunque la mayoría de las mujeres tenemos estudios y estamos preparadas, todas sabemos que el mercado laboral es una jungla y si te quedas fuera de juego unos años luego es muy difícil reengancharte. Por eso pienso que la independencia económica de la mujer es lo que la hace libre y dueña de su vida

Celia dijo...

Estoy de acuerdo con Perla Negra en lo de la independencia económica de la mujer...
Mi madre dejó de trabajar fuera de casa para cuidar de sus hijos. Mi padre murió de repente hace unos años y mi madre se quedó viuda con 50 años y con una pensión de 450 euros al mes. Tuvo que salir a buscar trabajo porque no quería ser una carga económica para nosotros. Ya os imaginaréis lo difícil que le resultó encontrar trabajo.
Por eso creo que es muy importante que las mujeres tengamos nuestra independencia económica...

Beatriz dijo...

claro, perla negra, tienes razón.
pero, quien pierde?

Perla Negra dijo...

Tal y como está la cosa perdemos nosotras. Trabajamos dentro y fuera de casa, con salarios más bajos y todo lo que hemos estado comentando hoy..... Hasta la igualdad real nos queda un largo camino.

Beatriz dijo...

anonimo,
yo estoy convencida de que no solo tu, sino todas las mujeres somos en principio igual de "igual de lista, de estúpida,de mala, de rápida.." ¿y?

¿hacía falta irte de tu pais por una mala experiencia en UNA universidad? supongo que valorarías otras cosas que te interesaban de fuera antes de dejar españa, no?

Yo tengo exactamente la misma edad que tu, no tengo pareja, tengo un hijo al que he cirado yo solita, NO tengo una cátedra, me maquillo y uso los escotes que me da la gana, y te aseguro que tambien me siento respetada no solo por mi entorno laboral sino ademas por mi familia, amigos, y sociedad en general.
Ejerzo mi femineidad como quiero, y lucho para que mi hijo tengo al menos las mismas posibilidades que yo para ser feliz.
¿YYY?
Quizás no seamos las personas como yo, y como el resto de gente que opina en este blog, quienes te hemos hecho la vida TAN desagradable ni las que te han hecho ser TAN agresiva, ¿no crees?

María dijo...

Hola chicas! qué tarde llego hoy con lo que me gusta este tema...yo creo que para la igualdad real nos queda mucho camino por andar...y coincido con vosotras en que la culpa y la responsabilidad es mayoritariamente nuestra. Yo tengo amigas que no llegan a los 30, que dicen que la convivencia con sus parejas es genial, que "todo lo que le digo que haga, por ahora lo va cumpliendo..." refiriéndose a las tareas domésticas, y hablo de casos en los que trabajan los dos fuera de casa...pues me parece un mal principio para empezar...pero como bien señala María (fantástico post) lo peor es que es de modo inconsciente. Yo cuando les digo que mi chico y yo nos corresponsabilizamos en las tareas de casa porque ambos tenemos horarios laborales muy flexibles (vamos, que se estiran como chicle) me miran incrédulas y me dicen que es "el primer caso que conocen". Sobran comentarios no? (tengo otras amigas que no son así eh! ;) ). Y en cuanto a trabajar fuera de casa o no, como ya se ha dicho por ahí, pues todas las opciones siempre que sean libres son respetables, yo he de decir que mi independencia, en todos los aspectos, incluído el económico, es fundamental, y por ello me podría plantear una reducción de jornada pero no quedarme en casa a criar a mis hijos, que me parece precioso, mi madre lo hizo conmigo, se lo agradezco en el alma, pero ahora que somos mayores y tenemos nuestra vida anda que no sale perdiendo ella...que su vida es nuestra vida...
Y el tema de la discriminación positiva, pues no estoy de acuerdo. Creo sinceramente que está mal enfocado, si quieren promover la paridad laboral yo creo que ha de ser sobre todo con medidas de conciliación, horarios lógicos (que es eso de poner una reunión a las 18:00h??? no hay más horas en el día?), guarderías para todos, facilidades para teletrabajar en la medida de lo posible, permiso de paternidad de más de 15 días...creo que ese tipo de cosas son más importantes.
Y sin olvidar que esto en el fondo es una cuestión educacional, por tanto para modificarla está en nuestra mano (en como eduquemos a nuestros hijos) e irremediable y desgraciadamente es una cuestión de tiempo también...es el tiempo que nos ha tocado vivir...

tuna dijo...

Hasta que nos quitemos el machismo será dificil. Si lo tenemos hasta en el propio lenguaje. un ejemplo.
Un hombre siempre sera Señor.
Y una mujer sólo es Señora cuando está casada.

Y así mil ejemplos..

María dijo...

Y se me olvidaba...me he sentido muy identificada con las anécdotas varias de las ingenieras...menos mal que tengo la suerte de tener un jefe que me valora y que es del tipo de "una muestra de discriminación por tu sexo, a la calle". Ahora que lo pienso, es triste que tenga que considerar eso una suerte.

