MUJERES, PODER Y PREMIOS -No necesariamente revueltos, pero sí juntos-


“¿Pero no está tu jefe?”



Esa frase la oigo, al menos, tres veces al día.

Y no, mi jefe no está, porque no tengo jefe. Bueno, en realidad tengo una jefe, que es jefa, porque trabajo en un ayuntamiento donde hay alcaldesa, no alcalde.

Pero la gente que me pregunta eso –mayoritariamente incluidos en el target de hombre o mujer rondando los 50- no quiere hablar con la alcaldesa, quiere hablar conmigo… sólo que no lo encajan bien.

Ese grupo de gente llega a mi despacho preguntando por “el jefe de gabinete”, y se les salen los ojos de las cuencas cuando digo “sí, dígame”. Es en ese momento cuando me preguntan si pueden hablar con mi jefe. Y es entonces cuando yo les explico que “yo soy mi jefe”, vamos, que el jefe de gabinete soy yo, o sea, la jefa, y que si quieren hablar con esa persona con quien tienen que hablar en conmigo.




Algunos lo llevan bien. La sorpresa inicial se diluye a poco que comprueben que ni les estás vacilando –hay quien cree que lo que quiero es quitárselos de encima a mi supuesto jefe-, ni eres idiota. Pero hay quien lo lleva fatal.

De este último subgrupo –insisto, casi a partes iguales masculino y femenino-, he tenido que escuchar perlas del tipo “¿Pero cómo pueden tener a una niña en ese puesto?”, “¿Eres señora o señorita?”, “Mujer, pero algún jefe tendrás que tener”… etc, etc, etc…

Os cuento esto para ilustrar el post, para que veáis que, todavía hoy, el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad está “mal visto”, pese a que sea una realidad.

La revista Elle de noviembre incluye un reportaje central muy extenso y muy bien documentado sobre la escalada del sexo femenino en los grandes puestos políticos. Una realidad que, en España, ha llegado acompañada de la polémica y todavía no sabemos si eficaz ley de paridad que obliga a los partidos políticos a contar con un mínimo de mujeres en sus filas.




Los datos son los que son:

.- De entre todos los diputados que hay en el mundo, a penas un 17.7% son mujeres (unas 7000) De ellas, 1.022 ocupan cargo de ministras.

.- Aún así, hay 13 paises en el mundo que ni tiene una sola ministras, y 8, entre los que se encuentran Arabia Saudí, Omán y Qatar, que no tienen ni una sola mujer a cargo de un acta de diputada electa.

.- En España, tercer país de Europa en número de ministras (53% del total, frente al 55.6% de Noruega y el 58% de Finlandia), hay un total de 122 parlamentarias: no llegan al 40% del hemiciclo.




Pero más allá de las cifras, cada día más halagüeñas, eso es verdad, ¿cuál es la realidad de estas mujeres, inmersas en un mundo estereotípica y mayoritariamente masculino? ¿De verdad han cambiado las cosas? ¿De verdad están cambiando?

Cuando mi madre terminó la carrera, hace ahora 34 años, se presentó a un puesto de trabajo en una empresa. Mi madre era aparejador, y se presentaba, evidentemente, a un puesto de aparejador. La empresa le contestó, por escrito, que no consideraban que una mujer pudiese realizar ese trabajo correctamente, puesto que requería estar “a pie de obra”. Corría el año 1974. Mi padre todavía conserva esa carta.




Cuando mi madre falleció, ocupaba un puesto de responsabilidad dentro de un importante ayuntamiento, en el área de urbanismo. Era el año 2002.

Entre medias, muchas cartas como esa, algunas escritas, y otras de palabra, pasaron por su vida. Y por la de muchas otras mujeres.

A día de hoy, avanzado el siglo XXI, una respuesta por escrito de semejante calibre es inconcebible… ¿pero cuantas respuestas orales hemos recibido de la misma índole?

En mi primer trabajo me obligaron a firmar un documento en el que me hacía jurar no tener intención de quedarme embarazada, y que, en caso de quedarme, permitía a la empresa despedirme sin alegar despido nulo o injustificado. Ni qué decir tiene que lo firmé descojonada de la risa, sabiendo que, en caso de suceder, cualquier juez del mundo declararía ilegal el documento. Pero… ¿y si yo no hubiese conocido mis derechos?




Que las mujeres han llegado a puestos de responsabilidad en una realidad, eso es cierto. Y, sin entrar a plantearnos cómo se ha logrado (las leyes de paridad, la discriminación positiva… todas ellas medidas polémicas que no nos ocupan ahora mismo), lo que a mi me intriga es la realidad diaria de esas grandes directivas, de esas presidentas, ministras… que se mueven en un mundo testosterónico y que, muchas veces, no saben muy bien si decir “so o arre”.

Porque, desengañémonos, amig@s, las leyes pueden allanar el camino pero no harán más cómoda la llegada. Y es que una cosa es llegar, y otra mantenerse. Y en esto, las mujeres seguimos contando con más problemas que los hombres.

En la política, por ejemplo, no he escuchado jamás criticar a un diputado por su aspecto físico. Si es gordo, calvo, o daltónico a la hora de escoger su indumentaria, jamás escuchareis a alguien criticar esa faceta… sin embargo, los outfit de Mª Teresa Fernández de la Vega o de Cospedal ocupan incluso titulares.




Y no sólo de aspecto físico hablamos. Hace unos días saltaba a los tabloides la noticia de la incomodidad en que se sentía inmersa Angela Merkel, cancillera alemana, cada vez que el francés Sarkozy se le acercaba. Al parecer, el mandatario francés es demasiado tocón… algo que, efectivamente, he comprobado día en día. Y no con Sarko, sino con muchos otros. ¿Vosotros habéis visto alguna vez a una jefa de gabinete darles arrumacos y achuchones a sus colegas? Porque yo el caso contrario, el del jefe –hombre- que saluda con dos sonoros besos y te abraza al ladito- sí lo he visto.




La llegada de Chacón al Ministerio de Defensa, tradicionalmente feudo masculino, generó una polémica que, al margen de la idoneidad o no de la persona para el puesto, puso en tela de juicio su capacidad por tratarse de una “joven embarazada”. Si un hombre de su misma edad a punto de ser padre hubiese ocupado el puesto, nadie se habría cuestionado su validez. (Insisto: no entro ni salgo en si es la ministra idónea o no para el cargo, lo que no me gusta es que se cuestione este asunto por razones de sexo).




Un caso más: la siempre polémica Hilary Clinton quedó relegada a un segundo plano en la carrera demócrata a la Casa Blanca a favor de un carismático hombre negro. Hubo quien dijo y escribió que los americanos votarían siempre por un hombre, del color que fuese (y no olvidemos que hablamos de un país donde los brotes racistas son una realidad, sobre todo en ciertos estados) que a una mujer. Y yo, la verdad, creo que tienen razón esas lenguas mal pensadas.




En las comidas de empresa, sigue imperando la costumbre de “mesas de hombres”, “mesas de mujeres”, cuando el protocolo laboral establece una clara primacía del rango y no de sexo… pero es que, en muchos ambientes, aún siguen siendo sinónimos. Si eres mujer y ocupas, por ejemplo, un cargo ejecutivo, arreglarte mucho puede granjearte calificativos despectivos que jamás serían atribuidos a un colega masculino presumido, que cuidase mucho su aspecto. Y al contrario, evidentemente.

