BIENVENIDO AL MUNDO LABORAL -o la gran aventura de convertirse en una working girl-

Ya lo tengo en mi poder.




Y no sabéis la ilusión que me ha hecho, porque la verdad es que soy de las que no suelen ganar nada.

De pequeña, una vez, gané en un circo que vino a la ciudad un concurso de bailar el baile de Los Pajaritos, pero me mosquee mucho porque ganamos un niño y yo, y a él le regalaron un coche de esos con motor en los que cabes dentro y todo, vamos, que molaba mogollón, y a mi una batería de cocina de juguete, de esas que se abollaban. Vamos, una caso de discriminación en toda regla. Me pillé un rebote que te cagas y me puse a gritar y a llorar y mi padrino y mi padre tuvieron que sacarme de la pista ante el estupor del público, y del maestro de ceremonias.




Después de eso, y salvando unos cuantos concursos literarios donde los premios eran exiguos, cuando no inexistentes, no había vuelto a ganar nada…

Hasta que La Divina entrevistó a Rebeca Rus, autora de la novela de chic-lit “Sabrina=1, el Mundo=0”, y propusieron que los bloggers contásemos nuestras anécdotas laborales. La mejor anécdota ganaría una ejemplar dedicado de la novela.




Y gané yo.

Y la verdad es que no me extraña, y no porque las demás anécdotas fuesen malas. Pero es que es muy difícil superar las surrealistas y siempre hilarantes historias de quien comenzó su vida laboral en una televisión local de poca monta.

La tele, de por sí, es un mundo surrealista.




Pero es que la tele en la que servidora trabajaba era ya la rehostia. Y perdonad la vulgaridad de la expresión.

En el año 2002, al terminar los estudios, y después de unos meses de obligado parón por motivos personales que no vienen al caso, me puse a buscar trabajo. Envié cientos de curriculum y me llamaron de varios sitios… pero de casi todos me llamaban por amistad con mi madre, una mujer con un cargo relativamente importante. A mi el tema de que me contratasen “por trifásico” me tocaba un poco las bolas, la verdad. El maldito orgullo, que me pierde. Así que cuando me llamaron de esta televisión en la que no sabían ni quien era yo ni mucho menos quien era mi madre, dije que sí sin pensarlo.

No sabía lo que hacía.

En un principio a mi se me contrataba como presentadora y directora de un programa supuestamente cultural de emisión diaria, pero después resultó que la directora de informativos quería ese puesto, así que la subdirectora de informativos se quedó como directora y yo entré como subdirectora de informativos. Igual suena algo lioso pero si lo releéis seguro que lo pilláis a la primera.

Aquella tele era algo así como Melrose Place en versión empresa: todos éramos muy jóvenes, todos teníamos muchas ganas, y estábamos casi todos desparejados, así que la redacción se convertía con demasiada frecuencia en lo más parecido a un pub.

De aquella etapa –casi dos años- saqué algunas de mis mejores experiencias vitales, muy buenos amigos que aún conservo, una pareja que sigue siendo el hombre que no sé cómo coño consiguió enamorarme, y las mejores anécdotas de mi vida, amén de una serie de juicios por despido improcedente, despido nulo y abusos laborales, etc, etc, etc…

Pero la verdad es que, no sé si por mi carácter más bien positivo, o porque de verdad esto era para reírse, de esa etapa de mi vida saqué historietas de abuela cebolleta para parar un tren.

La ganadora está entre las siguientes… a ver si la encontráis. Este es el...



...TOP TEN DE LAS GRANDE ANÉCDOTAS LABORALES DE MI VIDA:

1.- En el plató de aquella tele hacía tanto, pero tanto frío, que cuando presentaba el informativo de mediodía el regidor adelantaba las pausas de publicidad para que me frotase las manos… porque los dedos se me veían azules.


2.- El director y dueño de aquella cadena tenía la inexplicable pero arraigada creencia de que las presentadoras de televisión teníamos que ser rubias, así que me obligó a teñirme de platino… mi mejor amigo, al ver mi cambio radical, aseguró que no tenía claro si tenía más aspecto “de actriz porno o de puta de barrio”. Esa misma noche pasé por el Opencor y compré un bote de tinte castaño oscuro para volver a mi ser. Al día siguiente subí a su despacho para decirle que, si quería, podía despedirme, pero que yo me iba morena. Me quedé.