Sol dijo...

QUE NO, QUE nO SE CURA CON LEYES Y LO DE LA PARIDAD ES UNA PARIDA (¿por qué chorrada se dice parida, rollo :coñazo, ?) aaaaay el lenguaje que nos delata.

jose_airam dijo...

Escribo para contestar al anónimo.Tu si puedes ser feminista y yo no machista?
Estudio en la universidad pública y tengo profesoras que van a clase con escote y que además están buenísimas.Y no dudo de su valía como profesoras,lo mismo que no lo hago de el resto del profesorado,vamos,que ni siquiera se me hubiese ocurrido.Y si taaaan valiente eres,haberte quedado en tu españa y haber luchado.
Uno lucha en terreno hostil,no en una balsa de aceite.Asi que creo que es bastante pretencioso decir que estás cambiando el mundo para tu hijo.

María dijo...

Asturiana, es que en esto somos muy diferentes. Yo una vez planté a un chico porque siempre se empeñaba en pagar él.

Y yo trabajo, y no soy una conquista. Soy autónoma y está bien que tengas un detalle un día, y yo otro otro día, pero eso de "pago yo, nena", me saca de mis casillas, lo siento

María dijo...

Celia, enhorabuena, estás en una empresa a la que tu "bombo" (perdona la expresión) no les ha impedido ver a la trabajadora... pero no es tan común, desgraciadamente.

Y lo del gimnasio... pues eso, si fuese él el que aprovechase esa hora, a todo el mundo le parecería normal que tú te ocupasen de la criatura.

María dijo...

Vistiendo a Candela, enhorabuena: te has explicado a las mil maravillas.

Lo que planteas es una realidad social muy pero que muy actual. Mis amigas -algunas- de la misma edad que las tuyas, siguen insistiendo en que ellas se ocupan de la casa y los niños porque él "no tiene tiempo"... pero ambos trabajan 8 horitas fuera de casa. Así que el tiempo del que disponen, técnicamente, es el mismo.

Perpetuamos el machismo nosotras mismas

María dijo...

Nine, esa es la cuestión:

Mi amiga Maryfandy tiene dos niños pequeños. En su empresa ha podido pedir media jornada -y ha mantenido el puesto, que desgraciadamente no siempre sucede-. Su sueldo se dedica ´casi íntegramente a pagar guardes y demás, para que esas 6 horas sus hijos estén atendidos. Pero de ese modo ella no ha perdido el contacto con el mundo laboral.

Yo hubiera escogido lo mismo que ella.

Pero, como ella, creo que eso debe ser una elección personal.

Eso sí, para poder elegir no se te pueden cerrar puertas, y si en tu empresa te dicen "como te pilles media jornada, a la rue", pues... hombre...

María dijo...

Beatriz, a tí tb te traicionó el subconsciente, jajajajajaja!!!!

No, en serio, es que el problema es que no hay buenas condiciones, por lo que no se puede escoger.

María dijo...

Lara, soy consciente de que esto va lento... pero confío en que poco a poco todos tomemos conciencia del tema...

María dijo...

Lu, el problema es que si le dan el puesto a un tio nadie duda, pero con esta nueva ley, si se lo dan a una mujer dudaremos muchos... ¿dudaremos con los hombre?... lo dudo (vivna los trabalenguas)

María dijo...

Anónimo, enhorabuena por tus logros.

Y sí, desde mi punto de vista haces bien... pero no todo el mundo lo ve así.

España, en esto como en tantas otras cosas, lleva 30 años de retraso.

Hombre ambicioso = hombre con valía
Mujer ambiciosa = zorra manipuladora y trepa... una lástima, ¿no?

María dijo...

Perla Negra, lo que ha expuesto es una realidad muy latente.

no nos olvidemos de que la independencia económica fue el comienzo de la liberación de la mujer.

Yo, personalmente, y salvo caso de necesidad, no dejaría de trabajar... pero es verdad que debe ser una opción personal. Eso sí, muy meditada, porque en el mundo en el que vivimos no trabajar fuera de casa te deja en desventaja frente a tu pareja en caso de que desees romper la relación

María dijo...

Celia, y en el caso de tu madre -terrible, por cierto, lo siento mucho- al menos sus hijos eran relativamente mayores...

Imagínate un caso parecido con una separación o una viudedad con críos de 6 o 7 años de por medio...

María dijo...

Beatriz, desde mi punto de vista la diferencia entre la chica que firma el anónimo y tú es que ella deseó subir a un peldaño que nos está vetado de principio.

Seguramente lo hubiese logrado en España tb, sí... pero hubiese tardado el doble, le hubiese supuesto el doble de esfuerzo que a un hombre y le hubiera granjeado la enemistad de muchos/as compañeros/as que verían su ambición como algo negativo... mientras que si fuese un hombre les parecería loable.

