¿LO TIENES?

La revista Elle de este mes presenta un pequeño reportaje sobre las nuevas trend-setters, una profesión (porque es una profesión, ¿no?... si no, ¿de qué viven estas mujeres?) que cada día se renueva y que aglutina a una serie de féminas de lo más variado.




Y yo, después de leer tanto sobre el chic, el charm, el estilo, el glamour y el buen gusto, me he preguntado a mi misma… ¿Una nace trend-setter? ¿O es posible convertirse en una de ellas a base de constancia?

Ser una gurú de la moda no me parece una tarea fácil, porque, sí, es cierto, a todas nos gusta experimentar con los trapitos, salir monas por la mañana y lucir Balmain y Gucci a cascoporro… pero… ¿qué pasaría si yo me planto para venir a trabajar, por ejemplo, un modelito como los que SJP lucía en SATC? Pues que me parecería más a un espantapájaros, o a la señora loca que se pasea por mi barrio, que a una joven y triunfadora trend-setter. Y eso, queridos, se debe a que no tengo estilo. Al menos, no tanto como para lucir según qué cosas.

A mi el estilo me ha parecido siempre algo innato, que, además, envidio sobremanera. Hay gente capaz de salir a la calle echa un adefesio –objetivamente hablando- y resultarnos encantadoramente desaliñada. Y eso, amigos, es verdadero estilo.

Estilo tienen algunas de las nuevas it-girls de la moda que Elle presente, como Cloe Sevigny, que me parece una mujer estilosa a la par que intrigante. O como Sophia Coppola, que a pesar de resultar algo sosa está más cerca de parecer encantadora que siesa. No tanto Alexa Chung, que sí, me gusta, pero la veo aún sin pulir, como demasiado joven, demasiado ecléctica, demasiado arriesgada…

Lo que me lleva la segunda pregunta. ¿Se pule el estilo con los años? ¿O nos convertimos, al llegar a determinada edad, en simples sombras de lo que fuimos?

La juventud tiene su aquel en el terreno de la moda, eso está claro. La frescura de una piel de 20 años no la tiene una mujer de 60, ni aún usando Le Praire a litros. Además, la moda es improvisación, diversión, originalidad y ruptura… por lo que, a priori, la juventud, tan dada a la experimentación, sale ganando en este terreno.

De hecho, la mitad de las diosas de la moda y el estilo que Elle retrata a penas sobrepasan la veintena. Jóvenes lozanas en plena post-pubertad. Y sin embargo… sin embargo, ¿no os da la sensación de que todas ellas aparentan ser mayores de lo que en realidad son? ¿No es el estilo que lucen, tan aclamado, más propio de una treintañera?

La mayoría de las jóvenes promesas en esto de “sentenciar moda” aseguran –y demuestran- que no es necesario vestir de Armani de los pies a la cabeza para resultar elegante y chic. Un poco de Zara, un poco de mercadillo, un poco de grandes marcas… el batiburrillo, agitado con arte y saber hacer, puede resultar mucho más efectivo a efectos “chic” que un total look de un gran diseñador llevado sin alma.

¿Pero quién les enseña a estas mujeres a mezclar mercadillo y boutique exclusiva con tanto arte? ¿Es una capacidad innata? ¿Es intuición?

Yo sostengo que, a mayores del estilo, que es innato, inherente a uno mismo y muy difícil de interiorizar, existe otra cosa, algo que no sé cómo calificar, que podríamos llamar “pulimiento”. A base de ver revistas de moda, de fijarte por la calle, de ver desfiles y de otear escaparates… ¿no podríamos aprender algo, aunque sólo sea un poquito?.

Ayer por la tarde, mientras ojeaba la revista con P. y A. en una terraza –yo la ojeaba, ellos charlaban de sus cosas que no tenían, por supuesto, nada que ver con tacones, bolsos y escotes… bueno, igual que escotes sí, jajaja-, decidí levantar la vista de mi lectura para mirar alrededor, buscando el estilo…

…y lo encontré. Encontré gente verdaderamente estilosa, alguna, sentada en la misma terraza que yo. Mujeres –y hombres!!!- que habían logrado un look epatante sin resultar estridente.

