CHANGES

Se avecinan cambios en mi vida.




Ya lo he comentado en algunos blogs, pero no sabía cómo escribir el post correcto, porque tampoco es cuestión de desentrañar on-line los intríngulis de mi nuevo puesto de trabajo.

El caso es que a partir de la segunda quincena de julio –vamos, lo que viene siendo “pero ya”- servidora abandonará su actual trabajo y comenzará una nueva andadura como Jefa de Relaciones Externas. El puesto es algo así como un “suma y sigue”.

Resumiendo:

Jefa de Relaciones Externas = Jefa de Prensa + Jefa de Relaciones Públicas + Jefa de Protocolo.


Más o menos.

No voy a abandonar el blog, lo digo ya de antemano por si alguien se lo ha planteado, pero es más que probable que durante los meses estivales, que coinciden con mi aterrizaje en el nuevo Gabinete, postee algo menos… y gaste algo más.

Sí, sí, lo reconozco, soy “asín” de frívola, y lo primero que he pensado (bueno, lo segundo. Lo primero ha sido “madre mía qué vértigo”…) cuando supe lo del nuevo trabajo fue “¿Cómo vestirá una Jefa de Relaciones Externas?”.

Y pensando, pensando, llegué a la conclusión de que no es lo mismo ser Jefa de Relaciones Externas de la Revista Vogue, que ejercer el cargo en, por ejemplo, el Vaticano.

Vamos, que incluso con las mismas funciones, la empresa donde trabajas, el contenido esencial de la misma, marcan también pautas de vestimenta.

De repente me vi a mi misma con sobrios trajes de chaqueta, zapatos de tacón de carrete y bolsos tamaño midi en colores neutros… y me entró dentera. Yo no soy así, y no creo que pueda serlo nunca… lo que no significa que me vaya a plantar en mi nuevo puesto con la minifalda y el top lencero de Denny Rose… que una cosa es ser moderna y otra idiota, coño.




Muchas de las bloggeras de la familia Glamourama, empezando por Miss B, que es algo así como nuestra alma matter (decir que es nuestra madre sería un insulto contra natura, porque Miss B es demasiado joven para ser madre de esta recua de fashionistas) han publicado post específicos sobre Dress Code en la oficina.




Servidora ha vuelto sobre ellos con la esperanza de encontrar sin problemas su nuevo estilo, añadiendo los complementos y toques propios de mi carácter, y estas son las conclusiones a las que he llegado:

SÍ a los pantalones sastre de pierna ancha y cintura alta, combinados con tops de seda, camisas sencillas o incluso camisetas de algodón o viscosa, de cortes sencillos y originales. Los combinaré con shopping bags y zapatos de corte masculino, o con pumps.

NO a los trajes chaqueta de falda midi, que avejentan y engordan, salvo que seas una musa o una actriz porno. Y en cualquier caso seguro que estaría más cerca de parecer lo segundo.

SÍ a los jeans –siempre que no sea para un acto oficial-, combinados con blusas de estilo romántico, en sedas, algodones o incluso en punto, sobre todo en colores empolvados, blanco o negro. Siempre con zapatos de tacón o bailarinas bicolor, y bolsos de tamaño medio, mejor si son con asa corta.

NO a las combinaciones demasiado obvias, del tipo “jeans oscuro + blusa blanca + bolso negro + zapato negro de salón”. Una cosa es ir seria y otra sosa. El conjunto es aceptable si introducimos un bolso en cuero natural, unos zapatos de color (maquillaje, mostaza…) o una chaqueta de punto en un color vivo.

SÍ a los vestidos. Invierno y verano. Cortos (nunca demasiado cortos, resta seriedad), medios e incluso largos si no son demasiado playeros.

NO a las minifaldas, al menos en verano. En invierno me permitiré algún lujo con ellas y medias tupidas, si su largo no es demasiado corto (dios mío vaya oxímoron que me he marcado).

