ÉXITO vs FELICIDAD

La vida merece la pena sólo y exclusivamente por las pequeñas cosas.






A veces nos pasamos la vida esperando un gran cambio, algo tremendo y alentador, un salto mortal que nos saque del hastío.

Queremos cambiar de vida y pensamos en cambiar de trabajo, en cambiar de pareja, en cambiar de casa, en cambiar de ciudad… pero pocas veces nos planteamos que tal vez cambiar de peinado sea más que suficiente.

Yo soy una persona positiva. Siempre lo he sido. A lo mejor es porque soy una inconsciente, pero desde luego no es porque la vida no me haya dado golpes. Me he llevado muchos, y me llevaré más. Algunos, enormes. Y aún así sigo creyendo que, en general, vivir mola bastante.



Los grandes hitos en nuestra vida son muy importantes, eso está claro. Encontrar un trabajo maravilloso es una satisfacción enorme. Cruzarte con la pareja perfecta es, desde luego, una delicia. Pero nadie ha dicho que, mientras eso no sucede, no podamos disfrutar del trayecto.

En mi adolescencia adopté como frase de cabecera una sentencia de Voltaire que afirmaba que “el éxito consiste en alcanzar lo que deseas, y la felicidad en desear lo que alcanzas”. Me pareció tan sabio y tan práctico que me prometí a mi misma llegar a tener éxito disfrutando de la felicidad, y muy pocas veces he olvidado mi promesa.




Todo esto viene al caso porque ayer, después de haber recibido una de esas noticias “grandes”, tuve una de esas tardes “pequeñas”.

Quedé con unos amigos para tomar una caña, y a eso de las 19.30 estábamos casi todos en El Pato Mareado (sí, se llama así, lo juro, como en la película) tomando unas cañas y riéndonos del mundo. Hablamos de ginecólogos y de manicuras a domicilio, y de aparcar el coche en doble fila y de comprarnos vestidos en tiendas raras, y la verdad es que se me pasó el tiempo volando.




Tan rápido se nos fue el tiempo que cuando salimos de El Pato Mareado ya eran más de las 9 de la noche. Y como hacía buena noche y ya total estábamos en la calle, P. y yo decidimos parar a tomar algo de camino a casa. Unas tapas y uns cañas, y así ya ni hacíamos cena ni nada.

Entramos en un local que debe llevar más años abierto que el mundo, El Secreto, y pedimos dos cañas.Nos pusieron un pinchito de queso que sabía a gloria y nos pusimos a hablar de la boda del sábado, del último capítulo de House –que madre mia de mi vida vaya capítulo-, de lo enganchados que nos tiene Perdidos y del concierto de esta noche, y de lo fashion que iba la chica de las zapatillas doradas, y la señora del traje blanco.





Se nos fue el santo al cielo y nos terminamos las cañas sin pedir las tapas… así que pedimos otras y una tabla variada, y de paso un poco de pescadito con arroz, que así ya íbamos cenados.

Y justo en ese momento el grupo de cincuentones que ocupaba la mesa del fondo se puso a cantar. Llevaban guitarra y todo, y aunque la ejecución –nunca mejor dicho- era más bien penosa, el repertorio era una pasada. Desde “Lágrimas negras” hasta “María la Portuguesa” pasando por “Rock&roll Star”. Nos hizo tanta gracias que hasta les hicimos los coros entre caña y caña, y terminamos por desentrañar la historia de la música, discutiendo si “La Bien Pagá” era mejor que “Yo Soy Esa”, o si el bolero es más o menos bailable que el pasodoble.




Al final, entre pitos y flautas, llegamos a casa casi a medianoche, medio piripis y descojonados de risa, nos metimos en cama derrengados y nos quedamos dormidos en un plis... y esta mañana, al despertar, me he dado cuenta de que anoche me quedé dormida dándole vueltas a nuestra conversación de la taberna, y a los chistes de nuestros amigos… y ni me acordé de “la gran noticia”.

Definitivamente, Voltaire tenía razón: el éxito y la felicidad no son lo mismo. Y si tengo que escoger me quedo con lo segundo.

93 comentarios:

Vistiendo a Candela dijo...

Cuanta razon tienes Maria, si deseamos cosas y no disfrutamos en el camino a conseguirlas seremas mas infelices.
Que intriga "la gran noticia"
Bss.

marta dijo...

Que linda eres! me encanta lo que has escrito, de verdad, ningun escritor profesional podr;ia haberlo hecho mejor. Es que parece que lo has escrito hoy tambien pensando en mi

A otra cosa, nos vas a tener que contar esa gran noticia

María dijo...

