NI-NI-NI-NI-NI-NI...

“Yo es que fui al INEM y cogí número pero… pufff… estaba aquello petao, tío, que dije, me va a dar aquí la hora de comer”


Esta frase lapidaria dónde las haya la soltaba el otro día por mi televisor –bueno, doy por hecho que la soltaba por el de todo quisqui, claro- uno de los participantes en el nuevo “reality” de la Sexta: Generación Ni-Ni… y esto en el trailler, eh, no os creáis que era el plato fuerte. Así para empezar, vamos.

La verdad es que el trailler –y cinco minutos del primer programa- es todo lo que he visto de este nuevo formato, y, o las cosas cambian mucho, o me temo que es todo lo que pienso ver. Y no porque sea malo el programa, que no lo sé, porque ya he dicho que no lo he visto… es básicamente por salud mental. Es que me deprime.

¿Y cómo no me va a deprimir? A ver, Generación Ni-Ni pretende retratar a un sector presuntamente abundantísimo de nuestra sociedad. Jóvenes de entre 15 y 25 años que cuya mayor meta en la vida es ser el que más kalimotxo bebe. Todo un logro, sí señor. El nombrecito lo acuñaron, años ha, unos sociólogos que descubrieron esta tendencia social, el “ninieismo”… Ni estudio, Ni trabajo, Ni ná de ná.

El interfecto en cuestión del que os hablo aseguraba que claro, sus intenciones eran buenas. Él quería trabajar, era el estado el que le ponía la zancadilla una y otra vez llenado de obstáculos –en forma de parados como él- las oficinas del INEM de su barrio. Coño, es que así no se puede, que uno llega al INEM con todas sus buenas intenciones de encontrar un puesto modesto, qué sé yo, de consejero delegado de Telefónica o algo así, y le dicen que tiene que esperar cola… y no una cola cualquiera, eh, no, no… una cola “que te cagas” que te va a dar allí “la hora de comer”… hombre, eso es intolerable. Yo le comprendo.

También comprendí en la misma medida a la muchachilla de cara de pan de peso y pelo fosco que aseguraba que se había quedado embarazada dos veces –y abortado las mismas, claro-, porque le había pillado “un calentón, y claro, si te pilla así lo haces marcha atrás, pero antes de llover, chispea” (esta frase merece un lugar en el olimpo de las sentencias para mear y no echar gota, así de claro te lo digo). Su razonamiento lo completaba con la siguiente afirmación “yo si me cierran la discoteca me vuelvo loca”.

Luego había dos personajes, que no sé muy bien cómo calificar, que reconocían sin pudor ni miramiento alguno haber robado a sus padres. Y no hablo de sisar la vuelta del pan, o de coger “cinco duros” (qué vieja soy) de la cartera de mamá para chuches. Estos amigos de los ajeno trabajan a lo grande, señores. Una decía con todo su cuajo: “No, hombre, pues yo lo más que habré robao fueron 1000 euros a mi madre”. Que a mi lo que de verdad me pasma es qué madre anda con 1000 euros de calderilla en el bolso… porque como no sea la Pantoja, es que no sé…

Lo mejor de estos dos eran sus padres, sobre todo el de los 1000 aurelios. El chaval tenía un descapotable que metía miedo, un ordenador que vale más que mi coche, ropa tan cara que podría dar de comer a un país pequeño con una sudadera… y su madre decía que lo conseguía “camelándose a sus tíos”… y yo temblaba, de verdad os lo digo.

El trocito de programa que llegué a ver buscaba que los padres, cuyos Ni-Ni vástagos estaban ya encerrados en el reformatorio-plató, metiesen en unas cajas de cartón rotuladas con el logotipo del programa aquellas cosas que sus hijos más deseasen. El truco está en que, o el pequeño engendro de Satán supera las pruebas de humanidad y civismo del show y se convierte en un ser de provecho, o no recuperará sus pertenencias.

Algunos padres me parecieron inteligentes: el cochazo del bollycao de los 1000 aurelios, el ordenador, la consola… cosas que no vas a poder recuperar por otro lado, porque son caras, o porque están fuera de tu alcance.

Otros padres me parecieron gilipollas integrales: “tu camiseta favorita de dormir”, decía una madre a cámara, enseñando una camiseta de algodón de Oysho… sustituible al 100%. “Tu foto favorita con tus amigas”, decía otra… porque todos sabemos que las copias digitales son carísimas, y no podrá pagar una jamás… en fin.

El caso es que me quedé absorta con el programa, no tanto por su contenido como por lo que el mismo despertó en mi, porque… ¿de verdad la generación que me sigue, la de mi hermano, la de mis primos, tiene como meta en esta vida “salir, beber, el rollo de siempre”? ¿De verdad hay una generación entera, con nombre y todo, que considera que coger 1000 euros ajenos es “una chiquillada”? ¡en serio hay por el mundo post adolescentes tan tontas como para pensar que la marcha atrás es un método anticonceptivo?

Daba vueltas a todo esto, y, de repente, me asaltó una duda aún mayor… todos estos engendros… ¿son fruto de una mutación genética, o nosotros mismos los hemos creado? ¿Ya no somos capaces de educar a los adolescentes? ¿Qué ha cambiado entre lo que mis padres me enseñaron y lo que yo enseñaría a mis hijos?

La palabra “consentidos” acudía a mi cabeza con cierta fuerza, pero me negaba a aceptarla. Consentir a un niño no es bueno, en eso estamos de acuerdo. Pero yo no crecí en una familia restrictiva, ni estricta. Tuve –casi- todos los caprichos que desee, juguetes, ropa, viajes (dentro de un orden)… salía de noche, antes incluso que muchas de mis amigas, tuve novio pronto (depende de comparado con qué, claro) y subía a casa de mis padres cuando ellos no estaban, y me lo consintieron. .. y yo sí tengo metas, sí quiero hacer cosas, sí quiero trabajar, sí pienso que quitarle dinero a alguien es robar, si creo en el esfuerzo y en la responsabilidad.

Pero entonces… ¿qué es lo que ha cambiado? ¿En qué punto del camino nos hemos perdido? ¿Qué fue antes, el huevo, o la gallina? ¿Somos nosotros lo que no sabemos educar, o es que es más fácil aprender lo malo, porque además sus resultados son más inmediatos, más hedonistas, más placenteros?

No conseguía dar respuesta a estas preguntas, y mucho menos a otras más escabrosas… no conseguía entender qué es lo que pasa por la cabeza de un tío de 24 años que dejó los estudios a los 16 para no hacer nada con su vida y se dedica a gorronear pasta de las cuentas corrientes de sus padres para pagar sus juergas… y entonces la radio me escupió una nueva noticia: El Rafita, el único menor que participó en la tortura y asesinato de Sandra Palo, una deficiente mental de 21 años, termina su presunta libertad vigilada dentro de unos meses. Volverá a la calle, después de haber robado un par de coches, y esos serán sus únicos antecedentes penales, porque cuando pegó, apaleó, quemó, atropelló y finalmente asesinó a Sandra Palo aún era menor, así que este delito no figurará en su historial. Es lo que tiene.