Todo esto no viene si no a confirmar una realidad diaria y palpable: las leyes pueden obligar, pero no pueden cambiar las realidades sociales, porque el hecho es que la sociedad es quien dicta las normas de comportamiento. Y hasta que no seamos capaces de normalizar socialmente el acceso de las mujeres a este tipo de cargos relevantes, no seremos verdaderamente iguales.

Porque igualdad no es que me dejes llegar, que no me pongas trabas en el camino… igualdad es que cuando un trabajador tenga una jefa no la mire y trate con condescendencia, igualdad es la gente –hombre y mujeres- dejen de poner cara de sorpresa ante un cargo importante femenino, o lo que es peor, mujer, y joven. Igualdad es que la gente deje de preguntarme “¿Eres señora o señorita?”, cuando jamás me lo preguntarían de llamarme Mario. Igualdad sería que este post no tuviese razón de ser.

Y ahora os toca a vosotros:

¿CREEIS QUE REALMENTE HAY IGUALDAD EN EL PANORAMA ACTUAL ENTRE HOMBRE Y MUJERES A NIVEL LABORAL?

¿HABEIS TOPADO ALGUNA VEZ QUE UNA RESPUESTA O ACTITUD MACHISTA ANTES VUESTRO TRABAJO, O EL DE ALGUNA COMPAÑERA?

¿CONSIDERAIS QUE LAS TRABAS DE ACCESO A LAS MUJERES A LOS PUESTOS DIRECTIVOS, PÚBLICOS Y PRIVADOS, HAN DESAPARECIDO REALMENTE?

¿ESPAÑA “IS DIFERENT” HASTA EN ESTO, O LA SITUACIÓN ES LA MISMA QUE EN EL RESTO DE PAÍSES OCCIDENTALES?

¿CREEIS VIALBLE QUE LA IGUALDAD SOCIAL LLEGUE ALGÚN DÍA? ¿ES UNA CUESTIÓN GENERACIONAL?




Y ahora llega lo bueno:







Ely me ha dado un premio!!! Yupi!!!!

E mi como esto de los premios me encanta, lo cuelgo siempre, porque oye, que a una la agasajen no pasa todos los días.

Veréis, el premio se llama “Caminamos juntas”, y consiste en lo siguiente:

1.-Citar a la persona que te entrega el premio: Ely, ya lo he dicho


2.-Elegir 5 blogs de amigas y visarlas: Pues… Bacci, Chema, Comparte mi Moda, Baballa y El Estilario (así no repito ninguno de los nominados por Ely)


3. -Decir el número de pie que calzas y cual es tu calzado favorito: Pues calzo un 38 y cualquier Jimmy Choo será bien recibido.


4.-Seguir visitando mi blog, y visitar los de mis amigas a quienes concedí el premio. Hombre, faltaría más.


5.- Poner las reglas en tu blog: Son estas.

Lo dicho, que mil millones de gracias por el premio, que no me pongo el vestido que eligió Ely porque no me entra, pero vamos, que si pudiese acudía a la entrega en un Valentino Rojo Que Te Mueres, y que Mel, tía, ¿qué es eso de que quieres ser como yo de mayor?... Pero si yo no soy mayor!!! Jajajaja






SUENA EN MI I-POD:Somos” una rumbita divertida del último disco de Los Delinqüentes, “Recuerdos garrapateros de la flama y el carril”. Tocaron el pasado jueves en directo en el Playa Club y allí estábamos P. S. y yo, dándolo todo, con algunos amigos más. Este tema lo grabaron con el Laboratorio del Sonido, o sea, con Muchachito Bombo Inferno y Kilo Veneno entre otros (aquel famoso proyecto G5).

75 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, María. Me llamo Gemma y como tu soy periodista. Trabajo en un periódico de Barcelona donde en demasiadas ocasiones me he encontrado en esta situación de diferencia de trato hombre-mujer, no en la redacción, sino cuando cubro noticias de mi sección, la de política. Muchas veces me he encontrado que mi interlocutor (diputado, alcaldes, consellers o quien quiera) hacía incluso comentarios sobre algun detalle de mi vestuario, solo para ser coqueto y mostrar galantería con una mujer. O én una rueda de prensa, hacerme esperar al turno de preguntas con "un momento, guapa". Para muchos esto son tonterías; para mi, es una señal de que adoptan un papel paternalista con una niña que hace de periodista. Y esto no me sienta nada bien.
Tu post está muy bien, como todos!
Felicidades, te leo a menudo pero jamás había comentado.
Saludos!

Ely dijo...

A mi me sienta como una patada en los riñones oir o leer lo de "la Vogue ministra"... pues sí, salieron en la Vogue, porque es una revista en principio para mujeres, que no solo nos habla de celulitis, vestidos y trapos, tambien tiene articulos, algunos muy buenos e interesantes y siempre es bueno e interesante ver como un gobierno es mixto. La ley de paridad es tan absurda como necesaria, y ambos adjetivos son tristisimos... si no es obligatorio, ni nos movemos y aún así nos moveremos para buscar el modo de escaquearnos.
Ahora habrá quien nos hable de los derechos de la mujer en paises musulmanes, pero no podemos criticar el suelo sucio del vecino, cuando no hemos barrido el nuestro.

Que chulo es el premio...

María dijo...

Gemma, lo primero mil gracias y lo segundo: cuanta razón tienes. He vivido eso una y mil veces. Y el político que se cree que como eres chica y llevas rimel y tacón serás "más buena" con él, y no buscarás declaraciones comprometidas.

Pero conste que lo peor es el machismo desde el propio género femenino, tal y como yo lo veo

María dijo...

Ely, me gustó el artículo de Vogue, y este de Elle. Creo que se puede ser Ministra y salir en el vogue o en el cosmo si quieres. Y ser ministro, es igual.

Zapatero fue portada de Zero. Y Gallardón. No creo que sean peores profesionales por ello.

Y sí, en los países orientales la posiciòn de la mujer es peor... ¿eso convierte en buena la posición de la mujer en España? A mi es que esas comparaciones del "pues tú más" me ponen mala, chica, que bien lo has explicado.

Hahi dijo...

Hola María, ya comenté alguna vez que trabajo en televisión. Durante mi corta carrera he desempeñado varias funciones, pero durante dos años y medio trabajé en producción y viví de todo. Es uno de los puestos más interesantes pero más desagradables que existen, ya que eres un "indio" más, pero te toca organizar el trabajo de los demás como si fueses su jefe...
Entre mis compañeros estaban grandes figuras de la televisión (periodistas y cámaras principalmente) con telarañas en el carnet de identidad que no soportaban que "la niña" de producción les mandase hacer cualquier cosa (y mucho menos que les mandase trabajar, jaja). Y cuando había que salir a exteriores, me tocaba vivir lo mismo con cualquiera de las personas a las que tenía que llamar para pedir permisos, solicitar información , acreditar personal.... Fuí la primera chica que entró en el departamento y también la persona más joven que ha trabajado allí en siglos, pero no creo que eso les diese derecho a llamarme nena, cariño, corazón, la niña... ni nada parecido. Y he de decir que si volviese para atrás en el tiempo repetiría la experiencia sin dudarlo y que guardo un buen recuerdo y muchos amigos de esa época pero también aprendí pronto que la igualdad no significaba que hubiese podido salir de la universidad a la vez que mis compañeros ( o con las mismas hipotéticas posibilidades).

pinkocha dijo...