SÍ a las joyas sencillas. Relojes, pulseras, collares, pendientes…

NO al “todo a la vez”. Si llevas collar no lleves pulseras. Si los pendientes son largos, sobran los colgantes.

SÍ al maquillaje cuidado, incluso con color. Los labios rojos son perfectamente admisibles en la oficina mientras no los combines con pestañas postizas y tacones de aguja.

NO a la sobriedad nada favorecedora de la “cara lavada”, que puede que me haga parecer más seria, pero me hace sentir insegura y poco atractiva… y yo no soy así.



Me he prometido a mi misma no quemar la Visa, porque ya he terminado con mis compras de rebajas (excepto un par de caprichos que seguro que caerán, pero nada grave, jajaja), pero sí he revisado mi armario, y esto es lo que sé que salvaré:

1.- Mis dos pares de jeans de Only, de corte recto y cintura alta, tipo años 70. Uno azul oscuro y el otro claro.

2.- Mis dos pares de jeans de Fornarina corte skinny, uno claro y el otro oscuro, y los tres pitillos de colores que tengo, uno rojo, otro blanco y otro negro, de MNG.

3.- Los cargo negros con elástico en el bajo de French Conecction.

4.- Los sastre negros y los de pata de gallo en gris oscuro (estos inevitablemente condenados al invierno).

5.- Las dos faldas de lana, una en tonos calabaza y la otra en grises y rojos, para el invierno.

6.- Mi falda de French Conecction con lazo en la cintura y vuelo, en rayas de tonos crudos y negros.

7.- Todos y cada uno de mis maravillosos minidress, desde los de Pepa Karnero hasta el verde hierba de Trucco. Serán mi gran baza.

8.- Mi colección de camisas y tops, con especial atención a mi camisa de seda morada de Benetton, la de cuadritos vichy en negro y blanco de Vero Moda, y ese maravilloso top estampado de Dolores Promesas que tan bien me sienta.

9.- Los tres grandes bolsos de mi colección: el de cuero en color natural de Fiirs & Company, el negro con tachuelas copia del Knight, y el de piel rosa empolvada con cierre de boquilla.

10.- Mis tres pares de zapatos favoritos: los tricolor Venice, los color mostaza de Cuple y los pumps negros con tacón ancho de madera… bueno, y todos los demás también.







¿QUÉ OS PARECE MI SELECCIÓN?

¿CÓMO VESTÍS VOSOTROS EN EL TRABAJO?

67 comentarios:

baballa dijo...

Lo primero enhorabuena por el cambio!! un ascenso en toda regla genial! además siempre es una buena excusa para renovar el armario no??' genial !! me gusta la selección pero lo más importante ya lo apuntas nunca salgas de casa con la cara lavada, imperdonable!!

María dijo...

baballa, para eso yo soy muy Alexis Carrington, que diría Ely... no salgo de casa sin rimmel bajo ningún concepto!!!

pinkocha dijo...

Enhorabuena otra vez, y decirte que tu selección me parece muy acertada.
Luego ya irás adaptándote sobre la marcha, cuando te sientas cómoda en tu nuevo puesto.
Respecto a cómo vestimos en el trabajo... Pues ya sabes, sobria y elegante con un toque de color, juas, juas, es que me he levantado graciosilla hoy.
No, en serio, es lo que más odio del uniforme. Dos horas arreglándome por la mañana para cruzar dos calles (¡dos!) y cambiarme de ropa. ¡Me estresa!

El Jardín de Lulaila dijo...

Me gusta ese vestuario, adecuado pero sin llevar uniforme, sin echarte 10 años encima y eso si nunca sin rimmel, yo no podría. Siempre me paso por aqui pero nunca comento y la verdad es que no sé bien porqué. Un abrazo, Lu

María dijo...

Pinkocha, jajaja, gracias.

Mujer, tu trabajo requiere cierta "adaptación al medio"... no te veo yo con stilletos y melena la viento, la verdad.

Eso sí, cruzando la calle vas divina, que conste. Es que es la percha, que hace mucho.