No soy ajena a la violencia. Creo que todos podemos llegar a matar. En defensa propia. En defensa de alguien que queremos. Por miedo. Por ira. Por venganza. Pero lo aterrador de este crimen es que se cometió “porque sí”. Porque podían, porque querían. Porque quisieron.

Rafita tenía 16 años cuanto cometió esta atrocidad. A penas algunos más tienen los presuntos asesinos de Marta del Castillo. Y de repente las dudas de antes me parecieron más urgentes, más reales… más terribles.

Porque sigo sin saber qué es lo que estamos haciendo mal, pero mi tendencia a la psicología grupal me hace pensar que tal vez no sea tan peligroso, tan importante, tan urgente, el “qué”, como el “cómo”. Y eso sí que me dio miedo.


SUENA EN MI I-POD: Esta mañana venía al despacho escuchando “Highway to hell”, de los AC/DC, un clásico del rock que los EXIT versionan casi cada jueves en la Mardigras con maestría… y ahora pienso que tal vez el tema sea terriblemente premonitorio. Quiero creer en la humanidad, os lo juro… pero a veces ella no me deja.
P.D: He llegado a los 100 seguidores... flipo, sinceramente.

69 comentarios:

Betty Boop dijo...

Yo, que debo ser de la misma generación que tu, tambien me asombro con todo esto. Desde luego algo esta fallando y mucho. Yo creo que además de que los niños de hoy en dia lo tienen todo, es que no saben el esfuerzo que cuesta conseguir las cosas. tu y yo sabiamos que para conseguir algo teniamos que estudiar y luchar por ello, hoy en día los chavales estan desmotivados y como no les falta nada pues para que van a luchar.
Los estamos acostumbrando a no ser responsables, a que siempre hay alguien a quien echar la culpa o que te salvará el culo, a que los menores estas sobreprotegidos y la sobreprotección trae esto, personas irresponsables.
Creo que el tema da para mucho, y que vas a iniciar un bien debate de los tuyos, así que probablemente cuando haya más comentarios aparecere de nuevo.
Un beso guapa.

Perla N. dijo...

Yo no he visto el programa pero pocas ganas tengo, la verdad. Ya vi Curso del 63 y flipé así que me temo que si veo Generación Ni-Ni, cojo una escopeta y me lío a tiros...

Ando tan perdida como tú, María, no sé qué estamos haciendo mal, dónde está el error. No tuve una educación especialmente restrictiva ni estricta, pero con 20 años ya estaba currando para sacarme un dinerillo. Y no fui obligada a ello, fue una decisión propia, quería ser independiente y conseguir MIS cosas con MI dinero.

Hoy en día, los jóvenes no saben qué es el esfuerzo, lo tienen todo y como dice Betty, están sobreprotegidos... Se les educa desde pequeños como sujetos de derechos pero debería saber que también tienen obligaciones. Y eso, se lo tienen que inculcar en casa.

Educar me parece dificilísimo, que conste, pero es que algunos padres parecen gilipollas. Debería haber un examen de aptitud. Te aseguro que muchos/as no lo pasarían.


P.D. 100 seguidores, ¿te extraña? Eres buena, nena. :))

Gratis total dijo...

pues mira, yo tengo claro lo que ha pasado: los hechos no tienen consecuencias.
Dejas de estudiar, no pasa nada, tu papa te compra una moto.
Te quedas embarazada, no pasa nada, tu papá te paga el aborto.
No tienes curro, no pasa nada, tu papá te paga las copas.

Y suma y sigue. Ahí está la clave de todo.

Ana dijo...

Yo después de ver los avances que cuentas, decidi ver un día solo el programa, por que no daba crédito a lo que escuchaba. Además quería opinar por mi misma.

Hice un post al respecto, en resumen que a los 10 minutos me dieron ganas de abofetearlos uno por uno. Son unos niñatos, que están habituados a tener todo lo que siempre quisieron, no acceptan un no como respuesta. Y la culpa, creo que nuestra, los padres, por falta de tiempo, por desinterés, o por el motivo que sea pasan de ellos, les dan lo que piden para no escucharlos, y así terminan: sin educación, sin objectivos, vagos, agresivos, yo que se....

Vaya royo te estoy soltando el primer día que vengo por aquí,jejeje

( Perdona las faltas de ortografía, pero tengo de mi lado el ser portuguesa - afincada en Vigo )

Rubencito dijo...

Bufff, Maria te digo que si, que la mitad de lo que estamos engendrando son como esos. Pero tambien hay gente que no va en ese plan: hay niños que van a lo suyo, intentando disfrutar la vida, y haciendo cosas constructivas.
Desde mi pequeña experiencia como portero en el O___n (7 años) he visto de todo, pero los ultimos años me cansaba más de discutir y decir lo que no se podía hacer, que de tener que intervenir en serio. Antes era una etapa mas dura y directa, había más respeto (o te corrían a collejazos)
Esto va a ser una etapa de 10-15 años más y luego las cosas volverán por sus fueros.
Honradamente, estos crios son asi, porque sus padres les dejan o les abandonan si tuviesen que buscar recursos para comer, vestirse, transporte, salir, etc...
espabilaban todos! Pero como les dan todo hecho....

Saludos.

María dijo...

Primero: gracias a todos por los comments!!! Y Ana, bienvenida.

Segundo: Si de verdad, como apuntais, es un tema generacional en el que gran parte de la culpa está en la educación que estos muchachos reciben de sus padres...

¿Qué podemos hacer al respecto?

Porque yo también era tozuda, mi madre me decía "no" y yo erre que erre... a veces lo conseguía, otras no... entonces, ¿es que ahora son más insistentes? ¿es que ahora decimos antes que sí por no discutir? ¿es que hay alguna mutación que los vuelve agresivos?

...y voy más allá ¿No será esato quizas consecuencia de una educación, la anterior a nuestra generación, excesivamente restrictiva, que ha generado, por agravio comparativo, padre super protectores y demasiado permisivos, que quieren evitar parecerse a los suyos propios?

QuietBrown dijo...

¡Hola!
Culpa de los padres, estoy de acuerdo, por falta de tiempo = se sienten culpables = quieren dar lo que ellos no tuvieron = gente con un dedo de frente (en lugar de dos) = generación idiota, sin más. Veía venir a esta generación desde hace años, pero pensaba... bah, será que estoy madurando. Pues no, parece que la generación que viene es real y medio boba. Lo bueno es que nosotros lo tendremos más fácil para quedarnos con el poder ante la generación babosa.
¡Un besote María!
PD: ¡A por los 200 seguidores!

María dijo...

QuietBrown... me da miedo que tengas razón, de verdad, me da mucho miedo.

Porque eso supondría que no sabemos encontrar tiempo de calidad. No sabemos darle valor s 10 minutos. No sabemos educar personas.