3.- Tras la llegada de los datos de audiencia de un mes que no recuerdo, el director nos hizo subir a mis compañeras de informativos y a mi a su despacho para asegurar que las cuotas de pantalla habían bajado… porque nos peinaban con el pelo recogido y se nos veían las orejas. Ante mi cara de estupor añadió que, además, estábamos muy gordas y que tenía toda la intención de colocar una báscula en la entrada de los camerinos para obligarnos a pesarnos cada mañana. No comments.




4.- En una ocasión el jefe de comerciales trató de convencernos a mi compañera T. y a mí, las dos presentadoras en ese momento, para protagonizar un anuncio de una conocida y rancia diseñadora coruñesa. El plan era hacernos correr por la playa con sus diseños, con el viento en la cara y el mar azotando nuestros pies… no dijimos que no, dijimos algo peor.





5.- Éramos tan, pero tan cutres, que pirateábamos las imágenes de otras cadenas para no pagar a una agencia, y por eso en la sección de deportes emitíamos resúmenes de los partidos con un enorme cuadrado negro que tapaba la mosca de la otra cadena.





6.- En aquella maravillosa empresa las cenas eran obligatorias, así que cuando cada seis meses más o menos celebraban una no había forma humana de escaquearse. El jefe siempre se pillaba unas cogorzas antológicas y terminaba por sacar la Visa para pagar las copas. En una ocasión aquella cena se prolongó mucho… muchísimo. De lo poco que recuerdo de la mañana siguiente es que el Gran Kahoona Francisco Vázquez, hoy embajador en la Santa Sede, entonces alcalde, visitaba el plató para una entrevista. Yo llegué todavía borracha y destilando… pero al menos llegué a tiempo, no como el director, que apareció media hora tarde, con la ropa de la noche anterior oliendo a choto, la camisa desabrochada hasta medio pecho y la lengua de trapo. Antológico.




7.- Más o menos nueve meses después de entrar en informativos pedí que me trasladasen al departamento de cultura, a un nuevo programa que comenzaba. Se trataba de hacer reportajes sobre actos sociales y culturales. Quisimos darle un vuelco a tanta churrascada, y nos plantamos en el Santirock, un festival de música que duraba tres días y que contaba con un cartel espectacular. Cuando regresamos de Santiago, orgullisímos con nuestra entrevista a Suede, el super jefe nos espetó en la cara que nadie sabía quienes eran esos, y que por qué no habíamos entrevistado a unos que se hacían llamar “Los tres panameños”, o algo así, que habían actuado esa misma noche en una discoteca de Santa Cristina… en fin…





8.- Los coches de aquella tele eran como de cartón piedra, en plan Picapiedra, llenos de abollones y más viejos que el mundo… pero lo mejor de aquellos coches era su estado. Uno de ellos sólo abría la puerta del copiloto, así que para entrar y salir de él tenías que hacerlo por aquella puerta… puerta en la que, por otro lado, no funcionaba el cinturón de seguridad. Otro estaba tan destartalado que nos dejó tirados a P. y a mi en plena Alameda de Santiago de Compostela un sábado (porque allí se curraba sábados, domingos, festivos y fiestas de guardar, claro). Y no habéis oído aún lo mejor. El seguro del coche era igual de surreal que el coche en sí, y cuando llamamos diciendo que tenían que recogernos nos dijeron que la póliza no cubría desplazamientos de los ocupantes fuera de la ciudad… eso sí, nos pagaban todas las noches de hotel necesarias hasta el arreglo del vehículo en un cuatro estrellas… teniendo en cuenta que Compostela está a menos de 70km de Coruña me parecía una broma… pero no lo era. Tardé más de una hora en hacer entender a la mujer de la centralita que el hotel de dos noches –como mínimo, porque hasta el lunes no abría el taller- para dos personas saldría más caro que un taxi… pero lo conseguí (mini.punto para la redactora).