María dijo...

María ya te he dado mi enhorabuena pero te la repito ahora! que no te de vértigo que lo vas a hacer muy muy bien y esto va a ser sólo el comienzo! y ánimo que los principios siempre son un poco duros, pero es la adaptación necesaria...

Tu selección me parece genial...yo soy mucho de pantalón ancho con pumps y algo femenino y muy entallado por arriba (soy típico cuerpo guitarra así que es lo que mejor me sienta) y vestidos con cinturón ancho. Cuando me toca sastre (porque hay veces que es inevitable para mí), siempre pantalón y con la chaqueta más bien corta y entallada (compro mucho en tintoretto y caramelo, sus cortes de pantalón me sientan genial), y con zapatos originales y de color para restarle seriedad al traje (mi jefe siempre me mira los pies que dice que nunca sabe que sorpresa se va a encontrar). Lo que tengo más limitado son los vaqueros...a veces los puedo poner en viernes, generalmente rectos, con camisa, algún collar llamativo, y peeptoes o bailarinas...
En cuanto a complementos, con lo que suelo jugar es con los collares, las pulseras me resultan incómodas para trabajar y para los pendientes soy sosísima, llevo siempre perlitas o brillantes, no hay que hacerle.
Y el maqui, pues yo no salgo de casa sin la pestaña puesta ni loca! pero para ir a trabajar me centro en tener buena cara sobre todo: unificar el tono de la piel, colorete, iluminador, una sombra neutra, máscara, gloss, y andando!!!

Y dale una alegría a la VISA que no se estrena puesto nuevo todos los días y eso se merece frivolidad!!!

María dijo...

El Jardin de Lulaila... gracias por la visita!!!

Me alegra saber que hay más como yo, que no pueden vivir sin rimmel... yo es que sufro cuando se me acaba sin previo aviso, en serio.

María dijo...

María, muy buena tu selección!!!

Jajajaja, no me animes con la Visa que estoy ya pensando en un par de cosas... y no debo, no debo!!!!

Yolanda dijo...

Muchas felicidades por tu ascenso! tienes razón, aparte del cargo, es importante el sector al que pertenezca la empresa en cuestión.

es curioso. yo trabajo en una gran empresa y hay mucha diferencia entre los departamentos:
mientras que el departamento automovilístico viste... no sé cómo explicarlo, Como si fuese de boda todos los días o algo así, mi departamento, el de maquinaria de construcción, no sé porqué, será por lo de "construcción" vestimos muy casual aunque tengamos una reunión con la junta directiva.
Mi "uniforme de trabajo" suelen ser los vaqueros, con blusas y tops y tacones (que me gustan mucho). También me encantan los minidress en invierno y en verano con sandalias y bailarinas.
vamos, lo que se ha conocido toda la vida como arreglá pero informal!

Yolanda dijo...

ah! y por supuesto NUNCA, con la cara lavada ja,ja

María dijo...

Yolanda, yo soy muy de tu estilo, porque en general de loy mucha importancia a los detalles pequeños.

Soy de las que cree que unos vaqueros pueden ser perfectos para una reunión de trabajo si los combinas con una blusa, unos tacones elegantes y un buen bolso. Son mi prenda fetiche, junto con los vestidos, que son lo más versátil que hay... valen para todo!!!

En mi profesión depende mucho de dónde trabajes: un gabinete requiere un look más formal y serio que una redacción de periódico, y en cambio un set de televisión suele pedir algo más fashion... a mi me gusta mezclarlo todo un poco para darle un toque chic.

Anónimo dijo...

Eres genial María!!! Demuestras una seguridad que pa´mi la quisiera!!! Te acaban de dar un ascenso, y tu pensando en los modelitos que vas a llevar a trabajar jajaj...

En serio, me encanta!!! Enhorabuena otra vez.

Marta

María dijo...

Marta, es que como piense en todo lo que supone: desplazamiento, nuevos retos, responsabilidad... me mareo... me mareo... me mareo...