María dijo...

María, que buen comment!!!

Jo, me doy cuenta de que este post da mucho de si y me está encantando tanta participación...

GRACIAS!!!

María dijo...

Tuna, más ejemplos:

Zorro (referido a un hombre): Hombre muy taimado y astuto.

Zorra (referido a una mujer):
prostituta.

Sin comentarios

María dijo...

Sol,!!! Muy bueno:

Cojonudo: genial
Coñazo: un rollo que te cagas

María dijo...

Chema, hombre, no creo que se marchase "solo" por eso...

Anónimo dijo...

Hola!!

A mi me ocurrió todo lo contrario con un camarero de un restaurante de carretera.

Volviamos de vacaciones y paramos a comer, pedimos para beber un tubo de cerveza y agua. Cual es mi sorpresa cuando a mi me ponen la cerveza y a mi marido agua...

Tenía su explicación SOLO LOS HOMBRES CONDUCEN!!!!! Así que le dije que el agua era para mi que me tocaba conducir... "AH!" eso fue todo lo que contestó.

También tiene razón la que comenta que las amas de casa pueden ser más fuertes que cualquier otra. Mi madre es la persona más fuerte, más organizada, más positiva, más activa que os podais imaginar con 70 años. La envidio porque da la sensación que siempre llega a todo y no hay problemas..

Creo que la igualdad que buscamos muchas veces nos perjudica más que ayudarnos, cada vez abarcamos más cosas y tenemos la obligación (psicológica) de llegar a todo y ser perfectas para que nadie pueda reprocharnos nada... Es importante pedir ayuda y eso no quiere decir que fracasemos simplemente que somos humanas...

Marta

María dijo...

Marta, qué gracioso el camarero, madre mia!!!

Tienes razón en que a veces tratamos de ser puser womans y alcanzarlo todo, y eso es imposible.

Pero en eso, como en todo, compartir el vivir, que decían las mojas de mi cole: los hijos son de los dos, los platos sucios son de los dos, la ropa sin planchar es de los dos...

María dijo...

María, gracias a tí por abrir debates tan interesantes y darnos la oportunidad de compartir puntos de vista diferentes, que eso enriquece un montón! ;)

Besos!

Beatriz dijo...

no, maría, hay otra diferencia fundamental por la que contesté al anónimo...
yo no he faltado al respeto a quien ha defendido aqui la idea de que la liberacion de la mujer pasa definitivamente por trabajar fuera de casa (a pesar de no compartirlo), y sin embargo su tono agresivo para quienes dejamos aqui nuestros comentarios, asi como su altivez al contarnos su experiencia, a mi me ha molestado. (quizas soy demasiado susceptible, puede ser).

Yo solo puedo hablar según mi experiencia y las mujeres que me han educado y cuyas vidas he visto de cerca. Pero jamás he visto a mi alrededor mujeres mas sometidas, mas exclavas, con menos tiempo para ellas mismas que las de ahora (me incluyo). Antes muchas estarían sometidas a los maridos, pero ahora, muchísimas estamos sometidas al "regimen de las super woman".
Yo, entre las mujeres que me criaron, (la mayoría no ejercian profesiones fuera de casa), lo que ví fueron grandes mujeres de cuya valía personal, inteligencia, capacidad de decisión y "poder" dentro de su ámbito y fuera de el no dudaba ningún hombre de mi entorno.
Quizás he sido demasiado afortunada, supongo que será eso, pero es mi realidad, y esa también existió y existe.
Si hubiera tenido un entorno de mujeres encerradas en su casa, y sometidas a la voluntad masculina supongo que hoy en día mi actitud sería otra.

ah, buenos días!

María dijo...

Beatriz, muy buenos días!!!

Entiendo tu postura, que conste. De hecho, en muchas cosas compartimos visión-

Yo tb creo que ahora estmoas más "atadas", pero de otra forma. Y eso se debe a que hemos salido al mundo laboral con "el culo al aire" (perdón por la ordinariez), porque estamos menos valoradas en principio, y sin despegarnos de la casa.

Sigo afirmando que buena parte de la solución está en hacer entender a hombres y mujeres que las responsabilidades familiares son de los dos, a partes iguales.

pinkocha dijo...

¡Uy, nena, que fiesta tienes aquí montada! Me gustaría poner otro ejemplo de "por-qué-no-pienso-dejar-de-currar-hasta-que-me-toque-una-primi-de-varios-millones".
Mi madre se caso a lo ¡18 años! con un hombre de la vieja escuela, o sea, nunca en su vida tocó una lavadora. Se separó hace unos años, después de 30 de matrimonio. Prefiero no pensar en qué situación se hubiera encontrado de no haber tenido su puesto de trabajo. Empezar de cero a esa edad es mucho más difícil, ella tuvo suerte (corrigo, fue siempre una mujer inteligente) y ahora lleva un nivel de vida incluso mejor que el que llevaba antes, con su independencia, su dinerito... y sin dar explicaciones a nadie.