9.- Además de las cenas de empresa, también las fiestas privadas eran de obligado cumplimiento… motivo por el cual todos fuimos invitados al cumpleaños del mega jefazo, quien celebró una fiesta en su casa en la que no faltó de nada… ni si quiera los gaiteiros y la charanga alrededor de la piscina… no comments.





10.- En el momento en que la cosa se puso fea –contratos ilegales, sueldos miserables, trato denigrante,…- terminamos por convocar elecciones sindicales en la empresa… motivo por el que nos despidieron y por el que, evidentemente, fuimos a juicio. En la primer vista, ante la pregunta de la jueza de “¿Por qué despidió usted a X, Y, y Z?”, el súper jefe dijo muy serio: “Porque querían meterme los sindicatos dentro”. Ole, ole y ole!!!






Y esto es sólo una muestra… algún día contaré las anécdotas que viví fuera de la empresa, mientras trabajaba, que también hay para dar y tomar.

¿Y VOSOTR@S? ¿CUÁL ES VUESTRA EXPERIENCIA LABORAL MÁS ALUCINANTE?

60 comentarios:

María dijo...

María lo que me he podido reír con tus anécdotas...con la 3 y con la 4 he estado riéndome yo sola delante del monitor, mis compañeros mirándome...surrealista...y lo de los tres panameños...jajajjajajajajaja
buenísimo, me lo voy a leer otra vez porque me he reído un montón (supongo que puñetera la gracia que te haría a tí en su momento, pero es que tiene telita...jajajajjajajaja)

Besitos a todas y buen lunesssssss!!!

por cierto, en Madrid sigue lloviendo :(

pinkocha dijo...

¡El gran Kahoona, ja, ja, ja! ¡Me parto!
Ay, qué bueno, da gusto empezar así la semana, me has alegrado la mañana.
Creo que ya lo comenté en un post anterior, pero Suede fue mi referente durante un par de años de mi adolescencia. Me vestía como ellos, me pintaba como ellos... Sólo pensar que pudiste verlos de cerca, hablar con ellos, Dios, qué envidia cochina... ¿Y quién coño son los tres panameños?
Pero sin duda se lleva la palma lo del juicio, pedazo cabestro, ¿no?

Ely dijo...

Uno de los gaiteiros de la foto es mi padre¡¡¡¡¡

















no no, no lo es

María dijo...

María, no, no, tú riete a guato que es para reirse... yo me descojoné viva, en serio.

Hombre, el despido y los juicios me hicieron menos gracia, pero el resto... el resto me parecía un cachondeo supino.

Reconozco que tengo el sentido del humor muy desarrollado... pero vamos, que mejor así, porque si no me habría suicidado ya con semejante curriculum

María dijo...

Pinkocha, y no veas lo bien que me llevaba yo con el Gran Kahoona, jajajaja, que éramos íntimos, oye.

Los Suede son super profesionales, como debe ser. Nos atendieron de maravilla y dieron un conciertazo... uno de los mejores en los que he estado, y he estado en muchos, créeme.

María dijo...

Ely, ¿tu padre toca la gaita?

A ver si va a ser uno de los de la fiesta, que estaban allí los pobres explotados tocando sin parar mientras la gente comía jamón y pasaba de todo...

Maddi dijo...

Que buena, como tu dices mejor reir que...
Espero que de ese juicio, el personaje de tu jefe saliera escaldao, no??? o algo peor, que cabrón el tio, oye!!!
besos.

María dijo...

Maddi, ganamos el juicio, evidentemente... bueno, los juicios, porque nos personamos como acusaciones particulares individuales.

La fiscal llegó a pedir la absolución porque según dijo era "increíble" que hubiese alguien capaz de hacer todo eso... es que era muy surreal...

Pero ganamos, claro. Tuvo que indemnizarnos y readmitirno... el mayor de los placeres que la venganza me ha otorgado en esta vida fue aceptar la readmisión (y ver sus caras de susto, porque no se lo esperaban) para dimitr acto seguido diciendo:

"Y ahora me marcha yo, por mi propio pie, porque no hay quien soporte esto. Adios"

Es que aún lo recuerdo y me lleno, me lleno, me lleno, jajajaja

Lucy dijo...