Vi sombreros panamá, vi pañuelos estampados, vi sandalias maravillosas, vi camisas de corte recto, vi minivestidos de verano mezclados con botines de piel blandita, y cortes de pelo maravillosos…

… pero de entre todas esas personas con estilo, una, que más que tener estilo, era estilosa, llamó mi atención. Era una chica muy parecida a mi, de formas redondas, espalda ancha, cabello oscuro en media melena y no muy alta. Llevaba una camiseta de algodón blanco, con un corte muy original, pero sencillísima, y unos vaqueros oscuros y ajustados. Calzaba unas sandalias preciosas, con plataforma de madera y apliques de piedras, y llevaba muchos brazaletes en uno de los brazos, y un bolso bandolera de piel. Estaba estupenda. Desprendía algo, no sé qué… me encantaba. Fresca, atractiva… no sé cómo explicarlo.

Llegué a casa y me dije a mi misma “tía, tú tienes camiseta blanca, y sandalias de plataforma de madera, y jeans skinny y bolsos de piel… pues ale, a probar”… y probé… y aunque el resultado no era del tomo malo, tampoco era precisamente lo que buscaba.

¿Será cuestión de estilo?... ¿o de ausencia del mismo? A lo mejor lo que pasa es que no he encontrado todavía mi estilo, algo que reconozco me obsesiona desde hace tiempo, porque estoy convencida de que no soy capaz de retener un estilo… creo que a causa de mi inconstancia crónica, que me obliga a ser infiel hasta a los clásicos de mi armario. Así que paso de vestir de auténtica lady a ir de tirada absoluta en menos de lo que tardo en abrir el armario.

Y he aquí el quid de la cuestión, porque detectar el estilo es algo sencillo, basta con mirar alrededor, pero, ¿cómo definirlo? ¿Cómo explicar qué es lo que convierte un modelo bonito en un modelo epatante?

Después del pormenorizado estudio de campo realizado, y de observar a las nuevas gurús de la moda, mi veredicto es el siguiente: lo que convierte un conjunto precioso en un montón de miradas volviéndose a tu paso es una mezcla de estilo innato y de actitud, que, a fin de cuentas, potencia el primero.

Sentirte bien con lo que llevas puesto, verte única, y adecuar el modelo a la ocasión contribuyen mucho a aportar una imagen de solidez estética que no deja de ser exactamente lo que buscamos: ser únicas dentro del montón de caras y cuerpos que pasean junto a nosotros.

Moraleja: el estilo nace, pero puede fingirse con cierta solvencia a base de práctica… ¿Y vosot@s? ¿Lo tenéis?

53 comentarios:

Mirash dijo...

A mí me encanta ir por Madrid observando a la gente y analizando su estilo, y no me refiero sólo a la ropa, sino a la forma de andar, de hablar, los gestos, las expresiones... Creo que esto es algo que también debe ir acorde con tu atuendo, de ahí que mi voto sea para las personas que se compran algo porque les gusta y lo saben a ciencia cierta, que no lo hacen porque es tendencia o porque les hayan dicho que les quedaría bien.
Y defiendo que es algo que se puede aprender, que es cuestión de observar a la gente, leer revistas, ver desfiles, echarle imaginación... No sé si yo lo he aprendido, pero sí sé que ahoa me siento más feliz con mi estilo, aunque a veces vaya convencional y otras no; y sé que no me ha hecho falta dejarme el dinero en innovar el amario, basta con probar combinaciones diferentes, que a lo mejor resultan un tanto incoherentes pero que tienen ese zsa-zsa-zsu (como lo llamaba SJP, no sé si os acordaréis) que te hace verte única y bien.
Si por ejemplo mezclo una falda hippie de mi madre con una blusa seda, un collar de perlas y un sombrero Panamá, sé que al principio me mirarán de forma extraña y me llamarán hortera, luego original y después hasta trend-setter. ¿Qué más me dará? Sigo sintiéndome feliz.
Besos y perdón por el testamento!

María dijo...

Pero la cuestión es Mirash, que a mi la combinación que propones me parece maravillosa a priori, pero luego según quién la luzca -incluso en personas con físicos extremadamente similares- el efecto es radicalmente distinto: una la ves genial, a la otra, hecha un cuadro... ¿y por qué?

Porque una de ellas tendrá estilo. La otra lo habrá copiado... mal.

Ally dijo...

Claro que parte del estilo se lleva en los genes, pero también creo que se puede aprender.

Considero que tengo más estilo que hace años, y sin ir más lejos, puedes ver fotos de Cate Blanchett hae años y ni se parece a lo que es hoy.

