LLEGAR TARDE

Odio llegar tarde.


No me gusta que la gente me espere, me siento fatal cuando sé que alguien está perdiendo el tiempo mientras yo no aparezco.

Tampoco me gusta la sensación de sentir que me estoy perdiendo algo, por ejemplo, cuando llego tarde a una cena con los amigos. Sé que sobrevivirán sin mi, y que el hecho de que llegue un cuarto de hora tarde no significa que estén sentados a la mesa sin hablar, cruzados de brazos... pero aún así, me siento mal.




Soy una persona puntual, siempre lo he sido, y aunque la vida me ha obligado a llegar tarde en determinadas ocasiones, soy de las que prefiere esperar a ser esperada. Me sobra paciencia en ese sentido, aunque es verdad que, como a todos, no me hace gracia eso de “tener que esperar”.

Cuando era niña, mi hermana y yo, que a penas nos llevamos dos años, estudiábamos en el mismo colegio. Estaba sólo a unas manzanas de casa, pero jamás íbamos juntas a clase. No soportaba tener que esperar a la tardona de mi hermana, que siempre llegaba corriendo a todos lados. Yo preferí madrugar cinco minutos más y caminar sin acelerones ni atropellos los 300 metros que me separaban de la puerta del colegio.




Siempre fui tan, pero tan puntual, que sólo recuerdo dos broncas por llegar tarde. La primera, cuando era una adolescente, me la soltó mi padre delante de mi amiga E., que aún recuerda el momento con estupor. Volvíamos de salir por ahí un viernes cualquiera, y cuando éramos crías, nuestros padres se turnaban para recogernos y que no caminásemos solas hasta casa. Quedábamos siempre en la puerta de Pirámide –una discoteca en el centro- a las once… y siempre estábamos allí a las 22.55, aunque sabíamos de sobra que mi padre solía retrasarse unos 5 minutos. Pero aquella noche, no recuerdo muy bien por qué, llegamos un poco tarde –aún no eran ni y cinco-… y mi padre tuvo que escoger precisamente aquel día para llegar temprano. Me cayó semejante rapapolvo, incomprensible, por otro lado, que llegué a casa con un cabreo monumental. Tardó días en pasárseme.




La segunda, ya más mayorcita, fue culpa del amor. Mi primer amor, el de verdad, digo, no el primer tonteo, era un chico 50% español 50% americano, que se marchó a vivir a Boston a penas unos días después de empezar a salir. No sabéis lo dura que se me hizo aquella relación a distancia (para los preocupados diré que terminó por volverse a España y pasamos muchos años muy felices juntos, hasta que la cosa se extinguió solita). El caso es que claro, con más de 6.000 km entre nosotros, cada vez que nos veíamos era una fiesta. Aquel verano regresó justo en mis días de selectividad, así que la primera tarde que pude dedicarle verdaderamente a él… se me fue el santo al cielo. Quedamos a las seis de la tarde y cuando quise darme cuenta eran más de las doce de la noche, y yo ni si quiera había llamado a casa para avisar de que llegaba tarde (no tenía ya hora de llegada, pero no solía volver tan tarde entre semana, la verdad). Esta vez la bronca fue menor, a pesar de que, ahora sí, hubiese sido merecida… cosas de la vida.




En mi profesión la puntualidad es crucial. Si llegas tarde a una rueda de prensa puedes perderte algo fundamental. Si un fotógrafo llega tarde… bueno, en ese caso mejor que no llegue, la verdad.

Sin embargo, desde que trabajo con políticos, me he dado cuenta de que la puntualidad es un bien escaso –algo que ya sospechaba después de lidiar con mi hermana, con alguna que otra amiga y, en más de una ocasión, con P., que es de los que sale de casa a la hora que ha quedado-.