Jajajaja no puedo parar de reir, madre mía cuantas anécdotas!
No sé decir cual es la mejor, la 3, la 4..........todas!!
Y ya te digo...lo mejor de todo poder marcharte tu despues de la readmisión.
A mi no me pasan cosas de esas, sólo aguantar a mi jefa cuando llega pedo,pedo a la tienda.... Sin comentarios!!

María dijo...

Lucy, por dios, no me lo puedo creer...¿se te planta pedo en la tienda?... madre mia, mundo este!!!

María G dijo...

Pues a mi me gustaban tus reportajes... jeje... y no se notaba que estabas mal en el trabajo,siempre con esa sonrisa en la cara...

Aún me acuerdo la sorpresa que me llevé cuando descubrí tu blog y pensé: "Es la de la tele!!"

Desde entonces soy una fiel seguidora de tus post... Por cierto, yo comienz o ahora a buscar trabajo, y después de cinco años de carrera, no hay cosa que me dé más pereza...

María dijo...

María G, muchas gracias!!

Que quede claro que en el trabajo estábamos como el culo con la empresa, pero entre los trabajadores había muy buen ambiente. Tan bueno que yo llevo cuatro años viviendo con mi cámara, jajajajaja

Buscar trabajo por primera vez es una experiencia única. Es algo desalentadora, pero reconozco que yo tengo buenos recuerdos de esa estapa, así que ánimo!!!!

aunqueyonoescriba dijo...

ainsss mis experiencias currando no son muy subrealistas... pero hay una entrevista en la que el tipo intentaba convencerme de que cogiera el trabajo, y de que aquello era legal... que se las trae!!

tuna dijo...

En mi primer trabajo estaba sin contrato como mucha gente etc pero la tía pagaba bien. Bueno pues en Navidad me dio el sueldo y me dijo toma 20 € más para que te compres algo ( esos 20 € era mi paga extraordinaria, lamentable pa eso no des nada quedarías mejor no?)

Buenisimas las anecdotas jajajaja

Besitos.

María dijo...

Aunque, cuenta, cuentaaaaaaaaa

María dijo...

tuna, ay, las pagas extrasssssss

Es que eso da para un post aparte, madre mia

Pati dijo...

Recuerdo cómo nos contaste a la AGC lo del juicio y cómo no me podía creer que algo así fuera posible. Es más, te pongo de ejemplo en muchas conversaciones sobre explotación laboral y otros encantos de los medios. Y claro, tú siempre apareces como la bella heroína que salva a los buenos y a caba con el malvado explotador!!!

Javi ya está leyendo tu blog, pero no sabe cómo comentar... Recibiste mi mail con sus direcciones? Besos

María dijo...

Pati!!! Sí, mil gracias.

Javi, si estás ahí... COMENTA, HOMBRE!!!

Yo es que siempre fui muy roja, jajajaja, por eso me metí en el embolao aquel, pero reconozco que salí fortalecida de todo el asunto. Y aprendí algo muy importante: nunca desprecies un trifásico, jajajaja

Perla Negra dijo...

Lo que me he podido reir con tu post, María. Situaciones tan surrealistas como las que has vivido es mejor tomárselas con humor.

Yo estuve currando en un bar de copas y hubo una temporada en la que mi compañera L. cogió la costumbre de lanzar vasos al suelo a la hora del cierre para descargar la mala leche de la noche de trabajo.

Normalmente no había nadie pero a veces quedaba algún cliente rezagado que alucinaba al ver el espectáculo y ella les animaba diciéndoles "tomad, coged uno y rompedlo contra el suelo. Es que aquí es costumbre!!!". Imaginate sus caras....

Muy bien no estaría pero te quedabas como dios!!

María dijo...

Perla Negra, yo antes freucentaba un bar en el que a la hora del cierre tiraban la bandeja de acero al suelo... hacía un ruido mortal!!!!!