A por los 200!!!! jajajaja

Lula dijo...

a mi me da mucho miedo y muchísima pena... pero de verdad hay toda una generación así o estamos exagerando?? cuando yo tenía 20 decían que los de mi generación éramos unos vagos y ahroa resulta que somos la repera??? hay algo que se me escapa...

de todas formas, gente nini la hay y la ha habido siempre. Yo creo que parte de la culpa la tiene la crianza que se les da a los hijos. Desde que soy madre (tengo un peque de tres años y medio y otra de tres meses), veo como constantemente todo el mundo da consejos que en el fondo no harían mas que alejarme de mis enanos. Yo apuesto por la crianza natural, la lactancia materna, el colecho y la maternidad y paternidad responsable (hay diferencias entre ser una buena madre o ser una madre responsable, creedme). No tengo miedo a tocar a mis hijos,a abrazarlos constantemente, besarlos, dormir juntos... a medida que el mayor crece voy descubriendo otras cosas y cuando llegue a la adolescencia supongo que se va a cagar la perra, pero estoy convencida de que la crianza natural hace a hijos mejores, con mucha más autoestima, más felices.

a por los 200 chata!!

Adanero dijo...

Y lo mismo no hay que preguntarse que está fallando y qué hemos hecho mal. Que más bien me da la impresión que la cosa es qué ha fallado y que se ha hecho mal. Así. En pasado. Que puede parecer lo mismo pero no lo es. Y sin atisbos de poderse soluccionar ya. Y eso es lo grave seguramente. No que los chavales anden de aquella manera, sino que ya no sepan andar de otra.

Un saludo.

Ella dijo...

Ay, qué risa que me ha entrado leyendo tu post... Aunque es que es para echarse a llorar. Yo no quiero ni pensarlo, ya alucino cuando veo críos de 10 años pitillo en mano y enpiercingados. Pero es que esto es el colmo...

Anónimo dijo...

Hola. Yo también debo andar por tu generación y la verdad es que de unos pocos años para acá me preocupa bastante este tema. Por mi trabajo trato bastante a adolescentes y es muy frecuente (y preocupante) esta situación (ejemplo): Niña de 14 años con relaciones sexuales con distintas parejas (a saber cómo), que te cuenta además que "tiene depresión y está en tratamiento con X pastilla". Todo esto contado delante de la madre, a quien todo esto le parece muy normal. ¡Por favor! ¡Niñas de 14 a 20 años tomando antidepresivos y pastillas para dormir!¡Cada vez hay más!
Lo peor de todo es que todo esto se ha normalizado, la falta de esfuerzo, de disciplina, de planes (¿para qué, si mis padres me lo pagan todo?), el no sentirse responsables de ABSOLUTAMENTE NADA DE SU VIDA (la culpa de que no tenga trabajo es del Estado, si me deprimo no lucho contra ello o me echo unas risas con mis amigas sino que me tomo una pastilla para que se pase rápido...). Lo quieren todo fácil, todo ahora y gratis. Pero esto es extensible a los padres de estos chavales, les pasa exactamente lo mismo y así lo trasladan a sus hijos.
Un abrazo, me parecen muy interesantes tus posts y tu manera de reflexionar, me siento muy identificada contigo.

Ely dijo...

Me niego a creer que un padre es culpable de que su hijo sea un desgraciado, me niego de lleno. Familias con 5 hijos, uno es un puto vago, ladrón, mal estudiante y los otros 4 son benditas personas. Hay niños de corta edad que son casi indomables, en el colegio de mi hija hay un niño con un problema diagnosticado y con tratamiento para la ira, es culpa de los padres? no.
El colegio, una personalidad pobre (timido, inseguro, miedoso), se ve arrastrado a una situación. Está en los padres el ver el problema, y tambien en el colegio, porque todos en casa eramos educados y en el patio decíamos mas tacos que tatiana de GH, o no? Una vez visto el problema, hay que tratar de ponerle solución, a veces no sabemos cómo y ahí está el pedir ayuda. Acaso no llevas a tu hijo al dentista? pues lo mismo para la conducta que para una muela. Pero en fin... ahora somos muy modernos, no es que pegar sea un remedio, porque no lo es, pero a los niños se les ha dado mucho poder. Recordais aquella madre que querían quitarle al niño por haberle dado una bofetada? Pues ahora ella pide ayuda, porque el chaval se ve respaldado por un gobierno, sociedad y prensa y amenaza a su madre.
Sobre Rafita, solo decirte que el no colaboró en la muerte de Sandra Palo, el estuvo presente, fue testigo, encubrio y no auxilio y probablemente jaleó el tema. No lo disculpo eh, solo lo aclaro

Anónimo dijo...

Evidentemente no todos los casos son iguales, y evidentemente hay padres equilibrados y con vidas normales y formas de educar coherentes que tienen hijos imposibles. Pero ese tipo de casos, como lo que cuentas del diagnóstico y tratamiento para la ira, como tú bien dices por lo del diagnóstico y tratamiento, se trata de una enfermedad, que es cuestión de azar, y por supuesto no es culpa de los padres. Pero no hablamos de esto. Hablamos de la tendencia que hay en ciertos padres (porque la hay en la sociedad) a no estimular ni el esfuerzo ni la disciplina, porque es algo que está pasado de moda. Quieren las cosas rápido, y ven en los medios de comunicación que es posible "forrarse" saliendo en GH o acostándose con un famoso. ¿A cuántos científicos famosos de prestigio vemos en la tele? A la gente (en general, siempre hablo en general...) le importa un comino ese tipo de cosas.
Por no hablar que veo a adolescentes-jóvenes supuestamente con estudios que no saben ni escribir: las faltas de ortografía hacen daño a los ojos.
Lo dejo, que parezco abuela cebolleta.

María dijo...

Bueno, bueno, bueno... esto se está poniendo interesante.

Ely, el caso que comentas, el del niño con transtorno de agresividad, es, efectivamente, un caso de enfermedad. Pero me temo que, desgraciadamente, no son la mayoría, y por eso me planteo...

¿Qué es lo que se hace mal? ¿Efectivamente es una cuestión de educación en casa?

Creo que Ely tiene parte de razón: hay familias con varios hijos donde uno, o dos, son de una forma, y el resto, absolutamente contrarios... quizas esto es lo que debamos analizar. De hecho, en el programa se presentaban casos de este tipo, donde los propios protagonistas tenían hermanos que comentaban "lo malo" que era.

Pero me niego a creer que una tendencia tan amplia -que no generalizada. Sencillamente amplia- sea cuestión de azar. Algo, lo que sea, deben tener en común todos esos casos.

A priori, os diría que para mi se trata de un conjunto de factores: de un lado, el carácter del chaval. De otro, una educación más relajada en casa. Y por último, el factor menos controlable, que es el externo (amigos, costumbres, influencias externas...)

Tal y como yo lo veo, si una persona de carácter débil se ve inmerso en un ambiente donde se jalea o apremian las conductas extremas, tenderá a acercarse a ellas, tal y como apuntabais en un comment.

En cuanto a lo que plantea Lula: totalmente de acuerdo. A mi me educaron así, ya mis hermanos también, y sinceramente creo que somos buenas personas, que quisimos (desgraciadamente en pasado) a nuestros padres con locura y que estamos preparados para afrontar la vida.

La educación debe proveernos de armas para afrontar el día a día. Cuando esas armas no se nos proporcionan, creamos seres humanos inútiles socialmente.

Pati dijo...