Esta mañana me he encontrado en una situación un tanto comprometida: varias personas esperando a otra que acababa de comunicarme que no llegaba a tiempo por causas ajenas a su voluntad. Y era verdad. Ni dios controla el tráfico… literalmente, digo. Y claro, una cola de esas inexplicables ralentizó un trayecto que, en condiciones normales dura 10 minutos, y en condiciones de tráfico denso, unos 25… esta vez, la cosa iba ya para una hora. Un accidente, al parecer.




Parte de los que esperaban se sintieron ofendidos, pese a que me excusé en su nombre y expliqué la situación –comprensible, por otro lado-. Otra parte lo consideró normal. De hecho, uno de ellos dijo “Es normal, a estas cosas se llega siempre tarde”…

¿Se llega siempre tarde?, me pregunté a mi misma. Hombre, en un caso incontrolable como este, vale, pero… ¿de verdad hay gente que llega siempre tarde? Pues, queridos bloggers, la respuesta es…

DEFINITIVAMENTE, SÍ

Hay gente que llega siempre tarde.



Llegan tarde en nuestro reloj, aunque en el suyo sea la hora en punto. Y eso pasa porque no todos medimos en tiempo igual. Cada uno tiene su tiempo.

Y no hablo sólo de los amigos que llegan a los postres, del jefe que llega cinco minutos antes de salir, o de la novia que hace esperar a su marido en la iglesia.

Hablo de ese amor deseado que se confiesa justo cuando te has enamorado locamente de otra persona… Demasiado tarde.

Hablo de ese trabajo en Tombuctú que hubieses cogido sin pensártelo el último año de carrera, pero que ahora, con marido e hijos, te resulta imposible… Demasiado tarde.

Hablo de ese ex – compañero que se disculpa por la gran putada que te hizo cuando necesita que le eches una mano para no ahogarse en su propio fango… Demasiado tarde.

Yo he vivido los tres casos, como casi todo el mundo… ahora me pregunto si, pese a mi manía de llegar a tiempo a todo, no habré estado alguna vez en el otro lado.




¿Y VOSOTR@S, BLOGGERS?

¿SOIS PUNTUALES, O DE LOS QUE LLEGAN SIEMPRE TARDE?

¿QUÉ O QUIÉN LLEGÓ TARDE EN VUESTRAS VIDAS?



Suena en mi I-pod: "Crime", ese pedazo de single del album regreso de Nawjajean "Till it Breaks"(diez años después, ahí es nada). Un tema que llega justo a tiempo... in cresccendo perfecto, diría yo.

60 comentarios:

baballa dijo...

yo también soy puntual, me pone enferma Y DIGO ENFERMA que lleguen tarde, ¿por qué tu tiempo vale menos que el del que llega tarde? pero lo que más más me ofende son aquellos que presumen de ello... un compañero de trabajo es que me pongo del hígado solo de pensarlo.
maría esto solo se resumen en LAMALAEDUCACIÓN....
En cuanto al llegar tarde en la vida... la ley de murphy no??

Escribes genial!!

Pandora dijo...

Yo soy puntual, bueno, puntual no, llego siempre pronto por lo que me toca esperar bastante... Mis amigas nunca llegan a su hora y yo llevo ahí diez minutos esperando... pues imaginaos!!

MEL dijo...

Ay María, dentro de mi perfecta perfección incluyo la puntualidad. No llego antes, 5 minutos si cabe, pero estoy a la hora, en punto, y odio y hace que saque la bestia que llevo dentro el que la gente sea impuntual, no lo soporto, sale de mí una ira irracional que no puedo controlar. Es que no lo entiendo, ostias, pues prepárate antes, o levántate antes, no? que si yo puedo tú también. MMMFJFDJASIKJFOIWSROHSÑDJJODER!

Del otro aspecto sí que han llegado tarde muchas disculpas, pero aaaahhhhh, se sienteeeee! en la próxima vida tal vez...

Te dejo, que he quedado para comer y llego tarde.

Anónimo dijo...