Buff, ya lo comenté miles de veces, estoy hasta los mismísimos de que me los comerciales me pregunten por "mi marido" (que, aún encima, no es mi marido), que a todo el mundo le extrañe que la jefa sea una mujer, y además joven, habiendo un hombre en la plantilla... y como esos cientos de detalles que me cabrean cada día. Ya sé que hay países mucho peor que estos, pero a cada uno le jode lo suyo (y luego, por supuesto, lo de los demás).
Lo de la paridad no me convence, ya lo expresé en varias ocasiones. Lo que tengo, que es bastante, lo conseguí con mi esfuerzo, aunque quizá es cierto que con un plus de esfuerzo por ser mujer. Pero nunca nadie me dirá que me regaló nada.

M. dijo...

Ya me extrañaba que no comentases el artículo de Elle, a mí me gustó un montón, y tu análisis todavía más. Espero realmente que las trabas que las mujeres nos encontramos para acceder a puestos de categoría sean cuestión generacional, como tú dices. Es trabajo nuestro que así sea, educando en igualdad. Yo creo en eso, y pienso llevarlo a cabo cuando me toque (de momento, con mi hermano no da mal resultado jeje ^^)

Por cierto, este sábado si tienes tiempo y ganas, en Carballo toca un grupo genialísimo, Estereotypo, no sé si los conoces pero creo que te encantarían :) A mí me pilla en Madrid, y no puedo verlos *snif*

Bicos! :D

María dijo...

Hahi, ser la pionera dificulta a veces un poco más la situación, pero el caso es que sobreviviste con creces!!!

Lo cierto es que, ya se lo comenté a Chema alguna vez, el mundo de la prensa es mucho más machista de lo que a priori podría parecer. Una lástima

María dijo...

Pinkocha, en la vida cotidiana cientos de miles de detalles... en la laboral menos, porque es "políticamente incorrecto"... pero alguno sí, no creas.

Una colega de profesión me comentaba anoche que, en mi caso, me perjudica mi "cara de niña"... manda huevos, toda la vida creyendo que parezco mayor de lo que soy, y al final va a resultar que parezco una niña jugando a los políticos, jajajaja

María dijo...

M... no me suenan!! los Stereotipos sí, pero estos no... pues si puedo me paso, a ver qué tal.

El artículo de Elle está muy bien escrito y muy bien documentado, la verdad es que me llamó la atención como referencia de este mes desde el primer momento.

BACCI dijo...

Graaaacias por el premio, eso lo primero que ya es una alegría de buena mañana wapa!!!

Respecto al tema... podeis comprender q no crea en la igualdad cuando, en las entrevistas de trabajo se preguntan temas como: ¿Estás casada? ¿piensas tener familia? ¿cuando? ¿cuanta?? Evidentemente podeia haber dicho que no pero yo tenía claro que quería tener familía y que si en ese despacho no lo entendían (¿Cómo creían esos tíos que habían llegado a existir??) ese no era mi sitio.

Anónimo dijo...

Muy buen post, como de costumbre.

No, no hay igualdad. De acuerdo, hemos adelantado mucho, sobretodo, porque le echamos morro al asunto y ya no nos amilanan según que comportamientos, quiero decir, que somos capaces de poner firme a quien se nos ponga por delante, y eso es una ventaja porque cuando nos ponemos "profesionales" acojo... más que un hombre, ya que les pilla por sorpresa.

Pero no hay igualdad en ningún ámbito, ni en el profesional y ni en la vida personal... El cole está lleno de mamás llevando y recogiendo a los niños, raro es el padre que va al parque... Digo "raro" porque hay pocos y los hay, y suelen formar un pequeño "gueto" de papás.

Hemos adelantado mucho, espero que las generaciones venideras sigan peleando por un trato justo, porque, por lo que se ve, están volviendo para atrás como los cangrejos.

Marta

María dijo...

Bacci, el premio es muuuuy merecido: me descojono con tus post, eres muy divertida y tienes mucho sentido del humor, que es más de lo que puedo decir de la mitad de la gente, jajajaja

En cuanto al tema... a mi me encantaría que algún hombre opinase. A lo mejor eso también se lo preguntan a ellos...

María dijo...

Marta, el gran problema es, como decía, que te traten igual. No es que no "podamos" llegar a directoras, presidentes, ejecutivas... es que, si llegamos, nos miran de otra forma, y eso no es igualdad, eso es condescendencia... y me refríe el hígado.

Anónimo dijo...

María, pero es que también está el otro lado, el "hombre cocinillas": ese que plancha de maravilla o es capaz de darte una receta para las croquetas de cocido de chuparte los dedos. Conozco alguno, y cuando hablan de cómo dejar los baños como los chorros del oro también se les mira raro, por parte de mujeres y hombres.

Nos ha tocado la generación del cambio, pagamos por los que vengan detrás y los "comienzos nunca son fáciles". Solo nos queda ir con la cabeza bien alta, pasar de comentarios y seguir trabajando, no para demostrar nada, sino para conseguir lo que queramos.

Marta

Cruela dijo...

Cruela

A mi lo peor que me dijeron antes de empezar un trabajo no fue preguntarme si tenía la intención de quedarme embarazada sino afirmarme que pensaban contratarme porque al no estar casada daban por hecho que no iba a ser madre... fue en Madrid en el 94... y lo peor es que el jefe era belga para que veas...
Sabes que vengo del Norte de Europa donde se supone que las cosas son más adelantadas pues no es cierto... salí con mi diploma de turismo recién adquirido y empecé la búsqueda... pues me rechazaron unas cuantas empresas porque yo quería salir al extranjero y me decían que las mujeres jóvenes y bonitas solas en el extranjero somos muy "apetecibles" y propensa en enamorarnos dejando el trabajo sin hacer o peor casarnos con un extranjero y dejar el trabajo... los chicos noooo solo follaban y punto...así que me proponían puestos de trabajo en oficina...
En España ha cambiado mucho... pero tengo que decir que en un principio me harté de escuchar compañeros que me decían "Lo bien que practicaba el francés" ja ja ja... (risa despectiva)...
Es cierto si Maritere se viste de rosa o de azul no le interesa a nadie pero será noticias... y cuando medían el largo de las faldas de las del Psoe en comparación con las del PP me repateaba mucho....
No tenemos el mismo sueldo por el mismo trabajo... y si asistes a rodaje es cierto que las niñas de producción son eso niñas que van de un lado a otro solucionando problemas por un sueldo mísero pero es cierto que cada vez veo más chicas técnicos de luz o de sonido...
en fin vamos mejorando pero queda
Besoooos

Anónimo dijo...

Por cierto, qué opina J.J.J. de este tema?

Marta

María dijo...

Marta, completamente de acuerdo, pero con salvedades.

En el terreno personal, de la vida cotidiana, es verdad que tal vez se mire "raro" a un hombre que te explica cómo quitar una mancha de chocolate con gaseosa y limón. Pero... "raro" no es sinónimo de "mal". Quizas entre ellos se miren peor que nosotras a ellos en estos casos.

Sin embargo, en el terreno profesional, que es el que centra el post, que una mujer de, por ejemplo, 35 años, directiva de una empresa, abronque a un "subordinado" hombre por no haber hecho bien algo está visto como "síntoma de debilidad". (Como no sabe mandar, grita, o regaña, o desautoriza... esto lo he oido más de una vez)

Ahora piensa en el caso al revés: un hobmre de 35 años abronca a un trabajador/a por no haber hecho algo bien... ¿qué pasaría?

MEL dijo...