Anónimo dijo...

A eso me refería yo, quiero decir que nos hemos empeñado en hacerlo todo nosotras porque podemos, porque no necesitamos a nadie, porque podemos ser madres, amantes, amigas, señoras de la limpieza, economistas, cuidadoras, médicos, "llevar un sueldo a casa", además de estar guapas, alegres, vitalistas.... Creo que hay un anuncio de un refresco de cola que muestra a la mujer así.

En nuestro afán de perfeccionismo, y porque una de las diferencias con los hombres es que las mujeres tenemos más capacidad "para hacer dos cosas a la vez", hemos ido cediendo terreno en vez de ganarlo y seamos sinceras ellos se aprovechan de la situación como siempre (hablo generalizando, que nadie se lo tome a mal) si nosotras lo hacemos "mejor" y en "menos tiempo" para qué se van a molestar??


Marta.

Beatriz dijo...

hola María,
es que hay una cosita por ahí que se nos escapa...
nos guste o no, hay una diferencia BESTIAL entre hombres o mujeres que hace que ciertas responsabilidades sean imposibles de repartir.
Nosotras somos quienes físicamente tenemos los hijos...y quienes durante unos cuantos meses tenemos su alimento. A partir de ahí, comienzan a suergir diferencias, nos gusten mas o menos.

No es ninguna tontería, y si la naturaleza es tan sabia como se le presupone,...por algo será.

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

Pinkocha, es a lo que voy:

Imaginemos el caso al revés. En mi familia, mi padre era el que tenía más papeletas para haber dejado el trabajo para dedicarse a su familia, porque, económicamente, mi madre era mucho más solvente.

Mi madre murió hace 5 años.

Si mi padre no tuviese su propio trabajo... ¿qué habria sido de él? ¿Y de nosotros?

Anónimo dijo...

"A eso me refería" a lo que han dicho María y Beatriz, mi comment sale después del de Pikocha y no pega ni con cola.... Pero es cierto que cuando una mujer se libera mentalmente como les ocurre a muchas que deciden un día separarse porque no aguanta más se les abre un mundo lleno de posibilidades, nada que ver con lo que sucedía hace 30 años.

Marta

María dijo...

Marta, pero es que nosotras lo permitimos.

Yo plancho mejor que P.

P. cocina mejor que yo.

Pues listo.

Ahora, si yo lo hago todo bien, y P. es un desastre en todo... pues que aprenda, y aire!!!

María dijo...

Beatriz, perfecto, hay diferencias físicas evidentes. Nosotras parimos. Algunas amamantan.

Pero cuando el niño tiene 8 meses, y hay que darle el biberón, no entiendo por qué no puede hacerlo el padre

María dijo...

Marta, cierto, afortunadamente, si has mantenido cierta independencia económica, una separación ya no es lo traumática que era.

Terminar una relación, aunque sea sin problemas graves, nunca es agradable. Pero si además a eso le sumas problemas de dependencia económica... pufffff

Sol dijo...

VIVA LA DIFERENCIA.
Ahora que las mujeres pueden hacer casi todo es cuando muchas se tienen que volver a casa ¿por qué? por los niños.Si, es verdad, se podian volver ellos y si tiene s una carrera ascendente la mujer que siga ella.Yo tengo un caso cercano que ha tenido que elegir, ha preferido negociar con la empresa y retornar a casa, y era, era una alta directiva ganando 4000 euros al mes.

María dijo...

Sol, y me parece perfecto... porque lo ha decidido ella.

Pero yo, lo siento, no lo habría hecho.

Vistiendo a Candela dijo...

El trabajo tanto para la mujer como para el hombre es importantisimo.
Mis padres se separaron hace 12 años mi madre tiene un muy buen sueldo y por eso mismo abandono el hogar con tres hijos y pudo empezar una nueva vida y que no nos faltara de nada.
Si mi madre no hubiese tenido su trabajo seguramente tendría que aguantar una situación familiar que no queria.
Conozco infinidad de casos en los que las mujeres no se separan por miedo a perder a sus hijos o por que no saben a donde ir y no saben como empezar de nuevo puesto que no tienen un trabajo fuera de casa, y para mi punto de vista tiene que ser horrible que tengas que soportar una situación para toda tu vida, la cual solo viviras una vez, por una independencia económica que no tienes.

María dijo...

Vistiendo a Candela: yo conozco una situación de esas en las que una mujer, joven, además (quiero decir que todavía podría empezar de cero sin demasiados problemas) se encotró con una situación familiar no deseada y aguantó y tragó porque no tenía otro remedio económico... eso es muy triste.

Beatriz dijo...

creo que todas decimos cosas sensatas y cosas que son ciertas.
obviamente muchas mujeres soportan situaciones familiares indeseables por falta de independencia económica.
Hay tantas opciones como tipos de mujeres, lo que para unas son inconvenientes otras podemos verlo como privilegios.