Yo soy de las que llega 5 minutos tarde cada vez que quedo para salir, para el trabajo soy puntual, pero para cenar, tomar un café, etc. me relajo mucho mucho hasta el punto que mis amigos me llaman "Marta a las X horas", y entre ellos dicen "bueno ya sabéis con llegar a las X:10 suficiente".

Mel XXXXDDDDDD!!!!! No me pongas velas negras, ni hagas vudú, ni nada de nada, (porquénopuedotenerlabocacerradadevezencuando!!!) jejejeje..

En lo otro "y si..y si..." "y si mi abuela tuviera dos ruedas no sería mi abuela, sería una bicicleta". Todo tiene un por qué, aunque a veces no lo entendamos.

Marta

rockdelgo dijo...

Siempre fui puntual, pero ultimamente me estoy relajando un poquito. Algo en mí ha dicho: ¡Venga, vale ya de hacer el primo!

Tarde llegó mi vocación a decirme: sígueme a ciegas, sin oir consejos de nadie. Pero llegó, y me alegro.
¡Más vale tarde que nunca!

Un saludo

Blaudemar dijo...

Yo soy súper puntual, desde siempre. Y no soporto a la gente que llega tarde ni tener que esperar. Últimamente creo que me paso de intransigente, pero estoy empezando a irme cuando llegan más de 15 minutos tarde. Pero es que 15 minutos, cuando ya estabas 5 antes de la hora, ya es demasiado.
Besos!

Anónimo dijo...

Después de leer los comentarios, deberíamos formar el club de las puntuales. Estoy de acuerdo con todo lo que decís, me parece una falta de respeto hacer esperar alguien sin causa justificada.

BSS

Noish

NUT dijo...

Soy puntual, y casi siempre me toca esperar a mi...aunque ultimamente me estoy vengando, pero solo un poco...

pinkocha dijo...

¡Cielo, me he quedado sin Internet, llevo un buen rato recorriendo el piso con el portátil a ver si le rateo el wifi un ratillo al vecino para saludarte!
Me han encantado tus últimos post, como de costumbre. Sobre este último, sí, soy mega puntual. De hecho siempre llego antes de tiempo a todas partes, incluso a la vida. ¡Qué prisa tendría yo por meterme en una hipoteca y un negocio...!

Sol dijo...

Super puntual...ayer la lluvia me hizo llegar tarde y tenía una angustia....

Beatriz dijo...

maría, yo creo que las cosas suceden "cuando tienen que suceder". Pienso que si algo que ansío no ocurre en el momento que yo esperaba...POR ALGO SERÁ...

Y el tiempo suele darme la razón...siempre hay un momento aun mas oportuno para que ciertas cosas ocurran.

Me a gustado tu entrada, y SIII yo también procuro ser puntual, me parece una falta de respeto tremenda hacer esperar. A todos nos parece horrible robar algo a alguien, verdad? y el tiempo? hoy en día es de lo ams valioso, ¿como nos vamos a atrever a robárselo a nadie?

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enigmática dijo...

Interesante post, me han gustado esos tres últimos supuestos, hacen pensar que en realidad hay momentos para determinadas cosas, que si no las hacen entonces... es mejor de pensar en ellas.

Yo soy muy puntual, pero ciertas personas me han hecho cambiar mi actitud cuando quedo con ellas, puesto que estaba ya muy muy cansada de que me hiciesen esperar lo inesperable una y otra vez, así que con ellas (y no por venganza, ni mucho menos) ahora no soy tan puntual, no me siento orgullosa por ello, pero mi tiempo también es importante.

Besos,

Enigmática

María dijo...

Baballa, aunque te parezca mentira, te aseguro que hay gente que no es consciente de lo tarde que llega a veces... increíble, lo sé

María dijo...

Pandora, a mi me pasaba lo mismo, y encima mis amigas tenían la manía de quedar "en medio de la calle"... terminé por instaurar la costumbre de quedar en un bar, para poder esperar leyendo el periódico y tomando algo.