Vistiendo a Candela: de momento no puedo decir nada, porque no hay nada en firme, pero cuando suceda prometo contarlo

María dijo...

Marta, muchas gracias!!!

En serio que prometo contaros todo cuando haya algo... de momento sólo es "el anuncio de que una gran noticia puede llegar"

Ana dijo...

Uff!! Mira que me gustan tus reflexiones, María, pero es que con ésta te has superado a tí misma, si es que se podía.

Casi que sobran los comentarios, pero voy a ello...

Soy una persona ambiciosa¿?, no se si es la palabra, pero que nunca me ha gustado conformarme con nada, muy exigente conmigo misma (esa definición es mejor). Siempre me he marcado retos y metas, en la carrera no me conformaba con el ocho, en el trabajo necesito sentirme realizada...Y nunca me ha gustado el conformismo ni la gente conformista.

Sin embargo, será que los años van pasando, te das cuenta de que por no conformarme con el ocho, me llevaba un montón de tabardillos (que ahora me río de ellos), que el trabajo, es trabajo (si te gusta mucho mejor, pero no existe la panacea) pero que la vida nunca puede ser perfecta, y, además, que sería incluso aburrida. Y que, aunque tengas "éxito", puede que no seas feliz o no te haya compensado lo que te has dejado atrás, porque, quizás, el éxito en la vida no sea otro que ser feliz con lo que tienes, aunque, con ello, seas conformista. Y que, tal vez, los conformistas sean los más inteligentes al fín y al cabo (en contra de lo que a veces los "listillos luchadores" se creen...o nos creemos).

Y, por supuesto, disfrutar de las pequeñas cosas es de lo más inteligente.

Eres "la caña".

Audrey dijo...

María, enhorabiena sea lo que sea, seguro que es bien merecido.
Estoy totalmente de acuerdo contigo, hay que disfrutar el camino. A mí me ha costado darme cuenta pero ahora lo tengo clarísimo, hay que vivir el momento y no obsesionarse demasiado con el futuro. Lo que cuenta es aquí y ahora.
Un besazo

María dijo...

Joder, Ana, gracias!!!

Yo soy fan de la gente ambiciosa. En este mundo en que vivimos se considera la ambición algo negativo, y no creo que sea así, siempre que tu ambición no te convierta en una persona "inhumana", capaz de cualquier cosa.

Como tú, soy "ambiciosa"... pero soy feliz. Me encataría dirigir una revista, por ejemplo. Lucho por conseguirlo. Pero soy feliz.

Creo que debemos aprender a compatibilizar los deseos de mejora con la aceptación de la realidad. Querer algo "mejor" no significa que lo que tengas no sea "bueno".

Yo, como tú, cada día lo tengo más claro: a mi dame una tarde de cañas con los amigos, que moveré el mundo!!! jajajaja

María dijo...

Audrey, mi madre siempre decía que prefería disfrutar por si al día siguiente le caía una teja en la cabeza, jajajajaja

Hay que ser felices, luchar por ser felices, y tratar de lograr nuestras metas sin obsesionarnos.

Beatriz dijo...

Nada ,Maria, hoy no te pongo ni un "pero".
Tal cual, ese es mi modo de ver la vida también.

De corazón, ¡enhorabuena por disfrutona!

María dijo...

Beatriz, si es que en el fondo, por encima de cualquier otra cosa, sólo hay dos tipos de personas en el mundo:

Los felices y los infelices.

Y, aunque parezca mentira, la mayoría de los infelices no lo son por motivos reales (y mira que hya muchos motivos reales para ser infeliz).

Me encanta saber que estamos en el mismo saco!!!

María dijo...

Ay María que tus post me encantan: porque me haces pensar
a veces me siento identificada con lo que dices
me doy cuenta de que no soy la única loca por los potingues en el mundo
peeero también porque me llevas a nuestra preciosa ciudad contigo!!! tengo un ataque de morriña! el pato mareado! buahhhhhhhhhh

En cuanto a lo que dices, ojalá pronto esa gran noticia se materialice pronto, pero sino no pasará nada, porque vas a ser feliz igual...yo creo que la felicidad no se debe a factores externos a nosotros...y sí en gran medida a la capacidad que tengamos de apreciar y difrutar y ver lo bueno de nuestras circunstancias. Y no creo que eso tenga que ver con ser conformista, yo me considero una persona ambiciosa, siempre quiero más (jajaja como ha sonado esto!) pero eso no quere decir que no aprecie y disfrute lo que tengo. Que además, es de personas inteligentes adaptarse a los factores externos, sacar partido de ellos y ser feliz con lo que hay!