Yo tengo le sensacion de que la lucha por la liberacion femenina se basa en ideas tan tadicales como las que mantenian el sistema machista.

María dijo...

Beatriz, en eso último no estoy de acuerdo.

No creo que sea radical obligar a tu pareja a dedicarle tiempo a la casa. Es de los dos.

No creo que sea radical pedir el mismo salario por el mismo trabajo. Es una reivindiación anterior al siglo XXI, y ahí seguimos...

No creo que sea radical pedir que me traten con el mismo respeto verbal que a un hombre en el trabajo. No soy "nena", no soy "guapa", no soy "señorita". Si mis compañeros son "javier", "marcos" o "perico", yo soy "maría". Nada más.

Anónimo dijo...

Es volver al principio, hacemos (y vuelvo a decir que generalizo)que este mundo sea machista, estoy de acuerdo contigo, María, en que en muchas ocasiones tenemos la culpa de lo que nos pasa.

Supongo que en pocos años la vida de la mujer a dado un giro de 180º y todavía tenemos que modificar pautas de comportamiento, pero por algo tenemos que empezar...

Yo también estoy de acuerdo en que la diferencia es lo que nos hace únicos.

La variedad, en todos los aspectos, hace el mundo más interesante y divertido, pero nosotros/as nos complicamos la existencia...

Más de lo mismo.

Besitos

Marta

María dijo...

Marta, cierto, todo cierto.

Nos complicamos la existencia...

Vistiendo a Candela dijo...

También hay ciertos pensamientos en la sociedad que estan tan arraigados que ya no sabes si son ciertos o no.
Por ejemplo la sensación de que la mujer es la que de verdad sabe cuidar a sus hijos y es algo innato en cambio el hombre tiene que aprender, y decimos palabras como instinto maternal ¿que pasa que el paternal no existe?
Yo se cambiarle los pañales a un bebe pero no nací sabiendolo tuve que aprender.
He visto situaciones en la que el padre le da el bebe a la madre diciendole "esta cagado"

María dijo...

Vistiendo a Candela, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Es verdad que el vínculo del embarazo es especialmente fuerte... pero ser padre -en masculino- es algo más que "poner la semillita en mamá".

Conozco madres desastrosas, y padres maravillosos, y viceversa... no creo que sea cuestión de sexo

Celia dijo...

Antes de irnos a vivir juntos le dije a mi marido que la casa era de los dos y que por tanto, había que repartirse las tareas domésticas. Y nos las repartimos según las preferencias de cada uno. Mi abuela está admirada de lo bien que "recoje la cocina", je,je...
Cuando nació nuestra hija lo mismo. Es de los dos y por tanto a cuidarla los dos. Mi hija no quiso mamar, así que biberón... y ya desde el primer día su padre le dio biberones, le cambió el pañal, la vistió, bañó etc igual que yo. Lo que no sabía hacer lo aprendió. Y me dijo que así se había sentido padre de verdad, compartiendo todos los aspectos de su hija.
Desgraciadamente, todavía hay padres que sólo "juegan" con sus hijos y es la madre la que los cambia, baña, alimenta etc...
Ah! yo no he dejado mi trabajo al tener a mi hija (de hecho el puesto lo obtuve estando embarazada), la estamos criando entre mi marido, la guardería, mi madre y yo. Eso sí, entiendo perfectamente a las mujeres que al ser madre deciden dejar de trabajar porque se crea un vínculo emocional muy fuerte... Lo positivo es que cada mujer elija lo que quiere. Sin menospreciar ninguna opción.

María dijo...

Celia, tal y como yo lo veo, sois un ejemplo. A ver si cunde!!!

Celia dijo...

Me halaga lo que me dices... muchas gracias! Ya le diré a mi chico que sirve de ejemplo... je,je..
Mi marido tiene una visión de igualdad de la mujer muy elevada y para él es de lo más normal lo que nosotros hacemos. De hecho, tal y como soy yo no podría vivir con un hombre que no compartiera esta visión entre hombres y mujeres...
Yo espero que esta actitud se generalice y de hecho, tengo varias parejas amigas en las que el marido se implica igual en el cuidado de los hijos... Lo de las tareas domésticas, a la mayoría les cuesta más...

María dijo...

yo no tengo niños... creo que no qwuiero tenerlos, además.

Pero sí tengo una casa... que es de los dos. Y la "suerte" (qué triste verlo como una suerte) de tener a mi lado a un tío normal, que entiende que la casa es de los dos, a partes iguales... menos mal

Anónimo dijo...

Hablando con algunos padres, incluido mi marido, les sorprende que muchas veces solo necesitemos mirar a nuestros hijos para saber lo que les pasa.