El panorama laboral en España es desolador... pero me queda el consuelo de saber que me haré rica publicando un libro con mis historias de abuela cebolleta, jajajaja

Perla Negra dijo...

je, je, avisa con tiempo para reservar el libro porque estará cotizadísimo, te lo aseguro!!

Celia dijo...

Las anécdotas divertidísimas...no me extraña que ganaras un premio con una de ellas....!!
Aunque supongo que mientras lo estabas viviendo no era tan divertido... Eso sí, al menos de esa etapa te ha quedado mucho que contar y con humor!

Anónimo dijo...

¡¿No nos irás a dejar con la intriga de cuál fue la anécdota ganadora?! Yo no te sé adivinar porque todas son buenísimas (o malas teniendo en cuenta la situación laboral de la patria), aunque la 3 y la 4... JAJAJAJA Dios... no te imagino con un vestidito de Manola's fashion o similares, corriendo por el mar con cara de anuncio de compresas. Menos mal que dijiste que no, que esas cosas luego te las recuerdan para toda la vida (o te acuerdas tú solita, que casi es peor).
En fin, yo lo único en lo que he trabajado fue dando clases particualres unas niñas cuya madre era una obsesa de las etiquetas. En los cajones de los armarios había "1: bragas y calcetines", "2: camisetas"... Y en los cajones de los cubiertos, y en las macetas de las plantas, y en la nevera... ¡Imagínate qué mal rollo!
Ya os contaré futuras anécdotas cuando las tenga, jeje. ¡Un beso!
Mirash

Lara dijo...

Jjjje joee,yo mira que tampoco tengo tanta experiencia como tienes tu,xo vaya...menos mal que este verano que trabajé en la tele era en uno de los mejores programas de la cadena y no me pasó nada raro,je,xo maja en las televisiones locales pekeñas pasa de todo!Lo de la mosca me ha impresionado,xo qué gitanos!!!jeje

UN BESETE!

MEL dijo...

María… nos tomas el pelo.

Con la 4 no puedo, no puedo!! ahora nos dirás que eres la del anuncio de Menforsan de los cines de toda la vida… es que solo te faltaba corretear desnuda montada en un caballo, dios! (este era el de Fa, no? bueno, eso) JAJAJJAJAJAJJAJA

Audrey dijo...

JAJAJAJAJJAJAAJ
AJAJAJJAJAJJAAJ
JAJAJJAJAJAJAJJA
JAJAJAJAJAJAJJAJJA
JAJAJAJAJJAJAJJAJAJ María, no puedo de verdad! vaya tela, de verdad que son realmente insuperables. Qué risas me he echado!! jajajaj
besos, eres una auténtica superviviente del medio! en serio!

Vistiendo a Candela dijo...

Que buenas todas Maria, me muero de risa con tus anecdotas, te aseguro que te forrarias escribiendo un libro.
Bueno una de las mias subrrealistas fue cuando trabajé en Londres en la tienda de ropa outlet de una catalana, la tia era subrrealista en si sola, un día un chico robo una sudadera y al cabo de tres días vino a devolverla porque tenia la alarma puesta, pues a la susodicha no se le ocurre otra manera de decirle que no se la cambia sacandole un martillo que tenia debajo del mostrador preparado para estos casos.

Anónimo dijo...

Pagas extras??? respeto??? valoracion de tu trabajo???? que es eso????

Besitos linda

Noish

Hahi dijo...

Hola guapa!!
Te entiendo perfectamente....trabajo en televisión...jejeje Ahora trabajo en una cadena nacional, con un sueldo medio decente y bastantes derechos (aunque faltan muchos, no vamos a negarlo); pero empece escribiendo en la corresponsalía de un periódico y luego estuve en un televisión regional, de esas como la que tú cuentas....Tengo que reconocer que aprendí una barbaridad y me divertí mucho, pero era tercermundista. Ahora trabajo mejor, pero a veces tengo que reconocer que me divertía más cuando las cosas estaban tan al límite en tiempo y medios que sólo se podían sacar con ganas y mucha imaginación.
Tengo que recnocer que como lo mío es trabajar desde detrás por lo menos no se me ve la cara, pero hace no mucho que el presentador de nuestro informativo espetó algo sobre la "Asociación de Víctimas del Francisco (por Franquismo, se entiende)". Ese día estba de regidora para hacerle un favor al compañero que tenía que salir antes y casi me tengo que ir del plató porque no podía parar de reir... ¡casi me ahogo!
Muxus televisivos

Teiddana dijo...