Miles de besos!

María dijo...

María, gracias!!!

Yo creo que, con las necesidades básicas cubiertas, ser feliz es una cuestión de actitud.

La vida no es perfecta. De hecho, si queires verlo así, la vida es una hija de puta de mucho cuidado... pero es nuestra hija de puta y la queremos!!!

Vamos, que yo soy de las que piensa que si la vida te da limones, deberías añadir tequila y sal e invitar a los amigos a una mexican party!!! jajajaja!!!!

Pati dijo...

QUIERO SABER LA NOTICIA YA!!!

Yo no sé si ambiciosa, pero cotilla, un rato.

Besotes y enhorabuena por lo que sea (y que pronto contarás, VERDAD???!!!!)

Aizkora dijo...

yo hace mucho tambien q decidiq ue habia que celebrar todas las cosas buenas de la vida, aun q sea con un bol de palomitas en casa...
yo procuro sacar de todod lo malo una buena lectura y de momento soy feliz.
vivir no es llegar (a una cosa, a un evento, a un momento deseado) es pasear llendo a ese lugar, disfrutar andando el camino, el maximo posible.
no?
ya sabes q m encanta leerte ;-)

MEL dijo...

María, yo prefiero que me de piñas, que las mezclo con Malibú, puedo elegir?

Qué sabias palabras las tuyas, bueno, y las de Voltaire también, claro.

Hay mucha gente que confunde el éxito con la felicidad y son los más infelices del mundo, conozco varios y no sabes la pena que me dan. El caso es que también conozco algunos que son felices sin ninguna ambición, pero nada, ceropatatero, dejarse llevar por la vida y fíjate que también me dan pena... no sé, si ellos son felices (o eso creen) con eso tendría que bastar, pero nada? ni una pequeña meta? uffff…

De verdad, eh? cómo hago para ser socia de tu club de fans?

Anónimo dijo...

Pero qué buena eres! por tu forma de ver la vida y por tu forma de contarla!
un saludo y enhorabuena por "la gran noticia"
Yolanda

Perla Negra dijo...

¡¡Qué sabia eres, María!!

Yo como Ana, siempre he sido una persona muy exigente conmigo misma y ambiciosa y con una tolerancia a la frustración igual a 0. A base de golpes, terapia y el paso del tiempo me he ido templando y la vida me ha llevado a estar donde y como nunca me imaginaba.

¿El resultado? Soy más feliz que nunca y disfruto de las pequeñas cosas: leyendo el periódico en el paseo marítimo, tomando unas cañas con mis amigos, paseando por la playa después de trabajar…..en fin, VIVIENDO.

Ahora me pongo metas mucho más pequeñas y no sólo laborales y me tomo la vida con humor. Lo que nos hace felices no está tan lejos como pensamos y es un éxito llegar a verlo.

Betty Boop dijo...

Vaya coincidencia hace unas semanas hice un post que trataba mas o menos de lo mismo, de la felicidad de las pequeñas cosas, de hecho hasta colgué los mismos muñequitos que tu (azules y amarillo).Y Desde luego, tienes toda la razón.

Vaya marchuki que te pegaste anoche sin pensarlo.Tu di que si, a disfrutar.
Un beso.

nine dijo...

qué post más maravilloso, qué genial que es a veces la vida con cosas tan sencillas!!!!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo! La felicidad es una cuestión de actitud.
Paloma

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo! La felicidad es una cuestión de actitud.
Paloma

Beatriz dijo...

María, fíjate que yo afinaría mas. Diría que hay dos tipos de personas:
1. los que tienen "tendencia" a la felicidad
2. los que tienen "tendencia" a la insatisfacción.

Porque en realidad, no se trata de ser feliz el 100% de nuestra vida, eso sería imposible,verdad? Es la tendencia a ser feliz a pesar de como te vayan las cosas.

Yo lo descubrí desde que nací, en mi madre, y es la mejor herencia que puedo tener.

Ahora a mi hijo, por ejemplo, cuando se enfada por alguna tontería y le hago bobadas para que se ría, o pasa algo gracioso y el intenta mantenerse super serio (apretando mucho los labios, jaja) siempre le digo, "jamás aguantes una sonrisa o una carcajada, porque no sabes cuando podrás tener la siguiente, quizás lo próximo que te pase sea para llorar, asi que riete siempre que puedas" Y se troncha, claro!

Ah,solo una cosita mas, creo que el éxito laboral está sobrevalorado, el éxito "vital" no suele coincidir.