Mejor pienso en los zapatos que voy a llevar en mi primer día, que eso lo tengo controlado!! jajajaja

Lucy dijo...

ENHORABUENA !!!!
Con esa seguridad que tienes afrontarás este nuevo reto y todos los demás sin problema ninguno!!
Ánimo q tu puedes!
Un beso!

María dijo...

Gracias Lucy!!!

Me hace mucha gracia que me veais tan segura, que lo cagona que soy en la vida real... con los años me he dado cuenta de que transmito una seguridad que no tengo... pero bueno, mientras sea para bien, jajaja

Anónimo dijo...

Al menos tienes el valor de decir tiro pal´ante y seguir con tu vida, porque lo que tenga que venir vendrá y a partir de ahí es donde se tiene que decidir.

Me sé la teoría perfectamente, y con los años también he aprendido que el resultado de dar vueltas y vueltas a la cabeza sin saber qué va a pasar realmente me convierte en la niña de exorcista... Pero soy "mariagobios" controlada pero "mariagobios", así que me gusta la gente que transmite tranquilidad, me refuerza.

TOMA Y TOMA!!! TODO ESTO SIN IR AL PSICOLOGO Y SIN TENER NADA QUE VER CON EL TEMA DEL POST DE HOY!!!

Pos eso, que muy bien pensados los estilismos, que entre todas me dais unas ideas geniales, porque desde que nació mi peque me había echado un poquito a perder jejeje...

Marta

María dijo...

Marta, jajajaja, pues eres una psicóloga excelente. Te diré que yo, que soy desordenada por naturaleza, me comporto en mi vida diaria como una ordenada compulsiva. Es mi forma de evitar el caos.

Eso de tener baby = echarse a perder una temporadita yo creo que le pasa un poco a todo el mundo... pero en cuanto se recupera el ritmo, las mamis os poneis todas ideales. Yo tengo el ejemplo diario en mi amiga Maryfandy, que después de tener a su croquetilla se puso a régimen, renovó un poco el armario, y ahora va siemre hecha un pincel!!!

Ely dijo...

Ayyyyy te entiendo... es que no es lo mismo trabajar en un banco, que en una zapateria, que en un periodico nacionalista, que en un departamento de relaciones publicas. Pero lo tendrás facil, vas para un ayuntamiento que tiene una calle llamada "C/ de la moda"¡¡¡¡.
Haz del estilo megafemenino, tu estilo y piensa en la pelicula "La Interprete", "Embrujada" y para algun acto en "Sex in the city", pero ten a Nicole Kidman siempre cerca...

María dijo...

Ely, jajaja, yo es que Nicole prefiero tenerla a unos metros, que con tanto botox me da como repelus, jajajajaj

Conste que entiendo la propuesta, y me gusta... creo que mezclaré el estilo de La Intérprete con el de Carry en la quinta temporada y un poco con el de Miranda en los actos más sobrios... ¿cómo lo ves?

Ely dijo...

Si optas por Miranda, presta atencion al pelo, labios y complementos. Lo veo fantástico, solo hay que saber conjugar varios estilos sin perder tu toque

Vistiendo a Candela dijo...

ENHORABUENA!!!!!
La ropa en mi trabajo lo es todo.
Bss.

finaysegura dijo...

Creo que es la primera vez que te comento, pero suelo leerte a menudo. Te conocí hace tiempo ya por el blog de Sol y casi siempre estoy de acuerdo con tus comentarios. Encima eres del terruño ;-)

Quería felicitarte por tu nuevo trabajo. Desde luego, si pones la misma pasión que a la hora de escribir tus posts, te va a ir genial.

Buena selección de vestuario, todo transmite, eso lo sabrás tú mejor que yo. Te dejo una dirección, creo que no está entre tus vínculos. Me gusta mucho su blog, da muy buenas ideas, la mayoría de sport, pero siempre se puede adaptar a lo de una.
http://estilismos.blogspot.com

Yo trabajo con niños, así que siempre de plano y cómoda...sufro, lo que me gustan a mi unos taconazos!
Mucha suerte

María dijo...