Yo si creo en el instinto maternal, son nueve meses en los que lo notas crecer, moverse, que tiene hipo... Y ellos están dentro oyéndote, sintiendo si estás tranquila o nerviosa, oyendo nuestra risa.... Se crea un vínculo impresionante...

Pero esto no quiere decir que a la hora de cuidarlos, en todos los aspectos, ellos no sepan o no lo hagan bien. Símplemente la manera de querer y de ver es diferente.

Como en todo hay de todo claro.

Para lo que está dando este post!!!! XDXDXD...

Marta

María dijo...

Marta, completamente de acuerdo. Yo no niego el vínculo materno-filial... simplemente digo que un padre es algo más que un donante, como tú dices.

Vistiendo a Candela dijo...

Yo no soy madre, de momento, pero creo que hay formulas para que un hombre sienta, no las mismas, pero si parte de lo que siente una madre haciendole participe en todo momento, desde el mismo instante en que te quedas embarazada.
Y en el momento de tenerlo no creer que tu eres la que sabes y nadie mas, hacerlo a el participe de todo.
A mi ya me parece triste que un hombre no sienta lo mismo que una mujer al estar esperando un bebe de los dos, pero mas triste me parece que la mujer no le deje participar despues.

Anónimo dijo...

Vistiendo a Candela, llevas razón pero por más que él sienta una patadita, por ejemplo, en la mano es imposible que tenga la sensación de VIDA.

Mi santo lloró cuando vió a nuestro hijo por primera vez, pero la que tenía las hormonas patas arriba era yo.

Si ellos quieren implicarse en la paternidad lo pueden hacer estupendamente,habrá muy pocas madres que no sientan una satisfacción enorme cuando observan la cantidad de cosas que pueden compartir y como disfrutan juntos.

Y paro ya, porque puedo estar hablando de esto durante miles de años.... jejej...

Marta.

Beatriz dijo...

Celia, tu final, apoteósico: "Lo positivo es que cada mujer elija lo que quiere. Sin menospreciar ninguna opción."
creo que es lo que he intentado decir...desde ayer!
Lo que quería hacer ver, es que actualmente también hay gente que se siente menospreciada por tomar la opción "menos popular" entre las mujeres modernas, la de quedarse en casa. Y yo, reivindico también esa opcion.

Que lo hombres compartan las labores de la casa y del cuidado/educacion de los hijos me parece lo normal, lo sano y lo razonable.
Pero nadie desde fuera de la pareja es quien para juzgar como se repartan esas labores. En unas parejas funciona el 50% para todo, en otras quizás el "tu la plancha, yo la comida" y en otras "yo el aseo y el parque de los niños, y tu el papel de "educador/ara"

Lo que no me gusta es que haya modelos que se vendan como perfectos, cada casa y cada caso un mundo.

No pasa nada si un tio/tia no soporta cambiar pañales, igual luego es el quien mas juega en la intimidad con el bebe, por ejemplo...

ojo, lo digo yo, que supuestamente debería odiar a los hombres en ese aspecto, eh? que yo con mi hijo me lo he currado y me lo curro solita!

por cierto...divinamente, y disfrutando de cada minuto, creo que nada me ha llenado mas que ser mamá, y sin ñoñerías, simplemente me parece una labor importantísima y preciosa, que he antepuesto por decision propia a cualquier proyecto laboral.

veis?, las `posibles opciones válidas son muchas.

Celia dijo...

Gracias Beatriz... simplemente he expresado mi opinión sobre este tema.
Yo también considero que mi mejor logro en la vida ha sido ser madre.... y el trabajo y otros aspectos quedan muy atrás. También sin ñoñerías.
Además, hoy en día, admiro a algunas mujeres que deciden quedarse en casa a cuidar de los hijos.. porque muchas veces, un sueldo menos, se nota y mucho!
Y también a las que deciden ser madres solas y trabajando...Creo que son muy valientes.

María dijo...

Chicas, creo que teneis razón ambas, y que cada modelo es diferente, válido y correcto... siempre que se escoja de forma voluntaria, meditada y sin coacción social ni de la pareja!!!

Anónimo dijo...

A mi me gusta la ñoñería cuando hablo de mi hijo, porque si hablamos de madrugar, trabajar, fregar, llegar a fin de mes, etc. (compartido o no) pocas oportunidades tenemos los padres de ponernos tiernecitos como con los peques, por muy bien que te vaya con tu pareja, padres, amigos, etc.

Me gusta lo que me hace sentir jajaja.... Cuando tenga 13 años me tragaré todo lo que digo ahora jajaja....

Marta

María dijo...

marta, no pienses eso, mujer!!!

Yo, que de insitinto maternal tengo cero, entiendo que lo normal es que a los padres se les caiga la baba con sus hijos, y hay que alardear de los bonito que es... las cacas, claro, no molan. Pero da igual

Anónimo dijo...

Te puedo asegurar que trato de no hacerlo jajajaj...

