FELICIDAD EDICIÓN DE LUXE

La felicidad, queridos bloggers, es una sesión de cañas con los amigos una tarde de martes al salir del despacho.



Bueno, ese es un ejemplo de felicidad. No es que sea la única, pero es una felicidad alcanzable, asequible, que todos o casi todos nos podemos permitir. Porque todos o casi todos tenemos amigos, y 5 euros para cañas.

El caso es que llega a mi buzón la revista Elle de este diciembre, y lo hace forrada de cristales Swarosky, los más caros del mundo, porque las chicas de Elle han tenido la deferencia de enviarme la edición limitada (mil gracias).




Dentro, como en cada mes navideño, miles de ideas para regalar y/o ser regalado: que si joyas, que si maravillosos vestidos, que si viajes de ensueño, que si perfumes afrodisíacos… un derroche de lujo que, en los tiempos que corren, no está precisamente al alcance de todos nosotros.

Pero yo, que ya sabeis que por deformación profesional soy adicta a la letra, he buceado entre las manchitas negras que adornan ese fondo maravilloso, cromático y elegante. Y entre tanto lujo inalcanzable me he cruzado, primero, con el maravilloso artículo de Elvira Lindo.

Desde su atalaya de escritora Lindo desgrana los motivos por los que, en plena crisis, los teatros, los bares, las calles, están más llenas que nunca. Dice mi admirada Elvira que cuando el lobo de la crisis nos enseña sus dientes aprendemos a moderar el gasto y a valorar más esos pequeños placeres alcanzables que antes desdeñábamos. Una entrada de teatro, unas tapas con los amigos, una escapada a un pueblecito tranquilo… Ely, que es más lista que los ratones coloraos, dice que todas quisimos en los años de bonanza ser Vicky (Beckham, of course) y creímos que si no era Loewe, no valía la pena. Ahora, con las vacas aún no tan flacas como ella pero sin duda más desnutridas que entonces, recuperamos el placer de las pequeñas cosas. Menos es más.




Y quizás tengan razón, porque hay un estudio muy antiguo que demuestra que, en épocas de recesión económica, se disparan las ventas de lápiz de labios carmesí de las grandes marcas. Un pequeño lujo que sí podemos alcanzar. Quizas no tengo un 2.55, pero al menos el Rouge Allure me lo puedo permitir… es el índice Rouge, amigos, que tiembre el Nikkei.




El caso es que, a penas unas páginas más adelante, cuatro reporteros repartidos a lo largo y ancho del orbe analizan, en una particular encuesta de campo, a qué lujos estamos dispuestos a renunciar la clase media (por Dior, qué expresión tan vulgar a la par que ficticia) en esta etapa más bien baja… y las respuestas me sorprenden… manicuras, copas con los amigos, cenas de pareja… no es que me sorprenda el contenido. Todos, en caso de necesidad, recortamos gastos a diestro y siniestro. Lo que me sorprende sobremanera es el concepto del lujo.

Si hace dos años nos hubiesen preguntado qué era un lujo para nosotros, la mayoría habríamos dicho que un viaje a Isla Mauricio en Jet Privado era un lujo… pero casi ninguno habríamos afirmado que hacerse la manicura dos veces al mes era un lujo.




Sin embargo, al parecer, muchos lo ven así ahora… ¿a qué se debe? A que el lujo, como casi todo en esta vida, es extremadamente relativo.

Quizas los chinos tengan razón y el concepto de crisis está más cercano al de oportunidad de lo que creemos a priorio (por cierto, cercano no significa pegado. No es verdad que las grafías sean exactamente iguales, aunque sí muy similares). La oportunidad de volver a emocionarnos con cosas más sencillas, de volver a apreciar el esfuerzo que supone hacer un regalo a alguien a quien aprecias, de repasar nuestra lista de amistades más a menudo frente a una caña.




Hay un montón de pequeños lujos al alcance de una Mastercard sin crédito que, bien dosificados, pueden hacernos replantear el momento:

1.- Una prenda sencilla en una tarde de compras, en Zara, Only, Vero Moda, Pepa Karnero…. Menos de 50€

2.- Unas cañas con los amigos al salir de la oficina …. Menos de 10€

3.- Un sábado de marcha por los bares con la pandilla (sin pasarnos bebiendo, eso sí) …. Menos de 30€

4.- Una tarde de cine con alguien especial…. Menos de 10€

5.- Una cena en un italiano agradable, en una tasca con encanto o en un local chic como el de Pinkocha … Menos de 20€

6.- Organizar una sesión de juegos de mesa en el salón con los amigos…. Menos de 10€ por cabeza.