Bueno en el mundillo del periodismo que es el que más conozco hay cosas muy feas. Yo, por ejemplo, he estado a cargo de una pequeña revista sin tener seguridad social y he visto despedir a gente después de dos meses de estar a prueba y quedarse sin cobrar nada. Bueno, podría enrollarme mucho pero digamos que he visto mucha porquería en el mundo laboral. bss.

Patri dijo...

Ay Dios lo que me recuerda tu ex-jefe del Jurásico a uno que yo tuve allá en mis tiempos...Era el gerente del hotel en el que trabajaba, y habia que abrirle las cartas de su correo, darselas clasificadas...Además de que la directora del hotel estaba enamorada de él, y sufría en silencio (y hasta lloraba) cuando él ceñía su furia sobre ella. Pobre mujer. Creo que yo era la única que la comprendía, y aún así, en casi el año que estuve, no hubo ni una vez que me llamase por mi nombre.
Besazos!!!Y mortal lo del tinte rubio jajaja

María dijo...

Perla Negra, si algún día llego a escribir ese libro, te prometo que te enviaré yo misma un ejemplar.

María dijo...

Celia, quitando los últimos meses, en los que la tensión era ya enorme por aquello de las elecciones sindicales y todo eso, la verdad es que fue más divertido que otra cosa...

Hombre, era mi primer trabajo, me lo tomaba a cachondeo por no llorar... y mis compañeros eran super majos!!!!

María dijo...

Mirash, dar clases no es fácil. Yo lo hice en mis primeros veranos universitarios para sacarme un dinerillo... y era una putada!!!

La anécdota ganadora fue la del pelo... pero vamos, que podría haber sido cualquiera de mis peripatéticas aventuras, jajajaja

María dijo...

Lara, es que esta tv era cutre, cutre, cutre... pero muuuuuuuyyy cutreeeeeeeeeeee

María dijo...

Mel, no te lo vas a creer, pero según me relataban el plan del anuncio, en mi cabeza se visualizaba más y más claro el anuncio de Fa... madre miaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

María dijo...

Audrey, es que es lo mejor de todo esto, que en las cenas soy la reina de la conversación contando anécdotas, ya lo dice Pati, que me conoce muy bien.

María dijo...

Vistiendo a Candela, por dios qué momento!!!

Me estoy imaginando a tu jefa palote en mano, madre mia, que visión!!!!

María dijo...

Noish... qué penita, madre mia, el mundo laboral está como el culo!!!

María dijo...

Hahi, un ex-compañero de la radio metió la misma gamba!!!!

Dijo muy serio que la obra "El Florido Pencil" era una crítica a la educación del Francisco... casi me meo!!!

Por no hablar del día que contó la anécdota de un flamenco (el bicho, se entiende) que habían encontrado perdido en una playa. Al animalillo lo iban a llevar de vuelta a sus tierras, en la costa Valenciana... y a él no se le ocurrió mejor idea que decir que lo iba a "repatriar"... hjajajajajaja, lo que me reí!!!!

María dijo...

Teiddana, yo tb he visto y vivido cosas horribles... pero prefiero centrarme en las divertidas. Ya sabes, por supervivencia, más que nada.

María dijo...

Patri, es que el cutre-jefe es una especie autóctona y muy abundante en España... qué lástima, por dios.

jose_airam dijo...

Madre mía...todavía me estoy riendo...menudo inicio de vida laboral.A veces,casi que es mejor que una experiencia sea al principio,porque imagínate con 40 años en una tele así.De querer morir por dior,vamos.
Y lo del coche que solo funciona una puerta,imposible mejorarlo.
Besos!

BACCI dijo...

Bufff, en la última entrevista de un proceso de selección de un megabufete de abogados, me preguntaron así de refilón buenoooooo y su plan familiar cual es???? Perdone?? Q si quiere tener hijos, cuándo y cuantos?. Sobra decir el rollo q les solté sobre la discriminación no???