Chicas, chicas, chicas, (nenas, guapas) seamos realistas… YO no quiero ser igual que un hombre, quita, quita, bajarme la bragueta para mear? puag!
No podemos alcanzar la igualdad desde el momento en el que no somos iguales, para nada. Hay trabajos que no podremos hacer nunca igual que ellos, o me vais a decir que quereis ser fontaneras? Con ese buzo tan demodé, porque oye, a ellos les queda genial, y más cuando se lo quitan y te arreglan a ti las cañerías, pero, una mujer? hay algo de morbo en que te venga una mujer a arreglar la cisterna que fuga? pues no, yo siempre llamaré a MI fontanero, hombre, muy hombre, bueno, muy bueno…

Y yendo al grano del post yo creo que con el tiempo lo conseguiremos. No sé quién decía que es una cuestión generacional, estoy de acuerdo. Es que los hombres rondando los 50 dan miedo, eh? o piensan que eres su hija o piensan que podrías estar en su cama, pringaos! poco a poco y a la chita callando llegaremos, pero… ley de paridad? JA! mierda leyes que lo único que hacen es bonito.

Sisisisi María, como tú cuando llegue a tu edad, no te había dicho que tengo 18? no se me nota? Es que Ely me vendió nosequéam-pollas-quetecagas que me han hecho rejuvenecer, cualquier día me detienen por no tener edad de conducir!!

Anónimo dijo...

Holaaaa!!!!pues a mi la frase que me repatea es la de "¿señora o señorita?" y la que me suele decir algun que otro cliente, al cual antes contestaba con una sonrisa un poco forzada pero que ahora ya no intento disimular mi fastidio es la de:"¿cuando te casas?" o "¿te has casado ya?" "¿no tienes prisa?" haber a mi compañero de despacho no se lo preguntan. Y cuando se te platan en el mostrador y te dicen:"haber guapa"iiiiii!!!!me cabrea esto ultimo solo de escribirlo.

Noe.

María dijo...

Cruela, yo he vivido incluso una situación que podría resumirse así:

Un compañero -de rango inferior- y yo, en una reunión de trabajo con otras empresas. Los interlocutores tenían en sus manos nuestras credenciales, así que sabían que yo tenía rango superior a él... pero a él le preguntaban por asuntos laborales, por conflictos de empresa... y a mi, me pregunataba "si quieres un vino, guapa".

Es surrealista.

María dijo...

Uy, Marta, jajajaja

Preparaos, porque J.J.J. está ya preaprando su segundo artículo, y os juro que promete!!!

María dijo...

Ay, Mel, si después de lo que me ha dicho mi colega no levanto cabeza... que tengo cara de niña, dice... yo, que soy una mujer de bandera, mujer-mujer, vamos, y dice la tia que a mi me perjudica mi "cara de niña·... vivir para ver

Anónimo dijo...

María, tu madre bregó con el principio de los tiempos de la integración de la mujer en el mundo laboral "masculino" y, por eso -tal vez, pienso yo-, tienes otro punto de vista.

La mayoría de nuestras madres (hablo de los que tenemos la edad de Mel, jejej..) estaban en casa o fregaban o cosían... Tenemos de reconocer que la avalancha de mujeres en todos los ámbitos laborales somos nosotras, las universidades tienen más mujeres que hombres. Se sienten invadidos... y lo pagamos nosotras, pero por algo se empieza.

Yo lo peor que he oído a sido el ejército se desmorona porque está lleno de "rajas", ver si cuando una mujer llega a general de división se lo dicen a la cara jejeje... Pero es que hace cuatro días que decir quiero ser militar no significa ser lesbiana.

Pasito a pasito.

Marta

María dijo...

Noe, el "A ver, guapa" es para morirse, es verdad.

Pero el señora o señorita... es que me supera, me supera, me supera...

En este gabinete tengo un "habitual" que siempre me lo preguntaba, y yo no contestaba, pasaba... hasta que un día le dije "Señora, por supuesto, porque dice la RAE que todas somos señoras".

Él, muy desconcertado, me dijo "Ah, claro, todas las casadas".

Respondí "No, todas. ¿O usted a mis compañeros solteros les llama "señoritos"?".. Nunca más ha vuelto por aquí, jajaja

María dijo...

Marta, es que todavía somos nuestro peor enemigo.

Entre nosotras, la que trabaja fuera es una mujer trabajador, y la que ELIGE -nótese que hablo de escoger, no de verse obligada a ello- dedicarse a la familia es una clásica.

Yo vengo de una familia atípica, es cierto. Mi madre tenía un puesto de responsabilidad, con proyección pública, social y mediática... mi padre, no. Y nunca noté problemas o tensíones entre ellos por eso. Y nunca me faltaron, ninguno de los dos.

Celia dijo...

Yo trabajo en centro de investigación. El puesto que ocupo me lo dieron por mis méritos, sin tener en cuenta el sexo. Para esto mi jefe no es nada sexista.

Sin embargo, recuerdo que cuando estaba haciendo mi tesis doctoral, se me acabó la beca y me quedé sin remuneración cuando sólo me quedaban unos meses para terminar la tesis.
Uno de mis directores me dijo que no tenía que preocuparme porque mi novio podía mantenerme!!!!!!
Me quedé a cuadros.... estoy segura de que si hubiera sido un hombre, no le hubiera dicho eso...

María dijo...

Celia, a cuadros??? yo me habría quedado direcatmente imputada, porque le habría dado una somanta de leches que le habría matado, vamos, es que es de chiste.

Mi abuela -aquí sí que es generacional- me preguntó un día por qué P. no había venido a comer. Le dije que estaba trabajando y me dijo "claro, pobre, tiene que ganar dinero, con lo que gastas..." (cobro más que él, pero debe ser que no cuenta, en fin...)

Ely dijo...

Tengo familia en el ejercito. Mi primo y su mujer... ella es mas machista que Franco. Machista, homofoba, racista... es la enemiga en casa. Yo la trato como a ella le gusta, como un mueble. Me emociona mas mirar una silla que mirarla a ella

BACCI dijo...

hmmm vaaaale he de reconocer que a veces me aprovecho, si viene alguien con publicidad/ofertas q no interesan y quieren venir a explicarse, cuando me preguntan ¿está el director/jefe??? No les saco del error y digo "no, no está" lalalallala

Celia dijo...

El ejemplo de tu abuela, yo lo tengo en mi suegra...Tanto mi pareja como yo cobramos igual, pero desde que nació nuestra hija, yo tengo un horario más "compacto" con lo que salgo antes para poder estar con la niña... Según mi suegra, mi pareja (su hijo) es el que más trabaja de los dos..... porque yo tengo mucho tiempo libre!!!! No cuenta que para que ella vea entresemana a la niña soy yo la que tengo que cuadrar la agenda.... eso no lo ve...

Anónimo dijo...

Nosotras hablábamos hace poco de conducir, con poner cara de susto-losiento-soymujer-ayayayay-quemepongoallorar, los hombres suelen dejarte bastante en paz.

Mel, yo tenía una jefa que era todo lo que tu dices de la mujer de tu primo y no llevaba uniforme, desgracidas/os hay en todos los lados.

Marta

Ely dijo...

Soy madre
Soy mujer
Vivo en pareja- estoy casada, pero vaya..., lo principal es que somos una pareja-.
Y me harta oir a las mujeres vanagloriarse de que ellas sacan tiempo para los hijos y que si las suegras y que si trabajamos igual que ellos y que si...
Mira no.
En un alto porcentaje, es la mujer la que prefiere quedarse al cuidado de los hijos, porque no cree que su marido pueda/sepa/quiera...
En un porcentaje mas alto todavía, la mujer no deja planchar al hombre porque no sabe, o no lo hace tan bien como ella...
La mujer ha hecho suyo el dicho de "si quieres que esté bien hecho, hazlo tu misma". Y ni las feministas mas aferrimas se han deshecho de él.
Creo en la capacidad de la raza humana, por eso creo que todo el mundo, si quiere o si se le permite... puede.
Por eso mi marido, que no es el padre de mi hija, se ocupa de preguntarle la leccion si soy yo la que hace la cena, y al revés.
Pero el tambien trata de aprovecharse de la mentalidad femenina cuando hablamos de plancha... es que no sé. "tranquilo cariño, es cuestión de practica"
Me importa un bledo lo que digan de mi los demás. Yo admiro a la gente autonoma, sea hombre, mujer, disminuido, etc... Mala mentalidad es, la que presupone una incapacidad a una persona por su apariencia exterior.