Conclusión: Si tienes estilo de nacimiento, bien. Si no lo tienes, con un poco más de esfuerzo por tu parte, lucirás fabulosa.

El caso es intentarlo...

Olly dijo...

Hola María, interesantísimo el post y genialmente escrito, esto último como siempre en tu caso...

Personalmente me inclino a pensar que hay personas que nacen con estilo, hay otras que lo van adquiriendo poco a poco a base de esforzarse en aprender y copiar, y desgraciadamente hay otras que ni con esas... Quiero pensar que pertenezco al grupo segundo, y que con los años vas conociéndote y aceptando tu cuerpo por lo que aciertas más y erras menos.
Musus

Eva dijo...

Hola Maria, enhorabuena por el post. Has dado en el clavo!! Yo pienso que con estilo se nace, pero que también se puede aprender a base de copiar, devorar las revistas de moda etc, pero jamás, jamás lo luciran como una "estilosa" de manera natural. También opino como Olly, las que vamos (por favor, quiero incluirme con todas mis fuerzas en el grupo de las pseudoestilosas) adquiriendo el estilo a base de conocer mejor tu cuerpo y a aceptarte tal como eres y ¿por que no? a arriesgar un poquito a veces sin pensar en lo que dirán.
Y lo de ser trend-setter o como se llame, lei a una chica que iba a clases para serlo!!!!

Por cierto, a mi me encanta llevar un dia un look lady, y luego en casa coger lo primero que pillo para bajar a tirar la basura, ja ja.

Turuleta dijo...

Jo, María, me siento totalmente identificada contigo , EN TODO lo que has dicho en el post...qué desesperación en la búsqueda del estilo (perdido o no encontrado), a mi me pasa igual, quiero ir impoluta, distinguida, elegante,..estilosa! pero lo que me sale casi siempre se acerca a "cómoda a más no poder y me da igual lo demás" y es que tengo una amiga que es....és que no se ni como decirlo, no es que sea pija porque no va de marcas, pero es que va siempre IDEAL, tiene la ropa adecuada y bonita para cada momento y no se gasta más dinero que yo...no lo entiendo...bueno sí, tambien ayuda que tiene 2 hermanas más de 1 y 2 años de diferencia con ella y sus armarios son variados a más no poder...pero aún así...es que ella es especial...
Gracias por darme ánimos en que aunque no haya nacido con Estilo (al menos bonito pq estilo tengo sí...pero de desarrapada!) pueda llegar a pulirme con los años...pero es que ya tengo 27! o me espabilo....o no se yo qué será de mi!

laratitapresumida dijo...

Esto de lo que hablas me lo he planteado yo cientos de veces. Cojo revistas, recorto fotos de personas que me encanta cómo visten o veo blogs y guardo esas fotos, y las puedo copiar exactamente, pero en mi caso el resultado me queda, cómo decirlo, como pobre, como que le falta algo.
Por eso estoy convencida de que hay gente que tiene un "algo" que ilumina todo lo que se pone, que le da esplendor. No es cuestión de gastarse millonadas en ropa, sino de algo que tiene la persona por sí misma, mal que nos pese a las que no lo tenemos.
Yo lo he comprendido después de muchos descalabros, y ahora, procuro ir cómoda conmigo misma, porque es evidente que no seré nunca "estilosa".
Besos (genial el post, como siempre)

Mirash dijo...

María, más o menos a eso me refiero: considero que para tener estilo propio has de haberlo creado tú, pensando en tu físico, en tu forma de ser y en la ocaisón en la que vas a lucirlo. El problema llega cuando copias a pies juntillas el look de alguien: primero porque es raro que tengas en tu armario las mismas prendas, segundo porque es muy probable que vuestros físicos sean diferentes y tercero porque a lo mejor te sientes rar@ en un atuendo ajeno. ¿Conclusión? Inspiración, que no copia.
P.D.: Se me olvidó decir que yo no creo que la inconstancia sea un problema a la hora de crearte tu estilo personal. ¡Al revés! ¡Más ecléctico!

flashflash dijo...

