DRESS CODE -O como pasar de todo a nada en 10 segundos-

Me fascina toda la estética que rodea a los actos socio-culturales.


Supongo que en todas las ciudades y pueblos del mundo rigen unas normas más o menos parecidas, aunque estoy convencida de que la gente no viste o se comporta de igual modo en el medio de Nebraska que en el Caribe Mexicano, entre otras cosas por razones ambientales, culturales y lógicas.

Sin embargo, sí es verdad que, en general, hay como una especie de “ley no escrita” –la escrita es el protocolo, y no es aplicable a actos como estos si no eres un cargo público, que no es el caso- que casi todos acatamos, con mayor o menor fortuna, cuando vamos al teatro, a un concierto, a una exposición…

Coruña, ya lo he dicho antes, es una ciudad con una larga tradición estilística. Hay incluso quien sostiene que los coruñeses vamos a ciertos lugares o actos sólo para poder lucir nuestras mejores galas, y en una ocasión el jefe de sala de un conocidísimo teatro coruñés me hizo partícipe de la curiosa manía que tienen algunas mujeres de llegar a las funciones justo dos minutos antes de que comience la función, ataviadas siempre con sus mejores galas: la mejor forma, según él, de garantizarte todas las miradas según atraviesas el pasillo en busca de tu butaca.


Pero en un mundo en el que todo está siempre en constante movimiento, el dress code no puede quedarse parado. Por eso en los últimos años hemos asistido a una especie de distensión generalizada en cuanto a la vestimenta utilizada en los diferentes actos públicos. Algo que, si bien a mi personalmente me apasionaba en un principio, me parece que a estas alturas ha llegado ya a un extremo prácticamente intolerable.


Me explico:

En Coruña hay un festival de Ópera, el Festival Mozart, de consideración internacional y de calidad más que elevada, al que la gente acudía como si fuese a una boda real. A mi, personalmente, me parecía una exageración, porque lo cierto es que la mayoría de la gente camina fatal sobre stilettos, y luce las estolas como si fuesen palestinas.

En un momento determinado comenzaron a verse jeans, tacones anchos, camisas de organiza, blusas de seda, hombres de jersey de cuello alto o incluso con camisetas básicas bajo la americana de cuero… todo muy cool, y muy moderno. Ese estilo me apasionaba. Me parece que, en términos generales, y salvo que seas un hacha luciendo alta costura, una mujer “normal” resalta mucho más su elegancia con prendas sencillas y menos pretenciosas. Resultaba refrescante, divertido, llamativo, pero correcto. Pero…


… pero, de repente, comencé a ver converse, pañuelos tie dye, camisetas descoloridas, jeans dados sí, cabellos despeinados… una auténtica vorágine de dejadez que, si bien no me hubiese llamado la atención en absoluto sentada en una mesa del Patachim, por ejemplo, sí me resultaba completamente fuera de lugar en pleno Palacio de la Ópera.

Lo mismo sucede con el teatro, al que sí acudo regularmente –me encanta, no así la ópera, a la que acudo sólo por trabajo-. En un plis pasamos de ver hombresc encorbatados y mujeres de traje chaqueta, a encontrarnos con jóvenes con vaqueros, minivestidos por doquier, bailarinas, melenas recogidas en colas altas desordenadamente atractivas… todo mucho más sencillo, más natural… y de ahí, al caos: gente mascando chicle, por ejemplo.


En los conciertos de pop o rock, el caso fue el contrario. ¿Qué demonios pintan una corbata o un traje chaqueta en gris marengo, con falda midi, en un concierto de Julliet Lewis & the liks? Aunque aquí la excusa puede ser el tiempo: si uno tiene que acudir al trabajo arreglado, y sale a las 8.30, es difícil pasar por casa a calzarte la camiseta y el jean si el concierto arranca a las 9.

Yo, como buena gallega, creo que el término medio es siempre el mejor. Y por eso esta tarde, cuando acuda al teatro a ver la última obra de Nancho Novo, llevaré un minidress sobre unos jeans estrechos, con tacones color mostaza y cinturón marcando curvas. Prometo contaros lo que me encuentre allí, pero ahora os toca contar a vosotros:

¿CÓMO VESTIS PARA ACUDIR A ESTE TIPO DE EVENTOS?

¿HABEIS NOTADO DIFERENCIAS EN EL ESTILO DE LA GENTE PARA IR AL TEATRO, A UN CONCIERTO, A UNA EXPOSICIÓN?