Ely dijo...

La igualdad empezará cuando dejemos de ver las diferencias. Y ya

María dijo...

A mi es que es algo que me abrumma, presuponer que nosotras planchamos mejor pero ellos colocan mejor las estanterías... chica, dependerá del caso.

Antes era así porque, por educación, a nosotras nos enseñaban unas cosas y a ellos otras, y claro, la costumbre hace expertos... pero aprender, ambos podemos aprender igual.
Fíjate, mi amiga C. dice que S. (chico, ya lo sabeis) hace mejor las camas que nadie!

nine dijo...

tu artículo me suena, yo lidero un equipo en el que soy la única mujer y la más joven y dos de mis subalternos podrían ser mi padre por edad. Soy la única mujer en la oficina y la más joven, y me han llamado "la niña" durante años!!!!
de los abrazos, siempre me han respetado, pero porque marco las distancias, y para eso soy bastante fría, no lo permito y con la mirada que les hecho los mato.
pero para mi las peores son las propias mujeres. Me repatea que no me pregunten por mi trabajo, pero si y continuamente por cuándo voy a tener un niño, y de que debería sacarme unas oposiciones para poder cuidarlos cuando hipoteticamente lleguen. A mi marido nadie le dice que estudie (compartimos profesión), pero claro, él si puede ser padre y pediodista, yo tendría que plantearme el ser funcionaria!!!!
Este año nos hemos matriculado los dos en el doctorado. Algunos nos han deseado suerte a los dos, pero otros (algunas mujeres también), me han dicho a la cara que si con la casa y el trabajo voy a tener tiempo, que entre la compra, limpiar, cocinar y planchar, me voy a agobiar mucho. Respuesta: esto es cosa de dos, si alguien piensa que me voy a quedar limpiando mientras mi santo se sigue formando, va listo de papeles!!!!!

María dijo...

Nine, es que es muy alucinante... realmente somos nuestras peores críticas.

No entiendo por qué se da por sentando que debe ser la madre la que se ocupe de los hijos, igual es porque no soy madre, no sé... que sí, que el vínculo del embarazo, que el parto... ¿eso quiere decir que si los hijos son adoptados, en ese caso sí puede compartirse el tema? yo es que no pillo, de verdad.

Ana dijo...

No existe igualdad para nada, queda muchísimo que hacer...

Soy ingeniera: 1er problema: ingeniera, no ingeniero, no porque me guste más, si no que es como se denomina a la mujer que estudia una ingeniería según la Real Academia de la Lengua y en el título es lo que pone. He tenido que defenderlo incluso ante mi exsuegra (que era joven, no os penseis), osea, que delante de hombres ni os cuento. Y si ya digo que soy agrónoma y no agrónomo...me dicen que suena mal: Pues a mí me encanta: Ingeniera Agrónoma, lo pone el título. Incluso mis amigos, de coña, pero lo dicen, me llamaban recien salida de la carrera "agromona", porque me gusta arreglarme y eso "no pega a una ingeniera agronoma"...

2º problema: me gusta la obra, com a tu madre, me gusta hacer proyectos pero también estar a pie de obra, y conseguí meter la cabeza en la construcción...digamos lo que digamos, aun llama la atención que una mujer joven dirija a unos operarios y a unas subcontratas integradas casi en la totalidad por hombres (menos en administración y algunas comerciales) y que llevan toda la vida en esto. O te miran mal directamnete o demasiado bién fijándose en tu físico, cosa que no procede tampoco, pero igualdad! ni de coña! Tienes que currártelo muy mucho para que empiecen a respetarte, en mi caso dejar casi de arreglarte para ir a trabajar, tapada hasta arriba para intentar pasar desapercibida, y así, poco a poco, dejar que vayan aconstumbrándose para volver a ser tú misma poco a poco...complicado e injusto. En vez de ser la jefa de obra, o el jefe, ya me da hasta igual, al principio eres la niña de la obra...al final te respetan porque te lo curras más que tus compañeros y no tienen más remedio, tú eres la que le pagas, y eso sí lo tienen claro. Pero a saber lo que sueltan por su boquita, que lo sueltan...

Perdón por el rollo pero me has tocado mi fibra sensible...

MENINA dijo...

Menudo tema me has tocado. Yo precisamente estoy en la construcción, aparejadora, igual que tu madre, y la verdad es que a pié de obra, los paletas, carpinteros, yeseros, etc. etc. a una chica joven, y de buen ver ( para que negarlo) se la miran con ojos viciosos; no todos, eso también hay que decirlo, pero si la inmensa mayoría que no saben si eres la acompañante del arquitecto, su querida, la hija del promotor, o una posible compradora de piso que pasaba por ahí.... por supuesto JAMÁS su primer pensamiento será que eres SU JEFA, la que les da ordenes y les dice que no son capaces de hacer una pared recta, la que elige según su criterio si los tubos de la calefacción pasan por aquí o allá, y la que los puede echar de la obra por no llevar casco o los elementos de seguridad necesarios.
Todavía nos queda muuuucho camino por recorrer.

María dijo...

ana, de rollo nada, a este tipo de experiencias me refería.

Yo en la obra no las he vivido, pero si en una oficina es así, pues en una obra, terreno primordialmente masculino hasta hace bien poco, prefiero ni pensarlo.

De verdad os digo que me muero por leer la versión de J.J.J. sobre el tema, porque los que le conocemos ya sabemos que tiende a ser MUY POLÉMICO, jajajaja

María dijo...

Menina, mi primera conclusión leyendo vuestro comments es:

Hay muchas mujeres con cargos hasta ahora reservados a hombres leyendo este blog.

Y la segunda:

¿No estaremos nosotras condicionadas a pensar que ya de antemano nos van a prejuzgar?

Y conste que creo que la respuesta es no, pero...

Perla Negra dijo...

Definitivamente no hay igualdad. Es verdad que poco a poco las mujeres vamos ocupando cargos de responsabilidad pero la igualdad real aún nos queda un poco lejos. El sábado pasado se publicó una entrevista a Carmen Chacón en la revista del grupo Correo Mujer Hoy y me dejó alucinada una de sus respuestas, os la cito literalmente: “A veces una tiene la sensación de que hay quien no tiene ganas de volver a casa. Porque salir del trabajo no es sólo volver a casa, es hacer la cena, poner la lavadora, tender la ropa, o, ahora, bañar a Miquel”. ¿¿¿Cómo??? Desconozco el horario que tiene el marido de la ministra pero seguro que dispone de tiempo para compartir las tareas con ella.

Respecto al tratamiento que reciben las mujeres con cargos de responsabilidad, quiero pensar que es una cuestión generacional y que se soluciona con una educación basada en la igualdad desde edades tempranas. Pero viendo el aumento de casos de violencia de género en personas jóvenes, mucho me temo que como dice Marta, vamos p’atrás, como el cangrejo.

María dijo...

Perla Negra, desgraciadamente las encuestas y estudios os dan la razón en cuanto al retroceso.