En fin mi primera jefa en el dep jurídico de un ayuntamiento me corregía los informenes en rojo!!!! Yo q se, en lugar de hierbajos tenía q poner maleza, en lugar de "en fecha..." tenía q poner "en día..." y mil cosas así grrrrrrrrr

Ahora tengo la mejor jefa del mundo , yo misma ;) , aunq no paga muy bien!!!!

María dijo...

Chema, no te creas... ayer recordándo con P. aquellos tiempos nos acordamos de más... y madre mia!!! Todas son mejores!!!!

De verdad que empiezo a plantearme lo del libro, la verdad.

Y sí, menos mal que fue al comienzo, porque no me veo con 35 en un sitio así... y desgraciadamente conozco casos...

María dijo...

Bacci, yo, al entrar en esa tele, tuve que firmar dos "papeles" (lo pongo entre comillas porque eran papeles literalmente):

1.- Si me quedaba embarazada, autorizada a la empresa a despedirme y renunciaba al finiquito.

2.- La empresa se convertía en dueña y señora de mi imagen, dentro y fuera de plató, y si mi comportamiento era "escandaloso" podían despedirme, amén de que podían usar mi imagen para lo que les diera la gana sin mi permiso, desde vender yogures hasta promocionar porno, por ejemplo.

Firmé descojonada de la risa, sabiendo que aquello tenía el mismo valor legal que la tapa de unas natillas caducadas.

Ya te digo, este mundo laboral...

Lucy dijo...

Yo quiero ejemplar de tu libro!!! Ponme en la lista eh? jajajaja

María dijo...

Lucy, si algún día escribo ese libro, te prometo un ejemplar.

Miss at la Playa dijo...

qué buenooo!! Lo que me he reído :D

Y ahora esa cadena sigue existiendo?

María dijo...

Miss at la Playa: aguantó casi un año desde el tema de los juicios, pero después se fue a la quiebra. Hacienda les embargó los bienes, les perseguía el fisco... vamos, un cuadro.

Anónimo dijo...

Hombreee... pero si yo tb he currado de técnico en esa tele :-).
Un año antes, creo.
Felicidades por ese par de ovarios.
La verdad es que lo que cuentas suena muy surreal pero puedo corroborarlo y decir que aun te dejas muchas cosas en el tintero.
un besiño.
Iria

Anónimo dijo...

Q miedo madre mia!!

Eso mas que una tele parecia una verbena!!!

La entrevista me salió bastante bien, a ver que pasa, me puse vaqueros, camisa romantica , tacones y bolso vintage. Mil gracias!!!

La ganadora fue la de las orejas!!!! jajajaj

Besos

Antia

coco dijo...

lo que yo te diga: para escriibir un libro!!! que sepas que yo me lo compraría de primera.
De antología, no he podido reirme más.
un beso fuerte

Sol dijo...

oyesssss, MUY BUENO, lo del opencor como medio para restituir tu dignidad de morena me parece buenisimo
¿el de la foto es tu ex jefe?
lo de la audiencia y las orejas es implagable.

Anónimo dijo...

Ya lo he dicho en el blog de Ely, pero me repito. el jueves estoy en coruna y tenemos que quedar que te he traido una cosita, espero que os guste.

un besin

Noish

María dijo...

Iria, ya sé quien eres!!!!

(Creo)

Menos mla que alguien está ahí para corroborar que no tengo una imaginación desbordante, sino mucha paciencia, jajaja

María dijo...

Antía, seguro que sale todo bien!!!

Enhorabuena!!!

María dijo...

Coco, me lo voy a plantear, en vista del éxito!!!

María dijo...

Sol, Opencor salvó mi dignidad esa noche... es bastante poco glamouroso, pero al menos recuperé el aspecto de un ser humano, jajaja

María dijo...

Noish!!! Qué guay!!! jajajajajaja

Pues mira, si te parece nos vemos en la herboristería de Ely, que tengo que comprar más vitaminas de esas... que vaya filón!!!!