Mi hermana da clases de baile en un pueblecito de Toledo, muy cerca de Madrid. Tiene alumnas de todas las edades y está pasándolo bastante mal por las de 12-13 años. Parece ser que en época de vendimia, cosechas y cosas por el estilo, llegan al pueblo muchos jornaleros, jóvenes marroquíes y gitanos, que aparecen por el pueblo (yo me los imagino entrando en escena como en Armageddon, a cámara lenta y con la música heróica de fondo). Pues desde ese instante las niñas, porque son niñas, desaparecen porque, palabras textuales "a mí ese morenito no se me escapa sin que me lo f...". Y digo yo, su entorno familiar no se da cuenta de la actitud frente a las relaciones de esta, repito otra vez, "niña".
La culpa de estas actitudes no es sólo de los padres, vale, pero son ellos los responsables legales de cada uno de los vástagos que trajeron a este mundo, son ellos los que se deben preocupar porque sus queridos hijitos hagan algo bien en la vida y no vengan al mundo sólo a disfrutar a costa de todos los demás. He dicho.

Mary, 100 seguidores!! Sólo??!!! Bueno, cuento con que hay muchos que no se han hecho seguidores pero que abren tu página todos los días para leerte. Porque somos más, seguro!!

María dijo...

Jajajajaja... Pati, gracias.

Aquí en Coruña tengo un ejemplo similar. Una conocida de 16 años nos contaba un día que había dejado de salir con sus amigas. Le pregunté si se habían enfadado (en mi infinita estupidez, creí que ese sería el motivo) y me respondió:

"No, es que ahora salen para ver quién se la chupa a más tios en una noche, y como yo no quiero hacerlo me excluyeron del grupo"

Quiero matizar que son chicas de 16 años de familias aparentemente normales, que tienen un rendimiento escolar razonable y que, aparentemente, representarían la media.

Todavía no se me ha quitado el susto del cuerpo

MEL dijo...

Buah, buah, buah, no he visto el programa ni lo veré, antes me trago los debates de intereconomía!!

La verdad es que yo tampoco lo entiendo pero sí que creo que buena parte de la culpa (no toda) la tienen los padres.

Como bien decís es una generación que lo tiene todo sin haberles costado el mínimo esfuerzo. Vale que el carácter de cada uno influye mucho, de ahí que en la misma familia haya hermanos completamente distintos, pero todos sabemos que cada persona necesita diferentes estímulos, diferentes castigos, y ahí está la labor de los padres, el saber cómo dirigir a cada hijo hacia el camino correcto (que no digo que sea fácil, eh?), pero debido a la falta de tiempo al trabajar los dos, se tiende a "dar minutos de calidad" a los hijos, que traducido quiere decir consentirles todo y darles lo que piden, es que fíjate, pobrecitos, para lo poco que estoy con ellos cómo les voy a negar nada... esto lo he oído con mis propios oídos.

Será que no tengo hijos...

Ely, generalizo pero hay muchas excepciones, también las conozco, creo que tú eres una de ellas.

Ely dijo...

Mi madre fue mi madre a los 17 años, y era la edad normal en aquella epoca... mi primera vez, fue a los 14 años, y mi madre no era carcelera, ni sobreprotectora, era tremendamente miedosa. Cuando las niñas de mi clase aún jugaban a la mariola, yo ya sabía que los niños venían de Estar Dos Unidos y no de París, esa educación hizo que yo tomase precauciones, pero no que no tuviese relaciones.
Mi madre, me controlaba todo el día, pero en la milesima de segundo que ella cerraba los ojos para estornudar, yo ya había desaparecido. No fuí una rebelde sin causa, pero fui una niña... movida. Quiero decir, no todo parte de tu propia casa, está el caracter y el ambiente escolar que influye muchisimo, porque si un adulto pasa el 80% de su tiempo en el trabajo, los chavales pasan mucho en el colegio, y los profesores no están por la labor de decirles nada, si les tienen miedo... Los ven como irrecuperables, los clasifican en buenos y malos, listos y burros. Como puedes clasificar a un chaval que le queda toda la vida por delante???

Rubencito dijo...

Ely, hay que tener una medida. Una cosa es ser muy inquieto y curioso y por eso meterse en mil berenjenales y otra aceptar conducta que a todas luces es destructiva.
Yo no digo tirarles de las orejas todos los dias, pero lo que no podemos hacer es darles todo lo que nos piden y cerrar los ojos.
Si mi hijo llegase 1 dia borracho de madrugada no le diria nada mas que una coña; pero si lo veo llegar todos los fines de semana durante 2 o 3 meses, tomo cartas en el asunto rápidamente.

Ely dijo...

Da un caso por perdido, convencele de ello y entonces sí, entonces será irrecuperable

Ely dijo...

Y me alucina leer que es que "los padres les dan de todo", "trabajan los dos", es que a mi una profesora me dijo, que mi hija era muy charlatana en clase, porque claro... como yo trabajaba...
Bienvenidos a 1954? la madre en casa, limpiando y criando para darle al mundo hombres de pro?

MEL dijo...

Ely, que no es eso tía, es la situación en la que vivimos, en cómo han cambiado las cosas, en que ahora se tienen todos los caprichos que se quieren, que me parece muy bien, pero si das das das sin que a los niños que se están educando, están formándose, se les pongan límites, y que sean conscientes de que las cosas cuestan, pues no se esfuerzan lo más mínimo, para qué si se lo vas a dar de todas formas...

Y nadie ha dicho que la mujer tenga que quedarse en casa, aunque a mí ya me gustaría quedarme a criar geranios, yo lo que digo es que al trabajar y pasar poco tiempo con sus hijos, los hacen gilipollas, y es que no es que lo piense, es que lo estoy viendo. Igual solo ocurre en 3 casos en España, eh? pues fíjate, están todos cerca mío...

Y chica, gilipollas hay en todos lados, también dando clase...

Ely dijo...

Que no mel, que no estoy de acuerdo, que la generación de tu madre ya trabajó, y no existia ni la reduccion de jornada, ni la parcial ni la conciliación de vida familiar y laboral. Creo que la ley ampara mucho el derecho del hijo y muy poco el del padre, que la sociedad les está diciendo que ellos son mas poderosos que nosotros, que hoy un crío te denuncia por tocamientos y tú pasas inmediatamente a un calabozo. Se les ha dado armas y queremos que sean armados y pacifistas, claro... y que Irán haga misiles nucleares para lanzar flores

coco dijo...

gracias por el post. hace falta más gente que se lo plantee y lo grite, porque el gran mal de esta sociedad es la pérdida de valores, de educación.

hemos pasado de lo jasp a los ni-ni sin paños calientes. y lo peor, es que parece que a nadie le preocupa ni le importa. También son unos ni-ni, entonces...

y con ACDC, de los mejores directos que he visto en mi vida. BRUTALES

Aizkora dijo...

aqui una profe de secundaria que no ve mayores diferencias entre sus alumnos y sus compañeros de clase hace ya muchos años...

antes los habia listos y aplicados, ahora tambien, antes los habia cabrones y cabroncetes y ahora tambien.

creo que estamos en un mundo hiperinformado, en el que sabemos TODO lo malo que pasa en cada casa, pq llega antes a la prensa que al psicologo, al juez o a casi los padres.

que hay ninis, claro, antes tambien, yo les he conocido, pero tambien es cierto que antes habia menos dinero en las casas (hems tenido unos años de bonanza economica que ahora estamos pagando) y currar tenias que currar pq si no no salias.

y ely, suelo estar de acuerdo contigo pero no tenemos la misma carga en la educacion de los niños padres y profesores, no compares.

y salvo excepciones, el ambiente que se promueve en las clases es de respeto y esfuerzo.

pero por supuesto que la gente es boba, en enseñanza y en cualquier otra profesion, pq vamos, mis chavales son unos cotorros acojonantes y me recuerdan a mi!!! yo era asi.

estoy con lula en que la reflexion que debemos hacer es que antes se dijo de nosotros que estabamos perdidos (de ahi nacio el jasp, pq se menospreciaba a la juventud e hicieron un coche para jovenes) y ahora nosotros lo decimos de los que vienen. no nos dejemos engañar.