Pues nada, lo dicho, mantengamos la tendencia a la alegría!

besos,

Perla Negra dijo...

Beatriz, qué gran herencia te ha dejado tu madre!!

Tienes toda la razón, no podemos ser felices el 100% de nuestra vida pero en nuestra mano está la predisposición a serlo.

Beatriz dijo...

Gracias, perla negra. aun tengo mucho que aprender de ella, que gracias a Dios está aún con nosotros y estupenda.
Solo espero saber trasmitírselo a mi hijo.
Besos

M. dijo...

Tú y estos post tuyos en los que pones en bandeja lo que pensamos muchos, y le damos vueltas, pero no sabemos como expresar.....madremía, cuánta razón tienes :) Besos!!!!

Ely dijo...

tener ambicion no es dificil... Marcarte una meta no es dificil... Conseguirla no es facil, pero algunos llegan... y cuando llegas has de disfrutarla y ser feliz, y eso es lo realmente complicado
Precioso post, vivo el hoy pero con prevision de gastos

Aizkora dijo...

beatriz... un diez para tu madre y para ti

Iria dijo...

Qué bonito este post :D.
Voy a guardarlo para releerlo cuando tenga un día de "no" y de que todo "parece poco".
Tengo todo lo necesario y más, en esta vida, para ser feliz. Gracias por recordármelo :D.
Iria

pinkocha dijo...

¡GRACIAS y mil veces GRACIAS! Me da mucha vergüenza decirlo, pero se me han saltado las lágrimas con este maravilloso post, quizá porque me ha pillado en un momento delicado. Después de una temporada terrible, esta misma tarde mi hermana me sentó para decirme cuatro cositas, más o menos las mismas que dices tú hoy. Me hace gracia porque, sin haber oído nunca esa frase de Voltaire, mi querídisima vino a decirme lo mismo, que mi problema era que siempre había tenido demasiado éxito pero que no sabía disfrutarlo.
Supongo que ni las palabras de mi hermana (gracias, cielo) ni las tuyas (gracias a ti también) me van a arreglar la vida, pero son un buen comienzo.
Precioso post, sí señora.

María dijo...

Pati, te mandaré un mail (bueno, a toda la AGC) en cuanto tenga algún dato más.

Al fin y al cabo el club de los guapos se merece un adelanto, jajaja

María dijo...

Aizkora, gracias!!!

Me ha gustado mucho cómo explicas lo que de verdad significa vivir. Esa es una buena forma de disfrutar de la vida, sí señor!!

María dijo...

Mel, los latinos decían "in medium virtus est"... pues eso, que una cosa es no obsesionarse con triunfar, y otra muy diferente es no tener ni una puñetera meta en esta vida!!!

Hay que tener metas, para por lo menos tener un camino que recorrer hasta ellas.

María dijo...

Yolanda, mil gracias!!

María dijo...

Perla Negra, yo creo que la gente que alcanza una meta y descubre que en ella no está el Santo Grial tiene dos opciones:

a/ Decepcionarse y terminar jodido con la teoría de que "la felicidad" no existe

b/ Aprender del error, ponerse otra meta nueva, y recorrer el camino hasta ella poniendo mucha más atención que antes en los pequeños detalles del trayecto... por si acaso.

María dijo...

Betty Boop... vaya!!! El mundo es muy pequeño... Juro que no ha sido plagio, jajaja

María dijo...

Nine, pues sí, es verdad. Es que la vida son un montón de pequeñas cosas.

María dijo...

Palona, de actitud y de suerte... yo creo que hay gente que no ha tenido la suerte de topar de bruces con una situación que le obligase a darse cuenta de que la felicidad ya la tenía en las manos.

María dijo...

Beatriz, me parece muy importante enseñar a relativizar a los niños, para que el día de mañana sean adultos relajados ante la vida... que esto no es un concurso!!!

María dijo...

Yo creo que ser feliz 100% es posible, porque eso no significa no tener malos momentos, significa aprender a relativizarlos... ¿qué es un pequeño pespunte suelto en un Balenciaga? Pues un pequeño problemilla de nada en una obra de arte!!!

María dijo...

m., gracias!!!

María dijo...

Ely, qué gran posición!!! Hay que vivir hoy y pensar que igual llegamos a mañana.

María dijo...

Iria, en este lado del mundo todos tenemos lo necesario y más... pero las cosas no te proporcionan actitud ante la vida... aunque unos buenos tacones y un poco de rimmel te puedan alegrar una mañana gris.

María dijo...

