LA EXPOSICIÓN

Si quieres ser alguien en el mundillo cultural, ponte botas planas.


Eh, que no es ninguna tontería, amigos, es un hecho constatado sobre el que me he prometido a mi misma escribir una demoledora y exhaustiva tesis doctoral que me proporcione por fin la entrada en el exclusivísimo olimpo de los ganadores del Nobel… o del Planeta, que da más pasta.

Mi teoría se fundamenta, sobre todo, en el estudio de campo. Llevo más de cinco años moviéndome con frecuencia por los ambientes más destacados del panorama cultural coruñés… ojo, como mera espectadora, o como profesional del periodismo, que quede claro. Yo, de cultural tengo lo que de rubia: puedo serlo, pero no resulto natural.

El caso es que el pasado martes P. y yo nos acercamos al MACUF, que para quien no lo sepa en el Museo de Arte Contemporáneo de Unión Fenosa… -Nota Mental: es curiosa esta manía que tienen los comisarios y directores de estos grandes centros de arte de apocopar y apocrifar en siglas divertidísimas sus nombres: el Macuf, el Musac, el Cegac, … ves, aquí tengo otro tema para una nueva tesis-.


En fin, a lo que íbamos. Que mi santo y yo queríamos ver la exposición que se inauguraba aquella tarde, una muestra de fotografía de Simon Norfork que desde luego mereció la pena. Para meteros en harina os contaré que Simon Norfork es un fotógrafo que dedicó la mayor parte de su vida profesional a retratar conflictos bélicos, hasta que un día descubrió que hay algo más extraño e incomprensible que la guerra: el momento que la sucede. Y desde ese instante Mr. Norfork se ha dedicado a fotografiar lo que queda de esas ciudades devastadas, a retratar lo que los rostros de sus habitantes tienen que decir después del horror… una mezcla de alfa y omega, de desesperanza e iniciativa de futuro muy desasosegante.


Y allí estábamos P. y yo, recién salidos de nuestros respectivos trabajos. Él, jeans, camiseta y zapatillas; yo, pantalón sastre negro, sueter bicolor a rayas y zapatos de tacón ancho en color mostaza… vamos, atuendo de oficina.

Y… ¿qué nos encontramos allí?

Pues, a parte, of course, de un montón de buenas fotografías, en el MACUF el martes pasado había, sobre todo, una nutrida representación de cada uno de los grupos y subgrupos sociales que conforman el mundillo cultureta coruñés –y deduzco que mundial-, que a continuación paso a retratar:

1.- Los personajes más importantes son los culturillas de diseño, y a ellos, como a todos, amigos, por sus ropajes les conoceréis. Ellos lucen melenita tipo Aznar y bufanda o fuolard al cuello, inspirados, quiero creer, en el Marichalar de los grandes tiempos. Hablan sin pudor en un tono que ni es alto ni es bajo y llevan los zapatos relucientes. Su versión subgrupo viste de negro y tiene el pelo más largo… rollo beatnick, vamos.


Ellas deben llevar el pelo suelto y alborotado, o, en su defecto, un corte a los garçon lo más afrancesado posible, y por supuesto sin tinte –o al menos que no se note, claro-. El atuendo varía algo, pero se reduce básicamente a vestiditos flojos, muuuuuuuy flojos, preferiblemente de algodón orgánico, que no marquen la figura y que no tengan demasiado color. El color lo dejamos para los complementos, que pueden ser una bandolera de cuero natural, un bolso de tela con mucha ilustración, o, y esto es lo más recomendable, un mega collar con cuentas del tamaño de algún país africano, que parezca hecho mano.
Y lo que es más importante: si quieres entrar en este selecto club, que conoce al dedillo la trayectoria del primo del vecino del que expone, no debes, jamás, ponerte tacones en una inauguración. Eso nunca. Never de never. Lo mejor es calzar botas de media caña planas planísimas, o, en su defecto, Katiuskas de colores.

Este grupo es el más importante. Si no hay, al menos, dos o tres personas de este género, podemos afirmar con rotundidad que la exposición ha sido un fracaso absoluto, como los experimentos de Flipy en El Hormiguero.

2.- Los perdidos son ese grupo de amigos que ha terminado ahí porque la exposición les llamó la atención en la prensa. Les gusta el arte, pero pasan de entenderlo, y suelen tener unos 30 o 40 años bien llevados. Visten de traje y corbata ellos y más o menos como yo iban ellas, entran, ven la exposición, y se van. Como mucho se toman un vino o dos mientras charlan entre ellos.