maría, cómo me gusta leerte y qué poco me animo a escribir, qué desastre -y disculpa, intentaré dejar algún comment más a menudo...-
personalmente, todavía me sonrojo cuando alguien me dice "pero qué estilazo tienes" -aunque sé que esto me situaría como mucho en el segundo grupo, el de las que lo han aprendido, lo de tenerlo innato me temo que es demasiado- porque hace relativamente poco que acepté que en una ciudad mediana llevar un panameño o un vestido de tu abuela significaba recibir muchas miradas y no precisamente alagadoras...y que me daba igual. tras una adolescencia con todos los complejos del mundo y alguno importado de marte, una veintena centrada en los estudios primero y abrirme un hueco profesional después, por fin en la treintena me he puesto el mundo por montera -estilísticamente hablando...y tal vez no sólo, jaja!- he "salido del armario", y conmigo un montón de prendas muy especiales que he ido comprando en mercadillos de todo el mundo, y que ahora llevo con el placer de evocar viajes e historias maravillosas cada mañana al vestirme.
en fin, creo que no me estoy explicando demasiado bien, pero mi experiencia personal es que cuando los demás llegan a ver en ti estilo, realmente están viendo seguridad en defender una prenda, y en definitiva, en defenderte a ti misma.
un beso enorme y ánimo con todo -me alegra que el tono de tus post vuelva a ser tan optimista como antaño-.
e.

linaescalante.blogspot.com dijo...

Esta claro que con el estilo se nace pero también se hace.

Yo defiendo que cada uno se ponga lo que quiera, siempre y cuando lo haga porque le gusta y no porque está de moda.

Me ha gustado mucho tu blog!!!
Bss:)

Lina Escalante

pinkocha dijo...

Yo creo que es como un buen cutis, ¿no? Se nace con él, pero hay que cuidarlo.

baballa dijo...

Creo que hay gente que nace con estilo y otra que se hace con los años... pero estoy de acuerdo con flashflash...."cuando los demás llegan a ver en ti estilo, realmente están viendo seguridad en defender una prenda, y en definitiva, en defenderte a ti misma." yo mejor no lo podría explicar, la cuestión es estar cómoda contigo misma... salir a la calle covencida de que vas ideal y que te gusta lo que llevas.

Te diré que con el blog de los looks me he dado cuenta de que es imposible que gustes a todo el mundo pero yo me veo ideal siempre que salgo de casa... y los mios también que es lo importante.

Lo que echo de menos en ELLE, que nos dediquen un poco de tiempo a la gente normal...gente que tiene que ir a trabajar y no puede ponerse según que cosas porque aunque las veamos ideales a las trend-setters hay cosas que es imposible...
¿os habéis fijado que solo salen o super emperifolladas o con vaqueros? y el termino medio, me-visto-para-ir-a-la-oficina???

Bueno que me enrollo.
Como siempre un 10 de Post!!!!

María dijo...

Ally, totalmente de acuerdo en que hay mujeres que con los años mejoran una barbaridad... mira Demi Moore!!

María dijo...

Olly, muchas gracias!! jajajaja

Yo también me empeño en creer que pertenezco al segundo grupo, al de esas personas que a base de empollarse el Vogue y el In Style han logrado parecer humanas, jajajaja

María dijo...

Eva, a mi me encataría ir siempre perfecta, adecuada para el momento y el lugar... ¿no os ha pasado nunca que os poneis algo maravilloso para ir a la oficina, luego el día se tuerce, y terminais en un bar de mala muerte escuchando jazz en directo vestidas de Dita Von Teese?

María dijo...

Turuleta, todas tenemos una amiga así!!! En mi caso tengo varias, las muy cabronas.

Mi amiga B. lleva siendo "perfecta" estilísticamente hablando desde que tengo uso de razón. Cuando íbamos al cole llevabamos uniforme de tablas, y no se le arrugaba nunca!!! Y el pelo, siempre en su sitio!

Mi amiga Pe es taaaaaaaan sencilla y clásica, todo le queda como si le cayera encima desde la percha. Tiene dos hijos y está estupenda... y ese pelo!!!

Mi amiga Pi es el vivo ejemplo del "pulimiento". La ves ir a trabajar y piensas: vale, tengo esa falda, tengo esa camisa, tengo esos zapatos... por qué no pueden quedarme así????

Mi amiga U. es el vivo ejemplo de cómo ponerte un jean, unas bailarinas, un pañuelo y un bolso y parecer una embajadora de Gucci.

Y tengo más, si quieres sigo deprimiéndome un rato...

María dijo...