Suena en mi I-pod:Forever”, de Blink182. Un tema del lp “Enema of the State”, que no tiene ni una sola canción mala, así que ya os lo estáis bajando, comprando, grabando, o lo que vuestra economía y conciencia os permita.

27 comentarios:

Betty Boop dijo...

pues yo al igual que tu pienso que en un termino medio esta la virtud. Suelo ir siempre sencilla, aunque no suelo descuidar ni un detalle, sobre todo zapatos y pañuelos o pasminas que me encantan. Hay sitios a los que ir de "tiros largos" sobra, tampoco es adecuado ir en vaqueros y camiseta, porque para eso ya tienes muchos días al año. Lo justo es "arreglá pero informal".
Besos.

finaysegura dijo...

Estoy contigo, con un término medio siempre aciertas.
Te he dejado un comentario en el anterior post, q he visto (tarde, pero lo he visto) algo sobre una quedada.

Anónimo dijo...

Has tocado un tema que me apasiona!!!!!!!!!!!

En primer lugar, el dress code para la ópera es traje para los hombres y de largo para ellas. Ahora bien, en España normalmente las funciones operísticas empiezan a las 8:30 o 9 de la noche, lo que para nosotros es temprano, y por eso ir demasiado arreglada a esas horas parece fuera de lugar, lo que se soluciona con un LBD discreto y unos complementos bien escogidos. Eso sí nunca, nunca, NUNCA hay que recurrir a los jeans, a las converse o al estilo homeless chic que está muy bien para cenar o tomar una copa, pero no para la ópera. En Europa, las 8:30 es considerado noche, por eso ellos sí lucen sus mejores galas, aspecto que hay que copiar si no queremos quedarnos fuera.
Otra cosa es el teatro, la diferencia aquí es la temática de la obra (aunque el dress code no es tan estricto como en la ópera), no es lo mismo una obra de Nancho Novo, que como tienes pensado ir vas genial, que Cinco Horas con Mario, que sin tener que ir arreglada, si tienes que cuidar un poco más el estilismo.
En fin, después de este rollo que acabo de soltar quiero que sepais que yo también me apunto a la quedada del Grietax, a tomar mojitos a go go.

Besitos

Noish

laratitapresumida dijo...

Pues yo también debo ser un poco clásica, porque me sigue gustando ir arreglada al teatro. No hasta el punto de un vestido de noche, por supuesto, pero sí cierto toque "distinto". El término medio es esencial, como bien dices, ni vestidos con cola ni converse. Lo peor es que lo que verdaderamente me gustaba, ese punto entre una cosa y la otra, duró muy poco y ahora sólo lo conserva la gente de cierta edad. Es el signo del tiempo en que vivimos, supongo.
Besos.

Mirash dijo...

Yo hay veces que me noto demasiado arreglada cuando voy con algunas amigas a tomar algo o al cine: ellas con sus converse y yo con falda y tacones. El espíritu vintage-casual lo mantengo, pero es que llega el fin de semana y, la verdad, estoy harta de las converse, los vaqueros y las bailarinas. Además, arreglarme un poco un par de vecs por semana me sube la moral.
Otra cosa es ver a las jóvenes de 18 que quieren aparentar 30, y las ves con camisa, falda lápiz y taconazos para bailar a una discoteca o ir a las fiestas del pueblo. Ése es otro punto a tener en cuenta en el dress-code: pensar en la edad que tenemos y adaptar el estilo.

Rocío@LG dijo...

¿Y qué llevabas para la ópera?

MEL dijo...

Pues yo opino igual, un siesnoespuntomedioperfecto es lo mejor.

Aquí hay bastante afición por la ópera, cosa que a mí particularmente me aburre soberanamente, los metería al mismo saco con Sabina y Serrat, ah, y Bumbury!! y la gente más mayor suele ir muy arreglada, vamos, con el vestido de la boda de la prima de la hermana de su cuñada, pero bueno, si ellas se ven bien... a mí plin.

Yo es que considero que lo del dress code es un poco demasiado personal, no? si yo no uso vestidos por qué tengo que llevar un LBD? no puedo ir con un LBS (lease Large black suit)? no se, no se...

Ely dijo...

Bueno, partamos de la base de que yo voy siempre monisima..., dicho esto diré que hay que saber a donde se va e ir acorde al acto, pero siendo fiel a uno mismo. Esto es dificil para gente como Alaska, pero incluso ella lo logra
Yo ya tengo modelazo para el día 20, de hecho tengo 2 modelazos... mierda, que me pongo???

Anónimo dijo...