Este es el grupo que más me gusta, supongo que porque es aquel en el que mejor encajo… (Yo sin tacones no soy nada, chica, qué le vamos a hacer).

3.- La guinda del pastel la componen las “Canapé Girls”. El pasado martes nos tocó tomarnos el vino justo a su lado y no veas las risas que nos echamos. Son un grupo de señoras, normalmente de unos 50 años, que van muy arregladas y todavía más pintadas. Estas mujeres son alucinantes en grado sumo.

En la mayoría de los casos les importa un cuerno la exposición, que no digo que no les guste, digo que les da lo mismo que les gusto o que no. Ellas van a la sala o museo de turno porque hay que ir, hay que dejarse ver, y oye, hay que quedar en algún lado y ese es tan bueno como cualquier otro. Además, allí ponen canapés gratis, su gran pasión.

Y es que estas mujeres pasan de puntillas por la exposición para lanzarse cual hienas maqueadas y hambrientas sobre las bandejas de salmón y tortilla como si fuesen manjares de dioses, ambrosía a extinguir. Comen con fruición, a dos carrillos, que estamos en crisis y si ceno aquí ya no ceno en casa, y beben kas de limón o vino tinto en copas lo más posible, que vacían con una rapidez inusitada.


Este grupo es el más divertido. Si te pones a su lado las oyes cotorrear sin piedad. El martes una le decía a la otra. “Te veo más gordita” (Nota mental: alguien debería explicarle a la gente que los diminutivos no son como los zapatos negros, que valen para todo). “Sí, chica, es que como”, respondió la otra. Y acto seguido se zampó dos trozos de tortilla, que tragó ayudada por una copa de kas limón. “Y la barriguita no me favorece nada, porque como no tengo culo, pero bueno”.

P. trataba de hacerse hueco para poder coger un trocito de sándwich, pero resultaba imposible franquear aquel muro de visones y gabardinas con forro de burberrys, madre mía que fortín montaron alrededor de aquella mesa.

4.- El cuarto grupo es que el forman los representantes del museo o la sala, el artista que expone y dos o tres autoridades que hallan dejado caer por ahí aquella tarde. Visten de forma sobria y seria, hablan en petit comité, a penas tocan la comida ni la bebida y se alejan del gentío. Hay que marcar distancias.


5.- Y el quinto puesto, pero el primero en mi corazón, es para ELLA. Esa señora que debe tener chopocientos años o más, con el pelo entrecano y la melena, entre gris y plata, desaliñada y sin forma. Ella y su enjuta figura pasean por todas las inauguraciones de la ciudad. Y cuando digo todas, quiero decir todas. Quiero decir que cuando el verano pasado Inframundo –que el nombre ya lo dice todo- entregó los premios a la música loca ella fue también. Lo mismo que a la inauguración de la Exposición Thyssen en el Museo de Bellas Artes. Le da a todo la buena señora.


Siempre sola, durante mucho tiempo con muleta y pierna escayolada, vestida de la forma más extraña que jamás he visto y tranquila como un pajarito, ELLA es la señal que da por inaugurada cualquier muestra en la ciudad. Sin ella no hay expo, así de simple.

P. y yo abandonamos el MACUF a eso de las 22:00, entre bromas sobre el comando canapé y recordando la extraña instalación que este pasado fin de semana vimos en el MUSAC… definitivamente, la cultura da para mucho.


SUENA EN MI I-POD: “Lágrimas Negras”, versión de Bebo Valdés, maestro al piano, y El Cigala, que canta como para morir por ello. Está en el disco homónimo “Lágrimas Negras”. Y no, no soy flamenquera… pero la perfección bien merece una excepción.

39 comentarios:

Anónimo dijo...

ja,ja,ja tendré que empezar a ir a exposiciones, lo que me estoy perdiendo!

un saludo guapa

Yolanda

finaysegura dijo...

Como detective no tendrías precio, qué análisis!
Ya me llamó la atención otras veces, como el día q relatabas los estilos en el vestir con q te habías topado en un concierto. Yo me quedo con detalles q me llaman la atención, pero es q tú te fijas en todo!!

Ese disco es muy grande

Celia dijo...

Me ha encantado el análisis del mundo de las inauguraciones que has hecho. Por la descripción yo encajaría en el grupo de los de 30-40 y también suelo llevar tacones. Me da la sensación de ir más arreglada en estos ambientes...

Lo de las canapé girls muy bueno, je,je...