Nuestra generación (la de los nacidos entre 1970 y 1980, más o menos), es, al parecer, la más tolerante que nos vamos a encontrar, además de la más ecuánime, como no sepamos educar correctamente a nuestros hijos... en fin...

Ely dijo...

María, por supuesto que estamos condicionadas. Por supuesto que sí
Nos defendemos...porque nos sentimos atacadas. Nos pensamos que ropa ponernos para que nos tomen en serio... esto es porque vamos condicionadas y presuponemos

Eva dijo...

Uff, no se que decir.
Soy Jefa de Administración de una empresa de unas 105 personas, con responsabilidad directa ante 12-15 personas, e indirecta con todos los demás, ya que tienen un rango inferior al mio aunque no sean de mi departamento.
Y las conversaciones con las coletillas tipo, chata, perla, rubia, guapa etc están a la orden del dia. Y si encima añadimos el plus que soy de las más jovencitas en este puesto....
Cada vez que viene un cliente o proveedor y me conoce, primero se sorprende, luego me pregunta si quiero más vino en la comida (si si tb me pasa), y después para cosas importantes quieren hablar con mi jefe pq yo a lo mejor no se tratar el tema!!! Solo tengo 4 compañeras y todas de administración, ninguna comercial, ninguna en el almacén, ninguna repartiendo mercancia...
Mi jefe no es nada sexista, apostó por mi al principio y aunque llevó bien (con salvedades) mi maternidad, siempre está ahí para apoyarme, y apoyar a las mujeres en general, a la suya la primera, yo le estimo mucho.
En casa, mi marido y yo nos repartimos las tareas tanto las domésticas como las de la educación de nuestra hija, y a veces me cargo yo en exceso por iniciativa propia (creemos que estamos obligadas a ello por derecho-deber) y es un error pq luego encima me quejo. Todavia es algo que tenemos que superar, pq por muchas barreras que estamos superando, tenemos que vencer ese automachismo que llevamos en el interior y que tan dulcemente nos han inculcado la mayoria de nuestras madres y abuelas. En mi casa mi padre trabajaba y mi madre cuando era joven, luego no, mis hermanos (yo soy la mayor) no han pegado ni chapa en su vida, y por culpa de mi madre, que no les dejaba hacer nada pq lo hacian mal. Y yo, que era la chica, era la que debia ayudarle en todo, en fin. Poco a poco, gracias más que a las leyes de paridades, a nuestro propio esfuerzo y superación personal, algún dia lo conseguiremos.
Un beso y vaya rollo que os he soltado

María dijo...

ely, sí, ese tipo de condicionamiento existe, a mi lo que me preocupa es hasta qué punto es real... no sé, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

María dijo...

Eva, has dicho algo que, para mi, reabre un debate.

Has escrito "gracias a leyes de paridades"... y yo me pregunto hasta qué punto esas leyes no son un engañabobos.

Esas leyes "disfrazan" el problema. Porque obligan a emcumbrar a una mujer a un puesto por le sólo hecho de ser mujer, pero no obligan (porque no pueden) a que sea tratada con ecuanimidad una vez en ese puesto.

Por eso creo que disfrazan el problema, lo tergiversan.

Esas leyes cambian las estadística: ahora hay un 53€ de ministras. Pero ¿cambian el modo en que vemos a esas mujeres en el ministerio, o, al contrariom acentúan calificativos como "ministras-vogue"?

Ana dijo...

Interesante lo de estar condicionadas...yo creo que al principio eso lo que nos hace es estar algo más inseguras, y esa inseguridad hace que ya se te tiren a la yugular directamente...Pero a medida que vas ganando en seguridad en tí misma, vas viendo lo que relamente hay, y no es que estés condicionada, es que es lo que hay. De hecho, no a todo el mundo lo ves igual o ves que te mira mal, afortunadamente ves que hay gente que te respeta desde el primer momento (curiosamente, yo trabajo con mucha gente inmigrante y, en general, te muestran más respeto que los autócotonos)y otros que tienes que echarlos y no te puede temblar el pulso en ese momento, si no, estás perdida.

Ayer un comercial de hormigón que no había hablado con él en mi vida ni me ha visto nunca me dice por teléfono: a ver, guapetona, que tengo referencias...referencias?guapetona?qué hablas? os imagináis diciéndole a un compañero mío: a ver, guapetón, que tengo referencias...(aunque la comercial sea una mujer). Suerrealista, y eso no es estar condicionada, es que el tío era un gili...Pa haberle dicho: a ver, capullito de alelí, que te va a comprar el hormigón quien yo me se...

En fín, otra cosa que me llamó la atención. Salió en el telediario hace un par de días una cumbre de los ministros de economía de la UE, y me llamó la atneción que eran casi todos hombre, sólo ví dos mujeres, pero es que las mujeres parecían tíos!! pelo corto, nada maquilladas, con cara severa...no os llama la atención que cuando subimos al poder muchas tenemos hábitos masculinos? Es como si quisieramos renunciar a nuestra feminidad, para que pasara desapercibido...que somos TÍAS!!!

Perla Negra dijo...

Como dice Eva, llevamos muy dentro lo que nos han enseñado nuestras madres y abuelas, son siglos de educación machista que son muy difíciles de superar.

Creo, sinceramente, que bastante hemos conseguido, pensad que hasta hace nada las mujeres no podían ni abrir una cuenta sin permiso de su marido...

Eva dijo...

Y que siguen sin poder abrir no una cuenta, ni la boca!!!
Es muy fuerte.
Y lo de la ley de paridad, no estoy a favor de la discriminación positiva pq por llegar a los porcentajes pueden poner a cualquier pedorra que no lo merece y otra persona (llamese hombre) pueda ejercer mejor el trabajo, pero tampoco totalmente en contra pq las estadisticas algo hacen aunque si que creo que disfrazan un poco la realidad, y creo como tu Maria que el qui de la cuestión es como te miran después de haber alcanzado el puesto (por paridad o no), que te siguen tratando de niña-tonta-rubia-vogue o yo que se que parida (y no paridad) más.
Lo que si que creo (y a lo mejor me vais a masacrar) es que ZP tiene buena intención en todo este asunto y mira que la ministra de Igualdad no me hace mucho tilin.

Perla Negra dijo...

Ay, estoy leyendo de nuevo mi último comentario y ha quedado un poco "raro". No quiero decir que hayamos conseguido suficiente sino que hemos conseguido mucho en muy poco tiempo y basta con ver ejemplos como el que cito....No creo que haya un país que haya avanzado tanto en un plazo tan corto, en cuestión de igualdad. Pero obviamente, queda mucho por hacer.

Anónimo dijo...

Yo no estoy de acuerdo con la "ley de paridad", en principio. Creo que en cada puesto tiene que estar la PERSONA más idónea, pero, por otro lado, ayuda.

Es lo peor de "entrar en un mundo de hombres" querer ser/parecerte a ellos.

Como dice Ana, mientras ellos cada día se cuidan más, cuando las mujeres accedemos a según que puestos renunciamos a nuestra feminidad para ser aceptadas y tomadas en serio.

Si somos buenas en lo que hacemos no hay necesidad de cambiar de aspecto, simplemente se demuestra y te terminarán tomando en serio.

Respecto a comentarios "mona" "guapa" "cielo", me quema lo mismo que venga de un hombre o de una mujer con más edad que yo, así que siempre respondo. No me hubiese callado con el retrasado de las "referencias", "yo soy tu cliente, me tratas de usted y o me cuadran los precios o me busco otro proveedor".