MEL dijo...

Ely, aquí te doy todísima la razón, pero esto creo que es además de...

Ely dijo...

Pues a eso iba Aizkora, que ahora no se es peor que antes... y que nosotros lo tuvimos todo, que llegabamos a casa a mesa puesta, que yo he tenido compañeras que la primera vez que cocinaron, fue al casarse..., que las hay que no hacían la cama de lunes a viernes, para poder dormir más, ya la hacía mamá despues. Pero a ti tu madre te hacía un lanzamiento de zapatilla, que no te mataba, y tu te lo quedabas. Ahora pegas un grito y tienen en marcación rapida el numero de atencion al menor.
No cargo a los profesores de nada, muchos de los profesores de hoy, son de nuestra edad, y nosotros somos mas progres, mas liberales y que cada uno aguante lo suyo. Vengo, trabajo y me voy. Y no es suficiente. Un medico no solo ha de evitar que te mueras, ha de curarte. Un contable no solo ha de hacer apuntes, ha de evitar la quiebra y favorecer el progreso. En el colegio, se pueden aprender muchas cosas además de la tabla de multiplicar y de fumar, no ocupes mi puesto como madre, pero que realicen bien el suyo como profesores, que si ves a un alumno faltando a clase, dile algo... pero no un "hasta luego". O sea...

María dijo...

Ely, este último comment me parece acertadísimo, porque es a dónde yo quería llegar:

Si a nosotros nos han educado exactamente igual que educamos nosotros, ¿qué es lo que ha cambiado para que ante, ante una bronca, agachásemos la oreja, y ahora por un grito nos denuncien por acoso?

Anónimo dijo...

Hola a todas/os y perdonad que entre a trapo sin presentarme pero es que este tema me enciende. Creo que hay una que generación anterior a la "ni-ni" de padres que no saben que hacer con sus vidas y eso conlleva que tampoco pongan unas directrices en la vida de sus hijos. Esos padres que se llenan la boca diciendo que pagan un buen colegio para que enseñe "valores" a sus hijos.
Un abrazo Mari.
NÚM.

Ely dijo...

Que está pasando? que nadie quiere ser responsable. Que un niño es un cretino, es que sus padres... El padre dice que es indomable, los vecinos que ya se veía venir, el telediario que su ambiente familiar es conflictivo o de demasiado mimo. Todo es culpa del resto... ya lo dijo Jeannette, "yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así"
siempre hay quien va a defender una mala conducta, no le castigues que no aprende, no grites que no te escucha, no pegues que humillas, comprende... escucha... ama y pon el culo, joder

Anónimo dijo...

Vaya debate has armado, María.
En mi opinión, a nuestra generación (taitantos) nos han comido la cabeza con las cosas que hacían mal los padres antes "no pegues un cachete a la niña que la traumatizas..." "no le des yogur normal, que su cuerpo es todavía intolerante a la leche entera" "ponle una barra en las escaleras o se caera" "se un amigo de tu hijo o te odiara"... y claro, antes por exceso y ahora por defecto.

Creo que la mayoría de los chavales se crían entre algodones, sobreprotegidos, y no conocen las consecuencias reales de sus actos. Eso puede no ser nocivo si el chico es responsable de nacimiento, pero si tu chaval es vago, o inquieto... estas jodido. O lo pillas a tiempo o tienes un chupóptero en potencia.

También tenemos que tener en cuenta las rachas de la edad. Conocidos míos eran auténticos ninis hace unos años, y ahora son pequeños adultos de 20-23 años la mar de majetes, responsables y trabajadores.

Ahora (y no me extiendo más), no culpemos sólo a los chavales, porque muchas veces el problema somos nosotros, que con nuestro comportamiento diario les enseñamos modelos que nos escandalizan cuando vemos como ellos los ponemos en práctica (un ejemplo... en mi casa no he oído un hijo de puta en la vida)

Ely dijo...

(sí, estoy ociosa) y seguimos buscando la responsabilidad fuera, como van a ser responsables si los adultos nos culpamos los unos a los otros de su comportamiento? es que están amparadisimos!!! son inmunes y lo saben, que no se les puede toser

María dijo...

Debate, debate!!!! jajajajaja

A ver, efectivamente es muy fácil decir que "la culpa es del otro"... y desde luego casi nunca es cierto, porque casi nunca hay un sólo culpable.

Pero creo que hemos encontrado un punto común extremadamente interesante: la sobreprotección.

Es un hecho, yo la he vivido con mi hermano, 10 años más joven. Yo iba sola al colegio y a él le acompañaba un séquito. Yo salía con mi amigos a jugar y a él le llevaban al "parque infantil"... no sé, esas cosas... pero creo que él se tropezó con que prefería ser como sus hermanas, más independiente.

Ahora... ¿que hubiera pasado si mi hermano hubiese encontrado agradable esa sobreprotección? Con 16 años, mi padre le llevaba el desayuno a la cama, y mi hermano se cabreaba. Se levantaba, y se lo tomaba en la cocina ante el mosqueo de mi santo progenitor.

Ely dijo...

Entonces María...es caracter o no? es culpa de los padres o es personalidad?

María dijo...

Lo que de decía, Ely... yo creo que es la mezcla de las dos cosas, todo bien agitado con un tercer factor: el factor social.

Hemos creado un sistema social que mi padre, muy inteligentemente llamaba "El Sistema Mario Conde", donde se prima el conseguir todo lo que desees, cuanto antes, con el menor esfuerzo posible, y haciendo hincapié en tu independencia. Tú eres una isla.

NÚM. dijo...

María ese sistema "Mario Conde" no me parece mal siempre y cuando te lo ganes, o sea, si tu hijo acaba el bachillerato y hace la selectividad y entra en la carrera que quiere,a lo mejor, le pagas un capricho. Pero entonces llega el vecino y ve la moto, el viaje, o lo que sea que tu le has pagado a tu hijo y el no va a ser menos y aunque su hijo lleve tripitiendo la ESO desde los 14 años pues también tiene el mismo regalito.

María dijo...

NUM, pero es que el sistema no es "lucho por lo que quiero", sino "consigo lo que quiero". Por la vía rápida y fácil, cuanto menos esfuerzo mejor

Lucía dijo...