Ah! estoy de acuerdo contigo en lo de Bebo y El Cigala. A mí el flamenco no me va. Pero este CD me encanta. Se lo regalé a mi pareja y lo escucho a menudo.

MEL dijo...

Katiuskas de colores?? dónde hemos llegado, ohmygod!! yo tenía unas de privata, rosas, pero claro, las llevaba al cole cuando llovía... tenía 10 años.

Nos juntaríamos en el grupo 2 y yo os conseguiría los canapés, eso sí, 3 vinos por lo menos, ya que estamos...

Yo también Bebo y Cigala.

Ally dijo...

Me encantó lo de las canapé girls, me recuerda a un amigo que tiene un puesto de verduras ecológicas y cuando da a probar en los mercadillos, las mismas señoras a por la bandeja. Dice q ni apartándosela se dan por aludidas, una risa...

Por cierto, ¿De qué autor es lo que te gustó en el MUSAC?. Yo adoré la muestra de Paul Pfeiffer. Es un gran sitio para visitar.


Un beso

Paula R. dijo...

Brutal, cómo me he reído con lo de las cuentas del tamaño de algún país de África y con lo de los zapatos negros, buenísimo. Cuánta razón tienes, tengo muy analizado a ese grupo de chicas con vestiditos sueltos, bolsos de colores y chicos con foulard al cuello... además es como si supieran más que nadie, da igual si sabes tanto o más, si llevas tacón, estás fuera.
Lo estoy traladando al mundillo del cine y el teatro y uff cuántas veces me he escuchado eso de "TÚ actúas???? o sea, actriz??" y me miran de arriba abajo (tacón inclusive), luego ya se tranquilizan y dicen "ahh vale, que estudias Derecho"... me supera.
Seguiré fiel a mis principios y no dejaré el tacón ni la ropita aseada ;)
Ah, genial también la denominación "cultureta", es vital para diferenciar subgrupos.
Sobre Simon Norfolk estoy profundizando y me gusta lo que veo, sí señor, gracias por la información.

flashflash dijo...

maría, a mí me hace tanta gracia el tema de los dress code en estos eventos que me he propuesto retratar el "colorido" humano durante esta edificón del festival de cine de gijón, que empieza ya hoy...¡y hasta he abierto un blog! espero que pasar mucha vergüenza pidiendo a la gente que pose para mí, me muevo entre la timidez bloqueante y el desparpajo absoluto, soy un caso...
un beso, guapa.
e.

María dijo...

Uy, Yolanda, aparte de lo que puedan exponer, que hay cosas maravillosas, fliprarás con la fauna que hya, en serio. Te lo recomiendo fervorosamente como terapia

María dijo...

Finaysegura, te agradezco el cumplido, pero me temo que más que detective soy cotilla profesional

María dijo...

Celia, veo que no estoy sola, lalalala

Este disco es muy pero que muy bueno!

María dijo...

Mel, nosotros llenaríamos la sala con nuestro propio arte del saber estar y acapararíamos demasiadas miradas... sería arriesgadísimo juntar tanta elegancia, igual nos acabarían exponiendo a nosotras, jajajaja

María dijo...

Ally, justo esa!!!

La sala negra del final me pareció un pelín desconcertante, la verdad... me daba miedo entrar!!!

María dijo...

Paula R., mucha suerte, te lo has ganado, llevar tacón debería ser condición sine qua non para entrar en según que sitios, jajajaja

María dijo...

flashflash, tú directa al grano!!! Sí al fin y al cabo a todos nos gusta sentirnos protagonistas alguna vez!!

Anónimo dijo...

Muy divertido.

Me admitiriais en el grupo 2 aunque no lleve tacones??

Ese tipo de mujeres que se pegan a los canapés no se pierden tampoco una boda, cuando sacan las bandejas se tiran contra los camareros... Los buenos ratos que nos hacen pasar.

Para el arte soy como para el vino o me gusta o no.

Marta

Anónimo dijo...

Me parece estar viéndolo :D

Permitidme unirme también al grupo taconero... las botas planas me producen dolor de ojos :D

Bicos

pinkocha dijo...