Laratitapresumida: si has logrado ir cómoda contigo misma -ojo, que nos lo mismo que ir cómoda sin más, en plan chandal y chanclas- es que has logrado ser estilosa... enhorabuena!!!

María dijo...

Mirash... igual ser inconstante no es malo... si no eres capaz de parecer la Kennedy y Courtney Love de un día para otro... o sea, mi caso

María dijo...

Flashflash... no se puede explicar mejor, hija

María dijo...

Lina Escalante, muchas gracias!!

Hombre, cada uno debe encontrar su estilo, de eso no hay duda... pero yo soy muy "esponja", que es lo mismo que decir "soy un culo veo culo quiero" o "soy una envidiosa de mierda", pero suena mejor!! jajajaja

María dijo...

Pinkocha, yo tenía un cutis terrible, herencia de mi madre, pero a base de cuidármelo he logrado que parezca mono, lisito y sin demasiadas imperfecciones... me pasará lo mismo con el estilo???

Celia dijo...

Me ha gustado mucho el post, muy bien escrito.
Yo creo que una parte puede ser innata, que la persona sea elegante por sí misma, su forma de andar, de moverse, de comportarse....todo eso es muy importante para lucir bien la ropa.
Aunque también creo que otra parte se aprende con los años porque conoces mejor tu cuerpo y sabes lo que te queda bien y lo que te queda mal.
Yo tengo muy claro que si algo me queda mal...ya puede ser muy de moda que no pienso ponérmelo. Lo fundamental es vestirte con prendas con las que te sientas cómoda y que además vayan bien con tu figura. Eso es básico para transmitir elegancia...

María dijo...

Pero Baballa!!! Para eso te tenemos a ti, la reina de las adaptaciones moderiles!!!

He aprendido mucho de tu blog de estilo, lo reconozco. Se pueden adapatar los modelazos extremos para hacerlos más diarios y lograr así el equilibrio entre "ir ideal" e "ir perfecta" a la oficina.

María dijo...

Celia, muchas gracias.

Quizas tengas razón, y el quid esté en la actitud. Y para eso es necesario sentirte bien con cómo eres y con lo que llevas, y además aprender a sacarte partido con una buena postura y la mejor de las sonrisas!

maryfandy dijo...

NI!
casi lloro de la emocion al verme mencionada en tus coments.
Yo me encuentro taaaaaaaan aburrida vistiendo pero me siento comoda, hay veces que intento ponerme cosas más modernas y me siento disfrazada, entonces prefiero ir como siempre, clasica porque me siento más yo misma.
Y mi pelo..... con eso si que estoy encantada, ayer me hice una "nutricion" y me lo corté, y mequedó tan suave y fortalecido......(parezco maripepis, jajaja)
somos una pandi única, cada una con su estilo, pero siempre estamos todas perfectas, y a ver quien es el guapo o la guapa que se atreve a decir lo contrario, o si alguien tiene alguna duda que se pase el dia 20/06 por..... para vernos, vamos a estar todas de cine!!!!!

Muchas gracias NI

María dijo...

Maryfandy, es que somos increíblemente bellas y elegantes, jajajajaja

Fuera bromas, es verdad que somos únicas. Y muy diferentes entre nosotras a la hora de vestir, cada una en su estilo, pero fíjate, siendo tan distintas, yo siempre termino copiando algo de una, esto de la otra... por algo será!!!

Y el 20/06 estaremos divinas no, lo siguiente!!!

Anónimo dijo...

¡Hola!
Me ha encantado el post y yo soy de las que va buscando el estilo por todas partes, me encantan por eso los blogs que "cazan" a la gente con estilo por la calle, y yo misma he pillado ideas viendo a la gente que luego he "adaptado" a mí. Porque el estilo es único e individual, como bien has dicho. Lo que a otra le queda genial, a ti puede parecer que te lo ha prestado tu abuelo =) Y lo digo después de muchas "pruebas" delante del espejo y preguntas internas tipo: "¿Y por qué a mí no?" Jajajajaja.
Con estilo se nace, pero también puede practicarse muchíiiiisimo, yo llevo en ello unos años y últimamente creo que lo he encontrado... más o menos.

Hale, vaya rollo te he soltado,
eso, que me ha encantado el post y ¡un besote!

Shire

Ely dijo...