7.- Poner música y bailar como una posesa mientras lavas los platos…. Si no contamos la corriente y el agua, sale gratis.

8.- Una escapada de tarde a un pueblo cercano, a pasear y hacer turismo de cercanías… Menos de 50€, incluyendo el transporte y picar algo en la tasca del pueblo.

9.- Ver el partido o el programa de turno en casa con unas cervecitas y unos amigos … Menos de 20€

10.- Comprar la Elle en edición de lujo y degustarla en el sofá con una copa de vino… Menos de 10€




Ya veis, al menos diez cosas que cuestan menos de 50€ y que son agradables, especiales, divertidas... ¿un lujo?

Y es que aquí está el quiz de la cuestión... ¿Es la crisis un revulsivo que nos enseña a valorar correctamente lo que tenemos? ¿O en realidad todo este retorno a los orígenes no es más que autocomplacencia, buscando justificarnos a nosotros mismo con un "no, yo no necesito más para ser feliz"?

¿CUÁLES SON VUESTROS PEQUEÑOS LUJOS?

¿A QUÉ OS CUESTA MÁS RENUNCIAR EN ETAPAS DE NÚMEROS ROJOS?

¿CREÉIS QUE NO APRECIAMOS CORRECTAMENTE EL VALOR DE LAS COSAS?





SUENA EN MI I-POD: “Crónico”, de los chicos de La Habitación Roja. Este tema forma parte de su lp “Largometraje”, editado en 1999 y reeditado en 2004, y lo escuché tanto, pero tanto, tanto, que jodí el cd!!! Tiempos aquellos, jajajajaja

31 comentarios:

baballa dijo...

Como me ha gustado este post... añado como no, una tarde de plastilina con mi hijo, menos de 5 euros, hacer galletas con ellos, menos de 5 euros, llevarlos por enésima vez a la casa de los peces, 10 euros...
He visto tu contador, no estás flipando???? lo tuyo si que es una carrera meteórica... y que envidia la elle edición lujo...

Ely dijo...

11.- Leer un blog y pasar un rato entretenida... no tiene precio

En realidad creí que me costaría renuciar a cosas, y no me ha costado nada... este año me he comprado menos ropa, y soy igual de feliz que hace 15 meses. Quizá no me vaya de vacaciones en Semana Santa, pero aprovecharé para hacer esas otras cosas que me gustan mas que el viajecito y para las que nunca "tengo tiempo"

jose_airam dijo...

Redescubrir tu ciudad-¿Lo que cuesta un abono transporte?.
Y pasarme la tarde del viernes cocinando en la thermomix-Como la compramos en tiempos mejores no contamos el gasto no??pues entonces solo el precio de los ingredientes,jajaja!
Besos!

pinkocha dijo...

Mmmmm, cortarte y teñirte el pelo em mis queridas Nona´s (me encanta esa pelu): 40 euros, pero te ves monísima todas las mañanas durante, al menos, un mes.
Apoyo el voto de Ely al "momento blog": esos huequecillos de escaqueo en el curro para haceros una visita me dan una vidilla... por 0 euros. ¿Quién da más?

pinkocha dijo...

P.D.: "Local chic...". TE ADORO.

Celia dijo...

Me ha encantado tu lista!!! Tienes mucha razón... a veces todos esos pequeños lujos son suficientes para hacernos salir de la rutina...y hacernos felices.

María dijo...

Baballa, lo mejor de jugar con los niños es que puedes vovler a ser uno sin que nadie te diga nada! Y además, no hace falta que sean tuyos, valen los de las amigas, los sobrinos, los primos...

María dijo...

Ely, yo también creí que me costaría más... y resulta que no me da tiempo a ir de tiendas, y que cuando voy, como por necesidades presupuestarias me he vuelto más selectiva, no siempre encuentro cosas que me gusten...

He encontrado un inesperado placer en no gastarme el presupuesto completo... ¿seré masoquista?

María dijo...

Chema, lo de la cocina es genial!

Yo no tengo termomix, pero tengo un novio que vale su peso en oro... bueno, afortunadamente vale más, porque es delgadísimo, y que fue chef antes que gráfico, así que cocina de lujo. Me chifla cocinar con él.