Ely, para mi el problema con el estilo de Miranda es que lo veo muy sobrio, y yo soy muy "bruta", con lo que me veo "demasiado masculina", pero eso creo que optaré mucho por mezclar camisas super femeninas con pantalones de corte sastre, o al revés, tops serios y masculinos con faldas super vaporosas.

El truco es eso: mezclar sin pasarse.

Por cierto, el vestido que llevabas el sábado, sencillamente perfecto!!

María dijo...

Vistiendo a Candela: tú tienes un gusto esquisito con la ropa, y en tu profesión eso es evidentemente imprescindible!!!

Ana dijo...

Enhorabuena de nuevo Miss Boss!! - y lo reitero por ese dress code que apuntas...

Yo también debo ser frívola, porque lo 1º que pensé cuando comencé a trabajar y luego cuando cambié de trabajo, es...a comprar ropa acorde!! así que, a fundir la visa, porque tú lo vales María!

En cuanto a mi dress code, como te he comentado alguna vez, al ser jefa de obra es bastante complicado...aquí si que tuve que luchar contra mis principios y vestir lo más sosa-retacada-no quiero llamar la atención por mi aspecto-no tengo tetas ni culo, ni nada en lo que debas fijarte salvo en mi inteligencia, jaja!...vamos, jeans, y no de pitillo, botas planas y cuello hasta arriba (mi compi de piso me decía - madre mía, tu jefe te ve un sábado y le da un infarto) Eso sí, jugaba con los complementos y siempre llevaba una pulsera preciosa, un pañuelo super femenino...algo que reivindicara que yo era mujer y mucho...

Poco a poco, he ido adaptándome a mi entorno y el entorno a mí, llevando mis tacones estupendos (cuando bajo a la obra me pongo las botas y se acabó), con jeans que quedan genial (aunque no pitillo, que con las botas de obra son imponibles), camisas románticas y camisetas de algodón con dibujos divertidos y bonitos...y complementos, siempre; es decir: no enseño pero, que quede claro que tengo muuuuchooooo que enseñar!

María dijo...

Finaysegura!!! Gracias!!!

Trabajar con niños debe ser maravilloso pero agotador... pero puedes ponerte todas las camisetas de Pepa Karnero que quieras!!! Qué envidia!!!

María dijo...

Jajajaja, Ana, tu sentencia final regirá mi estilo, jajajaja

Creo que tienes razón, el truco está en insinuar y no enseñar, verte guapa y cómoda a partes iguales para no perder confianza pero tampoco perder la compostura...

Y me estais convenciendo con lo de la Visa!!! alejaos!!!!

Perla Negra dijo...

María, ENHORABUENA otra vez!!!

Tu dress code me parece muy acertado, vas a estar moníssssssima siempre.

Yo trabajo en una oficina con 3 hombres de los que el más joven tiene 58 años. Teniendo en cuenta que uno de ellos es mi padre y el otro mi tío, poca motivación tengo para prepararme.....soy mucho de vaqueros, faldas y camisetas, siempre con bailarinas, botas planas o tacón muy bajito.

Como no tengo visitas de clientes puedo venir como quiera. Con decirte que en verano hay tardes que vengo con el bikini puesto para salir pitando a la playa......Ventajas de una empresa familiar....

Perla Negra dijo...

María, ENHORABUENA otra vez!!!

Tu dress code me parece muy acertado, vas a estar moníssssssima siempre.

Yo trabajo en una oficina con 3 hombres de los que el más joven tiene 58 años. Teniendo en cuenta que uno de ellos es mi padre y el otro mi tío, poca motivación tengo para prepararme.....soy mucho de vaqueros, faldas y camisetas, siempre con bailarinas, botas planas o tacón muy bajito.