Pero como hago que a pesar de estar pendiente de tu blog todos los días siempre llego a comentar de las ultimas???? Ayyyy!
Yo es que ya no sé ni que opinar, me parece que todo es un autentico desastre, que la libertad se confunde con el libertinaje... Que el otro día en las noticias salió una señora a la que habían condenado por pegarle un sopapo a su hijo, pidiendo que se hiciera cargo el estado de él porque continuamente la amenazaba con demandarla y hacía lo que le salía del pijo... Y la pobre mujer decía "es que ya hasta nos roba y nos pega, pero claro a ver que hago!"
Estoy muy desencantada con todo y más cuando pienso que esta pandilla de energumenos se supone que son lo que tienen que sacar adelante el mundo dentro de unos años.... En fin..
Un besito

Núm. dijo...

Exacto, Maria. Hace poco leí "La Criss Ninja" y decía algo así como que necesitabamos una pos-guerra (entiendase sin una guerra de por medio). La situación que plantea una pos-guerra enseña a valorar, a sobrevivir, a esforzarse, a trabajar. Todos estos términos aparecen en discursos de pedagogos, profesores y psicólogos pero en la práctica todo es papel mojado. No sé si la situación de crisis actual servirá como un revulsivo igual que una pos-guerra, pero parece que ya somos muchos los que vemos que hay algo que se está haciendo mal con las generaciones futuras.
Tampoco ayuda mucho las modificaciones contínuas en el sistema educativo pero eso ya es otro debate. Saludos.

Maïte dijo...

Vale, soy el 103 ;-)

En cuanto al post, tengo que pensarlo, calibrarlo, digerirlo...no sé...es demaiado fácil caer en topicos, tipicos...tengo una hija, y aunque es pequeña hay muchas cosas que tengo que pensar y sobre todo hacerlo con mucha calma....despacito y con buena letra...

Un beso

PD.- Aunque comparto letra por letra tu post.

María dijo...

No se por donde empezar porque el temita es de aúpa. Lo mire por donde lo mire, ¡NO LO ENTIENDO!. Tengo hijos, perqueños aún, pero ya saben lo que es un NO por respuesta; saben que las cosas cuestan dinerito (como dice la pequeña) y que si han querido algo que no nos ha parecido oportuno no les ha quedado otra que ahorrar a ellos para conseguir lo deseado (a bese de propinas, de cambiar regalos de cumpleaños por dinero - y tienen 7 y 4 años- ...); se han quedado sin hacer algo porque no habían cumplido sus tareas (porque las tienen, aunque sean cosas mínimas - poner y quitar mesa, preparar sus mochilas para el cole, hacer deberes en tiempo y forma, llevar su ropa al cesto de la ropa sucia, recoger juguetes-) o porque no había obedecido (lo siento, soy su madre, no su colega, y hay que cumplir unas normas mínimas de convivencia); saben que a las personas mayores se les debe un respeto (sujetar una puerta, ceder un asiento ...).
Por ello no somos ogros. No les falta de nada (por fortuna), pueden disfrutar de actividades de ocio, eligen sus propias extraescolares (a excepción del inglés, que por suerte entienden que es importante para entenderse con gente de otros lugares), sus amigos son bien recibidos en casa ...
En cuanto a la ley ... (lo siento si soy brusca pero si tienes edad y capacidad para follar y matar, tienes edad y capacidad para ser penado por ello). Porque lo siento, pero desde bien pequeños sabemos cuando hacemos daño a otro y nos lo hacen.

Ely dijo...

Maria (lectora), muy bien... perfecto, los educas, les regañas, les enseñas, los quieres y les das. Fantástico
Pasan los años, y tu niño de 4 tiene 16, sigues educando, regañando, queriendo, castigando, etc, tu hijo se mete en un lío, una pelea de discoteca (por ejemplo), que te parecería oir, "es que los padres... no eran severos, o lo eran mucho, o no podían con él", crees que es justo? Es toda la culpa nuestra, forjamos nosotros el caracter de ellos?

Ely dijo...

Mirad, es que me niego a creer que soy producto de los errores y los aciertos de mis padres, habré tenido algo que ver, no? incluso cuando ellos no estaban

María dijo...

Ely, no, no lo eres.

Pero todos somos producto de cómo asumimos y aceptamos lo que pasa a nuestro alrededor, y en eso influye la educación que se nos da. En qué porcentaje, esa es la cuestión.

BET dijo...

Asombra, deprime, da pena y miedo, es que es espeluznante !
Vamos no quiero creer que hay toda una generación echada a perder, tan mal estamos ?? si es así creo que aquí hay culpa para todos ...

ACDC yo también los he disfrutado en directo, irrepetibles ... me regalaron ese disco en vinilo hace puff ...

Besos !

Cruela dijo...

Bueno por fin consigo entrar en tus comentarios, que el firefox está de un puñetero que ni la Espe...
asñi que volví a lo de siempre el explorer..
en cuánto a los NI NI... pues sí es cierto hemos creado unos monstruos, entre todos, padres, sociedad, entre ellos mismos...
es tan sencillo como que no tienen metas porque lo tienen todo... y por una razón que desconozco han decidido que conseguir cosas por uno mismo no mola...
y eso es el mayor fracaso la falta de superación... da igual todo... probablemente es el revés de la medalla de la sociedad de bienestar.. es una generación de acomodados que saben que al final los demás les resolverán el problema...
Yo lo tengo decidido en cuánto mi e se haga mayor la mando al extranjero para que se busque la vida... yo me fui a estudiar fuera a los 18, tenía un presupuesto para el mes y punto pelota por lo demás era búscate la vida... y así espabilé...
Los padres tenemos la responsabilidad de educar pero es tan difícil con según qué hijo te toca que lo más sencillo es hacerse amigo y así nos pierden el respeto... lo chicos de hoy en día no temen a nada empezando por sus padres, profesores .... y tampoco esperan nada con lo cual NI NI... sólo esperar a que les solucionen la vida como han hecho desde que tienen uso de razón....
pero no todos son así afortunadamente lo que pasa que los buenos no hacen un programa ni tendría audiencia

uffffff
qué largo
Besooos

gelines dijo...

Interesantísimas todas las aportaciones, la verdad.

Yo también creo como María que somos la suma de nuestra educación, nuestra genética y la sociedad que nos ha tocado vivir.

Cuando dices "Hemos creado un sistema social que mi padre, muy inteligentemente llamaba "El Sistema Mario Conde", donde se prima el conseguir todo lo que desees, cuanto antes, con el menor esfuerzo posible, y haciendo hincapié en tu independencia. Tú eres una isla."

creo que has dado en el clavo de uno de las esquinas de este endemoniado asunto.

Ciertamente la sociedad del esfuerzo se está diluyendo porque se nos machaca con ejemplos desde todos los ámbitos que priman la oportunidad frente al esfuerzo y el sacrificio. No importa lo mucho que te esfuerces, siempre habrá alguien que esté en el lugar adecuado en el momento preciso: da lo mismo si es para follarse al famoso de turno o para obtener un jugoso cargo político.