María dijo...

Pinkocha, Nona´s son geniales. Mi último descubrimiento es EK2, en la calle Orzán. El corte, el lavado y el peinado no llegaron a 20€, y me dejaron ideal!!!!

Y sí, chica, tu local es chic! Muy chic! Y además se come bien y barato. Qué más se puede pedir!

María dijo...

Celia, yo disfruto muchísimo esos momentos previos a bajar de marcha. Música, una cervecita, y arreglándome delate del espejo... me encanta!!!

BACCI dijo...

Joeeee esos precios no los encuentro por aquí hmmmmmm..... pero en fin, la realidad es que, en este momento hasta considero lujo el arreglar desastres domésticos y por ello vamos retrasando las reparaciones...

De lo q no me abstengo es de entrar en una panadería calentita y con deliciosos aromas a tomar un cafecito con mi amiga y los peques..

flashflash dijo...

maría, ¿sabes lo que es un pequeño placer gratuito? leerte casi a diario.
y estos días estoy disfrutando de otro, que es conseguir arrancar una sonrisa y hacer sentir especial a un desconocido/a...pásate por el blog del que te hablé si tienes un momento(el que te dije que iba a hacer durante el festival de cine de gijón)y lo comprobarás. en serio, vencida la vergüenza inicial de abordar a la gente, ahora dsifruto como una enana! y además creo que estoy reflejando estilismos chulos, a ver qué te parece...
un beso enorme, guapa!
ester.
e.

Perla Negra dijo...

Eso, eso, leer blogs interesantes y divertidos no tiene precio!!

Creo que mucha gente se justifica diciendo eso de "yo no necesito más" pero en realidad si pudieran vivirían a todo trapo.

Yo antes de la crisis ya descubrí que no necesito mucho para ser feliz, cada vez gasto menos en ropa y en cosas materiales, valoro más un viajecito (dentro de mis posibilidades) o una comida-cena con mis amigas, que tener la new collection de Zara completa. Pero esto lo atribuyo a la madurez y a que he encontrado el equilibrio que durante tanto tiempo busqué. Creo que una vez encontrado, valoras más la pequeñas cosas.

nine dijo...

la vida está llena de pequeños privilegios que salen muy baratos. En mi caso, el lujo es el tiempo, y pasarlo con el santo, en nuestra casa con Praga, tan a gusto, charlando de nuestras cosas, escuchando música, viendo una peli,... cosas sencillas.

También pasear por el centro una mañana soleada de domingo, compartir un café con mi madre y mi hermana, reirme con mis amigos, encontrar una ganga en un mercadillo o en una tienda en rebajas, cosas así me vuelven loca!!

MEL dijo...

Ay si, yo también me conformo con muy poco... solo pido unas entraditas para el concierto de ACDC en Bilbao yquenopuedoconseguirentodalaputamañana!!!

Ejem, volviendo al tema, para mí últimamente el mayor placer es poder tumbarme en mi adorado sofá, con mi adorado marido al lado, tomando un buen y adorado vino y ver una película, esta si que no adorada porque será:

A. De miedo
B. De zombies
C. Gore

Pero en las escenas más sangrientas estaré echando una partidita a mi adorada DS y haciendo volar al adorable Super Mario Bross.

Todo esto sin pensar en nada, mente en blanco, relax total, ooohhhhmmmmmm!!!
Puede haber mayor placer que ese? Si, leeros cada día (boing! boing! boing!).

Cruela dijo...

Hija tienes toda la razón
tenemos que valorar más las cosas pequeñas....

Vaciar una botella de Lambrusco con las amigas menos de 5 euros

Un billete en ryanair comprado a tiempo para Oporto menos de 30 euros
un menú en Oporto menos de 30 euros... noche de hotel bueno hay para todo los precios... pero vamos puedes montarte un fin de semana encantador con tu pareja por menos de 200 euros (ideal como regalo de cumpleaños) claro hay que evitar la mariscada...

y mi último placer barato
Pack de John Hughes (maestro de las películas estudiantil de los 80) de 5 DVD con
El club de los cinco
Dieciseis velas
La mujer explosiva
y 2 extras con las bandas sonoras y entrevistas de los prota
para mirar con mi niña en casita este fin de semana
menos de 30 euros palomitas incluidas

Besos

MENINA dijo...