Como no tengo visitas de clientes puedo venir como quiera. Con decirte que en verano hay tardes que vengo con el bikini puesto para salir pitando a la playa......Ventajas de una empresa familiar....

Perla Negra dijo...

Uppsss, se me ha duplicado el comentario. Sorry.

Anónimo dijo...

María, siempre leo tu blog, y el otro día hice un comentario a lo del mendigo (por mail), pero ahora no puedo pasar sin darte la enhorabuena por el nuevo cargo, desearte mucha suerte y mucho ánimo y agradecerte el post, porque aporta muchas ideas acerca del dress code para el trabajo.
Eso de ir arreglá pero informal es fácil de decir, pero no siempre se puede llevar a cabo.
Yo cambié de trabajo hace seis meses escasos y he recaído en mi vieja costumbre de no maquillarme nunca, never in my life soy capaz de mantener el buen propósito de ponerme buena cara por las mañanas, ¡qué desastre!
Enhorabuena de nuevo...

La Divina dijo...

Darling, más te vale que no nos dejes huérfanas de María y less por la política, no se si podríamos perdonártelo... ja jaja

Me encantas, soy addicted a tu blog y lo saber. Pero lo más adictivo de tí es una personalidad arrasadora y una humildad infinita.

Me fascinas...besis, take care.

Anónimo dijo...

Nena!!!!!!

Lo salvados del armario, me parecen muy razonables y muy prácticos. Si no te apetece ir demasiada maqueada, te recomiendo la hidratante con color de Sisley, es una pasada. Tienes tanto que contarme que si empiezo a hacer preguntas no paro, así que aqui lo dejo.

Muchos besos, guapa

Noish

María dijo...

Perla Negra, yo es que soy muy exagerada y me encanta arreglarme con cualquier excusa, así que la oficina no iba a ser menos!!!

María dijo...

Anónimo, te comprendo: hay días que si no fuese porque me veo de pena en el espejo la pereza podría conmigo.

En esos días recurro a dos infalibles: mi base hidratante de Sensilis con color, que deja buena cara al insante, y un poco de rimmel (Inimitable de Channel o Feline Queen de Helena Rubinstein). Eso, y un poco de perfume, y ya estás arreglada!!!

María dijo...

Divina, sabes que el sentimiento es mutuo, y que la humildad es una de las pocas virtudes que no me adorna, jajajajaja

No te preocupes que la política no es lo mio... yo soy de las que está detrás de la cortina, no delante, así que.. mi trabajo consistirá en tratar de recrear El Ala Oeste de la Casa blanca sin caer en el sinsentido de Spin City, jajajaja

Te adoro, y lo sabes. Kisses

María dijo...

Noish ¿y si nos lo contamos tomando algo en la Casa del Agua y así se une Ely?

Esta tarde me viene fatal, pero qué tal mañana??

M. dijo...

Enhorabuenísima por el trabajo, guapa!!! te lo mereces :)

Gran post, menudo bombón vas a estar hecha con ese vestuario en el nuevo puesto!! Yo también empezaré a trabajar dentro de unos meses (he aprobado unas opos :)) pero iré de uniforme...lo cual me sacará muchos quebraderos de cabeza durante la semana jeje espero no aburrirme demasiado al ir todos los días igual :/

Besos!!

Cruela dijo...

Hola María

Muchos enhorabuenas por tu promoción, lo leí en el blog de divina....
Dress code en la oficina... ninguno que para eso es mía y me pongo lo más cómoda posible cuando voy en misión de rodajes entonces tampoco me luzco porque como paso tanto tiempo de pies entre cámaras , focos y cable mejor no vayas mona porque acabarías llena de manchas y con los pies echos trizas si se te ocurre llevar tacones....
asi que ya ves sólo voy arreglado cuando salfo por allí que sino nasti de plasti

Besos

Anónimo dijo...

A mí mañana me viene fenomenal. Si te parece quedamos a las 7 allí.

Besiños

Noish

Ely dijo...