María dijo...

Mel, las disculpas las acepto aunque lleguen tarde... pero ya no te veré igual, eso seguro

María dijo...

Marta, jajaja, lo de la abuela es grandioso!!! jajajaja

No, si yo no soy partidaria para nada del "y si..."

Me refería a que en ocasiones alguien me ha echado en cara "no responder como esperaban"... claro, coño, llegas 10 años tarde!!! Pídeme salir hace 10 años, ya verás como digo que sí!!! jajajaja

Pero eso de "por algo será", sí, claro. Yo creo que nada es casualidad. A veces que algo o alguien llegue tarde -o temprano- es una maravilla

María dijo...

Rockdelgo... pero llegó a tiempo, por lo que cuentas. Quizas la exprienca anterior era necesaria

María dijo...

Blaudemar... yo desde que vivo con mi chico llego tarde cuando quedo el fin de semana, porque el sale de casa a la hora que hemos quedado, y claro, aunque el bar esté cerca -que lo está- no está en el ascensor... menos mal que mis amigos me conocen!!!

María dijo...

Noish, o el de los afectados por los impuntuales... que yo hay amigas a las que he esperado horas... sí, en plurar.

María dijo...

Nut, y como la venganza sabe mejor fría, mucho mejor si llega tarde, jajaja

María dijo...

Pinkocha, quizas es que tu momento era temprano... no sé si me explico.

Mira, ya tengo tema para el siguiente post: el momento adecuado, ¿no os ha pasado que hay cosas que os llegan en un momento extraño, nada "convencional", pero hay que cogerlas al vuelo? ¿No habeis tenido un amor con el que "no era el momento", y por eso no cuajó?

María dijo...

Sol, esa angustia que dices es horrible. Yo la vivo más de lo que me gustaría, y de verdad que me mata!!

María dijo...

Beatriz, si estoy de acuerdo contigo, totalmente. Las cosas pasan siempre por algún motivo.

Yo a lo que me refería es a que hay personas que no son conscientes de que los momentos, las situaciones y los sentimientos -estos últimos sobre todo cuando están germinando- tienen fecha de caducidad... si no llegas a tiempo, no pidas peras al olmo... aunque visto desde otro ángulo, quizas no llegas a tiempo y así es mejor para ambos... Mira, otro tema para post!!! Qué filón!!!

María dijo...

Enigmática, la tuyo no es venganza, es supervivencia chica... dos horas esperando en una cafetería te hacen recapacitar, lo sé por experiencia

Enigmática dijo...

Cuando más me molesta es a primera hora de la mañana, si yo tengo que madrugar para estar a tiempo, por qué ellos no lo hacen? o por lo menos que lo digan de antemano y aprovecho para dormir más. Hay comportamientos que no soporto y este es uno de ellos.

Besos,

Enigmática

Perla Negra dijo...

Yo procuro ser puntual pero depende con quién quede ya ni me esfuerzo. Con mis amigas me he acostumbrado a llegar tarde porque siempre me toca esperar y es que algunas llegan hasta media hora tarde!! Vale, sé que no llega a las horas, en plural, que has tenido que esperar tú alguna vez pero me da el mismo coraje. Odio perder el tiempo!

Yo también pienso que todo pasa por algo, así que si algo o alguien llega tarde es que simplemente no tenía que ser, o no en ese momento aunque quizá sí en el futuro...

Eva dijo...