¿CUÁLES SON VUESTROS PEQUEÑOS LUJOS?
Pequeños lujos los hay a miles, solo hay que tener un poco de ganas y de imaginación., me apunto al Ryanair de Cruela!!

Mi último lujo, (aunque no barato) un bolso de Guess... lo tengo guardadito para navidad ( 165€ ) el hecho de tenerlo guardadito y empaquetado, aún me produce más placer, me siento buena niña, como si hubiese hecho algo bien, he hecho un gasto, pero tiene una explicación.... es para regalo de navidad.... ;)

¿A QUÉ OS CUESTA MÁS RENUNCIAR EN ETAPAS DE NÚMEROS ROJOS?
Ummms, a la vena consumista empedernida.... de cuando ves algo en un escaparate y tu cabeza te dice... tiene que ser tuyo....tiene que ser tuyo...!!! renunciar a eso es de crisis!!

¿CREÉIS QUE NO APRECIAMOS CORRECTAMENTE EL VALOR DE LAS COSAS?
Eso seguro, dicen que no se aprecian las cosas hasta que lo has perdido, no???

Placer barato, ir a tomarme ese café con leche calentito en el bar, ahora que hace tanto frío, eso junto con un mini de jamón por solo 2€ ( eso si es un placer!!!! con la crisis han bajado el precio)

noa dijo...

Me monto un spa en casa con velas, música, una copa de vino y sales de baño (Ely tiene unas muy buenas).
Aunque como dice Cruela un viaje a última hora no está nada mal y más si tienes parientes en Miami y un padre que no gasta sus puntos de Iberia.

Anónimo dijo...

Pues yo he aprendido a apreciar las tardes de fin de semana en casa en familia o con amigos.
es mucho más relajante que pasarte el viernes planeando dónde vas a ir, dónde vas a comer, ...

me ha encantado tu post, María.

un beso

Yolanda

María dijo...

Bacci, yo soy más de cañita y tapa, pero para el caso es lo mismo!

Es que Coruña está muy bien en ese sentido, cuando quieras, ya sabes que estás invitada, tú y los tuyos!

María dijo...

Flashflash, entro ahora mismo!

María dijo...

Perla Negra, la madurez cuenta. Eso, y llevarte un par de leches en la vida, que te espabilan que no veas!

María dijo...

Nine, yo las sobremesas de los sábados con toda mi familia, las tardes de shopping con mi hermano, las horas al teléfono con mi hermana, las siestas con mi padre viendo el canal de historia, las noches descojonada de la risa en el sofá con P. viendo El Intermedio... ay, eso no tiene precio!

María dijo...

Mel, aproecha esos momentos de mucho terror para arrimarte y reclamar caricitas... a mi me funcionan!

María dijo...

Cruela, las escapadas son una válvula estupenda para romper la rutina, y nadie ha dicho que tengan que ser carísisisisismas

María dijo...

Menina, qué valor el tuyo! A mi me encantaría ser de esas que son capaces de aguantar... pero yo, si me compro algo, lo estreno en menos de 5 minutos!

Los zapatos, a veces, me los llevo puestos y todo, jajaja

María dijo...

Noa, yo abuso mucho de los amigos (uno es famacéutico en El Caurel, otros viven en Madrid, mi mejor amigo, en Lugo, mi familia política en La Guardia, mis tios en Las Palmas...) a cambio ofrezco exactamente lo mismo: el que quiera tiene las puertas de mi casa abiertas, siempre

María dijo...

Yolanda, yo he aprendido a disfrutar mucho de desconectar los teléfonos y dormir la siesta con mi chico, o de las noches cenando pizza casera, acurrucados en el sofá!

Paula R. dijo...

Yo siempre he apreciado las pequeñas cosas y he valorado cada momento, compra o persona... por eso no noto la crisis en ese aspecto, debo ser rara...
Para mí es un lujo tener una familia, vivir bien, hacer cosas que me gustan, estudiar e incluso ir a zara a comprarme unos zapatos.
No me muero por un 2.55, si algún día lo tengo, bienvenido sea jej pero no deja de ser un lujo comprarme un bolso de Inditex.
Es un lujo estar aquí y poder hablar todos juntos, todo esto lo he ido aprendiendo con el tiempo y con la pérdida.

Un besete y disfruta ese genial ELLE ;)

jose_airam dijo...

María tienes tarea que hacer...lo tienes en mi blog.