Y luego estamos los padres y los profesores. Yo soy ambas cosas y no sabéis lo mucho que me como la cabeza con estos asuntos.

Mi hijo tiene 14 años así que está en la edad de dar problemas, de afirmar su personalidad por oposición a la nuestra, de declararse en rebeldía ante lo que considera injusto (aunque objetivamente no lo sea)...Pero también en la edad de construir un proyecto de vida...y ahí padres y profesores no podemos mirar para otro lado. Tenemos una responsabilidad. Y puesto que no podemos cambiar la sociedad en su conjunto, cambiamos pequeñas cosas en nuestra esfera.
Es cierto que hay buenas familias con hijos terribles y también al contrario...ahí entra en juego el componente genético. Nuestra personalidad está ahí, oculta bajo el carácter o el temperamento y también tiene parte de la culpa de las personas que llegamos a ser.

Lamentablemente en estos asuntos no todo es blanco o negro. Si sólo se tratara de buscar culpables, bastaría con señalar al azar y seguro que encontrabamos uno. Fijo. Pero creo que es más importante afinar las soluciones.

Y este programa (que no he visto por falta de tiempo), con su exhibición malsana, no creo que forme parte de la solución sino del problema.

Perdonad el testamento.

pinkocha dijo...

Ay, tía, vi el mismo trocito que tú y lo comentaba ayer con Noa. Lo que más me flipó fue ver que, críos que vivían en casas comidas por la humedad en barrios casi marginales, tenía Ipod, Iphone, Play, moto, plasma, etc. ¡Que no los tengo yo a mis casi 30 años, coño! Y sus padres amenazaban con requisarles todo y ellos se carcajeaban en plan "no tenéis huevos".
La verdad, al margen del debate que habéis abierto (aún no he leído todos los comments) creo que han escogido casos bastante extremos. Que sí, que los adolescentes de hoy en día van bastante a su bola y tal, pero no quiero creer que todos son así, ni siquiera una cuarta parte.
Siempre nos quedará la hija de Ely...

Ely dijo...

Cruela ha dado en el clavo, ser bueno... no está bien visto. El bueno de la clase es un pringado, y no es tan moderno, viste diferente y no se divierte. Quien quiere ser ese personaje? Nadie
GH - al final Mercedes tendrá razon y será un experimento sociologico- quien triunfa? el malo. Puede ganar el bueno el concurso, pero quien TRIUNFA? el malo malisimo. A quien se aplaude? al follador. Y el que no ha follado (el gilipollas de Gerardo, porque es gilipollas), se le abuchea y se le dice que o es gay o la tiene pequeña. Si es que... nos va lo de ser macarras

pinkocha dijo...

Vale, ya he leído todo los comments.
Y tengo que confesar que yo también pensaba que la culpa era de los padres, de la educación... Pero, ¿sabéis qué pasa? Que mis hermanas y yo tuvimos los mismos padres, la misma educación, y mi hermana y yo somos (creo) personas normales y la menor, una pequeña psicópata. ¿De quién es la culpa, entonces? ¿Del gen maligno de mi hermana pequeña? ¿De alguna tara que la incapacitó para solventar los errores educacionales de mis padres, cosa que nosotras hicimos aceptablemente bien? ¿De la sociedad, que en estos últimos años se ha convertido en una casa de putas?

María dijo...

Ely, tienes razón, pero es que yo siempre fui muy macarra (tía, que soy de Labañou, de las que "me dices qué tú tonto del culo, tú y cuántos como tú) y mi madre ponía cara de "te mato" y a mi me temblaba hasta el pelo del sombrajo. Y no me puso una mando encima en la vida. Y a los 23 estaba currando y no pedía un duro en casa... no lo entiendo.

Eso sí, el tema de Triunfador=malote paso.de.todo es más cierto que el mundo... lamentablemente.

María dijo...

Aquí topamos con un nuevo punto de inflexión:

Marta, tu hermana segunda y tú perteneceis a una generación, a la sazón, la mia. La tercera no, ya es de otra... a la sazón, más cercana a la Ni.Ni esta.

Yo creo que, al marge del tema educación, al margen del tema genético, al margen del tema personalidad de cada uno, hay algo que ha cambiado en los últimos diez años a nivel global, y que hace que valores intrínsecamente ligados al ser humano hasta hace poco hayan quedado en deshuso.

Ely dijo...

Claro que han quedado en desuso. No cedo el asiento a una señora porque yo vengo de trabajar y ella está jubilada. No llamo a nadie de usted, porque nadie es mas que yo. Si apruebas no tienes recompensa, es tu obligación. Si suspendes te dirán que si apruebas te compro una moto.


------------

en "mama ya lo sabe" se acabaron los cocktails, el chico que los hacia ha fichado por Bacardí y anda de ruteo por Galicia. El dueño, el del bigotito... no los hace. Vuelta a la Postreria, os ape mañana un cosmo antes de que marta entre a currar?

--------------

María dijo...

Tengo quedada con Fito y Damián, podíamos quedar allí, por mi perfecto!!! Pero P. pondrá pegas, claro, jajajaja

Eso sí, yo a las 22 tengo cena, sorry!!!

Ely dijo...

Pero que sería un rato en la postreria sin Paco protestando.... Vale, mañana nos ponemos sms
Al final nada de tupper, no?

Hugh McGinley dijo...

"Decálogo para criar un delincuente :


1- Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que le pida, así quedará convencido de que el mundo entero le pertenece.
2- No le dé ninguna educación espiritual. Espere que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3- Cuando diga palabrotas, ríaselas . Esto le animará a hacer cosas cada vez más graciosas.
4- No le regañe nunca ni le diga que está mal algo de lo que hace . Podría crearle complejos de culpabilidad.
5- Recoja todo lo que le deje tirado - zapatos, ropa , libros...- Hágaselo todo usted , así se acostumbrará a cargar responsabilidades sobre los demás.
6- Déjele leer todo lo que caiga en sus manos y mirara toda la tele que quiera. Esterilice sus vasos y cubiertos, pero deje que su mente se llene de basura.
7- Discuta y riña a menudo con su cónyuge delante de su hijo. Así no le sorepdenrá ni le dolerá demasiado el día en que la familia quede destrozada para siempre.
8- Dele todo el dinero que quiera gastar. Que su hijo no vaya a sospechar que para disponer de dinero es necesario trabajar.
9- Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres . El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustración.
10- Pónganse de su parte en cualquier conflicto que tenga con profesores y vecinos . Piense que todos tiene prejuicios contra su hijo y que en verdad lo que quieren es fastidarlo.

brezo dijo...

pues yo tengo muy claro lo que pasa: fallan los padres, fallamos los padres (porque soy madre). Por pereza-comodidad-cansancio... vamos consintiendo, consintiendo, consintiendo... hasta que ya es tarde. Educar y motivar requieren esfuerzo, paciencia, renuncia y grandes dosis de mano izquierda y es mas cómodo no hacerlo.

Ely dijo...

Hugh, muy bueno... triste, pero cierto

Brezo chica, fallarás tú y veo que conscientemente, pues ponle remedio

pinkocha dijo...