Tengo dos tías que no tienen hijos y tienen una vida plena con sus maridos, evidentemente con rachas como todo el mundo, tener un hijo por obligación tanto por uno como por otro lado es un error.

Todo se respeta y hoy ya no hay que tener hijos ni a los 9 meses ni a los 9 años de casarte o "arrejuntarte" quieras o no.

Marta

María dijo...

Marta, es verdad. Afortunadamente la época en la que si no tenías hijos no eras una "mujer-mujer" ha muerto... menos mal!!!

Beatriz dijo...

Marta, ponte lo ñoña que quieras, faltaría mas!! jaja

Yo, si pienso en mi hijo en plan "concentrada" lloro, sin mas.

Es TAN emocionante recibir un regalo asi. Nos llegan indefensos, esas mentes en blanco, como lienzos, y ahí estamos nosotros, con semejante responsabilidad!, es TAN importante todos los detalles que les trasmitimos...eso formará el adulto que será mañana. Una tarea bestial!!!

yo lo considero un regalo, y como católica siento que es un regalo de Dios, mas bien, un prestamo. Me cede semejante maravilla...temporalmente, porque algún día tiene que volver con el. Un preciosa responsabilidad.

Ala, toma ñoñería!!

María dijo...

Beatriz, es que un hijo debería ser considerado siempre algo maravilloso, es algo tan personal!!!!

a mi me encanta oir hablar a los padres de sus hijos, así que podeis poneros todo lo ñoños que os de la gana, que aquí esas cosas siempre son bienvidas!!!!

Beatriz dijo...

maría, es que además, no sabes lo divertidísimo que es!educar es una pasada!!

Anónimo dijo...

JAJAJA.... Qué bueno Beatriz,creo que en este tema es en el único que vamos a estar todas de acuerdo y sí digo TODAS.

Marta

María dijo...

Beatriz, divertido no sé si será, pero sé que veo a mis tios con sus hijos, y a mis amigas, y los veo felices.

Si yo no quiero ser madre es por otros temas, porque me parece evidente que bonito debe ser un rato!!!!

Beatriz dijo...

buff, maria, jamás se me había ocurrido pensar en por que si o porque no tendrias hijos!!!

eso me parece algo personal, que jamas me atreveria ni a preguntarlo!

era solo mi apreciacion de la maternidad la que estaba dando.

María dijo...

NO, BEATRIZ, NO ME MALITERPRETES!!!

Me queda claro que no has intentado "convencerme", mujer!!!

Quería dejar claro que no es que considere la maternidad como algo "duro" (que seguro que sí lo es) o "aburrido"... a mi los niños me chiflan!!!

Pero claro, a quién no... son adorables, son dulces hasta cuando son malos... al menos hasta que se "corrompen"... yo siento adoración por la infancia, creo que son el futuro y debemos protegerlos mucho y criarlos como buena gente!!!

Vivan los padres!!! Sí señor!!!

MEL dijo...

María... adorables? dulces? pero si son pequeños Satanases con tridente y cuernos!!!

No, tampoco tengo hijos, ni intención, porque un Chucky de trapo a tamaño real no cuenta, verdad?

(2+2+2 dijiste? JA! llevo ya 2 maletas y aún no he terminado, bo-ni-ta!)

Por cierto, mi marido no está colaborando nada conmigo al hacer la maleta, qué hago? le digo que lea el blog o lo dejo en tierra directamente? será machista!!

Patricia dijo...

No puedo creer lo que me acaba de pasar hoy!!!!Después de haber leído tu entrada ayer, hoy voy a comer con mi novio, invito YO, YO le doy el dinero a LA CAMARERA y cuando trae la vuelta la deja en la mesa apuntando hacia ÉL y mirándolo a ÉL!!!!!!Indignante, nunca me había pasado hasta hoy. Lo peor de todo esque se lo comenté a mi pareja toda indinada, y poco más se ríe en mi cara (sin el poco más). Yo creo que hasta le enorgullió...Horrible.

Patricia dijo...

Aydiosmío; ENORGULLECIÓ jaja

Patricia dijo...

Post fantástico.
Yo también soy ingeniera y trabajo en una empresa del sector del automóvil en Alemania. Estoy harta de que la gente presuponga que tengo que ser secretaria o trabajar en recursos humanos. Y yo tan concienciada y sensibilizada como me pensaba que estaba, caigo en el mismo error.
Recibí un email de un “Doctor”, era un nombre extranjero que yo no conocía. Yo le contesté con “Estimado Señor”! Imagínate cuando me contesto que era una mujer! Estoy tan acostumbrada a trabajar en un mundo de hombres q no se me pasó ni por la cabeza que fuera una mujer!
Por eso estoy a favor de las leyes de paridad, pq nos hacen falta modelos femeninos en trabajos y posiciones no tradicionales, pq nos hace falta acostumbrarnos. Si hubiera igualdad no sería noticia q la ministra EMBARAZADA visita Afganistán.