¡Ja, ja, ja, las "canapé girls", muy bueno! Yo conozco a la "cabecilla" de uno de esos grupos, es la señora que nos vendió el piso hace un par de años y se convirtió en una buena amiga, así que varias veces nos invitó a ir con ella y sus amigas a alguna inauguración, aniversario y tal... ¡Y así son ellas, unas "canapé girls" con todas las de la ley! Eso sí, son majísimas y enrolladísimas, a sus chopocientos años no se pierden una y van de fiesta en fiesta calzándose copas de Ribera del Duero como si fueran gaseosas. ¡Qué risas no tenemos echado con ellas! Imagínatelas, con sus visones y sus cardados, casi todas viudas respetables de la Ciudad Vieja de toda la vida, y nosotros a las tantas llevándolas a casa del ganchete porque no se tenían en pie...

Ely dijo...

(mierda... comodigoyoahoraquemegustalabotaplana?)
Me encanta lo de canapé girl y hoy que no me apetece hacer la cena, me vendría de perlas una inauguracion...

lamari dijo...

canaperas, cero siete, gremlins.... en madrid son siempre las mismas, unas señoronas que se dedican a ir de inauguración en inauguración y cenan gratis toda la semana...
a mi me parece admirable, además van siempre perfectas... hasta que abren la boca y reciclan una y otra vez la comida, claro, comen a la vez con la boca, las manos y los abrigos de pieles
espeluznante

Anónimo dijo...

Ely, si quieres, podemos hacer otro grupo de jóvenes, encantadoras, inteligentes, bellas y estilosas con bota plana. Seguro que todo el mundo se daría de leches porque lo admitieramos en nuestro club.

Marta

Blaudemar dijo...

Pues sí... mi pareja es gestor cultural y organiza exposiciones para varios museos, así q está invitado en muchas inauguraciones. Yo, que tb estoy invitada, nunca le acompaño, y va solo. Y siempre me pregunta ¿qué me pongo para no sentirme desplazado?.
Y amigos suyos q trabajan allí visten tal y como lo describes. Siempre visten como si no se gastaran dinero en ello, pero se dejan en una pasta en ropa "alternativa" y oscura, muy oscura... Y sí, cuidan al máximo ese aspecto desaliñado en plan paso-de-todo-y-no-me-importa-mi-aspecto...
Todo, una pose.
Besos!

Ely dijo...

Marta, es que todo es tan ponible... hagamoslo! y pongamonos exquisitas a la hora de la seleccion. Me encanta ser una tocahuevos, en su mas amplio sentido...

Anónimo dijo...

Ely, no importa lo que llevas, importa cómo lo llevas...

Somos unas tocahuevos, pero tenemos tanta clase y saber estar... que pidiésemos lo que pidiésemos los demás lo aceptarían y se sentirían felices.

Marta

Perla Negra dijo...

Ely....yotambiénsoydebotaplana...grupo alternativo, ya!!

Lo de las canapé girls es buenísimo, a mí me recuerdan a la jubilata people....Me da miedo pensar que nos volveremos como ellos :((

MEL dijo...

Joder aquí con las Tachenkas…

Yo necesito tacones, me bastan unos pocos cuantos cm para llegar a donde necesito...

Hahi dijo...

Mi chico y yo entramos claramente en el grupo de los perdidos!! jejeje Sólo vamos a las expos que nos llaman la atención y siempre sacando un rato después del trabajo o a lo sumo un sábado tonto por la mañana... Por cierto, tenías que haber añadido a los padres con niños que van a los museos los fines de semana. Quieren que sus criaturas se culturicen lo antes posible aunque ellos nunca jamás hubiesen pisado un museo antes de tener descendencia. Ainsssss, qué de personajillos poblamos este mundo!!!

Anónimo dijo...

Mel, prefiero ir con botas planas, que calzarme unos tacones y parecer que me he dejado el caballo a la puerta. Creo que mi glamour, una vez dicho esto, ha caido en picado.

Los cm que me faltan los suplo como puedo... Pero es que, en mi caso, lo de antes muerta que sencilla sería literal, vamos, que seguro que me mato antes de haber recorrido 50 metros.

Marta

Ely dijo...

No no, yo no soy lo que se dice "alta".... vale? Y me gustan los tacones, tengo y uso tacones, pero me encanta la bota plana, mas que la bota de tacon. El zapato de tacon. La bota plana. La sandalia... ambos formatos

...::: Yi :::... dijo...

Buenass!Soy muy nueva en esto...y me encantó este flog..
Yo lamentablement noi puedo usar tacones...soy muy altaa(1,78ms)pero para mi no hay nada como las botas planas..
Saludos

MEL dijo...

Oye, que los tacones no tienen que ser de 10 cm, eh? a mí con 3 ó 4 me vale, ó 5 ó 6, ó 7 u 8.