Yo solia ser puntual, pero he dejado de serlo:
En el trabajo, estaba cansada de saber cuando entraba y no salia, como no ficho, llego más o menos a la hora y salgo idem.
Y lo de mis amigas es que es.................... de aupa!!
Tengo 3 que son especiales, pero una es algo ESPECTACULAR, llega tarde pues mínimo 30-45 minutos a algo importante, y si hemos quedado en nuestro local, pues ella llega dos horas más tarde cuando ya hemos cenado y tomado café etc, eso si, no se mosquea, faltaria más pero siempre, SIEMPRE tienen excusas, que si el camión de la basura que si mi madre me ha llamado cuando estaba saliendo, que si mi pareja tiene la culpa esta vez... es increible, y evidentemente cuando quedo con ellas, que pasen a recogerme por casa pq puedo aprovechar mi tiempo que es VALIOSISIMO, joer.
Y si es en otro sitio, el resto de amigas llegamos 15 min tarde, que fuerte, las demás nos hemos hecho tardonas a las que eramos puntuales.
P.D. les voy a reenviar tu post.
Ji ji
Un besote

Betty Boop dijo...

Soy super puntual, como tu. Yo soy de las que no soporta esperar me pone de mal humor, y como no me gusta que me lo hagan pues no lo hago yo.
Quien o que llegó tarde en mi vida? pues probablemente muchas cosas, pero desde la perspectiva que tengo ahora, fue mejor que llegasen tarde.
Besos.

finaysegura dijo...

Joe, todas las puntuales se juntan en este blog y las impuntuales publican en el mio... Qué pandilla... Sufro!! Soy muy puntual, incluso de las q llega antes de tiempo y si no lo hago es por algún motivo ajeno a mi control. Pero en ese caso aviso. La respuesta q suelo recibir: "aah, no te preocupes... aún me estoy arreglando"
Aaaaarrrgggg!!!

Demasiado tarde llegaron las diculpas de una ex-compañera de piso. Primer año de carrera, después de 8 meses de buena convivencia, me voy una semana fuera a hacer prácticas, una amiga suya "okupa" mi habitación, jijiji, jajaja, cuando vuelvo, "chao, ahí te quedas". Tiempo después, "qué pena, nos fue fatal, nos portamos mal contigo, blablabla". Se siente.

Demasiado tarde conocí al responsable de RRHH de mi antigua empresa, tarde pq dos semanas después estaba en una entrevista para un puesto de promoción interna. 1, 2, 3, hasta 4 entrevistadoras, la última la máxima responsable. No me llamaron, con el tiempo supe q el puesto estaba dado, q yo era la suplente si la otra chica no rendía lo esperado.

Otra entrevista q llegó tarde. Presento CV para una vacante de producto, los trámites se ralentizan, pasan los meses, surge una baja en distribución, "queremos cubrir la baja de distribución y q después esa misma persona pase a producto", entrevista, "lo siento, tienes un perfil estupendo para producto, pero nos urge alguien para distribución".
Chao. Cambié Niño por niños...

lamari dijo...

lo que no entiendo es lo que le pasa por la cabeza a la gente que goza de llegar tarde. ¿son más listos que tú? son esas satisfacciones raras como la de alegrarte si alguien te reconoce de cuando íbais a clase juntos y tú a él no... o lo de no aprenderte los nombres de la gente...
por lo demás...
¿estás segura de que no se puede decir nunca es demasiado tarde?

Ely dijo...

Llego tarde al post???
Jamás llego tarde, pero JAMAS¡ salgo con tiempo de sobra de casa y siempre llego entre 5 y 10 minutos antes, lo prefiero... Soy tan apresurada que hasta di a luz un mes antes.
Ahora... si hablamos de la tardanza de los demas... poca gente puntual conozco. Si me devolviesen todo el tiempo que he esperado por la gente y me lo descontasen, yo ahora tendría 22 años. Mi ex marido era un impresentable y ni recordar quiero lo que esperé por el en el Obelisco, siempre se quedaba sin gasolina o le paraba la policía, o o o o Y mi madre siempre, SIEMPRE "ya está llegando", pero chica debe de coger carrerilla desde muy atrás o no me lo explico. Me pasé horas esperando en la puerta de la Diputación por ella, y siempre le decía que si alguna vez ETA atentaba contra ese edificio y me pillaba a mi... en su conciencia iría... pues ni así!
la gente es una informal, por eso prefiero a mis perros

Anónimo dijo...