Mañana perfecto¡¡¡ mi hija se queda con la abuela, pero por dios... salgamos de la Casa del Agua...

María dijo...

Noish, Ely...

¿A las 7 en la Casa del Agua, y salimos luego a tomar una caña a La Mercería? Está cerca, es mon o y tienen Estrella Galicia.

María dijo...

M. el uniforme y yo nunca nos hemos llevado bien... pero es algo personal, lo reconozco. Seguro que a tí te irá bien y conseguirás hacerte su mejor amiga

María dijo...

Cruela, yo es que sin taconoes no soy nada... ay, lo que hace el 1.65, snif, snif

Perla Negra dijo...

Yo, como Cruela, voto por la comodidad y mis 180cm me permiten ir siempre (o casi siempre) plana. En verano, las chanclas son mis mejores amigas....Si las lleva Gisele Bündchen, ¿por qué yo no?

Pru dijo...

Cómo me ha gustado el post, y qué buenos los consejos!! Yo tenía mis dudas cuando empecé a trabajar sobre lo que sí podría y lo que no. Porque encima como trabajo rodeada de hombres de traje y corbata pues claro, jaja, a su lado todo me parrecía poco serio!! Tardé meses en atreverme a llevar vaqueros!! Poco a poco fui atreviéndome un poco más y ahora voy con cualquier cosa siempre que: no sea muy corto ni tenga demasiado escote y lo lleve siempre con tacones o bailarinas bonitas. De lo que si soy es del cara lavada, jaja, pero me da mucha pereza el maquillaje, con decir que normalmente incluso para salir de noche sólo me pinto los ojos y un poco de colorete...

Lo dejo para el final:
ENHORABUENA POR ESE NUEVO PUESTO!!!
Seguro que haces tu trabajo divinamente y que siempre llevas el look adecuado fiel a tu estilo!

MEL dijo...

Ay María!! te reenhorabueno! tía, eh? lo vas a bordar, estoy convencida!!

El vestuarío fantástico, verás como te resulta fácil en cuanto le cojas el truquillo, serás la envidia del Departamento, qué coño, de la empresa entera!

Yo estoy un poco como Perla Negra (oye, 180cm???? largo de aquí, jaca!!!! ni con los tacones más altos del mundo te llego al hombro...jajajjaja) Vamos, que trabajo con la familia y visto un poco como me place, arreglá pero informal, además, no estoy de cara al público y como que me da igual que mi padre o mi hermano me vean con vaqueros o con escote hasta el ombligo... Cambio según los planes de después.

Lo que no perdono jamás es el ojo pintao, rimel y eyeliner, y barra de labios, por supuesto, es que ni al descansillo salgo sin pintar.

Jo, eh? JO! te lo mereces!!

Perla Negra dijo...

Meeeeeeel!!!! Tú eres grande por dentro!!!! Jajajaja....

Oye, ¿¿otro verano que nos saldrán escamas?? Vámonos p'al sur....

MEL dijo...

Jo, eh? que llevo el asiento del coche delante del todo y subido hasta arriba para poder ver más allá del salpicadero...

Glub glub glub, esto te lo dice todo, no? pero yo estoy negra!! nananaaaaaa

Perla Negra dijo...

Qué suerte, yo ni he ido al solarium.....eso sí, mi semanita en Granada me la voy a pasar boca arriba y boca abajo tostándome. Bueno, eso y tomando cañas y tapas

MEL dijo...

Te va a hacer malo... y las cañas no tendrán gas!!

María dijo...

Oye, oye, ya está bien de hablar de vacaciones que servidora, con esto del cambio de trabajo, no va ni a oler el término... vamos, un asco integral.

Menos mal que el autobronceador de Calrins funciona, que si no no sé qué sería de mi

Perla Negra dijo...

Uy lo que me ha dicho la bilbaina!!!

María, una escapadita de fin de semana también es muy reparadora. Si no, siempre te quedarán las cañas....

MEL dijo...