Marta

Ely dijo...

A ver, los apelativos cariñosos provenientes de desconocidos son molestos siempre. Tanto me molesta el "chata" de un tío, como el "churri" de una dependienta

Ely dijo...

Y como ya dije, la ley de paridad es tan triste como tristemente necesaria

Perla Negra dijo...

La Ley de paridad es un tema peliagudo, no sé si es la forma más adecuada, pero por ahora, es una forma de abordar un problema que está ahí. Auqneu lo ideal sería que no fuera necesaria....

Yo también creo que cada puesto debe ser ocupado por una persona capacitada para él. Pero también pienso que esta ley no provoca que cualquier petarda ocupe un puesto que le viene grande sino que de las muchísimas mujeres preparadas para un cargo, sea alguna de ellas quien lo ocupe. Y es que lo que nos sobra a las mujeres de hoy en día es preparación.

Eva dijo...

AMEN!!
Pero hay muchas petardas y petardos por ahi, por lo que tb hay paridad, ¿no?
Ja ja

Perla Negra dijo...

Sí, en eso sí que hay paridad, jajaja!!!

noa dijo...

Antes de nada, gracias por la dirección de Oporto, me la apunto para otra vez.
Mi caso es curioso,ni mis padres, ni mis abuelos ni mi pareja, son machistas. En mi trabajo anterior sabía más que mi jefe en temas de marketing y comunicación y en vez de aprovechar mis conocimientos, lo único que hacía era criticar mis trabajos delante del resto de compañeros. El problema está en que hay mucha gente frustrada y paga su frustración con actitudes propias del siglo XIX.
Nos vemos el viernes!!!!!

María dijo...

fakdsjglkdfsjgñlkfd se me acaba de borrar un comentario kilométrico...
Estoy de acuerdo en lo que decís, NO hay igualdad, puede que llegues a un puesto de responsabilidad pero te siguen tratando con condescendencia.
Yo soy ingeniera, y estoy del "seguro que lo sabes hacer bonita?" "guapa ten cuidado que esto es una cosa delicada", o que le pregunten sobre mi trabajo a un tío que no tiene ni idea de cómo se hace, hasta las mismísimas narices. Menos mal que tengo un jefe que no hace distinciones, todos somos profesionales para él, y ya está.
Y lo del señora y el señorita...
- señora o señorita? (con sonrisita estúpida)
- señora
- uy, casada y tan jovencita!
- no estoy casada
- entonces señorita
- no necesito a ningún hombre para ser señora. Los hombres solteros son señoritos?
(sonrisita estúpida congelada en la cara)

Este tema me pone de tan mala leche que creo que me hace sacar las cosas de quicio.

Aizkora dijo...

yo imagino que alguien me dira q estoy desfasada, pero estudie ingenieria y acabe hace 4 años, y si, eramos 4 chicas, de hecho en mi clase el primer año eramos 12 de 90... no esta mal, no??? nunca note discriminacion.
al empezar a trabajar tampoco me encontre discriminacion, ni en las entrevistas ni nada, el q era gilipollas lo era con chicos y con chicas, asi q nunca me senti discriminada.
luego me meti en el mundo de la supervision de obras (a mi tb me encanta, es entretenidisimo) y si, era la UNICA chica, JOVEN, y trataba con jefecillos rancios de una multinacional. ahi me encontre de todo.
descubri que no me molesta que me llamen niña (cd todos me sacan 10 años y soy chica, a mi plim) siempre que me traten con respeto, es decir, q no sea de mofa (me paso, uno de mis subcontratados paso la linea y le puse en su sitio, respaldada por mi jefe, q era un sol) y que yo no tengo pq usar las mismas armas que un hombre en el trabajo. descurbi que con una sonrisa y con profesionalidad defiendo mi persona perfectamente.
yo pido igualdad en el trato, que es lo que he tenido, no pido paridad, pq si resulta que los mas validos para el puesto son en su totalidad mujeres, pues tendran que ser mujeres las que ocupen esos puestos! y al reves, tambien.
como siempre, pido libertad en la eleccion, pero hacia todos los lados.
muy buen post :-)

marta dijo...

Como me gusta este tema!!! creo que tu y yo tenemos mas o menos la misma edad por lo que hemos nacido en la generacion en la que se presupone que hombres y mujeres somos iguales. En ningun momento de mi vida me he sentido discriminada por ser mujer (ni positiva ni negativamente)hasta ahora. Me explico, en casa se me trato y educo igual que a mis hermanos varones, si queria hacer un deporte de "chicos" podia hacerlo sin problemas, si queria estudiar una carrera tipica de hombres como ser ingeniero o aparejador podia hacerlo sin que nadie levantara la ceja (no como le paso a tu madre), me he acostado con quien he querido, me he podido ir a vivir sola sin que a nadie le pareciera raro, he recorrido paises solo con amigas,...vamos, que he disfrutado de la libertad de ser mujer independiente y trabajadora por la que otras muchas lucharon. Me incorpore al mercado laboral sin ningun problema, sin embargo, ahora que he conseguido mejorar y ascender es cuando me choco de lleno con el machismo y la discriminacion femenina (ese que tanto me negaba a creer que existia por no haberlo sufrido. Creo que a las mujeres se nos han abierto muchas puertas sobre todo a la hora de conseguir un trabajo, sin embargo el machismo sigue existitiendo cuando se pretende ascender. te podria contar miles de historias, muchas de las cueles ya conoceras con otros protagonistas. quizas se hayan logrado muchas cosas pero sea necesaria una generacion mas? quien sabe

DINA dijo...

Hola Maria,felicidades por tu premio, te lo mereces !! Tú blog me gusta cada día más.

Bueno, al lío... Yo trabajo organizando eventos y saraos, y además soy guía acompañante de grupos en viajes de incentivos... Para empezar, mis compañeros hombres se llevan generalmente los mejores viajes, por supuesto ni sueño en ir a Brasil o Tailandia, "eso es cosa de hombres", pero lo peor es que cuano vamos con grupos grandes y viajo con más guías hombres, los clientes VIPS me han llegado a pedir que les lleve café a sus mesas !!! Señores, soy KEY ACCOUNT MANAGER, no una camarera !! A mis compañeros "hombres" jamás les han pedido algo así...
Y claro, la consabida petición, viene con el consabido... "nena...". Señores, que ya tengo una edad, una carrera, y 5 idiomas, coño !!!

En fin, igualdad... jajaja, me rio yo de la igualdad, y nos haría falta un siglo para igualarnos !

Besos guapa.

Felisberto Ruiz dijo...

Uuuy yo creo q las trabas siguen existiendo..una amiga me decia q apesar de su masestria y varios diplomados, seguia ganando menos q un hombre...A una amiga le dijeron con palabras suaves q no podria entrar en el circuito fashion porque estaba reservado para los gays...Tantas trabas???Depende del sector donde uno se desenvuelve, aun asi creo no ha habido mucha diferneica hasta hace unos 20 años.

Anónimo dijo...