Parece que la única impuntual que pasa por aquí soy yo. Sí, lo se, jod.. un montón tener que esperar y yo me hago responsable de mis 5 ó 10 minutos, lo que no haré será comerme el marrón del cuarto de hora que la gente se empeña en llegar antes.

Mis amigos no me lo toman en cuenta, yo soy la primera que llego siempre cuando necesitan mi ayuda. No, no me parece una falta de respeto ni tener mala educación, porque todos tenemos cosas que a los demás molestan y las aceptamos.

Si alguien llega media hora tarde "CONSEJO: DOS PLANTONES SEGUIDOS Y NO LO VOLVERA A HACER"

Marta

Celia dijo...

Yo también he sido y soy muy puntual. Incluso hoy en día, cuando quedo con mis amigas, llego yo antes que ellas y eso que yo voy con niña incluida....
Eso sí, al único sitio que llego tarde algunas veces (no más de 10 minutos) es a la guardería de la niña... pero claro, siempre hay algún "incidente" (que si tengo pis, que si se mancha a última hora, que si se niega a salir de casa etc.....)

En cuanto a otras cosas que han llegado tarde a mi vida estan, en lo profesional: un proyecto para ir a trabajar varios meses al extranjero. Y en lo personal... un amor confesado.. demasiado tarde....

Anónimo dijo...

¡Hola!
Después de unas semanas desconectada por vacaciones, vuelvo... ¡tarde! Jejejeje, soy como Marta, lo siento, siempre llego tarde, aunque últimamente me estoy reformando. Al principio era más puntual y a clases, trabajos, etc. siempre llego pronto, pero antes tenía una amiga que llegaba tarde entre 30-45 minutos (yo no me retraso normalmente más de 15 y si lo hago, aviso) y todos los demás nos acoplábamos a eso, a llegar tarde también... Un día habiamos quedado con ella a las nueve y el resto a las nueve y cuarto, y fue la única puñetera vez que llegó pronto ¡y se pilló un rebote tremendo! Yo, si cualquier amigo se retrasa 15-20 minutos no me cabreo, porque lo entiendo y me pasa igual, ¡estaría bueno!
En fin, saludos a todas...
Shire

MEL dijo...

Marta, 2 velas negras? no mujer, con una me vale, pero hecha con la cera de toooooooodas las velas del universo.
Tu abuela una bicicleta? JAJAJAJAJAJAJJA. La mía va en silla de ruedas, eso cuenta?

Y yo me pregunto, por qué esos 5-10 minutos tarde? por qué? por qué? POR QUÉ??????

Anónimo dijo...

Mel, ahora que lo pienso hay un montón de frases de abuelas "que si la abuela fuma" "éramos pocos y parió la abuela" "la abuela ha encontrado la pastilla y dice que hay dragones volando en la cocina".... Desde luego si mi abuela tuviera cuatro ruedas sería un Porche, fijo!!!

Por otra parte, cuidado no te caigas en el caldero de derretir cera que no veas lo que debe doler.

Y SI, 5 ó 10 minutos!!! Como todos supongo que voy sin respirar durante la semana así que cuando me relajo ME RELAJO y pasa esto, lo que no entiendo es la manía de llegar antes POR QUÉ? POR QUÉ? POR QUÉ?

La vida esta, que tiene unas incongnitas del carajo!!!! jajajaja

Marta

María dijo...

Enigmática, en una ocasión mi padre me obligó a madrugar para recoger unas cosas en casa de mi abuela. Era domigno, me levanté de mala leche... y esperé frente a la casa de mi abuela más de 1 hora, hasta que se me ocurrió llamarle mosqueada... y resulta que estaba plácidamente dormido, porque se le había olvidado, tócate el pie!!!

María dijo...