El día que dejes de buscar tu estilo, te mires, pero te mires de verdad en el espejo, te darás cuenta... que tú tienes estilo y que te has pasado un monton de tiempo buscando algo que ya tenías.
En la calle no se ve tanta gente estilosa, se ve mucho clon del clon, del clon al igual que en los blogs de moda y fotos, de los cuales soy MEGA crítica, pero me abstengo

Perla Negra dijo...

El Estilo, así con mayúsculas es el gran misterio sin resolver. Yo pienso que con estilo se nace. Se puede aprender, sí, pero se aprende a refinar el gusto, a buscar las prendas que mejor sientan a nuestro cuerpo, a transmitir seguridad con nuestra actitud....pero no a tener ese algo que nos hace brillar.

Peeeeero, hay algo que me hace reflexionar: Si yo veo alguien súper estiloso/a y mi S. sólo ve un/a hortera y al revés…… ¿¿Qué es el estilo?? ¿Algo subjetivo, como la belleza? ¿Algo que los hombres no son capaces de apreciar? Uffff, difícil tema, María.

Anónimo dijo...

Creo que lo habeis dicho casi todo. Yo no entiendo los blogs de fotos de gente "originalmente vestida". Vale, dirán que tienen mucho estilo, pero:
-el rojo con el rosa no pega
-los pelos quemados con un sombrero no es elegante
-las DcMartin´s con tutu es ponerle a un santo dos pistolas
-el estilo New-Lerd no deja de ser lerdo
.....
Probablemente sea yo la aburrida, pero es mi estilo propio y cuando me miro al espejo me gusta.
Ruth

Hahi dijo...

Felicidades por el post!!!Ha dado para leerlo y releerlo, leer los comentarios, comentar con mis compis a la hora del café y no llegar a ninguna conclusión... Me ha encantado!!! Está casi todo dicho por aquí; creo que hay gente que nace con estilo, con elegancia, pero también se puede aprender a ser más estilosa, más elegante, a saber estar.... Creo que yo misma he ido aprendiendo un poco( y lo que me queda) pero nunca seré una trend-setter!! jeje
Muxus desde Bilbao

pinkocha dijo...

Y luego está, como dice Perla, el tema de la subjetividad. Yo el otro día salí de casa sintiéndome la reina del mambo, súper fashion y moderna (Sartorialist inspiration, je,je), y mi abuela me soltó: "Sólo te faltan el perro y la flauta, hija."

www.todoestilo.net dijo...

Me ha gustado mucho tu post! Ayer en mi blog presenté la "Guía de Estilo: Estoy Estupenda", que tiene mucho que ver con lo que tú has hablado hoy!

Si te apetece pásate un ratito a echarle un ojo y me das tu opinión!

Besos,

Paula R. dijo...

Hola!
Yo creo que si se nace con estilo mejor que mejor, pero si no... se puede aprender al menos un poco, todas ellas tienen estilistas y gente que les aconseja, al final algo se pega, digo yo...

Un besete, y tú estilazo seguro que tienes, no hace falta ser SJP!

María dijo...

Shire, efectivamente la práctica es importante... eso, y la constancia. No dejarse llevar por la pereza del "qué coño me pongo" por las mañanas.

Yo trato de vencerla dejando lista la ropa la noche anterior. Dedico unos minutos, antes de acostarme, a ojear el armario, pensar, probar, y decidir qué me pongo

María dijo...

Uy, Ely, el famosísismo "efecto Sartorio"... de eso hemos hablado largo y tendido esas cuatro bloggeras coruñesas que somos, y creo que estamos de acuerdo: falta originalidad.

María dijo...

Uy, Ely, el famosísismo "efecto Sartorio"... de eso hemos hablado largo y tendido esas cuatro bloggeras coruñesas que somos, y creo que estamos de acuerdo: falta originalidad.

María dijo...

Perla Negra, yo creo que hay cierta subjetividad, pero hay "algo" que se irradia, que lo vemos todos... no sé si llamarlo estilo, pero es ese aura que hace que, a su paso, la gente se quede paralizada.

María dijo...

Hahi, nunca digas "de este agua no beberé"

María dijo...

Pinkocha, pero es que eso es muy de las abuelas. La mia todavía me dice a día de hoy eso de "pero vas a salir así???"

María dijo...

Todoestilo, muchas gracias!

María dijo...

Paula R., esa es otra gran pregunta.