Pinkocha, has pasado una etapa muy estresante, pero ahora el ritmo se calma... respira hondo y mira a tu alrededor: tienes tú negocio, el negocio que querías, que además no va nada mal; tienes a tu chico, que te adora, y a tu familia... es momento de disfrutar!!!! Adelante!!!!

Beatriz dijo...

ah, María, creo que no te lo he dicho; el artículo me ha CHIFLADO!.
me ha encantado como lo has enfocado.
es que me lancé a comentar, y olvidé felicitarte!

Beatriz dijo...

aizkorra, guapa, y a ti un 12 por disfrutar del "paseo"...
un abrazo

María dijo...

Beatriz, gracias, mujer!!! jajajaja

Eso que dices de que el triunfo profesional está sobrevalorado... no sé. Yo no creo que esté sobrevalorado, creo simplemente que tendemos a equiparar triunfo profesional con felicidad y no son necesariamente sinónimos. Deberíamos aprender a escuchar nuestros propios deseos.

Celia dijo...

Buenos días! Me uno a las felicitaciones por tu artículo... me ha encantado! Tienes toda la razón del mundo. Yo también soy de esas personas que se consideran felices, que si les preguntan qué tal están, contestan que bien con una sonrisa... creo que está bien ser ambiciosa y desear conseguir metas nuevas en el trabajo, en lo personal etc... pero eso tiene que ser un motor, un aliciente... y ser conscientes de que si no se conseguen no se acaba el mundo.
Cada vez estoy más convencida de que la suma de las pequeñas cosas es lo que realmente me hace feliz... descubrir un nuevo logro en mi niña, pasear con ella y mi marido y tomar algo, pasear por la playa etc...
En la película "Las horas" el personaje de Meryl Streep decía que se había pasado toda la vida buscando la felicidad, y cuando la había perdido se había dado cuenta de que ya era feliz sin saberlo....
Así que yo he decidido ser feliz y capear las desgracias que me ha dado la vida con entereza.
Gracias María por ser tan vital!

Mrs. Knook dijo...

Cuánta razón tienes, yo misma tenga la frase esa muy presente todos los días, y trato de recordársela a la gente que busca el éxito por encima de todo, para finalmente darse cuenta de que no son felices. Yo también creo que Voltaire tenía razón, y desde luego, escogo la felicidad sin ninguna duda. Y felicidades por tu gran noticia, y por tu pequeña gran fiesta ;)
Un beso.

María dijo...

Celia, gracias!

Creo que en realidad nos pasa a todos, eso de no darnos cuenta de lo que es la verdadera felicidad hasta que sabemos lo que es perderla.

Yo, aunque suene raro, he tenido la suerte de pasar por ciertas cosas que me han hecho abrir los ojos... la vida, aunque pueda ser cruel o dura, es en realidad más divertida que otra cosa!!!

María dijo...

Mrs. Knook, muchas gracias!!!

Es muy importante que aprendamos a ver las malas noticias como "accidentales", vamos, como algo puntual... si nos ponemos a sumar y restar puntos por cada momentos bueno, normal y malo, la suma siempre sale positiva. Eso es ser feliz

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo con escuchar nuestros propios deseos (a veces perseguimos cosas porque es lo que toca, lo impuesto, pero no lo que nos hace felices a nosotros). Y, efectivamente, el triunfo profesional no es sinónimo de felicidad en muchas ocasiones, en las que llegas tan cansada a la cima y te has dejado tanto por el camino, que, aunque te sientas orgullosa de lo conseguido (eso sí lo tienes siempre), no te sientes feliz. Aunque también debemos ser conscientes de que generalmente para conseguir "metas" tenemos que sacrificar ciertas cosas: ahí es donde cada cual debe pensar si le compensa, y si es así, como bien dice María, ir a por ello pero disfrutando en el camino de todo lo que se pueda.
No se quién decía que la verdadera y duradera felicidad está intríseca en nosotros mismos. Yo pienso que sí.

María dijo...

ana, efectivamente, está en nosotros cambiar de actitud.

Tengo una amiga que de dá mucha lástima, porque se pasa la vida lamentándose de lo infeliz que es: no tiene un buen trabajo (según ella), su matrimonio no es todo lo romántico que debiera (según ella), no gana lo suficiente (según ella)...

Me da lástima que no vea que tiene un trabajo cómodo, que le permite tiempo libre, y que con él paga las facturas de sobra y hasta puede permitirse caprichitos, y que su marido la adora y mima aunque no le diga todos los días que la ama con locura...