María, pobriña ella, me estás dando una pena... ea! ea! ya disfrutaré yo por tí, no te preocupes.

Perla, y las tapas serán del día anterior!!!

Perla Negra dijo...

Jajajaja!!

Niñas, pliego por hoy. Hasta mañana!!

Muxus, besos y biquiños

Cruela dijo...

Perla negra

lo mío es peor sólo alcanzo el 1,61 ya ves hay que tener valor para andar con zapatillas pero es que lo he intentado varias veces, saltar cables de acometida con tacones puede ser perjudicial para la salud
Besos

josh y lola dijo...

La selección muy acertada.Qué razón tienes, nuevo puesto nuevo vestuario. Mucha suerte en el nuevo trabajo! :-)

Airam dijo...

¡Enhorabuena por tu ascenso!!! Seguro que lo haces requetebien :D

Qué bueno tener una disculpa tan buena para renovar vestuario! Me gustan tus elecciones "salvadas". Seguro que aciertas con el estilo. ;)

Miu dijo...

Enhorabuena por el ascenso!! La verdad es que el puesto suena fenomenal. Sobre el vestuario que has escogido... chapeau, me encanta. El mío para ir a trabajar... pues el "uniforme" suele ser vaqueros+camiseta+bailarinas o zapatillas, es lo bueno de seguir siendo la becaria, jeje.
Un besazo y enhorabuena again!

laratitapresumida dijo...

Enhorabuena por tu nuevo cargo. Suena muy importante, jaja.
Me alegra ver que no soy la única que se plantea el vestuario como prioridad para cada paso que da en la vida.
Tus prendas a conservar me parecen muy acertadas, especialmente los complementos, que en estos casos, son lo que hace distinto al look.
Y tus posts, aunque sean menos, seguirán siendo excelentes así que por aquí andaremos leyendo.
Muchos besos.

María dijo...

Gracias a todos por los ánimos!!!

Os diré que ayer, ya que me tocaba limpieza en casa por la tarde, aproveché para echar un ojo en las cajas de ropa de otoño/invierno, para ver qué podía salvar... y oye, no está mal, creo que tendré pocas compras "necesarias" esta nueva temporada que se avecina, lo cual me deja campo libre para los "complementos". O sea, un par de zapatos, un par de botas, un par de bolsos, jejejeje

Anónimo dijo...

Todo es cuestión de actitud, yo prefiero ir pisando fuerte con mi 1,58 y zapato plano que ponerme taconazo y tener los andares de un tío que se disfraza de mujer en carnaval, total como mucho llegaría a medir 1,65, así que de pequeña tampoco iba a salir...

Marta

María dijo...

Jajajaja, Marta, yo antes no me ponía un tacón ni muerta, y ahora no me pongo menos de 8 cm jamás!!! Creo que el día que vi las pedazo de piernas que me hacían, decidí que me compensaba el sufrimiento

Ana dijo...

María, no te preocupes por las vacaciones, que peor es lo mío, tampoco las voy a oler, y no por cambio de trabajo, de momento, si no porque entre la crisis y la boda a final de agosto, cualquiera se atreve a decir que me voy de vacas, que lo mismo me mandan pero por tiempo indefinido!!

En fín, muy injusto, ahora que yo estoy morenísima, entre el "moreno albañil" y que vivo en Málaga, los fines de semana son como unas minivacaciones (hay que ser optimista, no podemos perder la fe...jaja), si no fuera por las 40.500 cosas que tengo que organizar de la boda el finde...pensemos mejor que estoy morena.

María dijo...

ana, dí que sí, los fines de semana, al menos yo, desconecto que da gusto.

Optimismo al poder!!!

Perla Negra dijo...

Cruela, a ti no te hacen falta tacones ni nada, tú eres muy grande, nena. Dejas huella hasta con zapatillas!!

Cruela dijo...

Perla negra

jajaja soy entre tú que me dices eso y otro que me dijo idola,,, se me suben los humos hasta las pestañas y me pondré a llorar
Besos