Ely, desde el cariño te lo digo, pero hay una cosa que me choca de tus comentarios. Me da la impresión de que te empeñas demasiado en negar la responsabilidad paterna (ya dije que no como único motivo, de acuerdo, pero es parte importante).
Y me extraña porque te conozco y creo que, precisamente tú, deberías estar deseando machacar a todos esos padres consentidores que, consciente o inconscientemente, están creando pequeños monstruitos. Sobre todo porque tú, con tus circustancias, has sabido, por lo menos hasta ahora, educar a una hija que, no será perfecta, pero al menos es educada y responsable, una hija con la que se puede estar y hablar, que da gusto verla, coño. Y si tú pudiste, supongo que con gran esfuerzo y demás, ¿por qué otros no? ¿No pueden o no les apetece?

María dijo...

De acuerdo con Marta. Al 100%

Hugh, de acuerdo en todo menos en el punto 2. No creo que la espiritualidad tenga nada que ver con el civismo. Soy atea, tengo familia atea, hijos de ateos, y son niños educados, civilizados, correctos... da igual si crees en algo o no, lo que tienes es que respetar que los demás crean, creo yo.

Por lo demás. Cien por cien de acuerdo, chico

María dijo...

De acuerdo con Marta. Al 100%

Hugh, de acuerdo en todo menos en el punto 2. No creo que la espiritualidad tenga nada que ver con el civismo. Soy atea, tengo familia atea, hijos de ateos, y son niños educados, civilizados, correctos... da igual si crees en algo o no, lo que tienes es que respetar que los demás crean, creo yo.

Por lo demás. Cien por cien de acuerdo, chico

pinkocha dijo...

María, tu amigo Hugh me da miedito... Pero creo que entiendo a qué se refiere con espiritualidad, aunque no sé cómo explicarlo. Yo también soy atea de padres ateos, no estoy ni bautizada, sin embargo creo que sí que recibí cierta educación espiritual. Llámale Dios, Buda, Pacha Mama o los Gnomos... ¿O tú no lloraste cuando David y Lisa mueren y se convierten en árbol?

María dijo...

Jajajajaja... yo es que no lloro en público, tía, y eramos muchos primos juntos viendo la serie a la vez, jajajajja

No, bromas aparte, a lo mejor es que he interpretado mal el concepto de "espiritualidad" tal y como Hugh lo expone.

Pero vamos, que creo que en esencia hablamos de lo mismo. Lo que me consuela, la verdad

diminina dijo...

Te sigo y justo en este tema llego tarde.
Un compañero de mi hijo en el instituto (16 años) le invita a hacer botellón el Sabado, no a salir ni a quedar ni a ir de marcha, directamente a hacer botellón, mi hijo con toda la tranquilidad del mundo me lo comenta. Profesor de castellano del instituto a mi hijo y a un amigo: voy a hablar con vuestras madres lo que tienen que hacer es sacaros de casa y mandaros a hacer botellón por que sois unos frikis (textual y hace solo una semana) (todavia estoy esperando a que me llame y me lo diga en la cara) por que son medianamente deportistas, tiene una pandillita al margen del instituto para quedar, ir a la playa, quedar en casas de unos y otros y encima hacer vida con su madre/padres y no usar la casa de pension, ademas el que quiere algo ahorra y claro, da menos para salir (soy de las pocas que mantiene la paga???)
Fiestas familiares: me he cansado de ver "padres pasados de rosca" por ser suaves y sus hijos por en medio, y luego como le dices que no beba?? que conste que me encanta tomar una copa y mis hijos lo saben pero delante de ellos una y ya.
Voy en contra de la sociedad??? creo que hay muchos mensajes cruzados y la responsabilidad es de todos. pero ya esta bien de aborregamientos de hacer lo que todo el mundo y de relajarnos, nosotros y ellos. El "buen rollismo" no es para educar.

Estoy indignada con el profe del instituto, se nota?

Dashina dijo...

El problema creo que va mucho más allá. Tenemos una sociedad que ha olvidado la importancia de tener unos valores. Sociedad implica a padres, implica a educadores, implica a todos los sistemas democráticos que nos rodean. Tenemos un sistema educativo que cambia cada vez que sube al gobierno un color diferente, que cree que el esfuerzo no es necesario ni hace falta valorarlo. Tenemos un sistema penal que cree que es lo mismo que mates a uno que a veinte pues la pena es la misma, que cree que es más grave que robes una barra de pan con 18 a que violes, tortures y mates con 17. Tenemos unos medios de comunicación que pasan por el cedazo del morbo la información que dan a los ciudadanos.

Y si, la generación del ni-ni ha sido criada en gran masa por unos padres irresponsables, que no han puesto límites y que los adultos de la familia eran los hijos, pues la educación del amiguismo y el colegueo es más sencilla.

Afortunadamente, esos padres no son los que están teniendo niños desde hace unos pocos años, la educación del colecho y la crianza natural es la de toda la vida, eso sí, si no se olvida que del mismo modo han de haber normas y límites, amor y valores.

Un abrazo

Paolo dijo...

Las personas tenemos esa neura en la cabeza por la que algunas veces necesitamos sentir que nuestra vida se acabara en unas horas y entonces actuar en consecuencia. Instinto de tanatos. ¿Creer en la humanidad?Supongo que lo dices ironicamente. Buena canción joder.

Angela dijo...

a ver, creo que nos olvidamos de algo.....cierto que la sociedad marca, que tus padres marcan, que tu alrededor marca....que los genes tb lo hacen y todo eso....pero que pasa con la autoresponsabilidad?
tu eres lo que la sociedad, tu entorno, tu familia, tus cercanos, y si, tb TU MISMO, has hecho de ti. No les quitemos la responsabilidad que tienen sobre si mismos. SI tienen suficiente cabeza para decidir que asignaturas quieren, si quieren o no este o aquel coche, deberian ser conscientes de que hay que aprender lo que creas que te ayudara y desaprender lo que hayas aprendido y que no sea desde tu punto de vista importante. COnclusion: aunque tengan 14-16 años, son personas, responsables de si mismos, no vale echarle las culpas de todo siempre a los demas ni diluirlas en un monton de causas sin cara....
desde donde yo lo veo, tener 16 años es una mierda, porque te toca hacerte responsable, y decidir por ti mismo, lo cual a la fuerza obliga a pensar (razonar, reflexionar, elegir) en que quieres hacer, en lo que te va a costar y en quien quieres convertirte y lo que implica convertirte en esa persona. Significa trasladar la culpa de tus fracasos a ti misma, no diluirla en los demas, y hacerte CARGO de ti misma....

y si, tengo 32, y un hermano de 25 que roza la generacion ni-ni.....

Anónimo dijo...

La primera frase es de club de la comedia!
Ayer vi el programa, hay alguno que me da penilla, el no saber afrontar una situación puede llevarte a hacer cosas que no son buenas, ni para ti, ni para nadie.
Pero lo que pienso de la generación ni-ni, es que hay gente que dejó de tener miedo a sus padres para tenérselo a sus hijos.
Todo influye, pero los padres estamos para intentar darnos cuenta de cuando algo no va bien y, si es así, poner remedio.
Ruth