En cuanto a lo de las metas "impuestas"... mi hermano acaba de plantar una carrera que le suponía más esfuerzo y horas de los que estaba dispuesto a invertir. Puso en la BALANZA los pros y los contras y decidió.

Todos deberíamos usar más amenudo nuestra balanza

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...

María, por eso está sobrevalorado el exito profesional, como bien dices, tendemos a pensar que es sinónimo de felicidad y no tiene nada que ver.
El exito profesional se envidia, se adula, se comenta...
"mira, esa es fulatita de tal, consejera delegada de..., gana un pastón que te pasas, alucinas que tía...etc..."

sin embargo pocas veces escuchamos

"esa de ahi se llama Pepa, está siempre contenta, tiene una familia maravillosa, las han pasado canutas y estan siempre unidos, es una tia estupenda, que pasada..."

María dijo...

Beatriz, es que yo creo que lo planteas como estereotipos, y yo no creo en ellos.

No creo que las madres de familia sean más felices que las ejecutivas agresivas, creo que eso depende de lo que tú antepongas en tu vida.

Yo, personalmente, antepongo mi pareja al ascenso profesional. Sin embargo, antepongo mi éxito profesional a tener hijos -al menos de momento-. lo hago conscientemente, sopesado previamente, y soy feliz así.

Lucy dijo...

Un GRAN post maría. Me encanta como escribes y no puedes tener más razón.
De nosotros depende disfrutar de esas cosas que nos puedan hacer felices, grandes o pequeñas, pero disfrutémoslas.
Un beso

Ana dijo...

Yo también antepongo mi pareja (si me dicen hace tres años que iba a decir ésto me harto de reír, jaja) al ascenso profesional, pero no los hijos. En ese caso pesa más mi desarrollo profesional e, incluso, mi vida actual (tener más libertad para vivir, como estoy viviendo ahora, disfrutar de todo lo que pueda, etc) que tener hijos.

Y no pienso que el éxito profesional esté sobrevalorado, en el sentido de que, quien haya llegado alto, ha debido de currárselo muchísimo, es muy difícil y duro, y eso tiene mucho valor. Que no es sinónomo de felicidad, por supuesto. Pero tampoco de infelicidad. Al igual que las madres de familia que han sacrificado su profesión por sus hijos: habrá quien se sienta super feliz y habrá quien se sienta vacía, sobre todo cuando sus hijos crecen...(prueba más que evidente de que la felicidad es algo intrínseco: en igualdad de condiciones, una persona puede ser feliz y otra no).

Que charlatana estoy últimamente...

Beatriz dijo...

maria! que yo no he mencionado que el segundo ejemplo sea madre o que no trabaje, eh?? jaja... no me leas con prejuicio! jaja

nooo, ignoro si la mujer "feliz" de mi ejemplo es madre o no, supongo que tambien trabajará fuera (por estadística)...PERO no tiene un marcado éxito profesional, aunque SI personal, sin embargo, nadie la apunta fascinada por la calle.
Mientras, a la 1ª mujer, (no se si es o no feliz en su vida personal, no se nana mas d esu vida) si es destacada, felicitada y envidiada dando por hecho que ese éxito profesional conlleva felicidad en si mismo.

espero haberme explicado mejor ahora.

Beatriz dijo...

ana, claro! el exito profesional no es indicativo del grado de felicidad de quien lo consigue.

lo único que digo, es que curiosamente a menudo se asocian.

Anónimo dijo...

maria, una enhorabuena mas por tu post. precioso, de verdad.
ha sido un recibimiento muy bonito, asi voy a tener que reconciliarme con la ciudad, je je

besits guapa

Noish

Beatriz dijo...

Ah, y por favor no me confundaís, yo valoro muchísimo el esfuerzo y la tenacidad de quien elige luchar por su carrera profesional, por Dios! Y celebro el éxito de quien luchando lo consigue.
No he dicho lo contrario en ningun momento.

baballa dijo...

Cuanta razón!!

Anónimo dijo...

Beatriz creo que entiendo perfectamente lo que querías decir.

Después de muchos años de esfuerzo, de querer más... Llegó un momento en el cual yo no podía más.

Necesitaba parar, comenté lo que iba a hacer respecto a mi trabajo y muchos se llevaban las manos a la cabeza "¿cómo? ¿con el trabajo que tienes? no te entiendo!!!".

Después de un tiempo no quiero más, puedo parecer conformista pero solo hay que verme la cara para saber que, de momento, no necesito más para ser feliz...

Besos

Marta

Beatriz dijo...