Ya se que no es el tema, pero habeis oído el rumor de que Ansar es el padre del hijo que espera la ministra de justicia francesa?
Y a mí que el bigotes me da una grima y un asco... ahora entiendo el refrán de para gustos hay colores, lo que pasa es que hay unos colores que no combinan cn nada

Noish

Ely, yo también tengo dudas de que ponerme, ainsss que vida más perra

MEL dijo...

Un burca, Ely? te sentaría divinamente...

MEL dijo...

Noish, y encima algunos son daltónicos!

Ely dijo...

Mel, pues un burka... resaltaría mis ojos...

Ely dijo...

Noa, yo estoy entre super mona o monisima... Y ya fui a donde me dijiste y alli que dejé el c.v.

María dijo...

Yo opino como Ely...hay que ir acorde a la circunstancia, pero siendo fiel a uno mismo...
Y si la circunstancia es el Festival Mozart en Coruña, pues yo probablemente ese día pase de los jeans, y me ponga de vestidito y taconazo (pero nada de vestidito de boda eh!), y si voy al teatro a ver una obra de Nancho Novo, pues sí optaré entonces por los jeans, unos zapatos y un bolso bonitos, y una camisa, por ejemplo.
La verdad es que me gusta ir arreglada, lo que no quiere decir encorsetada y emperifollada...

En cuanto a si he notado cambio, la verdad es que aquí en Madrid creo que se ve más de todo, y en Coruña hace siglos que no voy...así que no sabría que contestarte, aquí en Madrid las converse y los vaqueros hechos polvo están a la orden del día en el teatro y hasta en el Auditorio...

Enigmática dijo...

Hay un tipo de ropa para cada ocasión, cosas que valen para casi todo, pero claro de ahí a ir a ponerse camisetas descoloridas, jeans dados de sí y demás para ir a la ópera...

Besos,

Enigmática

Carmen Alcántara dijo...

Pues, soy de las que piensan que, sencilla casi siempre pero acorde con el evento. Si a la playa vas con bikini (por generalizar atuendo) y no se te ocurre calzarte unos taconazos, a la ópera hay que ir elegantemente operística. Al super, a veces, sobre todo cuando en la nevera gritas y se escucha el eco, voy como puedo, que por otro lado sería uno de los atuendos casual que has comentado en el post y que no puedo creer que la gente equivoque informal con dejadez (jeans desgastados, camisetitas, hawaianas...) Lo que está claro es que jamás se puede ir a tirar la basura con el pijama y la guatiné, por mucho que lo quieran poner de moda algunas/os, porque cruzar el umbral de casa implica ser objeto público y eso requiere unos mínimos.

Saludos.

BACCI dijo...

Sabes que, me encantaría que realmente hubiera un dress code, aquí en catalunya como no te inviten a una boda (o a una mega party si te codeas con la gente que las da que no es frecuente) no tienes posibilidad de lucir galas porque desentonarias.

La verdad es q ante la duda siempre apostaría por vestido negro mini (que no cinturón) o midi con medias oscuras desde noviembre y zapato de tacón alto. y me encantaría saber hacerme moños de esos gordotes pero ni se ni creo tener la cantidad de pelo para hacerlo sniff

En verano siempre tengo algún vestido q puede ir a todas partes.

besos

pinkocha dijo...

Uff, pues yo soy de las chaladas que llevan muda y complementos "por si acaso". Me explico: ayer llovía, así que salí de casa con mini vestido y botitas de ante. Pero me daba miedo que el día despejara y salir de trabajar con un sol radiante y yo toda guay con mis botas, así que me llevé unas bailarinas en el bolso por si las moscas. Otras veces voy de bailarinas y maxi bolso, pero me llevo los taconazos y una carterita de mano por si me surgen planes para la noche.
No sé, con esto quiero decir que, aunque a veces me cuelo como todo el mundo, me molesta mucho ir inadecuada a los sitios, me siento incómoda y fuera de lugar. Por eso estoy de acuerdo en que lo mejor es el termino medio, ni ponerse de bodorrio ni, desde luego, ir de sudadera y vaqueros raídos a la ópera.
Besotes.

pinkocha dijo...

¿¡Ey, guarrillas, qué es eso de una quedada!? Sea cuando sea, aguantad bailando por lo menos hasta la una, que yo me calzo los stilettos y yo me apunto al salir de currar, je, je.

María dijo...

Chicas, veo que todas somos partidarias del "menos es más", y de la previsión. El término medio es siempre seguro. Quizas no el mejor, pero al menos no es el peor, así que, ante la duda, pues eso, "in medium vistus est"

POR CIERTO!!!!!!!!