Perla Negra, estoy convencida de que casi todo pasa por algo, y que "mi momento" no coincida con el de otra persona no significa que no vayamos a coincidir nunca, supongo

María dijo...

Eva, eso pasa en mi pandilla, que como la mayoría llega 5 minutos tarde, o 10, o 15... pues para qué voy a llegar yo puntual... me da una rabia!!

María dijo...

Betty Boop, a mi me llegó tarde el sentido común... ah, no, espera, es que aún no me ha llegado

María dijo...

Finaysegura, me pone mala eso de llamar para avisar de que llegas tarde y que te digan "no te preocupes, que yo aún no llegué". Alucinante!!!

Cruela dijo...

Yo antes nunca llegaba tarde pero en Madrid he aprendido lo que dicen de quedar sobre tal hora... es que aquí es casi imposible quedar a una hora fija, está todo colapsado, atascos, falta de aparcamiento y si me apures incluso andar por la calle es difícil en según qué parte del centro...
Así que ya no me lo tomo a la tremenda...
QUién o qué llegó tarde en mi vida? bueno déjame pensar... es que soy de adelantarme a los eventos...
En amores nadie...
en perdones sí... porque si considero que me han hecho una putada y no se me pidió perdón muy pronto después... si se deja pasar el tiempo ya no perdono por he borrado a la persona de mi vida... y la pongo junto con los mensajes de amigos indeseables o sea en la carpeta SPAM... vamos me olvido...
Trabajo??? pos lo mismo... he cambiado tanto de residencia que quizá me haya perdido cosas pero no me enteré
Besooos

María dijo...

lamari, quiero creer que hay cosas que llegan tarde, o temprano, porque no debe llegarte... es algo así como que el hombre equivocado se te declare justo antes de tu boda. Es por eso, porque es el hombre equivocado, no porque sea un inoportuno... ¿o no?

María dijo...

Ely, es verdad, la gente es informal... yo la primera... pero es que hay gente que, además de informal, es impuntual, que ya es la leche!!!

María dijo...

Marta, a ver, es que una cosa es llegar un día 5 minutos tarde y otra muy diferente es llegar SIEMPRE 15 MINUTOS TARDE!!!

Yo es que con eso no puedo, si no llegas, pues avisa!!

María dijo...

Celia, con los niños las cosas cambian, es cierto... pero bueno, te diré que mi amiga Pe tiene dos y no es ni de lejos la más impuntual del grupo!!

María dijo...

Shire!!! Bienvenida!!!

Nosotros probamos esa táctica alguna vez, la de decirle al tardón que has quedado media hora antes de la hora real... y ni así!!!

María dijo...

Mel, llevo media vida haciéndome esa misma pregunta!!

María dijo...

Marta, yo llegbo temprano para que nadie me espere... pero no empiezo a considerar que "estoy esperando" hasta 5 minutos después de la hora de quedada.

Me pregunto, ¿por qué llega tarde la gente?

MEL dijo...

Marta, lo de la pastilla y los dragones volando no lo conocía, casí muero!!! jajajajajaja

Oye, tú no serás mi amiga Txus, verdad? mira, eh? MIRA! estoy de su relajamiento hasta mi páncreas, te lo juro por esnupi, es que no se da cuenta que su relajamiento es mi estress, sabes? ahora opto por largarme y cuando salga que me llame y me busque.

Si, y para una vez que se me ocurrió decirle que habíamos quedado a las 8 (en realidad era a las 8.30) la tía fue a las 8, será zorra!!! jajajajajaja y encima me dice, ves? para que voy a ser puntual si os he tenido que esperar... me la cargo, lo juro!


Ay María, si el hombre equivocado se me llega a declarar antes de mi boda no me caso!!! jajajajajja (estaba pensando en el Purcell, eh? mmmmmmmmmm)

María dijo...

Cruela, mi problema es que soy vengativa. Yo perdono una vez que la devuelvo... si me piden perdón, y la persona me importa, perdono... la primera vez. La segunda, la devuelvo. Será de malas personas, oye, pero me quedo de un a gusto!!!