Marta, no sabes lo que les pone a los tíos lo de dejar el caballo a la puerta...

Yi, reparte, no?

Audrey dijo...

jajajaj, muy buen análisis! A la próxima exposición que vaya me planto mis katiuskas verdes fosforitas con tortuguitas, fijo.

Lara dijo...

No soy nada de exposiciones,aparte de la exposicion internacional(expo)que acogió mi city este verano,xo vaya que me he imaginado perfectamente a los especimenes que describes...jeje

UNBESO

noa dijo...

Yo también botas planas!!!!!!

Y gastándome los dineros en comida... pero que cateta soy

jose_airam dijo...

Jajajaja!hay que ver maría...seguro que no eres socióloga??
Y lo de la señora esa ya lo habías contado?es que me suena...no sé si lo habré leído en algún lado o que. Otra señal más de lo importante que es.
Besos!

Cruela dijo...

Yo tengo unas katiuskas de colorines que son de niños pero me valen y me encantan por cierto....
Pero para patearse ciudad e exposiciones nada mejor que mis kangu negras comodísimas---

El comando canapé me ha encantado es que los que van de feria en feria sin importarles lo que se expone, sólo va para comer gratis y conseguir regalitos de propaganda...

Besooos

flashflash dijo...

jajajja! a mí me resultan tan curiosos estos códigos de vestiomenta que acabo de abrir un blog street style para mostrar los estilismos durante el festival de cine de gijón.
si te animas a visitarme, será un placer.
feliz finde!
e.

Rub dijo...

Qué gracia!!! Lamari tiene un compi de curro que es el marido de una de las grandes galeristas de Madrid. Siempre que hay una inauguración nos invitan. Yo estoy un poco hasta las pelotas de lo llamo los "gafa-pasta" o "modernos", que podrían ser ese primer grupo que comentas, y que te hacen preguntarte con su actitud si deberías estar allí o sobras. Pobrecitos -piensas-, y asunto finiquitado. Ahora bien, lo que me ha dejado ojiplático es lo del grupo de canaperas viejunas, porque resulta que aquí, en Madrid, también existen!!!!!!!!!!!!!!!! Nosotros las llamamos el grupo 0,7 (se llevan el 0,7% de cualquier exposición, aunque si nos atenenemos a la realidad, entonces habría que llamarlas el 70 o Alí babá y las 40 ladronas). Jesús, son como pirañas. No sabía yo que tuvieran una red nacional. Habrá que investigar si es una red internacional.

MENINA dijo...

Muy bueno, si señor. Durante unos años mis padres junto con otros socios tenían una galería de arte, así que cada dos o tres meses me tocaba inauguración. Devo reconocer que yo formaba parte del grupo 4, aunque guardando cierta distancia con los famosos de turno, es que siempre me ha dado un poco de grima el típico famoso ( aunque sea el alcalde de la ciudad) que te saluda como si tuvieras que reírle todas las gracias y conocer de pe a pa su trayectoria...)

Ahora que ya no existe esta galería, resulta que me casé con un hijo de artista... con lo cual tengo otras muchas inauguraciones a las que ir...

En este caso soy mas bien del grupo 2, con ciertos roces hacia el grupo 4...

Me encantan las chicas del canapé, en mi caso el peor que vi fue un señor mayor que engullía pastelitos de wiskey... uf..., ese no comía en tres días!!!
Además fue en una exposición de mi suegro que duró un mes, y cada viernes hacían algo especial, mini concierto, lectura de alguna poesía relacionada con los cuadros... y el señor ahí estaba, llenando el buche cada viernes!!!!!!

taranis dijo...

¡¡¡¡ JA JA JA !!! LA HAS DESCRITO A LA PERFECCIÓN; A VER SI UN DÍA TE LANZAS AL RETRATO DE UNA NOCHE EN LA ÓPERA PQ ESAS SÍ QUE DAN PARA UNA BUENA RADIOGRAFÍA DE LA SOCIEDAD EN LA QUE VIVIMOS Y MÁS SI SON EM MADRID U OTRA GRAN CIUDAD.

EN CUANTO A TU ELECCIÓN MUSICAL DE HOY ¡¡ CHAPÓ !! ES UN GRAN ÁLBUM INTERPETRADO POR 2 MARAVILLOSOS ARTISTAS.. ¿ HAS TENIDO LA OCASIÓN DE ESCUCHAR " DOS LÁGRIMAS " ? ¡¡ UNA MARAVILLA !!!