Uy, veo que el personal está muy tocado con este tema. Igual que yo!
Mi opinión es que lo que cuentan son las capacidades de cada uno, y no ver si eres hombre o mujer. Como dice Ely, hay que dejar las diferencias ya! ¿Por qué un hombre no puede planchar? Mi marido ha aprendido a planchar desde que vivimos juntos, a veces lo hace mejor y otras peor(a ver, ambos trabajamos y hay que repartirse las tareas domésticas, no queda otra) y no me vale que mi suegra quiera venir a plancharme????!!!!?????!!! Que no hace falta, que cada uno tiene que aprender a hacer las cosas que necesita para ser independiente, no por el hecho de ser hombre o mujer!!!
No me importa que mi marido algún día vaya con alguna arruga, es normal (todo aprendizaje necesita su tiempo), pero lo que no tolero es que me digan a mí que mi marido lleva la camisa mal planchada (que yo no TENGO la obligación de planchársela, que es muy mayorcito ya).
María, has dicho en algún comentario que la generación 70-80 es la más ecuánime y tolerante... a ver señores/as cómo educamos a nuestros hijos/as para que sean independientes, no digan "no sé cocinar, lavar, planchar porque soy hombre y lo tiene que hacer mi madre/mujer" y "no sé colgar un cuadro, cambiar el grifo porque soy mujer y lo tiene que hacer mi padre/marido". Sin diferencias, es cuestión de capacidades, a unos se les da bien una cosa y a otros, otra, no tiene nada que ver con el sexo.
Saludos,
Paloma

moi dijo...

FLIPO con lo de la carta que te obligaron a firmar. En mi empresa hay muchas más mujeres que hombres pero quién está en los puestos de responsabilidad???? Creo que no hace falta que te lo cuente.

Besos

jose_airam dijo...

Mil gracias guapa.En cuanto tenga un rato lo hago, pero como siga al ritmo que llevo no llego a los 30.
Besos!

gelines dijo...

Hola, guapa (esto dicho por un hombre chirría y nos pone en guardia, ¿a qué sí?.
Personalmente no sufro la diferencia de trato porque trabajo en la enseñanza. Somos un instituto de secundaria bastante grande, con más de 70 profesores y profesoras (preciso esto por si las moscas pero en realidad la distinción me repatea porque se carga de un plumazo el principio de economía que rige el uso de la lengua), con un trato verdaderamente igualitario. Si toca cambiar estanterías las chicas cargamos tanto peso como ellos. Si voy por un café y un compañero quiere se lo traigo y él a mí en cualquier otro momento. El que llega el primero a la puerta se la sujeta a los demás, hombre o mujer. Y por supuesto no toleramos ningún tipo de actitud paternalista/machista en las aulas.
Al final todo es una cuestión de educación. La auténtica igualdad llegará cuando seamos conscientes de que hombres y mujeres caminamos unos al lado de otros y que llegaremos en primer, segundo o tercer lugar a nuestras metas en función de nuestras capacidades.
Lucho cada día porque mi hijo herede un mundo en el que ninguna mujer tengga que oir un comentario despectivo o condescendiente, sea libre para ser lo que quiera. Y él también.

Lara dijo...

María muy buen post!!!tienes razón,nunca habrá igualdad entre hombres y mujeres,y eso por mucho que lo intenten creo que no va a cmbiar...estás en el gabinete de prensa del ayuntamiento???

UN BESO

finaysegura dijo...

Hola Maria!
He estado yendo estos dias a unas jornadas y ayer una de las ponentes era tu jefa(intuyo), y...adivinas cuál era el tema central? Supongo q ya lo sabes!

Nos queda mucho por hacer, no hay derecho a q por ser mujeres tengamos q demostrar nuestra valía q a un hombre ya se le adjudica de por sí, o justificar nuestro deseo de ser madres. Faltaría más!

Otra de las ponentes, supongo q la conocerás, era María Debén, la delegada provincial de la Consellería de Traballo, que además de ponerme nerviosita mezclando el gallego y castellano, (ya no sólo empleando tiempos compuestos en gallego, sino mezclando frases en una y otra lengua, neobilingüísmo es eso? non che sei) soltó una recomendación para futuras entrevistadas: negarse a responder a preguntas personales. Hala, a ver quién es la primera valiente. Desde luego sería la solución, q todas nos pusiésemos de acuerdo en ello, pero mientras a ver cómo justificas que no traes sueldo a casa pq tocaba por fin ponerse digna.

Sé que tengo una enorme responsabilidad educando a los niñ@s que serán el futuro, e intento evitar estereotipos y fomentar la corresponsabilidad. Hablando en plata, mis alumnos varones dedican el mismo tiempo a recoger el aula o jugar a las casitas q sus compañeras. Y doy fe q esta es una práctica habitual en las aulas de Infantil.

Pero hay un momento q eso se rompe, a q se debe no lo sé, pero asusta escuchar a docentes de bachillerato afirmar tajantemente q los roles no han evolucionado en los adolescentes.

No sé cuál es la solución, cada vez conozco más padres q asumen la atención del hogar y de la familia al 50% con su pareja. Eso me hace mantener la fe de q cambien las cosas algún día.

(lo siento!! supongo q me habré repetido, pero es q no tengo apenas tiempo libre últimamente y no he leido los comentarios anteriores)

María dijo...

Finaysegura!!! Era mi jefa fijo!! jasjajaja

Sí, Lara, trabajo de jefa de gabinete )el cargo exacto es Responsable de Relaciones Externas) de un ayuntamiento!

Viviana dijo...

Pues no, no hay igualdad... porque muchas veces las mujeres no queremos, porque queremos cuidar de nuestros hijos (yo no tengo, eh?) y renunciar en parte a la carrera profesional, pq tenemos instinto maternal. En mi empresa, sin embargo, hay una consejera delegada y dos jefas de importantes departamentos, dentro del comité directivo. Supongo que poco a poco vamos avanzando, pero no se trata de ser iguales y ya está, sino de ser iguales manteniendo nuestras diferencias, porque no lo podemos negar, las hay.

En fin... pero lo de tu contrato... es para denunciarles. Qué cretinos. Si a sus madres les hubiesen hecho eso... igual tendríamos suerte y no estarían aquí! Es que no se dan cuenta de que alguien tiene que quedarse embarazada para que cuando sean viejos les paguen las pensiones??? Esas mentalidades tan obtusas me irritan!

Silvia dijo...

qué pedazo de artículo!me ha encantado! la situación es muy jodida, creo que el "techo de cristal" es lo más chungo para la mujer actualmente, así como el trato condescendiente o paternalista... Chungo, chungo... Yo de mayor pienso tener un secretario! jeje

chloe dijo...

yo trabajo en el mundo financiero y tengo un puesto de responsabilidad
En la carrera eramos mas mujeres que hombres, en mi primera empresa(de auditoria- consultoria), habia mas mujeres que hombres y no me he sentido discriminada por ser mujer, he podido llegar a un puesto directivo sin problemas
afortunadamente, creo que en mi ambito si que se ha llegado a cierta paridad-igualdad
pero se que en otros ambitos hay todavia mucho camino por recorrer.
Lo que mas negra me pone es lo que llamo "machismo de guante blanco", bajo una falsa amabilidad el trato es paternalista y condescendiente, como si por ser mujer fueras subnormal o algo. Encima no tienes derecho a enfrentarte a esa persona y cantarle las 40 pq aparentemente te esta tratando bien

coco dijo...

hey! gracias por el premio!!!! mil gracias, un placer.

Y sí, es cierto que lo de ser mujer con responsabilidad es un poco lucha diaria... eso de "nenita", o "a ver, mujer..." con la cara de guasa, desgraciadamente es un día a día.

En fin, esperemos que nuestras nietas ya no tengan que vivirlo...

besos

BRYCE's Entertainment dijo...

Woooow! Acabo de descubrir tu blog y me encanta. Voy a intentar leer algunas páginas. Ya llevo una! Te felicito por tu manera de narrar y te invito a visitar el mío...

www.luciebryce.es

Un saludo y gracias por hacer que disfrute tanto leyendo...

Lucie Bryce