Hay muchas estilistas que son grandiosas en su trabajo, vistiendo a otras mujeres, pero que luego las ves, y piensas "¿pero qué es esto?"... y no lo comprendo como no se justificado por el hecho de que su clienta tiene ese algo que ellas no tienen, pero sí sabem reconocer.

María dijo...

Ruth, todo es relativo. El rojo y el rosa pueden conjuntar bien si el tono es el adecuado, y el new lerd, dosificado, tiene su punto... lo de las martins con tutú si que ya... madremiademivida!! jajajaja

Anónimo dijo...

¡Hola!

Sí, el efecto Sartorio es alargado... Yo pillo muchas ideas de ese tipo de blogs, pero son eso, ideas. Fusilar un look no es bueno para nadie, pero a veces ves que unos zapatos pegan con unos pantalones que no te hubieras planteado... No sé.
Ah, yo también hago lo de preparar la ropa el día anterior. Mi novio se ríe de mí porque dice que parece que voy al colegio... ¡dejo listo hasta el bolso! XD

Besos,

Shire

María dijo...

Shire... y yo!!!1 Yo igual!!!!

Rocio@LG dijo...

Buena reflexión, dejas la espernza para cualquiera...

MEL dijo...

María, yo creo que no te miras en el espejo adecuado...

lamari dijo...

ay!!!
qué rabia!! ayer no se publicó mi comentario. El de ayer era más largo, el de hoy será un resumen.
Creo que si no eres estilista no te debes de preocupar por marcar tu estilo, aparece independientemente de lo que llevamos. Quizá no vayas con unas señas de identidad reconocibles a primera vista, pero no somos Kate Moss, no tenemos que obligar a ninguna adolescente a imitarnos.
Hay que ponerse lo que a uno le apetece. Viva el estilo ciclotímico.!!!

Patricia dijo...

Lo del estilo...ummmm, es algo complicado de definir y aún más de poseer. Yo creo que es llevar algo de forma natural sin que se note que es artificioso. Me refiero a que si se nota que no estás a gusto llevándolo, malo.
En estos últimos tiempos de blogs de estilo y sartorios varios, de lo que me doy cuenta es de que todo el mundo viste de forma muy parecida. Así que yo me fijo sobre todo en la gente que viste de forma original, fuera de modas, pero sin caer en lo ridículo.
En Coruña desde luego sólo hay que darse una vueltita para ver gente la mar de mona y bien vestida.
Saludiños!

Mandrágora dijo...

Jolin!! Como me ha gustado esta diatriba que te has montado contigo misma, en particular creo que el estilo es algo innato pero que también puede aprenderse y se luce en cuanto tu cuerpo logre irradiar esa energia con la que te has levantado y has mezclado la ropa que te apetecia ponerte.

Botica Pop dijo...

pues con todo este rollo de que los 30 son los nuevos veinte, quiza los 20 sean tambien los nuevos treinta o que se yo. que profesión tan sacrificada...

Pit dijo...

El mejor post que leo en mucho, MUCHÍSIMO tiempo. Creo que tienes razón en todo. En todo... menos en una cosa.
Cuando viste a toda a esa gente en la terraza, ¿no crees que más que estilo, lo que viste fue la simple moda? Porque a ver, lo de los sombreros panamá, ¡hace unos años no se llevaban! ¿Crees que hace tres años o dos, los habrías visto de la misma forma? ¿Hubieras creído que dan estilo a un look? O lo de las sandalias con plataforma de madera, por ejemplo. O si no, fíjate en cuando viste los pantalones ajustados de la muchacha. Estoy casi segura de que hace unos años los habrías horteras o fuera de lugar. ¿Y todo ésto por qué? Porque estamos demasiado influenciados por la moda, amiga mía...
En realidad me ha encantado el post, lo has analizado todo de maravilla. Un beso ;)
blogpiterpan.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hola María, estás desaparecida, no sé si te pasas por aquí pero de todas formas quería pedirte un favorcillo.
En julio voy con mi chico a Coruña, el tiene un examen y aprovechamos para pasar el finde ahí. Necesitaba una guía, ya una vez te lo pedí cuando fuimos a la Guardia y ahora vuelvo a recurrir a ti. Donde dormir, qué visitar...eso si, baratiiiiiisisisimo jajaja
Te lo agradecería un montón. Llegaríamos el viernes por la tarde y regresamos el domingo por la tarde también.
Un besiño!
Lucy