Oficialmente instaurada la "mega party bloggeril coruñesa"

SÁBADO 20 DE SEPTIMBRE, A LAS 23 HORAS.

Y sí, Pinkocha, no te preocupes que aguantaremos hasta que cierres... es más, podíamos cenar allí contigo y salir así a lo loco!!!!

FIESTAAAAAAAAAA

Anónimo dijo...

Aquí en Zgz cualquier día es bueno para sacar a pasear el visón jejeje...

Creo que ya habeis hablado en alguna ocasión del estilo soy muy hippie, paso de peinarme pero entre la sesión de peluquería y la ropa me he gastado doscientasmil.

Hablando de las tendencias del invierno no puedo soportar los cuadros escoceses (Tartan??), para mi es el dress-code de mi colegio, así que espero no ir por la calle pensando que me voy a encontrar a la bedel y a la directora pasando revista...

Quedada??? Espero que lo paseís estupendamente.

Marta

Lady Lala dijo...

JO!! yo quiero ir a la quedada, pero me pilla algo lejos, pasarlo bien

Lara dijo...

Madre mia blink 182!!antes he escuxado una de sus cnciones cuando sacaba a mi perra...jeje!Lo del dress code es muyy relativo,creo que ahora nadie se toma en serio "esas normas"ni se las tomarán!No me parece bien que vayan con camisetas tye-die y rollo dejados,xo no creo que haga falta que vayamos todos de punta en blanco no??tu look es acertado! :)

BESOSS

taranis dijo...

Yo sí respeto el protocolo. Me encanta la Ópera y cada vez que me doy el homenaje y voy a Madrid o a Viena me arreglo de acuerdo al evento. En cuanto al teatro / concierto estoy con el anónimo que dijo que todo depende de la temática y procuro vestirme acorde con ella. En general estoy de acuerdo con tu argumento: claro que lo mejor es el término medio pues siempre se corre el riesgo de pasarse. En este sentido deberíamos hablar sobre las bodas, pues últimamente veo cada facha: abundan esas sras a las que hacías mención que se tambalean sobre los estilettos o caminas escarranchadas pues no están acostumbradas y se enfundan en una estola o chal como si se tratara de una toquilla de pueblo... ¿ y ellos ? muchos llevan las mangas del traje largas y las pernera del pantalón corta¿¿ me lo explican ?? Creo que la máxima que debería imperar para TODO es: EVITAR PARACER DISFRAZADO. Una cosa es ir al teatro con zapatillas y despeinado y otra es vestirte como para formar parte de la función si tú no vas habitualmente así ¿ no ?

De nuevo me ha encantado tu post.

MATTIE dijo...

Hemos pasado del todo a la nada, ante todo decir que defiendo la libertad y por tanto que cada uno vista como le venga en gana pero ... creo que algunos actos requieren una estetica (eso no quiere decir que vayamos uniformados, pero si que la indumentaria sea la "adecuada" por respeto y por estetica y despues por favor, ¡para una vez que salimos! vamos a aprovechar para ponernos cosas que no nos ponemos a diario, por cambia, jugar y disfrutar del vestido, no usarlo solo como mera cobertura de nuestras carnecillas. Bicos.

Sol dijo...

Holaaaaaaa, que, como te ha dicho Rub eres la conatancia personificada, yo añado que además eres gallega lo que le da más interes al asunto...Por eso, tomo una caracteristica gallega y te digo: "depende"..Depende donde sea el acto y la hora...se puede ir con vaqueros y co zapatos con un poco de tacón y una blazer e ir más elegante que nadie....Eso de ir como un zarapastrosa con la excusa de "ir comoda" mw parece una falta de respeto....
Bueno espero polemizar mucho este año contigo, con el mismo buen rollo de siempre...Besos

Hahi dijo...

Hola!! Justamente la semana pasada estuve en el musical de Mecano y me quedé flipada con las pintas que llevaban algunos de los asistentes; aunque tengo que reconocer que la mayoría iba bien, bastante standar, pero bien... jejeje Yo (que también soy bastante standar, la verdad) llevé pitillos vaqueros azul-oscuro-casi-negro, top negro de algodón con escote en uve, zapatos color piedra de taconazo con mini-plataforma delantera, bolsito con cierre de boquilla en color gris y bolero de cashmere entre morado y berenjena con un broche de cuero en rosa, morado y gris plata. Creo que era un look bastante adecuado.... ¡y el musical fue una pasada! Si alguien tiene la oportunidad de ir a verlo que no se la pierda ¡por favor!
Muxus desde Bilbao