Marta, me alegro por ti.
La vida es una sola, no nos dejan repetir si nos confundimos, verdad?

Yo mis prioridades las tengo claras, tengo una meta unica que es ser feliz, y en eso soy super ambiciosa. En mi carrera profesional he tenido muy buenas oportunidades, pero cuando esta se interponía en mi vida personal, no he dudado en dar carpetazo y no perder de vista mi objetivo vital.

Es cuestión de objetivos, yo he elegido los míos y te prometo que no me arrepiento. Yo trabajo para vivir, dentro de las posibilidades que he tenido he seleccionado mis trabajos en base a la calidad de vida que estos me permitían.

En el último casi no me dan el puesto porque no podían creer que quisiera bajar de estatus...pero me empeñé y aqui estoy, feliz cual lombriz.

Lo que también comprendo es que hay personas con objetivos diferentes a los mios.

Pero a mi no me dan envidia, que le voy a hacer!

María dijo...

Lucy, gracias!!

María dijo...

Ana, es una cuestión de prioridades personales, lo que decimos siempre.

Yo he dicho que no a trabajos que me obligaban a replantearme una situación personal que no quiero cambiar... pero porque he decidido hacerlo así

María dijo...

Beatriz, lo que quería decir es que tendemos a creer que la felicidad se encuentra en las relaciones personales, y el éxito en el trabajo, y no siempre es así.

Hay gente que ve como un éxito casarse o tener hijos, pero no les hace felices, y hay personas que ven la felicidad en el panorama laboral, aunque no alcancen cotas de éxito elevadas.

María dijo...

Noish, bienvenida!!!!

María dijo...

baballa, gracias.!!!

María dijo...

marta, bien por tí, por haber sabido compensar en tu balanza personal qué lado te gustaba más, aunque pesase menos

María dijo...

Beatriz, yo he dicho muchas veces que estaría dispuesta a reducir -un poco, ojo- mis ingresos si el puesto me apasionase.

KGB dijo...

Tu carta astral dice:

Predicción para Piscis

La posición de los astros traerá esperanza y optimismo. Es el momento apropiado para intentar solucionar los problemas que tenga pendientes.

En el terreno afectivo tendrá muy buenos momentos. El círculo de sus amigos se ampliará y puede haber una relación sentimental interesante.

Cuidar la dieta en el terreno de la salud. Es el principal problema de momento. Está indicado el ejercicio o deporte, aunque requiera un gran esfuerzo.

En el aspecto laboral o estudios tendrá mucha suerte. Tiene el apoyo de sus compañeros y jefes. Puede intentar ampliar su campo de conocimientos.

Por cierto, también veo un cambio a medio plazo, cambio a mejor, pero aún no se en que terreno.

María dijo...

Jajaja, Kgb, casi me impresionas... hasta que me he dado cuenta de que en mi perfil pone que soy piscis, jajajajaja

Y lo del cambio... bueno, deducible si lees eso de la "posible gran noticia".

Me impresionarás de verdad si eres capaz de decirme cuál es ese cambio futurible... te reto!!!

kgb dijo...

día 16 jajajajajajaja

ElPajarito dijo...

María Darling!!

¡Qué sabias tus palabras y las de François-Marie! Me sumo a la retahila de felicitaciones por el post querida ;-)

Tienes mucha razón y precisamente el otro día hablaba con una de mis hermanas sobre la búsqueda de la felicidad. Me va a venir muy bien tu enfoque para relativizar todo esto. Gracias darling, hace falta más gente buena como tú y algun@s otr@s pobladores de este submundillo blogueril.
Bss Mil,

ElPajarito

FAUNA dijo...

Jolín qué tarde llego, no puedo leerme todos los comentarios así es que es fácil que lo que ahora diga ya no tenga nada que ver con la conversación, así es que escribo como si fuera el primero ¿vale?

Pues que veo que eres muy feliz, como yo, y en mi caso no porque tenga una vida llena de exitos profesionales o economicos, soy feliz porque tengo un marido y unos hijos maravillosos, porque mi chico y yo seguimos comportándonos como chiquillos, poniendonos piripis cualquier dia tomando el aperitivo, porque jugamos a luchas en la cama, porque disfrutamos haciendo guerra de palomitas con los niños y poniendolo todo perdido, en resumen, porque disfrutamos de cada momento sin vivir esperándo algo que quizá nunca llegue, o sí, pero entre tanto somos felices. Un beso.

María dijo...

Kgb... no serás mi sister, no? jajaja

María dijo...

El Pajarito, muchas gracias!!!

Viniedo de tí es todavía mayor halago.