María dijo...

Mel, hombre, claro, si se me delcara a mi Gael dos minutos antes de casarme... bueno, vale, me caso igual, pero tarde... porque un polvo no me lo quita nadie!!! jajajaja

Enigmática dijo...

En esos casos si que me molesta esperar, mira que madrugar para nada, con lo bien que se está en la cama el domingo!!!

Besos,

Enigmática

laratitapresumida dijo...

Soy muy puntual, pero claro, eso tiene su reverso y es que ODIO (así, bien grande) que me hagan esperar. Soy impaciente y me enfado como un mono si la gente llega tarde sin motivo. Tengo un par de conocidos (más que eso, la verdad, son familia) que tienen la enfermedad de la impuntualidad, y cuando quedamos, y llegan tarde, ya me paso todo el tiempo mosqueada, así, que, en la medida de lo posible, evito quedar con ellos.
Y tienes mucha razón, hay cosas que llegan demasiado tarde. La ventaja es que, lo que hoy es sumamente importante, mañana lo puede ser mucho menos. Hay que relativizarlo todo.
Besos.

lamari dijo...

maría, gran pregunta...
yo siempre pienso que es cosa de personas y no de tiempos... O es que tengo que repetir aquí esa frase de: tú me gustas pero este no es el momento...

Frase que siempre viene seguida de la otra persona con una nueva pareja en menos de una semana.

María dijo...

laratitapresumida: pues chica, haces bien en quedar menos con ellos, porque para estar de mala hostia todo el rato...

Mirash dijo...

Sé que me arriesgo a que no me contestéis a los comentarios jamás, a que me ignoréis o incluso a que os presentéis en mi casa mientras duermo para acabar con mi vida... Pero lo admito: SOY DE LAS QUE LLEGA TARDE. Tampoco media hora, como ciertas amigas mías, pero los 5-10 minutos no me los quita nadie, y eso que me empiezo a arreglar con antelación, que me levanto antes, que llevo el reloj adelantado... Pero es que siempre me pasa algo que me despista y me hace llegar tarde.
Lo que sí que odio es cuando la gente siempre llega tarde en ese otro segundo sentido que apuntas. Gente que no sabe aprovechar la oportunidad en el momento, o que tiene cosas mejores que hacer que no tienen que ver contigo, y parece que eres siempre el segundo plato. Me cabrea especialmente ahora, que estoy a punto de sufrir el primer caso que apuntabas, porque para dicho CABRÓN (estoy mirando si a base de insultos se me quita la tontería de la cabeza y le mando a freír espárragos) no soy el segundo plato, soy el chupito de la sobremesa.
Un beso, ¡y no me odiéis por ser tardona, que estoy mejorando!

Mirash dijo...

Por cierto María, en mi blog te espera un meme, por si te aburres y te apetece hacerlo. ¡Besos!

Anónimo dijo...

Ayer desaparecí sin avisar, comento una vez más y me callo porque terminareis odiándome.

1.- Mel, no, no soy tu amiga Txus, pero para tu SLFJALLKFJDIOCVAVLSJFJODER, cada vez que quedas con ella, te recomiendo que pases por la tienda de ELY, el otro día nos ofreció un montón de relajantes...

2.- María, no por mucho madrugar amanece más temprano, o lo que es lo mismo, no porque tu llegues antes los demás lo harán, si quedas a tomar algo relájate que bastante corremos ya...

3.- Mirash, a mi me han contestado y - salvo lo de la "vela negra" jajajaj...- ha ido todo estupendamente.

ME CALLO, LO JURO, Y HAGO PROPOSITO DE ENMIENDA CON EL TEMA DE LOS 5 Ó 10 MINUTOS TARDE, OS PROMETO QUE LLEGARÉ A LA HORA (al menos lo intentaré)


Marta