Maria dijo...

Hola,soy Maryfandy, da casi palo meterse en esta "conversación" entre amig@s que se ha montado aquí en el Blog.
mi opinión es que SOMOS DISTINTOS, hombres y mujeres, nos guste o no, y no lo podemos evitar.
en general, un hombre puede estar buscando en un cajón media hora una cosa y no encontrarla y llega la mujer y de un vistazo la encuentra, y al contrario, nuestra orientacion, de las mujeres es mala en general, el tema de los mapas-planos no se nos dá bien, que le vamos a hacer. como decia alguien por ahi arriba, hay cosas que son por naturaleza y no podemos- al menos creo que no deberíamos, cambiar.Nosotros somos mejores en general en unas cosas y ellos en otras, por supuesto estoy generalizando mucho.
Estoy encantada de ser mujer y llevar dentro a mis bebés, hay cosas que ellos nunca podrán sentir, creo que si somos más sensibles por naturaleza, y por q cambiarlo si es super especial???
a mi me dieron la reduccion de jornada cuando tuve a mi primer angelito, muy a pesar de mi jefe, que me dijo que me había intentado largar pero desde más arriba se lo prohibieron (gracias a Dios)
estoy encantada con mi horario solo de mañanas y es una suerte poder seguir así a pesar de que mi jefe me intenta hacer la vida imposible, porq no me gustaria tener que renunciar a mi trabajo al 100%, por aquello de seguir vinculada al mundo laboral, ni podría vivir sin ver a mis hijos durante toda la semana, así tengo justo lo que quiero, pero no es facil conseguirlo, y la conciliacion vida laboral - familiar creo que es dificilísima, o casi imposible, para poder educar a tus hijos tienes que pasar tiempo con ellos, que es importantisimo y para poder ascender y ser reconocido en el trabajo tb tienes que echarle tus horas y todo perfecto como nos gusta a nosotras hacer las cosas es muy complicado.

María, es uno de los mejores posts, ya ves el juego que está dando, aqui hay para hablar largo y tendido y tengo a mi croquetilla pequeña llorando, así que tengo que despedirme.

besos

María dijo...

Jajajaja, Mle, yo para eso soy muy mia: cada uno su maleta, y que dios reparta suerte!!!

María dijo...

Patricia 1: Gracias!!!

Siento lo del camarero... y lo de tu chico, jajajaja.

María dijo...

Patricia 2:

A eso precisamente me refería, a que hay condicionamientos machistas que están tan metidos dentro de nosotros mismos, que aun incluso las mujeres más liberadas e igualitarias los usamos sin darnos cuenta.

¿Si tienes un problema en el banco, no pedirías hablar con el director... aunque fuese directora?

María dijo...

Maryfandy!!!! Qué guay!!

A ver, que somos diferentes es un hecho. A lo que yo me refiero es a esas diferencias "impuestas".

Quiero decir que sí, ellos mean de pie y nosotras sentadas (lo de los mapas paso de mencionarlo, porque tengo mucha mejor orientación que mi padre o mi pareja, por ejemplo), pero los dos sebemos poner la lavadora. O al menos yo no la pongo ni mejor ni peor que P.

Tu caso personal a mi me parece encomiable... sentí no estar en la conversación que tuvisteis E. y tú después de la última vez que salimos de cena, porque tengo muy claro que yo, en tu caso, habría optado por lo mismo que has optado tú.

pinkocha dijo...

�Jol�n, si que cunde este post!Me encanta leer tantas opiniones diferentes, aunque creo que, en el fondo, casi todos estamos de acuerdo.
Yo tambi�n quiero aplaudir la frase de Celia: "Lo positivo es que cada mujer elija lo que quiere. Sin menospreciar ninguna opci�n." PERFECTA.
Gracias a tu post ayer mi chico y yo retomamos el tema de los hijos. Ya lo ten�amos casi claro, pero ahora no me cabe ninguna duda de que, cuando los tengamos (si los tenemos), ser� �l el que se quede una temporada en casa, b�sicamente porque yo soy "imprescindible" en nuestro negocio y, qu� co�o, porque mi trabajo me apasiona y no quiero dejarlo.
Much�simas gracias por este post, me ha encantado.
P.D.:No te acerques a "The mint", el blus�n gris es M�O, M�O, M�O...

María dijo...

Pinkocha, te puedes quedar con el blusón sólo si me regalas el minivestido verde lima del escaparate, jajajajaja

En vuestro caso creo que es muy evidente que en el negocio que compartis tu parte es más difícil de llevar desde casa... aunque bueno, oye, un buen servicio de mensajería, jajajajaja

Ay, que te veo con la tripilla, jajajaja

Perla Negra dijo...

Ayer no me pude conectar pero veo que seguisteis con el tema. Vaya éxito de post. ENHORABUENA!!

Buen fin de semana, chicas!!