María dijo...

Fauna!!! precisamente a eso me refería!!!

Quería decir que da igual si has logrado alcanzar tus logras profesionales, si te has casado con el hombre perfecto, si eres millonario o si tienes un chalé en ibiza...

Al final, lo que de verdad importa es disfrutar de una guerra de palomitas.

Las cosas pequeñas son únicas, irrepetibles, y muy importantes!!

ElPajarito dijo...

Se me olvidaba, Enhorabuena por esa gran noticia sea lo que sea! Verás como todo sale bien al final y si no fuera así, seguro que sabrás remplazar ese mínima falta de éxito por felicidad :-)
Bss Mil,

ElPajarito

María dijo...

Elpajarito, muchas gracias... parece que todo va tomando forma... a ver qué pasa...

Pero lo cierto es que lo que me ha hecho ilusión de verdad es enterarme de que podía pasar... es que soy más básica de que botijo: a mi, con que me des el caramelo, ya le llega!!! jajajaja

Sol dijo...

SER feliz es vivir sin miedo.
para mi.
¿Qué noticia grande?
¿laboral?
Ningún trma laboral debe hacernos más felices que un paseo con tu novio y amigos.El pato mareado?
Promete.

María dijo...

Sol, dí, laboral... más o menos.

Y sí, es verdad, ningún tema laboral debería ser nunca más transcendente que una caña con los amigos o una cena con tu pareja, toda pero que toooooooooda la razón.

En cuanto al miedo... no me lo había planteado, pero es muy posible que tengas razón. Yo dejé de temer los reveses de las vida cuando me di cuenta de que era capaz de superarlos... y desde entonces soy mucho más feliz.

Sol dijo...

La frase no es mia , la he oido, es lo más acertado que he oido.

Maria dijo...

hola Mª, soy Maryfandy. Cuanto me alegro del notición, siento no haber podido bajar de cañas, pero como yo escogí ser mami, tengo que cuidar a los peques, que me quitan mucha libertad, pero me hacen sentir la mujer máaaaaaaaaaaaaaaaaaassssssss feliz del mundo. NO los cambiaría por 1000 exitos profesionales, soy así de poco ambiciosa en el ambito laboral, pero es que los niños me gustan tanto y disfruto tanto con ellos.... así SOY FELIZ.
esto no quita que me encante quedar con vosotras,salir de copichuelas y hacer muchas cosas más independientemente de los niños, pero a veces hay que escoger, escoges una cosa y tienes que prescindir un poco de otras, pero cada uno debe escoger lo que más le llene y con lo que sea más feliz.

Besitos y suerte.

María dijo...

Sol, adoptar frases sabias es una buena costumbre.

María dijo...

Maryfandy, tú eres el mejor ejemplo que conozco para ejemplarizar eso de "haz lo que quieras"·

Sinceramente, eres de las pocas madres que me dan envidia. Me explico: a mi los niños me encantan, pero ènsar en ser madre no "me encanta" tanto. Veo a las madres y pienso "sí, están felices, pero yo no lo estaría"... pero te veo a tí `y pienso "coño, a lo mejor sí lo estaría".

Lo único que te puedo decir es ENHORABUENA. Tienes la vida que has querido, y la disfrutas a tope. Eso es lo mejor que le puede pasar a nadie.

Felisberto Ruiz dijo...

Que razon tienes....Es muy cierto eso de que el dinero y las cosas materiale sno compran la felciidad, sino estra bien contigo mismo, tus seres queridos y los pequeños detalles q ofrece la vida. Estupendo!!!

Besazos fashionsitas!!!!!!!!

María dijo...

Felisberto, qué alegría verte por aquí!!!

El dinero, efectivamente, no compra la felciidad... aunque tenerlo tampoco te hace infeliz, que quede claro!!!

Lara dijo...

Pues me uno a los 89 comentarios!que es verdad que el dinero no compra la felicidad y que esas pekeñas cosas de las que hablas son las que realmente te hacen feliz!!

UN BESOO

María dijo...

Lara, veo que en general los bloggers somos todos muy felices... y millonarios, al menos yo, no somos!!!

Anónimo dijo...

María!!!!!

Me he confundido en el día que habíamos quedado y aparecí el viernes por el herbolario de Ely.
Cuando puedas quedamos y te doy el regalito, por cierto ¿qué tl en la super boda?

besiños, guapa

Noish

María dijo...

Noish, jajaja, te perdiste una sesión de cotilleo de las de hacer historia!!!

A ver si esta semana quedo libre y te aviso, guapa!!!